Mothman “El Hombre Polilla”

El mothman, en español hombre-polilla, también denominado en otros contextos hombre-búho,1 es un supuesto ente humanoide caracterizado por su enorme estatura, su piel, pelaje o vestimenta de un negro uniforme, la presencia de dos enormes alas -que algunos testigos han identificado, alternativamente, como una gran capa que cubriese espalda, brazos y parte del rostro-, y dos enormes y sobrecogedores ojos rojos enmarcados en una cabeza poco definida unida directamente al tronco, lo que daría al ser el aspecto general de una gigantesca polilla o búho.

Tales imposibles características anatómicas, contrarias a todo lo conocido por la zoología, y los supuestos fenómenos paranormales que acompañan la aparición del ser, parecen descartar su existencia en un sentido convencional y hacen que se le relacione con determinados estados alterados de conciencia por parte de los supuestos testigos o que se intente encuadrar sus apariciones en el contexto de los arquetipos junguianos. Sin embargo, una minoría de investigadores prefieren incluirlo dentro de la criaturas criptozoologicas, defendiendo que se trata de una criatura real y convencional (perteneciente o no a una especie conocida) a la que las malas interpretaciones de los testigos, la leyenda creada y las exageraciones le hubiesen dotado de las características “milagrosas” mencionadas.

La casuística del hombre-polilla se relaciona tangencialmente con la ufología, al coincidir supuestamente sus apariciones con observaciones de ovnis o con la presencia de otras supuestas criaturas, incluyendo los hombres de negro.

Las primeras noticias de avistamiento de esta extraña criatura, datan de 1960 y tienen su origen en Cornstalk, Virginia, estados Unidos, donde un padre y su hija viajaban tranquilamente en coche, cuando se toparon con una extraña figura alada, pero de forma humana, de más de 2 metros, de grandes e hipnóticos ojos rojos y cubierta de pelo gris oscuro. Esa visión solo duró unos segundos, pero marcaría sus vidas.

Sus siguientes apariciones fueron en noviembre de 1966, y cuando los testigos repitieron la descripción calcada de la criatura avistada 5 años atrás, la leyenda comenzó a extenderse por la zona como la pólvora.

El 1 de noviembre un vecino de la ciudad de Charleston que se identificó como Richard West comunicó a la policía que un ser alado con aspecto humanoide, de unos dos metros de altura y unos tres de envergadura en sus alas, permanecía en lo alto de una vivienda cercana, para ascender verticalmente “como un helicóptero”. Destacaban sus brillantes ojos rojos.

El 12 de noviembre de 1966 cerca de Clendenin, en  Virginia. Cinco hombres se encontraban en el cementerio local, preparando la fosa para un entierro, cuando algo que parecía un ser humano, despegó de algunos árboles cercanos y voló sobre sus cabezas. Los hombres estaban confundidos pues no parecía ser un pájaro, sino más bien un hombre con alas.

La noche del 14 de noviembre, dos parejas formadas por Roger y Linda Scarberry, y por Steve y Mary Mallette, que paseaban en coche en Point Pleasant (Virginia Occidental), junto a unos depósitos militares, conocidos  como TNT, observaron  una criatura de unos 2 m de altura, con dos alas plegadas a la espalda y que les miraba con dos brillantes ojos de color rojizo.

Aceleraron, pero a pesar de alcanzar los 160 km/h la criatura les seguía muy de cerca y sin aparente esfuerzo, a unos metros del coche y sin agitar sus enormes alas de más de 3 metros de envergadura. Sólo un fino chirrido, similar al emitido “por un ratón grande”, acompañaba a aquel extraño ser alado hasta que  desapareció.

El  sheriff, al escuchar excitados testigos, se desplazó de inmediato a la zona,  que albergaba una fábrica de explosivos así como numerosos depósitos de almacenamiento muchos de ellos subterráneos, pero no encontró nada, tan solo una leve interferencia en su radio.“Fueron aquellos dos grandes ojos rojos, como faros de automóvil, lo que nos sobrecogió”, declararían poco después los testigos.

A las 10 y media de la noche de esa misma noche, Newell Partridge, un contratista local que vivía en Salem a unos 90 kilómetros de Point Pleasant, estaba viendo la televisión cuando la pantalla se oscureció de repente. Su perro llamado “Bandido”, comenzó a aullar en el porche delantero por lo que Newell salió a ver lo que estaba pasando.

Cuando salió al porche, Newell vio a Bandido ladrando hacia el granero que estaba a pocos metros de la casa. Newell apuntó con la linterna hacia esa dirección y vio dos círculos de color rojo que comparó con los reflectores de una bicicleta. El perro salió entonces disparado hacía aquellos ojos rojos, mientras Newell regresaba a casa en busca de su escopeta. Presa de un temor absoluto, decidió no volver a salir y durmió aquella noche con el arma sobre la cama.

El día 16, también en las inmediaciones del antiguo depósito militar,  otro supuesto testigo aseguró haber visto al monstruo: “Lo vi entre las sombras, era como si se hubiese estado arrastrando en el piso y lentamente fue poniéndose de pie, de color gris y mucho más alto que un hombre, con dos terribles ojos rojos”.

Al día siguiente el sheriff George Jonhson convocó una rueda de prensa en la que varios  testigos contaron lo que habían visto a la prensa. Fue bautizado inmediatamente como Mothman u hombre polilla.

La histeria se desató. Decenas de personas confesaron haber sido testigos del Mothman., y la periodista Mary Hyre comenzó a publicar artículos sobre este extraño personaje en el periódico “The messenger”, y comenzó a investigar, hasta que recibió la visita de dos extraños hombres de negro (otro día hablaremos sobre ellos), que le aconsejaban dejar de publicar artículos sobre el tema. Mary, aseguraba que casi cada noche se desvelaba, víctima de un sueño que se repetía cada madrugada. Veía como el puente de Silver Bridge, que se sitúa a la entrada de Point Pleasant, se derrumbaba, una premonición que no andaba muy lejos de la realidad, como veremos más adelante.

La siguiente que se llevó el susto de ver a al extraño ser alado, fue Marcella Bennett,  que observó con nitidez como una figura humanoide gris se levantaba del suelo, detrás del vehículo. “Parecía como si hubiera estado tumbado en el suelo. Se levantó lentamente. Era un ser grande y gris, mayor que un hombre, con unos ojos rojos resplandecientes, terribles”. La impresión que le causó aquel ser fue tan grande y el efecto hipnótico de sus ojos ubicados en el torso tan penetrante, que la testigo cayó aturdida al suelo junto con su pequeña, entrando en la casa de la mano de uno de sus acompañantes. Atrincherados en la vivienda sintieron como la criatura merodeó por fuera durante unos minutos, e incluso la vieron mirar a través de las ventanas al interior de la casa.

El 25 de noviembre, en un campo de cultivos a las 7,15 de la mañana un testigo declaró que cuando se dirigía a su trabajo, una figura humana de color grisáceo, se elevó verticalmente desde el suelo y se abalanzó contra su coche. Aceleró, pero el Mothman lo estuvo siguiendo, dando vueltas sobre el vehículo como si estuviera jugando, durante varios kilómetros.

Al día siguiente, Ruth Foster observó la criatura fuera de su casa, en su jardín,y el 27, la joven Connie Carpenter  vio  como un hombre vestido de gris desplegó una enormes alas y se dirigió contra su coche, desviándose cuando estaba a punto de impactar. “Aquellos ojos. Eran de un rojo intenso, y una vez fijos en mi, yo no podía apartar los míos de ellos”, aseguró la testigo al investigador John Keel, un conocido periodista, que por cinco ocasiones se desplazó hasta Virginia Occidental para recoger in situ cientos de testimonios y  publicarlos en su revista “The fliying sauce review”( “La revista de los platillos volantes”).

El  4 de diciembre, varios  pilotos pertenecientes a la base militar cercana de Galípolis, también habrían observaron al monstruo maniobrando y planeando sobre el río, y que pudieron calcular que iba a unos 100 m de altura y a casi 100 km por hora. Posteriormente le habría seguido con sus aviones con la intención de fotografiarle, pero se dice que no pudieron ya que el ser habría desaparecido en uno de sus movimientos cerca de un espeso bosque y así siguieron los avistamientos con al menos 100 testigos.

En medio de tal fiebre, comenzaron a desatarse las especulaciones, unos decían que era un ángel que venía a avisar de una catástrofe; otros, que era un demonio que venia  a causarla, que era una criatura mutada por la radioactividad de la zona, e incluso de  una maldición lanzada 500 años atrás por un líder indio llamado Hokolesqua, antes de morir víctima de una emboscada.

Junto a las apariciones del Mothman se multiplicaron también los avistamientos OVNI, y la presencia de unos extraños hombres vestidos de negro como los que interrogaron a la periodista Mary Hyre

El Silver Bridge era un puente extrañamente construido que se sostenía mediante un sistema de suspensión de cadenas. En 1967 tenía casi 40 años y, dada su construcción, el fallo de un eslabón de la cadena podría causar el derrumbamiento del puente completo. Esto es lo que ocurrió exactamente el 15 de diciembre de 1967, suceso atribuido a la corrosión y al simple envejecimiento. Dado que era Navidad, el puente tuvo que soportar un gran volumen de tráfico pero se considera que la causa principal del accidente fue el mal funcionamiento del semáforo de uno de los extremos del puente. Nunca se determinó la causa de este mal funcionamiento.

En la tarde del 15 de diciembre de 1967, el Silver Bridge se derrumbó con el tráfico de la hora punta. Murieron más de cuarenta y seis personas en el desastre, al sumergirse sus coches en las heladas aguas del río Ohio justo antes de la puesta de sol. Fue el mayor desastre ocurrido jamás en Point Pleasant, un pueblo con menos de 6000 habitantes.

Casualidad o no, los avistamientos del Mothman cesaron la noche del 15 de Diciembre de 1967 cuando el puente de Silver Bridge, de 700 metros de largo que cruzaba el río Ohio, se desplomó, acabando con la vida de más de 46 personas, como sucedía en el repetitivo sueño de Mary Hyre, que asombrosamente, se encontraba en ese momento en el puente junto  a varios testigos más de las apariciones.. El Mothman nunca más volvió a ser visto allí.

Con todo el material recogido esos años, John Keel, escribió “The Mothman Prophecies” (las profecías del Mothman”), que sería llevado al cine en 2002 y protagonizada por Richard Gere.

En  Virginia estos sucesos siguen vivos, y el productor de “expediente x”, Cris Carter, también dedicó un episodio de la popular serie a esta criatura que desde luego, es una de las que más testigos ha tenido en el mundo paranormal.

Cornualles

Entre 1976 y 1978 media docena de testigos, en su mayoría niños o adolescentes, afirmó haber visto en la región de Cornualles (Inglaterra), concretamente en las cercanías de la localidad de Mawnan, una criatura prácticamente idéntica al Mothman que identificaron como “un búho peludo de tamaño monstruoso y ojos oblicuos y rojos”. Se da la circunstancia de que las apariciones del llamado “hombre-búho de Cornualles” coincidieron con un aumento de la actividad ovni en la zona, acumulándose los testigos de extrañas luces en la noche.

Chihuahua

En marzo de 2009, en la ciudad de Chihuahua, en el estado del mismo nombre en México, fue visto por un joven y varias personas de la localidad. Narró que fue perseguido durante varios minutos mientras conducía su camioneta Liberty a gran velocidad. Describiendo estos hechos a su familia y las autoridades locales, lograron crear un retrato robot. Su aparición causó revuelo cuando casi un mes después en México estalló una epidemia de gripe A que causó la muerte de varias personas.

Santiago de Chile

Desde septiembre de 2013, “Mothman” ha sido avistado por varias personas en forma separada en la ciudad de Santiago de Chile. El primero en dar su increíble testimonio fue Ignacio, un joven que se contactó con el matinal “Mañaneros” de La Red. Él, junto a sus amigos, observó el 29 de septiembre del 2013, a eso de las 20:30 horas, a una enigmática criatura de dos metros y de largas alas, sobrevolando el Parque Bustamante, en la céntrica comuna de Providencia.

Poco a poco se fueron descubriendo más casos de personas que aseguran haber visto al Hombre Polilla, en otras comunas como Quinta Normal y Lo Barnechea.

FUENTES: https://es.wikipedia.org  http://misterios.co/ http://www.misteriosinresolver.com.ar/tag/mothman/  http://expedientesxxl.blogspot.com http://misteriosymonstruos.blogspot.com  http://www.3djuegos.com  http://labitacoradelmiedo.wordpress.com/

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s