¿QUE ES UN ALMA EN PENA?

Un alma en pena o ánima en pena es una figura recurrente en numerosas mitologías, que se caracteriza por ser un espíritu o fantasma del alma de una persona, que después de morir vaga sin descanso; ya que no pueden encontrar el camino al Más allá, se dice que las almas en pena son las que están en el Purgatorio, esperando su eterno descanso.

Un ejemplo de ello lo podemos encontrar en la mitología asturiana. Se trata de un muerto que vaga de noche como un alma que no sabe cómo ascender al Cielo y por ello se pasea por las noches formando la Estantigua castellana o la Santa Compaña gallega (conocida igualmente como la Güestia o «la bona xente»).

En América el ejemplo más característico lo representa la leyenda de origen guatemalteco conocida como la Llorona. Igualmente en Chile podemos encontrar la leyenda de la Viuda y de las Ánimas de Cucao.

 

El fantasma con el que más se trabaja en muchas sesiones de espiritismo es el fantasma con cuentas pendientes y asuntos inconclusos consigo mismo. Según las teorías de Allan Kardec y de las diferentes asociaciones de espiritistas en todo el mundo, esta entidad si parece tener auto-consciencia del ser hasta cierto punto, pero no ha conseguido todavía resolver sus dudas existenciales. Estamos refiriéndonos a una entidad desencarnada que se tortura y fustiga cruelmente con asuntos no resueltos en su vida anterior. Puede que, por ejemplo, no acepte su propia muerte y que no quiera reconocer que ha desencarnado. También puede que se sienta culpable por no haber concluido correctamente algún asunto durante su vida humana. Puede que se sienta atado afectivamente a alguna persona o lugar cuando estaba con vida. Puede que sienta odio o rencor consigo mismo o con alguien de su entorno como humano. Puede que sienta que no merece estar en ninguna parte y que ya no le queda esperanza.

Morimos como vivimos

En definitiva y según las propuestas de las mejores y mas serias sociedades espiritistas, un fantasma se “construye” con algunas de las actitudes no resueltas de un humano mientras continua encarnado en su cuerpo físico. El fantasma es víctima de carencias, obsesiones, sentimientos de culpabilidad, apegos innegociables, miedos o desesperanza. Exactamente igual que pueda que nos ocurra ahora mismo en alguna de las áreas de nuestra vida a muchas de las personas que ahora estamos leyendo este articulo. Si no cuidamos estas actitudes, es posible que alguno de nosotros pueda convertirse en ser un fiable candidato a fantasma el día de mañana.

 

Como dejar de ser un Fantasma

El Alma en pena necesita buenos consejos que el comprenda que debe aplicar para poder cambiar su actitud. Debe ser capaz de sentir que esta a tiempo de rectificar, que esta a tiempo de perdonar o ser perdonado. Debe ser capaz de sentir que tiene una segunda oportunidad en la que podrá aprovechar sus errores del pasado y convertirlos en un valioso conocimiento lleno de sabiduría para el futuro. Este cambio de actitud para que el ser que llamamos fantasma, y que no es mas que una entidad que pide afecto, comprensión, y oportunidad para un cambio, debe proporcionárselo un buen consejero que le haga comprender: El médium. Una vez que el fantasma ha comprendido, ocurre espontáneamente aquello largamente esperado por el, sabe que puede sentirse libre y continuar su camino de evolución, puede seguir su camino en paz creciendo existencialmente hacia otros planos en una forma encarnada o en una forma espiritual. Ha comprendido que la capacidad de ordenar sus experiencias le permiten ser el mejor maestro, y enseñar a otras entidades a no repetir su mismo error.

 

El voto de ánimas

También llamado acto heroico de caridad, consiste en una donación completa de los efectos satisfactorios ganados con obras buenas, en favor de las almas del purgatorio.

En palabras de San Agustín, todas las obras buenas que se practican en estado de gracia santificante, tienen la virtud de producir cuatro efectos: meritorio, propiciatorio, impetratorio y satisfactorio. El efecto meritorio aumenta la gracia de quien la hace, y no puede cederse. Lo propiciatorio aplaca la ira de Dios; lo impretratorio inclina a Dios a conceder lo que se le pide. Por último, es satisfactoria porque ayuda a satisfacer o pagar la pena por los pecados. Es este último efecto satisfactorio el que se cede a las ánimas del purgatorio, ofreciendo a Dios una compensación por la pena temporal debida. No es un voto riguroso, ni requiere ningún formalismo más allá de hacerlo con el corazón, sino una cesión voluntaria que puede rectificarse en cualquier momento. Tampoco debería decirse heroico pues se gana más de lo que se cede.

FUENTES: https://www.puntmagicbarcelona.com/blog/el-alma-en-pena-fantasmas-de-los-muertos
http://commons.wikimedia.org/wiki/File:SoulCarriedtoHeaven.jpg?uselang=es

 
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s