La Casa Figueroa o Casa de las Lágrimas (Leyenda de Taxco, Guerrero).

IMG_20141213_145055

Esta casa fue construida a mediados del siglo XVIII, allá por el año de 1767, propiedad del Conde de la Cadena. Este gran personaje vino como magistrado a los grandes minerales de Taxco.
Para la construcción de esta casa se emplearon nativos de la tribu Tlahuica, lo que se les trababa con una crueldad bastante exagerada, y éste fue uno de los muchos motivos por lo que se dio el nombre de “La Casa de las Lágrimas” a la Casa Figueroa, los muros con que está construida son tan fuertes como el material que empleaban para la construcción de los templos de sus Dioses.
A la muerte del Conde de la Cadena, quedó propietario de la Casa, uno de sus condescendientes, una persona de gran abolengo, del que se dice que llegó a ésta casa trayendo consigo a su hija, a la que no le permitía contraer matrimonio con el hombre que ella amaba, un joven que llegó a enamorarse perdidamente viniendo en pos de ella; y antes que verla desposada, el padre prefirió quitarle la vida. Dicha tragedia tenía que suceder en la Casa de las Lágrimas, que al poco tiempo de este suceso. La casa fue abandonada por sus moradores y así quedó por mucho tiempo deshabitada. Poco después durante la Guerra de independencia, Morelos la ocupó como “Cuartel General”, y nuevamente la casa volvió a ser testigo de las penalidades a que eran sometidos los prisioneros. Terminada la Guerra de Reforma, la casa fue reformatorio, casa de moneda donde se acuñaron monedas de oro y plata. Fue habitación de sacerdotes y posteriormente fue instalado ahí el “Juzgado de Primera Instancia”.

IMG_20141213_145020 A fines del siglo XIX la casa pasó a propiedad de otra familia española. De la cual sobrevivió una anciana llamada Basilia, Señora muy rica, que escondía caudales de dinero en ciertos huecos que hacía en los muros; como el que se puede ver detrás de la puerta que va a dar al patio. Esta señora era de una costumbre bastante rara: no le gustaba tener servidumbre, y como algunos maleantes supieron que vivía sola, decidieron asesinarla con el fin de robarle.
Después de este crimen lamentado por todo el pueblo, la casa que infundía respeto, pasó a dar un aspecto tétrico, lúgubre y escalofriante, que más bien parecía monasterio. Después de todas las tragedias acaecidas en esta casa, se empezaron a verse espantos que ponían de punta los nervios, estos espantos eran gemidos de gente, alboroto de cadenas y llanto de mujeres, así como algunos espectros que aparecían en los rincones de la habitación.

IMG_20141213_145014 Uno de los lugares que más terror infundía, era el cuarto secreto, del que se dice que sólo se abría para dar paso a las jóvenes por una puerta falsa, que según se sabe. Trataban de escapar del desenfreno de los soldados durante las guerras que asolaron a México por años y años, y que ahora este cuarto está reservado a lugar de oración y regocijo a Dios. Con el tiempo la casa pasó a ser propiedad del Sr. Fidel Figueroa. De ahí su actual nombre “La Casa Figueroa”. Se cree que todos estos sucesos eran motivados por las personas ahí sacrificadas y que andaban purgando sus penas. Ahora han desaparecido, pero no del todo.
La Casa Figueroa se localiza a menos de 50 metros de la Parroquia de Santa Prisca, entre Calle de Palma y Calle 1era. De Guadalupe, antes de llegar a los lavaderos de la Calle de Guadalupe en Taxco.
Basada en las Leyendas populares de Taxco así como de los Relatos escritos por el ya fallecido profesor Sinesio R. Moctezuma.

Visita: http://www.taxcolandia.com

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s