Chaneques ¿Monstruos mexicanos?

El miedo es algo que siempre ha acompañado a los seres humanos desde sus orígenes. Antes de que Bram Stroker escribiera su famosa novela de terror “Drácula”, el mito de los vampiros chupadores de sangre ya estaba bastante extendido por toda Europa.

Pero… ¿qué es el miedo? En sí, podríamos definirlo como la angustia que todos los seres humanos sentimos ante un peligro real… o imaginario. De hecho, la mayor parte de las veces sentimos miedo cuando nos enfrentamos a algo desconocido.

Es cierto que en la actualidad el cine y la televisión nos han dado muchos monstruos que producen miedo. Pero definitivamente los antiguos mexicanos no necesitaron de ellos para crear leyendas tenebrosas y escalofriantes.

Por ejemplo, los aztecas o mexicas creían en una aterradora criatura llamada cuitlapanton que solía aparecer durante la noche, con cabellos largos hasta la cintura y caminando como pato. Si alguien trataba de atraparla, la cuitlapanton se escabullía, desaparecía y volvía a aparecer en un lugar distinto, burlándose de su perseguidor. Se creía que esta ilusión era provoca por Tezcatlipoca (un antiguo dios cuyo nombre significa “Espejo humeante”).

Algunos hechiceros y brujos de la época prehispánica eran conocidos como nauallis (hoy conocidos como “nahuales”) y se pensaba que de noche espantaban a los hombres y chupaban a los niños. Algunos de estos nauallis tenían un pacto con ciertos dioses perversos que les permitía transformarse en diversos animales. Como puedes ver, esta leyenda se parece mucho a la de los hombres-lobo.

Los cazadores mexicas creían en una fiera salvaje muy peculiar: un tigre de pecho blanco y piel manchada que no huía ante las personas, sino que se sentaba mirándolas fijamente y comenzaba a hipar. Este hipo podía llenar de temor a cualquier ser humano o animal, e incluso era capaz de hacerlos desmayar. Los cazadores sólo podían arrojarle cuatro flechas; si fallaban, la fiera se les abalanzaba de un solo salto y se los merendaba.

Aunque no era un monstruo, el cóyotl (o coyote) te podía dar muchos buenos sustos. Cuentan las creencias antiguas que, si se te ocurría robar la presa que un coyote había cazado, éste podía seguirte sin que te dieras cuenta para vengarse matando a todas tus gallinas. Si no tenías gallinas, el coyote te acechaba en algún camino, ya fuera de noche o de día, y cuando menos te lo esperabas, te salía de frente ladrando para espantarte.

Sin embargo, el coyote también podía ser agradecido. Si alguna vez ayudabas a uno, éste te seguía hasta tu casa y te consentía llevándote una gallina muerta de vez en cuando. Se dice que Tezcatlipoca solía adoptar la forma de un coyote para presentarse ante los viajeros y advertirles de algún peligro que les aguardaba en el camino, como la presencia de ladrones.

También se creía que ciertas regiones eran habitadas por los ohuican chaneque o chaneques (“los dueños de los lugares peligrosos”), seres que cuidaban los manantiales, los ríos, los árboles y los animales silvestres. Estos duendecillos podían atacar a los intrusos provocándoles un susto tan grande que podía sacarles el alma, la cual encerraban en la profundidad de la tierra. Si la víctima no la recuperaba por medio de un ritual específico, enfermaba y moría al poco tiempo.

Los Chaneques son dioses menores de la mitología mexicana, habitan en los bosques y selvas, cuidan de la naturaleza, animales silvestres, manantiales y árboles.  Se dice que asustan a la gente que invade sus territorios y son capaces de hacer perder su “tonalli“.

A los Chaneques, se les suele describir como personitas que miden 1 metro 20 aproximadamente, con los pies al revés, con cuerpo deforme y con una cola, otra de las características más resaltantes es la ausencia de la oreja izquierda. Pero no siempre son descritos de la misma manera, a veces son descritos con cara de niño y piel color de chocolate y los asemejan mucho a los niños.

Los chaneques son de naturaleza traviesa, juegan con las cosas, y molestan a los animales de corral, suelen robarse una que otro objeto. También se dice que pueden ser muy peligrosos, ya que con solo tocar el rostro a un ser humano lo puede enfermar. También existe la leyenda de que se llevan a los niños para convertirlos en sus sirvientes.

En las leyendas actuales, los chaneques son identificados como niños con cara de viejos que hacen que las personas se extravíen durante tres o siete días, tras los cuales las víctimas no pueden recordar nada… aunque se piensa que las conducen a su hogar en el inframundo, cuya entrada es una ceiba seca.

Fuente: http://www.mitos-mexicanos.com/

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s