El Caporal y el Diablo (Leyenda de Aguascalientes)

.

El Marqués de Guadalupe vivió en Aguascalientes en el siglo XVII. Era un hombre muy rico, de fuerte carácter pero bondadoso con los empleados de la hacienda en que vivía. Uno de sus ranchos lo administraba un caporal llamado Resendes, al que apodaban el Caporal Ardilla por su agilidad en los caballos. Resendes era cumplido, pero también muy pachanguero y mujeriego; y como era espléndido con el dinero las mujeres se lo disputaban. Como gastaba tanto dinero en sus diversiones los habitantes de la Villa de Nuestra Señora de la Asunción de las Aguas Calientes afirmaban que tenía pacto con el Diablo, lo cual era verdad.

A cambio de los dineros que recibía, Resendes entregaría su alma a Satanás el día 24 de diciembre de 1870. Mientras tanto el muchacho aprovechaba la vida. Pero todo llega, y el plazo se cumplió. Un día antes, Resendes lloraba de miedo y se arrepentía de haber realizado tal pacto satánico. Cuando el caporal se enfrentó al Diablo le pidió un aplazamiento. Satanás aceptó, pero alegó que debía cumplir con el Marqués de Guadalupe y levantar una barda alrededor de todas sus tierras; le dijo que si para cuando cantaran los gallos no había terminado de construir la barda, quedaba libre del compromiso y no se lo llevaría al Infierno, pero que si terminaba antes el alma se iría con él al Infierno. Resendes aceptó, en seguida tomó un gallo que escondió bajo el brazo. Pasadas unas horas, el caporal apretó al gallo que empezó a cantar, al oírlo, los otros gallos de la hacienda lo imitaron.

Por supuesto que el Diablo no había acabado de levantar la barda; muy enojado se vio derrotado y se alejó, refunfuñando, hacia los infiernos, lamentando el alma que había perdido, nunca se percató del engaño. Arrepentido de su vida anterior de disipación y farra, Resendes le confesó al Marqués lo disoluto que había sido y su terrible pacto con el Diablo. El Marqués muy espantado por la confesión, acudió a ver la barda para comprobar que lo que decía su caporal era verdad. Al verla se convenció, pero como era muy bueno, lo perdonó. Resendes cambio de vida, se volvió serio, dejó las parrandas y vivió muy feliz por haberse librado de perder su alma con el poderoso Lucifer.

Fuente: http://www.mitos-mexicanos.com/

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s