LOS YOKAI

Los yōkai son lo que podríamos llamar “fantasmas” o “monstruos” en occidente. Pueden tener formas semihumanas, como los kappa (monstruo similar a una tortuga) y los tengu (monstruo parte pájaro, parte humano), pueden ser casi humanos, como el caso de la yuki onna (mujer de la nieve), o no tener una forma distinguible. También hay yōkai que tienen la habilidad de cambiar de forma, conocidos como obake. Mucho del imaginario japonés ha sido transmitido a la actualidad gracias a artistas como Toriyama Sekien.

Los yōkai siguen siendo una parte fundamental de la cultura japonesa, e incluso han permeado a la cultura popular, apareciendo en series de anime. Por ejemplo, otro modo de referirse a los yōkai es con la palabra Mononoke, que se popularizó gracias a la película titulada La princesa Mononoke, de Estudio Ghibli. Muchos personajes que aparecen en la serie Pokemon están inspirados en estos yōkai.

Los yōkai pueden estar clasificados en distintas categorías, de acuerdo a su aspecto o el rol que interpretan en la mitología japonesa.

  • Animales: Los animales que son considerados como yōkai realmente existen en Japón, pero se les atribuyen cualidades mágicas. Entre ellos figuran el tanuki, el kitsune, hebi (serpiente), mujina (tejón), ōkami (lobo), bakeneko (gato), tsuchigumo y jorōgumo (arañas) e inugami (lobo).

  • Oni: Los oni son ogros que viven en las montañas, caracterizados por tener la piel roja, azul, negra o café. Tienen además cuernos en la cabeza y colmillos en la boca. Visten con taparrabos de piel de tigre y cargan con un kanabo (arma similar a una macana) o una espada gigante. Normalmente se asocia a ellos con la maldad, y que son habitantes del noreste del archipiélago japonés.

  • Tengu: Son una especie demonios capaces de volar, considerados al principio como malévolos enemigos del budismo, pero con el paso del tiempo fueron considerados defensores del dharma, la ley natural en el budismo.

  • Tsukumogami: Esta clasificación es totalmente distinta a las anteriores, pues aquí entran objetos que han cumplido 100 años de antigüedad. Según la creencia, estos objetos adquieren vida  propia y consciencia de su existencia. Sandalias, instrumentos musicales, linternas, sombrillas, o teteras son algunos tsukumogami.

  • Transformaciones humanas: Seres que antes eran humanos y que tuvieron una transformación horrenda después de pasar por un estado emocional. Por ejemplo, mujeres muy celosas se transforman en oni. Aquí figuran criaturas como mujeres con el cuello extremadamente largo, mujeres sin rostro, personas que tuvieron una muerte violenta o personas que al morir tenían un resentimiento.

FUENTE: http://conoce-japon.com/
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s