Scrooge, el Grinch y por qué algunos odian la Navidad

Los regalos, Santa Claus, el arbolito, las posadas, la convivencia, el espíritu navideño… ¿por qué a algunos nos caen tan mal?

Gran parte del espíritu y las ideas que asociamos con la llegada de la Navidad se originó a mediados del siglo XIX, cuando un escritor inglés publicó una novela que, en origen, pretendía ser una denuncia casi panfletaria sobre las paupérrimas condiciones en las que vivían miles de niños en los barrios bajos londinenses, debido a la explotación que trajo consigo la Revolución Industrial; con el paso del tiempo, la carga social de la novela se diluyó y sólo permaneció una historia con moraleja acerca del amor fraternal y la generosidad navideña como salvadores del alma. Por supuesto, nos referimos a Canción de Navidad —A Christmas Carol—, que fue publicada en Londres en diciembre de 1843.

El propio Charles Dickens —que así se llamaba el autor de la célebre historia de los fantasmas de las Navidades pasada, presente y futura— había sido víctima de la explotación del trabajo infantil: su padre, John Dickens, fue encarcelado en la prisión de Marshalsea por una deuda de 40 libras y 10 chelines con un panadero, y las leyes inglesas de entonces disponían que, junto con el padre, la familia entera debía ser encarcelada también, de modo que el joven Charles —a la sazón, de sólo 12 años— fue obligado a dejar la escuela y a trabajar en una fábrica de grasa para zapatos.

Esta experiencia traumática marcó, hasta cierto punto, el trabajo literario de Dickens: por un lado, generó en él un odio profundo hacia su padre y lo orilló a convivir con los hijos salvajes e iletrados de las clases más bajas de Inglaterra —los Dickens eran una familia de clase media y Charles, un lector voraz—, pero por otro lado, le abrió los ojos a la realidad que vivían día con día los niños trabajadores de las clases obreras más pobres de Londres. Fue tras una visita a la ciudad de Manchester que Dickens —el hijo, desde luego— decidió escribir, no un ensayo político panfletario, sino una historia profundamente emocional acerca de la Navidad que llegara a un público amplio y denunciara la pobreza y explotación en que vivían miles de niños a principios de la Era Victoriana.

La novela se publicó y se convirtió en un clásico. Aunque, obviamente, la gente olvidó toda esa denuncia y se quedó sólo con la historia de un anciano avaro, misántropo, antisocial y de carácter agrio llamado Ebenezer Scrooge, que odiaba profundamente la Navidad. Su frase recurrente “¡Bah, pamplinas!” —en inglés, “Bah, humbug!”—y su apellido se han convertido en un símbolo de todas las personas que comparten los mismos rasgos de personalidad, y lo anterior se reforzó cuando el caricaturista estadounidense Carl Barks creó el personaje de Scrooge McDuck —Rico MacPato, en español—, el millonario y avaro tío del Pato Donald, que es casi o más famoso —e igual de amargado— que el Scrooge original.

Pero, a estas alturas del siglo XXI, ya casi nadie le dice a los amargados antinavideños como yo: “Eres un Scrooge”. Para bien o para mal, ese rol lo ha heredado otro personaje entrañable: el Grinch, creado por otro caricaturista estadounidense, éste autoproclamado el Dr. Seuss. Él mismo refiere que “a la mañana siguiente de la Navidad de 1956, se miró al espejo y se dio cuenta de que él mismo tenía una expresión grinchesca: se había convertido en el Grinch”, y ahí nomás dio con la idea de este personaje verde que, al tener un corazón minúsculo, no entiende por qué los Who hacen tanta alharaca con esa fecha llamada Navidad. Y fue gracias a la versión cinematográfica protagonizada por Jim Carrey —Dr Seuss’ How the Grinch Stole Christmas (2000)— que en este 2015 gente como yo, más o menos por estas fechas, sea recibida con saludos como:

“Hola, grinch. ¿Por qué odias tanto la Navidad?…”

Y ese es el asunto: ¿por qué Scrooge y el Grinch, y la gente que es como ellos —o como nosotros, no sé si deba decirlo— odian tanto la Navidad?

En el caso de Scrooge, le molestaba tener que dejar de ganar dinero por verse obligado a darle el día a sus empleados, y le enfurecía el que tener que gastar su fortuna en regalos, banquetes y donaciones para la gente pobre, y tienen que aparecer ante él tres fantasmas para que recapacite y, a la mañana siguiente, honre y celebre la mañana de Navidad. Por su lado, al Grinch le molestaba la algarabía —es decir, el bullicio; no me malinterprete— y las felices fiestas en Whoville, de modo que se disfraza de Santa Claus y les roba los regalos para que dejen de fregar, pero para su sorpresa los Who siguen celebrando. Ambos, el viejo cascarrabias y la verdosa criatura, comprenden que el verdadero espíritu de la Navidad no está en lo material sino en el amor y la convivencia familiar y comunitaria.

FUENTE: http://www.excelsior.com.mx/

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s