LA OUIJA

LA OUIJA

¿Porqué será que las personas que dicen no creer en los temas ocultos,
son las mas fascinadas en este tema, en especial tratando de descubrir lo misterioso de la tabla OUIJA?
 
¿DE DONDE PROVIENE?
 
Segun me he enterado, desde tiempos remotos, para el año 540 a.c.
El filósofo Pitágoras usaba un artefacto similar cuando se reunía en “círculos” en los que “una tabla mística que se movía con ruedas” hacia signos que el filósofo y uno de sus estudiantes interpretaban a los consultantes como revelaciones del mundo oculto.
 
En la remota China, antes del nacimiento de Confusio, se usaba algo paresido, lo que parecía ser una forma “no peligrosa” de comunicarse con los espíritus de los muertos.
 
En nuestra era, para el año 1966, la compañia de juguetes “Parker Brothers” compró los derechos sobre el juego de la ouija y ha sido desde entonces su fabricante. Sin embargo la ouija, en diferentes versiones, se ha popularizado tanto que se puede obtener hasta en las jugueterias locales y tiendas por departamentos.
 
“Parker Brothers” y otros fabricantes, nos traen la OUIJA o QUIJA al mercado como un simple juego , han querido enterrar la relación de la ouija con el mundo espiritual oculto.
 
Tras el “juego” o fenómeno de la Ouija, no se esconde ningún tipo de truco ni de fraude,
 
Tiene que haber una persona “sensitiva” es decir, alguno de los participantes debe ser un buen canal psíquico y comportarse como hilo conductor a través del cual la comunicación pueda ser debidamente conducida. Existe en realidad el medium y el espiritu.
 
Se dice que el tablero es movido por un espiritu. Muchos investigadores lo señalan como un “espiritu burlon” el cual si no se sabe trabajar, regresaria y seria peligroso.
 
Por tal motivo, no podemos mirar este tablero como un simple juego.
Es algo paranormal, mistico, oculto, que luego de haberlo “jugado” te daras cuenta que entraste a un mundo desconocido, oculto…
 
Segun dicen algunos expertos, hay que tener cuidado al realizar este “juego” en especial los niños. Podemos encontrarnos con entidades peligrosas que pueden apoderarse de nuestras mentes e incluso, muchas de ellas, terminan instalándose en nuestra casa sin que nada ni nadie pueda librarnos de ellas.
 
El “juego” de la ouija consiste en poner las manos sobre una pequeña plataforma llamada “aguja” que se desplaza lentamente sobre un tablero, movida por alguna fuerza misteriosa. El tablero está inscrito con números y las letras del alfabeto. Los jugadores esperan respuesta a sus preguntas según las letras sobre las que se mueva la plataforma. La “diversión” está en la curiosidad y el misterio de comunicarse con algún espíritu que revela secretos y, cuanto mas parezca “funcionar”, mas la ouija (y el espíritu detrás de ella) atrae y te ata hasta convertirse en una obsesión.
 
¿Qué hay tras la ouija?
 
Éste es el gran dilema y la eterna pregunta. A priori no se puede negar ni afirmar rotundamente nada si no se está en posesión de una abundante casuística experimental que más tarde deberá ser sometida a un sistemático estudio analítico. La gran abundancia de datos acumulados parece demostrar que existe una verdad subyacente en este sistema de comunicación con otros planos de existencia. Sin embargo, y como muchas veces se ha repetido, puede ser peligroso entregarse total y abiertamente a la credulidad.
Durante muchos años y como mero espectador, pues no he querido que mi emotividad pudiera influir en las observaciones, he seguido de cerca innumerables casos referentes a la práctica de la ouija y sus consecuencias. Antes de exponer las diferentes técnicas y llegar a conclusiones, enumeraremos dos teorías diametralmente opuestas que se han formulado para explicar este fenómeno. Con estas hipótesis ocurre lo mismo que cuando se postularon inicialmente el principio corpuscular de la luz y, con posterioridad, el vibratorio. El primero de ellos aclaraba perfectamente un cierto comportamiento del fenómeno luminoso, pero el otro quedaba totalmente inexplicado, y viceversa. Hoy sabemos que la luz es a la vez corpúsculo y vibración.
 
Con referencia al tema que nos ocupa, unos niegan rotundamente cualquier connotación con un presunto “más allá” o con sistemas de vida ajenos a nuestra dimensión. Según esta
postura, todo se debe a un afloramiento de nuestro inconsciente, donde se encuentran ocultas nuestras represiones, deseos y anhelos no cumplidos. Durante la práctica de la ouija se produciría una relajación de los mecanismos bioeléctricos del consciente, es decir, cierta
desconexión con el yo. En este momento aflorarían todas aquellas ideas y motivaciones almacenadas en el inconsciente, apoderándose del sistema transmisor de las neuronas, y del muscular. Esta idea, mantenida por muchas personas excesivamente “racionalistas”, es de una simplicidad total, no explicando muchos casos de comunicación con la ouija ni aclarando ciertos fenómenos concomitantes que suelen darse. Para los defensores de esta tesis, lo mas simple es decir que todo se debe a estados alterados de conciencia.
El caso contrario es el de aquellos que no dudan lo más mínimo en afirmar que mantienen contactos con personas difuntas, espíritus, seres superiores, extraterrestres y un largo etcétera de supuestas entidades.
 
 
 
 
Antes de teorizar y contemplar el amplio abanico de circunstancias posibles y reales que acompañan a la ouija, desearía explicar algunos casos vividos y controlados por mí a lo largo de varios años. Como quiera que algunos de ellos no cuadran ni mucho menos con la hipótesis expuesta anteriormente, deben admitirse otras explicaciones más trascendentales, paranormales o “fronterizas” en el sentido de aquellos fenómenos y sucesos que parecen hallarse en la “frontera” con otras realidades. Expondré algunos ejemplos de esta casuística:
 
Caso nº 1
 
Durante tres o cuatro años, un grupo de amigos de alto nivel cultural se reunían los sábados por la tarde para practicar la ouija. Como quiera que comenzaron a observar algunos fenómenos curiosos durante las sesiones, me invitaron a las mismas en calidad de observador. En una de ellas se recibió una comunicación de alguien que decía llamarse Antonio. Al parecer se encontraba en una carretera junto a un camión volcado en la cuneta, y decía que había mucha gente junto a él, pero nadie le hacia caso y no sabia lo que pasaba. Finalmente dio un número de teléfono, tras lo cual se cortó el contacto. Una semana más tarde, el grupo de experimentación decidió llamar a ese teléfono… El resultado fue asombroso: el número correspondía a la vivienda de un camionero llamado Antonio, que había fallecido en un accidente al quedarse dormido al volante de su vehículo. El hecho había ocurrido el mismo día que se practicaba la ouija.
 
Caso nº 2
 
En la provincia de Barcelona, un grupo de tres matrimonios acompañados por algunos de sus hijos, después de cenar improvisaron una ouija como simple pasatiempo. Durante largo rato, el master -pequeño vaso o plancha que se desliza sobre el tablero- permaneció inmóvil, por lo que decidieron dar por terminada la experiencia. Pero alguien propuso hacer un intento más. En esta ocasión, el master comenzó a desplazarse. Al principio muy tímidamente, y luego ganando velocidad, fue de un lado a otro marcando repetidamente la palabra “MUERTE”. Uno de los asistentes se sintió especialmente angustiado, ya que su madre, una mujer de avanzada edad, estaba hospitalizada. Pese a lo tardío de la hora, al llegar a casa llamó al centro sanitario, donde le comunicaron que el estado postoperatorio seguía su curso normal y que el diagnostico era muy favorable. Entre los asistentes a esta experiencia se encontraba un joven de 17 años. Dos días después de la sesión, el muchacho sufría un grave accidente de ciclomotor al chocar de frente con un turismo que circulaba en dirección contraria. La muerte fue instantánea.
 
Caso nº 3
 
Este caso no tiene por fortuna connotaciones tan trágicas como los anteriores; más bien al contrario. El Sr.X es una excelente persona que hace seis años quedó en el paro, con una numerosa familia a la que mantener. En pocos meses sus ahorros se disiparon, e inútilmente recorrió multitud de empresas en busca de trabajo. A finales de noviembre se encontró casualmente con un amigo, el cual le insistió para que le acompañara a su casa, y consultara la ouija, que solía practicar con su esposa, asegurándole en más de una ocasión que les “habían” ayudado. A regañadientes el Sr.X acompañó a su amigo. Momentos después se iniciaba la sesión y no se hicieron esperar los resultados, comunicándosele al Sr.X que sus problemas tendrían una pronta solución. Días después nuestro amigo recibió de un familiar del que llevaba años sin saber nada una pequeña participación de Lotería de Navidad. El número fue agraciado con el “Gordo”, por lo que cobró una cantidad que le permitió vivir con cierto desahogo hasta encontrar trabajo estable.
 
Caso nº 4
 
Ya de madrugada, Juan Vicente recibió una inesperada llamada telefónica. Un amigo después de disculparse por llamarle a tan inadecuada hora, le comunicó que, haciendo ouija en casa de otro conocido, el master les comunicó: “Juan Vicente no debe hacer el viaje. Que no lo haga.”. El desplazamiento aludido en el mensaje era una excursión de unos diez días por Austria. Posiblemente mi buen amigo desde un principio no estaba muy decidido a realizarlo, pero el caso es que, quizá por influencia de la ouija, tomó la decisión de no salir de viaje con sus compañeros. Ocurrió que, precisamente en esos días, Juan Vicente recibió la notificación de que su solicitud de ingreso en una importante empresa había sido aceptada. De no haber podido presentarse en un plazo de 72 horas, otro hubiera ocupado el puesto.
Los hechos expuestos han sido escogidos al azar de entre los muchos que tengo recogidos en mis archivos. En estos cuatro escuetos casos, la explicación de que todo se debe a un fraude mas o menos inconsciente queda totalmente descartada, viéndonos en la necesidad de recurrir a otras hipótesis que a lo largo del presente artículo iremos exponiendo.
 
COINCIDENCIAS CON LA PSICOFONÍA
 
Hace algunos años, un grupo de alumnos míos aficionados a la ouija o vasografía me invitaron a una sesión, y tuve la idea de grabar en cinta el desarrollo de la misma, para lo cual coloqué un micrófono sobre el tablero a una altura de unos sesenta centímetros. A una de las sesiones asistían dos señoras cuyo nombre era Teresa. El master deletreó que conocía a Teresa, a lo cual se preguntó seguidamente a cual de las dos se refería. Después de unos segundos de titubeo, llegó la contestación: “A la más joven”. Cuando volví a casa escuché detenidamente la cinta grabada durante la sesión, y quedé sorprendido. Tras formularse la pregunta, antes de que el master contestara, una voz diáfana había quedado grabada diciendo: “A la joven”. No fue ésta la única sorpresa. En dos ocasiones más a lo largo de la misma cinta, habían quedado grabadas contestaciones que se adelantaban al más o menos lento deletrear del master. Posteriormente, y ante estos resultados, en más de una ocasión he realizado grabaciones durante experiencias de vasografía, pudiendo comprobar la entrada de inclusiones paranormales que tienen relación con las preguntas o comentarios hechos durante las experiencias. No termina aquí la correlación entre la ouija y la práctica de las psicofonías. Citemos un nuevo ejemplo:
 
Sabido es por todos los investigadores de psicofonías que las voces dicen proceder de tres fuentes diferentes. En su mayoría se manifiestan como personas difuntas. Un tanto por ciento se identifican como seres superiores que nunca han sido humanos y que nunca lo serán. Por último están aquellas que dicen ser seres físicos procedentes de otros sistemas o dimensiones diferentes a las nuestras. Se deduce fácilmente por la casuística acumulada durante años sobre experiencias realizadas por diferentes grupos o personas, que en el caso de la ouija ocurre exactamente lo mismo. Dejando a un lado los casos de fraude inconsciente en la ouija y aceptando sólo los que ofrecen una mayor garantía de autenticidad, causa sorpresa observar que estos diferente orígenes de las entidades coinciden en los resultados de la ouija, las psicofonías y las psicoimágenes. Este dato pone de manifiesto un denominador común digno de ser tenido en cuenta antes de sacar precipitadamente conclusiones, pero nos atreveríamos a decir que en las tres prácticas subyace una misma realidad.
Durante algunas experimentaciones se ha procedido a grabar en vídeo la sesión, y al visualizar la grabación se han detectado entradas por audio que contestan con antelación a las preguntas realizadas. En algunas ocasiones, en el momento de la entrada de las psicofonías se han producido distorsiones en la imagen. No se puede ni mucho menos asegurar que estas distorsiones sean un fenómeno de concomitancia, o simple fruto de la casualidad. En mi opinión, y dada la falta de casuística experimental, tiendo a creer que sólo se trata de una coincidencia, pero es un hecho que debe ser considerado.
 
EVOLUCIÓN TÉCNICA DE LA OUIJA
 
Como en todas las investigaciones de los fenómenos “fronterizos”, también en la ouija se ha intentado introducir avances técnicos que dieran al hecho mayor grado de fiabilidad. Hagamos un pequeño resumen de estas modificaciones técnicas:
Algunos practicantes parecen haber observado que durante las sesiones, se dan ciertos fenómenos llamados de “concomitancia”, los cuales personalmente no he tenido la ocasión de ratificar en su totalidad. Entre ellos, dos son relativamente fáciles de evidenciar. Uno es el descenso de temperatura durante la experimentación. Determinar este fenómeno requiere aparatos muy sensibles que carezcan de inercia térmica. El segundo es la alteración de los campos magnéticos: éste es mucho más fácil de determinar, simplemente colocando dos o tres brújulas en diferentes puntos alrededor del tablero. Últimamente he empleado como master una brújula flotante sobre unos finos deslizadores. En más de una ocasión realizo experiencias similares con uno o dos compañeros totalmente incrédulos, y hemos podido observar el hecho de que, antes de iniciarse cualquier movimiento del master-brújula, la aguja magnética del mismo señalaba en algunas ocasiones fuertes desviaciones u oscilaciones, incluso antes de apoyar los dedos. Este hecho característico puede deberse a la presencia de una determinada persona, ya que al faltar alguno de los participantes en fenómeno deja de producirse.
 
La ouija, también conocida como quija en el idioma español, es considerada por algunos como un método de adivinación. Para otros, como un instrumento para comunicarse con los muertos y el más allá; y para unos terceros, como un juego que causa curiosidad y cierto temor.
 
Consiste en un triángulo o trípode de madera que se mueve sobre un tablero que contiene letras, números y cuatro palabras: sí, no, quizá y adiós. Se utiliza de la siguiente manera: varias personas se colocan alrededor del tablero y colocan sus manos sobre el triángulo. Se comienzan a formular preguntas sobre el pasado, el presente o el futuro y la energía del más allá logra que el triángulo se mueva sobre las letras o palabras concediendo respuestas.
 
Sobre su origen se sabe menos que sobre su funcionamiento. De la historia de este juego se dice que su nombre proviene de los vocablos “OUI”, sí en francés y “JA”, sí en alemán. Sin embargo, no es una tesis completamente comprobada.
 
Se cree que ya en tiempos de Pitágoras, en los años 450 A.C., ya era utilizada en sesiones de filósofos en los que los signos que eran obtenidos por la tabla eran interpretados por este maestro de los números y su alumno Filolao. Otras explicaciones apuntan hacia la China, cuando antes del nacimiento de Confucio, se utilizaban algunos métodos para comunicarse con los muertos.
 
Antes de la llegada de Colón al continente americano se estima que llegó la ouija a América, pues los indígenas habitantes de estas tierras utilizaban unas tablas que les servían para localizar objetos o personas perdidas.
 
La primera ouija fue diseñada en 1853 por el francés M. Planchette. El estadounidense Elija J. Bond realizó otro diseño y William Fuld compró los derechos y la patentó en 1883, aunque no fue hasta 1890 que fue puesta a la venta en la ciudad de Maryland, en Estados Unidos con un precio inicial de US$ 1,50.
 
Desde que comenzó a venderse hasta ahora este juego ha contado con millones de seguidores que buscan en esta tabla respuestas a sus inquietudes. Para los conocedores del tema, existen dos visiones sobre la forma en que estas preguntas son replicadas. La primera, tiene una noción espiritualista e indica que son los seres del más allá los que envían mensajes a los humanos; la segunda, más terrenal, señala que es el subconsciente de quien hace los cuestionamientos el que genera las respuestas que éste quiere escuchar.
 
Otra de las dudas comunes ante este juego tiene que ver con el bien y el mal. ¿Puede ocasionar algún daño a quien la utiliza? Diferentes páginas de Internet dedicadas al tema coinciden en este punto: todo dependerá de quién pregunta y del objetivo que desee alcanzar. Lo que sí se recomienda es que se use por intervalos que no sobrepasen las dos horas a la semana; así mismo se aconseja no estar solo en el momento de la consulta y tratar de ser positivo al momento de preguntar. El resto es parte de la imaginación, la mente y la energía.
 
Cómo usar la ouija
 
* Debe ser usado por al menos dos personas.
* El tablero debe colocarse en una mesa pequeña, de tal manera que todos los integrantes puedan alcanzar el tablero.
* Las personas deben colocar sus manos en el triángulo de una manera suave, cuidando de no presionarlo con fuerza.
* Una vez que comience la sesión, se recomienda que una de las personas invite al espíritu a que se comunique con ellos. Se aconseja decir que quieren conversar con un espíritu de bien.
* Luego comienzan las preguntas. Deben hacerse lentamente, para evitar las confusiones.
 
TEN CUIDADO CON LO QUE PIDES……..
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s