Autoscopia y la Experiencia extracorporal.

La Autoscopia es la experiencia en la que el individuo, mientras cree estar despierto, ve su propio cuerpo desde una perspectiva fuera de su cuerpo. La autoscopia viene del griego antiguo αὐτός (“yo”) y σκοπός (“vigilante”). Tal fenómeno ha intrigado a la humanidad desde tiempos inmemoriales y es abundante en el folclore, en la mitología y la narrativa espiritual de la mayoría de las sociedades antiguas y modernas. Los casos de autoscopia se encuentran comúnmente descritos en la práctica psiquiátrica moderna.

Estas experiencias, se caracterizan por la presencia de los siguientes tres factores:

Desencarnación, una aparente salida fuera de su cuerpo.

Experiencia extracorporal- impresión de ver el mundo desde una perspectiva elevada, pero con un punto de vista visual-espacial egocéntrico.

Impresión de ver el propio cuerpo desde esta perspectiva, (autoscopia).

El Laboratorio de Neurociencias Cognitivas de la École Polytechnique Fédérale de Lausanne, Lausana, y el Departamento de Neurología del Hospital Universitario de Ginebra, Suiza, han revisado algunos de los factores precipitantes clásicos de la autoscopia. Estos son el sueño, el abuso de drogas, la anestesia general y la neurobiología. Se han comparado con los hallazgos recientes sobre los mecanismos neurológicos y neurocognitivos de la autoscopia. Los datos revisados ​​indican que los fenómenos de autoscopia pueden deberse a la desintegración funcional del procesamiento multisensorial de bajo nivel y un auto-procesamiento anormal de alto nivel en la unión temporo-parietal. Los investigadores sostienen que la investigación experimental de las interacciones entre estos mecanismos multisensoriales y cognitivos en las autoscopias y sus relaciones con las alucinaciones podría mejorar el conocimiento de los mecanismos centrales de la conciencia y la auto- conciencia, en combinación con técnicas de neuroimagen y de comportamiento.

Existe un trastorno psiquiátrico relacionado conocido como autoscopia negativa o heautoscopia negativa, un fenómeno psicológico en el que el paciente no ve su reflejo cuando se mira en un espejo. Aunque la imagen del afectado puede ser visto por los demás, la persona asegura no ver nada. Este fenómeno fue hasta hace poco conocido como “Síndrome de Maartechen” debido a las observaciones resultantes de experimentos que ilustran esta enfermedad.

Experiencia extracorporal

La experiencia extracorporal es la sensación de estar flotando proyectado fuera del cuerpo. En algunos casos el sujeto puede experimentar la autoscopia (posibilidad de ver el propio cuerpo desde el punto de vista de un observador externo). La proyección astral o desdoblamiento astral es un tipo de experiencia mental subjetiva, por la cual muchas personas dicen haber experimentado una separación o «desdoblamiento» de lo que llaman el cuerpo astral (o cuerpo sutil), del cuerpo físico.

El mismo fenómeno recibe varias denominaciones distintas:

  • Desdoblamiento astral.
  • Proyección astral.
  • Viaje astral.
  • Desdoblamiento corporal.
  • Experiencia ecsomática.
  • Experiencia extracorporal (out-of-body experience: ‘experiencia fuera del cuerpo’).
  • Proyección de la conciencia.

El término EFC (experiencia fuera del cuerpo; en inglés OBE o a veces OOBE: out-of-body experience) fue introducido en 1943 por George NM Tyrrell en su libro Apariciones, y adoptado por algunos investigadores como Celia Green y Robert Monroe como concepto alternativo libre de prejuicios acerca de esta creencia, sin centrarse en etiquetas tales como «proyección astral», «viaje del alma» o «senda espiritual». Aunque el término pragmáticamente se distancia de conceptos problemáticos desde el punto de vista científico (como alma o espíritu), los científicos todavía saben muy poco sobre el fenómeno de las experiencias extracorporales.

Algunos investigadores recrearon experiencias extra corpóreas en estudios de laboratorio mediante la estimulación de ciertas partes del cerebro humano.

Según Susan Blackmore, una de cada diez personas ha experimentado una o más veces, una experiencia fuera del cuerpo a lo largo de su vida.

Las EFC son a menudo parte de las experiencias cercanas a la muerte. Los que experimentan EFC a veces afirman haber descubierto detalles, que eran desconocidos para ellos antes de la experiencia.

Tipos de EFC

Espontáneas

Durante o cerca del sueño

Artículo principal: Parálisis del sueño

Son aquellas experiencias fuera del cuerpo que se experimentan cerca del estado de ensoñación, antes o después, asociadas a veces a sueños lúcidos, aunque otros tipos de experiencias inmediatas y espontáneas también se informan. Un gran porcentaje de estos casos se refieren a situaciones en que el sueño no era particularmente profundo (debido a una enfermedad, ruidos de otras habitaciones, estrés emocional, sueño irregular con frecuentes despertares, etc.). En la mayoría de estos casos, los sujetos luego adquirían la conciencia de haber despertado del sueño y cerca de la mitad de ellos experimentaron parálisis del sueño.

Experiencias cercanas a la muerte

Las experiencias cercanas a la muerte (ECM) son otra forma de experimentar una EFC. Algunos sujetos afirman haber tenido una EFC en momentos de graves traumas físicos, como ahogamientos, accidentes o cirugías.

Otras

En el mismo sentido que las ECM, realizar grandes esfuerzos físicos, durante actividades como la escalada a gran altitud o maratones, puede inducir experiencias fuera del cuerpo. Pueden experimentar bilocación, experimentando al mismo tiempo puntos de referencia visual desde la tierra y desde el aire.

Inducidas

Las experiencias extracorporales pueden ser provocadas premeditadamente a través de numerosas técnicas.

Inducción mental

  • Quedarse dormido físicamente, sin perder la vigilia. “Mente despierta, cuerpo dormido”27 describe el estado ampliamente sugerido como una de las causas que pueden provocar una EFC, ya sean voluntarias o espontáneas. Thomas Edison utilizaba este estado para resolver problemas mientras trabajaba en sus inventos. Apoyaba un dólar de plata sobre su cabeza mientras estaba sentado con un cubo de metal en una silla. A medida que quedaba dormido, la moneda caía estrepitosamente en el cubo, restaurando su estado de alerta.
  • Despertar mental, pero no físico. Esta técnica se logra a través de la práctica de los sueños lúcidos. Una vez dentro de un sueño lúcido, el soñador o bien orienta la temática y transcurso del sueño en una dirección voluntaria, o una súbita EFC destierra por completo las imágenes del sueño accediendo de este modo al estado subyacente de la parálisis del sueño, ideal para provocar la separación del cuerpo.
  • Trance profundo, meditación y visualización. A través de varios tipos de visualizaciones, como imaginar que se sube por una cuerda para «salir» de su cuerpo, flotando fuera de su cuerpo, recibiendo el disparo de un cañón, y otros enfoques similares. Esta técnica se considera difícil de usar para personas que no pueden relajarse adecuadamente. Un ejemplo es la popular técnica «cuerpo de luz» de la Orden Hermética del Alba Dorada.

Inducción mecánica
  • Sincronización de ondas cerebrales a través estimulación audivisual. Las ondas binaurales se pueden utilizar para inducir frecuencias específicas de ondas cerebrales, sobre todo las relacionadas con los estados de sueño/vigilia. Según el Instituto Monroe, la inducción con ondas binaurales de 4 hercios se mostró efectiva para inducir EFC, y algunos autores consideran que estas ondas son eficaces para iniciar una EFC cuando se utilizan combinadas con otras técnicas. Asimismo, son eficaces técnicas como la introducción simultánea de frecuencias beta asociadas a estados de vigilia (detectables en el cerebro de individuos normales y relajados despiertos). Otra tecnología popular utiliza pulsos de ondas sinusoidales para obtener resultados similares, y los tambores que acompañan las ceremonias religiosas de los nativos americanos también se cree que provocan estados de mayor receptividad para el acceso a estados modificados de consciencia.
  • Estimulación magnética del cerebro, como en el “casco de Dios”, desarrollado por Michael Persinger.
  • Estimulación eléctrica del cerebro, en particular la unión temporoparietal.
  • Privación sensorial. Este enfoque tiene como objetivo fomentar la desorientación intensa por la eliminación de referencias espacio-temporales. Los tanques de flotación o estimulación con ruido rosa a través de auriculares a menudo se emplean para este fin.
  • Sobrecarga sensorial, lo contrario de la privación sensorial. Se puede sacudir al sujeto, por ejemplo, durante mucho en un diseño especial de cuna, o someterlo a fuentes de luz como forma de tortura, para hacer que el cerebro desconecte de toda la información sensorial. Ambas condiciones tienden a causar confusión y desorientación, que a menudo permiten al sujeto experimentar vívidas y etéreas experiencias fuera del cuerpo. Esto tiende a ocurrir cuando el sujeto cree que está en una posición determinada, mientras que su cuerpo real o bien se mecía en una cuna de forma activa, o estaba acostado. La conciencia de repente se transfiere al cuerpo mental.

Inducción química
 
  • Las EFC inducida mediante el uso de drogas se suele considerar como alucinaciones (es decir, puramente subjetivas), incluso por aquellos que consideran por lo general el fenómeno como objetivo. Hay varios tipos de medicamentos que pueden iniciar una EFC, sobre todo drogas disociativas alucinógenas como la ketamina, el dextrometorfano (DXM o DM), y la fenciclidina (PCP). También se han relatado experiencias extracorpóreas bajo la influencia de drogas psicodélicas como la dimetiltriptamina (DMT), que contiene la ayahuasca. La salvia divinorum se conoce también por producir síntomas como salir de su cuerpo y “viajar” a muchos lugares a la vez. Muchos psiconautas también afirman que sienten como si su alma saliera del cuerpo.
  • La metanfetamina también se conoce como promotora de EFC, no en sí misma, sino por la falta de sueño. Hay registro de experiencias donde la persona siente que hablan por encima y por detrás de ella y, estando bajo la influencia de la droga, no tiene ni idea de lo que está sucediendo.
  • El nootrópico galantamina puede aumentar las probabilidades de éxito cuando se utiliza junto técnicas inductorias de sueño lúcido.
Las EFC pueden estar seguidas por otras experiencias que son relatadas tan reales como las sensaciones propias de las EFC. Alternativamente, el sujeto puede desvanecerse en un estado de ensoñación, o pueden despertar por completo. Las EFC a veces terminan bruscamente debido a una sensación de miedo por pensar que están yendo “demasiado lejos” fuera del cuerpo. Muchos terminan con una sensación repentina de “chasquido” y, a veces un “tirón” que les empuja de nuevo hacia sus cuerpos, y algunos afirman que incluso sienten algo parecido a ser succionados. La mayoría describe el final de la experiencia diciendo: “entonces me desperté”. Sin embargo, algunos informan que vuelven al cuerpo físico plenamente conscientes. La transición desde el “cuerpo astral” hacia el cuerpo físico ha sido comparado con el uso de una cámara que desenfoca lentamente un objeto distante (el cuerpo astral), mientras que vuelven a centrarse en uno mucho más cercano (el cuerpo físico). El objeto distante es desdibujado en un primer momento y, finalmente, desaparece por completo cuando el nuevo objeto aparece en el enfoque.
Ver más: http://es.wikipedia.org/wiki/Experiencia_extracorporal
FUENTE: http://es.wikipedia.org/
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s