Xenoglosia

Uno de los fenómenos psíquicos más asombrosos, el cual ha sido continua y deliberadamente ignorado por religiosos, escépticos y ateos, es la xenoglosia, la habilidad de hablar o escribir en un idioma extranjero que una persona nunca ha aprendido. Después de que todas las otras posibles explicaciones, tales como fraude, memoria genética, telepatía y criptonesia (recordar un idioma extranjero aprendido antes), han sido investigadas, la xenoglosia se toma como evidencia de memorias de un idioma aprendido en una vida pasada, o de comunicación con una entidad desencarnada, el espíritu de una persona.

Existen muchos casos registrados de adultos y niños hablando y escribiendo en idiomas que ellos nunca han aprendido. Algunas veces ocurre espontáneamente pero con más frecuencia ocurre cuando las personas están bajo hipnosis, o en un estado alterado de conciencia. En algunos casos sólo se recuerdan unas pocas palabras pero en otros casos la persona se hace totalmente fluente y capaz de conversar con interlocutores nativos en oscuros dialectos que no han sido usados por siglos.

• El Dr Morris Netherton reporta un caso de un niño de once años, rubio y de ojos azules, quien bajo hipnosis fue posible grabar su voz durante once minutos mientras hablaba un antiguo dialecto chino. Cuando la grabación fue llevada a un profesor del Departamento de Estudios Orientales de la Universidad de California resultó ser una recitación proveniente de una religión prohibida en la Antigua China (Fisher 1986: 202).

• El médium americano George Valentine, bajo trance, condujo sesiones en ruso, alemán, español y galés. El médium brasileño Mirabelli habló y escribió largos documentos técnicos en más de treinta idiomas, incluyendo sirio y japonés, en presencia de científicos y multitudes de hasta 5,000 personas (ver Capítulo 10 y Lazarus 1993:121)

• En 1977, los doctores de una penitenciaría estatal en Ohio, USA, descubrieron que un violador convicto llamado Billy Mulligan había sido poseído por dos nuevas personalidades, ambas de las cuales se comunicaban en diferentes idiomas. Mulligan nació y se crió en USA y no hablaba ningún idioma extranjero, pero cuando era poseído por Abdul, Mulligan podía leer y escribir en perfecto árabe, mientras que como Rugen hablaba perfecto serbo-croata con un fuerte acento eslavo (Lazarus 1993: 83).

El fraude y las memorias suprimidas se descuentan

Para esto debemos aprender una nueva palabra:

¿Qué es la Criptomnesia? 

Criptomnesia, es el recuerdo de un idioma extranjero aprendido en los primeros años de la vida de una persona, también fue también descartado. Años de investigación del sujeto fallaron en plantear una posible sugerencia de que ella o sus padres hubieran aprendido sueco en sus años mozos, o que se hubieran asociado con alguien que fuera sueco.

El Dr. Ian Stevenson, uno de los más respetados científicos de los Estados Unidos, ha realizado investigaciones especializadas sobre xenoglosia; su libro Xenoglossy (Stevenson 1974) es uno de los principales estudios científicos en esta área. En él se documenta un estudio que le hizo a una mujer americana de 37 años. Bajo hipnosis ella experimentó un total cambio de voz y personalidad como la de un hombre. Ella habló con fluidez en sueco, un idioma que ella no hablaba ni comprendía en estado de conciencia normal.

Este caso estuvo bajo la atención directa del Dr. Stevenson por más de ocho años. Los estudios incluyeron lingüistas y otros expertos y científicos quienes meticulosamente investigaron cada posible explicación alternativa.

El fraude fue descartado por un número de razones sustantivas que Stevenson explica en su estudio. La persona y su esposo médico fueron exhaustivamente investigados. Ellos estuvieron bajo extremo y continuo escrutinio, no queriendo publicidad y aceptando la publicación del estudio sólo si sus nombres eran cambiados para proteger su privacidad. Ambos, esposo y esposa, eran considerados por su comunidad local como personas decentes y honestas y sus comportamientos, ejemplares. Ciertamente no había motivo para el beneficio personal. Al contrario, ellos experimentaron una gran cantidad de inconvenientes para poder completar el estudio a través de muchos años.

Otra caso que Stevenson investigó con igual cuidado fue reportado en la edición de julio de 1980 del Journal of the American Society for Psychical Research. Se trataba de una mujer hindú llamada Uttar Huddar quien a la edad de 32 años espontáneamente tomó la personalidad de una ama de casa de Bengala Occidental a principios de 1800. Ella comenzó a hablar bengalí en lugar de su propio idioma marathi. Por días o semanas, de vez en cuando, personas bengalí parlantes tenían que ser traídos para permitirle a ella comunicarse con su propia familia.

El autor Lyall Watson describe el caso de un niño de 10 años, Indio Igarot, que vivía en el remoto Valle Cagayon en las Filipinas. El niño nunca había tenido contacto con ningún idioma o cultura otra que la suya propia. Sin embargo, bajo condiciones de trance, el niño se comunicaba libremente en zulú, un idioma que el nunca había escuchado. Watson sólo lo reconoció porque él había pasado su primeros años de vida en África (citado por Lazarus 1993: 84).

Peter Ramster, un psicoterapista australiano, ha documentado varios casos que han sido completamente investigados. En su libro, The Search for Lives Past (La Búsqueda de Vidas Pasadas) (Ramster 1990: 227), cita el caso de Cynthia Henderson cuyo único contacto con el idioma francés había sido unos pocos meses de instrucción básica en el séptimo año de la escuela secundaria. Sin embargo, bajo hipnosis ella era capaz de llevar a cabo una larga y detallada conversación en francés con un interlocutor nativo, quien comentó que ella hablaba sin rastro de acento inglés al estilo del siglo dieciocho.

Comunicación en lenguas muertas 

En algunos casos los sujetos bajo trance se han comunicado en idiomas que ya no están en uso, o que son conocidos sólo por unos pocos expertos.

• El Dr. Joel Whitton cita el caso de Harold Jaworski quien, bajo hipnosis, escribió veintidós palabras y frases que él ‘escuchó’ que él mismo hablaba durante su vida pasada como vikingo. Trabajando independientemente, los lingüistas identificaron y tradujeron diez de estas palabras como antiguo noruego, y varias de las otras como ruso, serbio o eslavo. Todas las palabras fueron asociadas con el mar (Whitton and Fisher 1987: 210).

• En 1931, una joven inglesa de Blackpool, conocida en los archivos de la Sociedad para la Investigación Psíquica como Rosemary, comenzó a hablar en un antiguo dialecto egipcio bajo la influencia de la personalidad de Telika-Ventiu quien había vivido aproximadamente en los años 1400 aC. Frente al egiptólogo Howard Hume, ella escribió 66 frases precisas en el lenguaje perdido de los jeroglíficos y habló en una lengua que no se había escuchado fuera de los círculos académicos por miles de años (Lazarus 1993: 85).

• Pearl Curgen, una médium de San Louis que era casi analfabeta, comenzó a escribir en un sorprendentemente preciso inglés de la Edad Media. Bajo la guía de una entidad espiritual ella produjo sesenta novelas, obras de teatro y poemas, incluyendo un poema épico de 60,000 palabras (Lazarus 1993: 119).

Telepatía y memoria genética descontadas 

Además de fraude y criptonesia, las otras dos ‘explicaciones’ dadas algunas veces por los escépticos para la xenoglosia son la ‘telepatía’ o la ‘memoria genética’. Sin embargo nunca ha habido, en ninguna parte del mundo, un caso de una persona que haya podido aprender a hablar un idioma extranjero por telepatía.

La otra llamada ‘explicación’, memoria genética, es igualmente difícil de tomar en serio. La afirmación de que de alguna forma el idioma chino antiguo quedó grabado en los genes de un niño caucásico americano de once años de edad, lo cual le permite hablarlo hoy en día, es risible.

No hay explicación alternativa creíble

Existen literalmente miles de casos de xenoglosia, cientos de los cuales han sido documentados. Ellos incluyen lenguajes modernos y antiguos de todas partes del mundo. Los investigadores psíquicos, tales como el altamente creíble Dr. Ian Stevenson, han usado métodos científicos para estudiar la xenoglosia y afirmar que hay sólo dos explicaciones posibles, contacto con un espíritu o recuerdos de vidas pasadas; ambas son evidencias de la existencia de la vida póstuma.

La responsabilidad probatoria ha pasado al lado de los escépticos quienes tendrían que proveer una explicación creíble alternativa. Hasta ahora nadie ha sido capaz de hacerlo.

De acuerdo con lo anterior, en la ausencia de alguna otra explicación creíble y en contexto con las otras fuertes evidencias existentes en favor de la vida póstuma, fenómenos de voces electrónicas y mediunidad, la xenoglosia resulta fácil de aceptar como una ulterior evidencia de la supervivencia.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s