El Chupacabras

El término chupacabras hace referencia a un críptido legendario, que se describe como un ser que ataca a animales de diferentes especies en zonas ganaderas o rurales. El mito tuvo su origen en la isla de Puerto Rico en 1995,1 y desde entonces se han avistado supuestos avistamientos en lugares tan lejanos a la isla como Maine y Chile, e incluso provenientes de países fuera del continente americano, como Rusia y Filipinas.

La mayoría de los informes de avistamientos provienen de América del Norte como México y al sur América Central y América del Sur, especialmente en países como Costa Rica, Bolivia, Ecuador, Argentina, Brasil, Puerto Rico, Honduras, Nicaragua, Colombia, Guatemala, El Salvador, Panamá, Perú, Chile, Uruguay, Venezuela, Paraguay y algunas zonas del sur de Estados Unidos. El nombre proviene de los supuestos hábitos hematófagos de la criatura, del que se cree que ataca a animales domésticos, especialmente cabras, succionando toda la sangre del cuerpo del animal. Las descripciones físicas de la criatura varían, pero comúnmente se describe como una criatura pesada, del tamaño de un oso pequeño y con una hilera de espinas abarcando desde el cuello hasta la base de la cola.

La gran mayoría de los supuestos avistamientos han sido descartados o nunca han podido ser confirmados debido a la falta de pruebas. En el caso de los avistamientos ocurridos en el norte de México y al sur de los Estados Unidos, se ha verificado repetidamente que las criaturas identificadas como chupacabras son en realidad perros u otros animales enfermos de sarna. Biólogos y oficiales de manejo de vida silvestre describen al chupacabras como una leyenda urbana contemporánea.

Fue en 1992, cuando apareció por primera vez la noticia en los periódicos portorriqueños El Vocero, y El Nuevo Día, en los que reseñaban las inexplicables matanzas de diversos animales como: aves, caballos, cabras, etc. Se le conocía como El Vampiro de Moca, debido a que algunas de las primeras matanzas ocurrieron en la pequeña ciudad de Moca. En una primera instancia, las sospechas recayeron en grupos satanistas que se creía realizaban las matanzas en forma aleatoria. Luego se extendieron a toda la isla. El patrón común de las víctimas era uno o dos pinchazos en la zona del cuello.

Los testimonios de supuestos testigos, hablaban de una pequeña figura verde oscuro en la zona. Estas declaraciones condujeron a la creencia que podría tratarse de una figura extraterrestre, la cual se arraigó en la comunidad.

La noticia trascendió a nivel mundial, y otras muertes se reportaron en países como República Dominicana, Argentina, Bolivia, Chile, Colombia, Perú, Brasil, Estados Unidos, México. En Puerto Rico y México, el Chupacabras ganó estatus de leyenda urbana. Posteriormente se lanzó la figura al marketing.

Descripción del chupacabras:

Se la describe como una criatura pequeña, de aproximadamente 1m de estatura, de piel verdosa y escamosa, ojos grandes y saltones, cabeza ovalada. Con esta descripción, es fácil ver por qué se la identifica con los extraterrestres. Se le atribuye también un rostro canino, con grandes ojos, y colmillos largos, y con los tobillos largos como los de un canguro. Su aspecto corporal sería similar a la de los humanos, pero algo encorvado, con espinas dorsales. En ocasiones se le adjudican alas como de murciélago. Se dice que succiona la sangre de sus víctimas y en ocasiones sus órganos. En las extremidades tendría garras.

Las características del ataque de Chupacabras son:

-Los animales atacados por esta criatura han perdido la sangre de su cuerpo, y la única herida que presentan es un agujero.

-Los animales no parecen detectar su presencia, pues no se ha reportado disturbios durante los ataques.

-No existen huellas en las zonas de ataque, y si aparecen, son similares a las de un gran cánido, pero con el talón alargado, y la distancia entre las mismas parecería sugerir que salta a grandes distancias.

-No hay testigos presenciales de los ataques.

Teorías sobre su origen:

• Animal no clasificado por la ciencia.

• Criatura extraterrestre.

• Entidad demoníaca, que llegó para castigar los pecados humanos.

• Experimento fallido humano, de manipulación genética.

• Mutación natural, como otros caprichos de la naturaleza.

• Mutación originada por causa de la contaminación ambiental

• Oxymycterus akodontius, o ratón hocicudo.

Tipos de apariencias descritas

Así, se dice que el chupacabras aparece prominentemente en las siguientes formas específicas:

Reptiliana: Es la descrita más comúnmente, presentaría piel gris-verdoso, escamosa y con espinas dorsales o canillas agudas que corren hacia abajo de su parte posterior. Aproximadamente de 0,9 a 1,2 m de altura, y saltaría de manera similar a un canguro.

Mamífera: la segunda variedad también se pararía y saltaría como el canguro, y tendría la piel gruesa con un pelo facial grisáceo. La cabeza sería similar a un perro, y su boca presentaría dientes grandes. Incluso varios testigos aseguran haberlos visto saltar más de 50 metros y en línea recta, sorprendentemente sin el uso de alas u otro medio de sustento aerodinámico.

Murciélago: los testigos claman que algunos chupacabras estarían cubiertos de pelo negro, presentarían ojos rojos, una cabeza ovalada y alas tipo murciélago. Algunas veces se arrastrarían en cuatro patas, y otras veces se pararían erguidos (como perros de la pradera). Serían muy rápidos, puede escalar, y se caracterizarían por correr lejos cuando son vistos.

Canina: se presentaría como una raza extraña de perro salvaje sin pelo, tiene un canto espinal pronunciado, cuenca ocular inusualmente pronunciada, dientes y garras de un canino típico según lo describe Fernando Maldonado.

Maldonado dice que este animal es el resultado del cruce entre varias especies de perros salvajes, aunque los entusiastas claman que puede ser que sea de un reptil extinto similar a un perro. Un caso durante 2000 en Nicaragua de un supuesto cadáver de chupacabras que fue encontrado apoya la conclusión que es simplemente una extraña casta de perro salvaje.

El alegado cadáver del animal fue encontrado en Tolapa, Nicaragua, y se hizo un análisis forense en UNAN-León. Patólogos en la Universidad encontraron que tan sólo era un perro; no obstante era un ejemplar inusual. Debe ser notado, que existen diferencias morfológicas muy llamativas entre las diversas castas de los perros (de las cuales los perros salvajes han descendido) que explican fácilmente las extrañas características de tales animales.

FUENTES: https://es.wikipedia.org   http://www.leyendasurbanas.net/  http://secretosenigmasmisterios.blogspot.mx/

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s