RELATOS SOBRE LA LLORONA

RELATOS SOBRE LA LLORONA

La Llorona I

La Llorona era una señora que tenía varios hijos. Una tarde iba con ellos
por el monte, para cruzar el río, allá por donde hoy es la avenida Himno
Nacional. La corriente estaba muy fuerte y arrastró a los hijos y murieron
ahogados. Un rato después, ella también se ahogó.
Todas las noches ella sale a buscarlos, llorando; por eso, en las noches
que hace viento, además del ruido del agua o de la lluvia, se oye el llanto
de la Llorona, que va por el río buscando a sus hijos, bajo la luz de la luna.
Daniel Acosta Díaz de León, 14 años, estudiante
de secundaria, Barrio San Sebastián, San Luis
Potosí, S. L. P.
———————————-CORPORACION PHANTOM—————————————–

La Llorona II

Dicen que por aquí, cuando la acequia todavía era grande, vivía una
señora que le gustaba mucho salir por las noches y andar fuera; pero, a
veces, no sabía qué hacer con sus hijos para poder irse. En una ocasión,
que ya estaba desesperada por salir, agarró a sus hijos y los echó al agua
de la acequia, y se ahogaron. Años después, ella murió un poco arrepentida
y, aunque Dios la recibió, le dijo que su alma no podía estar
salvada hasta que encontrara a sus hijos. Por eso, cuando llueve y lleva
mucho agua el río, se escuchan los lamentos de la Llorona, que está
buscando a sus hijos, gritando: “¡aaaaaaaayyy, mis hijos!”
Rosario Ruiz Elías, 23 años, ama de casa, San
Pedro Piedra Gorda, Zac.

———————————CORPORACION PHANTOM——————————————-

La Llorona III

Dicen que, hace muchísimos años, una señora mató a sus hijos. Y, luego,
ella se murió y tuvo que regresar, en ánima, a buscar a sus hijos, para estar
en paz. Y, entonces, va gritando por sus hijos. Se oye bien clarito, en
las noches, cerca del río que pasa, aquí, por San Ramón. Y unos dicen que
es el eco, pero ahí ni hay monte para que se haga eco: es el ánima de esa
mujer desgraciada, que busca a los hijos que mató en el agua. Cualquiera
que pase en la noche, cerca del río, aunque no lleve mucho agua, la va
a oír. Y se siente mucho espanto por dentro, como escalofrío.
María de los Ángeles viuda de Gómez, 61 años, ama
de casa, Doctor Arroyo, N. L.

————————————CORPORACION PHANTOM—————————————-

La Llorona IV

La Llorona era una mujer que vivió muchos años aquí. Ella traía familia
al mundo, pero, antes que nacieran, los tiraba al río. Y, luego, ella se
murió, y ahora viene su ánima a buscarlos. Y como el agua corre para
abajo, ella los busca para arriba del río, y va siempre llorando. Por eso,
en las noches que están calladas, se oyen sus llantos cerca de donde pasa
el arroyito: aquí, en la orilla de las casas que están enfrente del pozo.
María de la Luz Rangel Ávila, 67 años, Ejido San
Francisco, Municipio Zaragoza, N. L.

—————————————CORPORACION PHANTOM————————————-

La Llorona V

La Llorona era una muchacha soltera, que andaba por ahí con los señores,
y, cuando tenía sus muchachitos, los echaba en el agua o los tiraba
en el campo, porque no quería que supieran que era una señora.En-
tonces, llegó el día en que se murió ella, y Dios no la quiso recibir, hasta
que no juntara a todos sus hijos que había tirado. Por eso, sale llorando:
“¡mis hijos, mis hijos!” Y anda por todos lados buscándolos.
Nosotros la vimos aquí, en El Saltito: es una muchacha vestida de
blanco y guapa y trenzona. Y llora por las noches por todas las calles y el
campo.
Conrada Sánchez, 75 años, San Francisco de los
Blanco, Municipio Galeana, N. L.

————————————–CORPORACION PHANTOM————————————–

. La Llorona VI

Siempre, en los tiempos de agua, desde que éramos chiquillos,
oímos a la Llorona. Apenas empieza a venir el agua en la acequia, viene
la mujer esta. Porque cuando ella vivía nunca quiso criar a sus hijos,
porque le iban a estorbar para su trabajo con los señores; entonces, ella
los echaba al agua. Y, mucho tiempo después, quería a sus hijos, pero
ya no pudo tenerlos. Y entonces se volvió una serpiente del agua y tiene
la mitad de arriba de mujer y para abajo de víbora de agua. Ella aprovecha
cuando el agua corre por la acequia y por el río para ir buscando a
sus hijos y los va llorando todo el camino.
Algunas personas creen que se aparece, pero no. Cuando el agua no
corre, ella se recoge en la presa, para luego salir. Y por eso, cuando es
tiempo de aguas, uno la puede oír llorando bien clarito. Una vez que yo
fui a recoger unos caballos, rumbo a la presa, apenas estaba amaneciendo
y me arrimé bastante, casi hasta la orilla de la compuerta y de
repente oí su llorido; y cuando volteé la vi en la orilla del agua, hacia
la compuerta. Yo creo que iba a salir, porque cuando regresaba para acá
con los caballos empezó a llover.
José Guadalupe Lara Hernández, 68 años, campesino,
San Francisco de los Blanco, Municipio
Galeana, N. L.

————————————-CORPORACION PHANTOM—————————————

La Llorona VII

Dicen que siempre donde hay ríos o acequias sale la Llorona. Y aquí se
llama Los Siete Callejones por donde pasa la acequia. Y, hace muy poco,
se volvió a oír el llanto de la Llorona, gritando por sus hijos. Todas las
familias de la calle Hidalgo comentaban, la mañana siguiente, que habrían
sido como las tres de la madrugada cuando se oyó el llanto. Y
varios salieron, muy estremecidos, y la alcanzaron a ver ya que se iba
alejando, como flotando, caminando sobre el agua. Y todos dicen que es
una muchacha muy bonita, vestida de blanco y con el cabello muy largo
y negro. Y sí, yo también, una vez, la vi, pero de espaldas: yo iba por el
canal que lleva a la acequia y oí tan fuerte el llanto, que no creí que fuera
de un ánima, hasta que vi a la mujer.
Guadalupe H. de Noriega, 53 años, comerciante,
Venado, S. L. P.

———————————–CORPORACION PHANTOM—————————————–

La Llorona VIII

Hace como tres años, allá por la carretera, por donde está el auditorio,
venía yo bajando para la casa, con unas tías mías. Eran como las once de
la noche y, de repente, oímos un llanto, largo, largo, horrible, que venía
de este lado del río. Entonces me contaron mis tías que era la Llorona,
que es una mujer que anda penando por haber ahogado a sus hijos cuando
eran chiquitos, y que su ánima no va a poder descansar hasta que
los halle; por eso, siempre los busca por donde hay agua. Y, nomás que no
haya mucho ruido en la noche, uno la oye, clarito, cerca del río.
Carlos Rivera Juárez, 18 años, mozo, Venado, S.L. P.

—————————————-CORPORACION PHANTOM————————————

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s