La leyenda de la momia que sigue con los ojos abiertos (Guanajuato).

Cuentan que hubo un fraile que vestía tosco sayal y calzaba humildes sandalias allá en los tiempos en que los religiosos cumplían más severamente con las obligaciones de su ministerio.

Además, se afirma que vivía una vida llena de austeridad y sacrificio, al grado de que usaba constantemente bajo sus ropas un cilicio alrededor de la cintura.

Este sacerdote, por sus virtudes, fue muy querido, pues gustaba de consolar a los pobres y fortalecer a los débiles, de modo que su caridad se hizo proverbial entre toda la gente que lo trataba, hasta de aquellos que gozaban de toda clase de comodidades.

Dicen, pues, que una vez al cruzar por la Plaza del Baratillo, tropezó con un sujeto que gozaba fama de incrédulo, quien le dio un empellón, al momento que lanzaba esta expresión al venerable anciano:-“Apuesto a que el Padre don(fulano), no se atreve a tomar una copa conmigo”.

El ministro, con toda humildad contestó:-“Gracias, hijo, y que Dios te perdone”- y siguió su camino indiferente.

El sujeto aquél, a pesar de su embriaguez, pudo darse cuenta, con profundo asombro, que el sacerdote no tocaba con los pies el suelo, y que más bien se deslizaba a cierta altura del pavimento.

De momento lo atribuyó a la confusión de la bebida, pero viéndolo con más atención y fijeza, comprobó que más que una persona física era como una sombra, y su espanto cundió de pronto.

Pasó sin embargo esta impresión, y algunos días más tarde el personaje de este relato, siendo minero, sufrió un accidente en su trabajo, junto con otros compañeros.

Sintiéndose morir, se acobardó hasta el grado de implorar que le llevaran un padre porque iba a morir. Así lo hicieron los compañeros, y poco después ahí estaba a su lado el sacerdote.

-“Padre -le dijo con voz entrecortada y débil-, acúsome de haber faltado una vez a un sacerdote y de haberme burlado de él”. _”Sí, -contestó el fraile-, ese soy yo”.

El moribundo se estremeció de terror, y con los ojos desorbitados, viendo fijamente al religioso, exhaló el último suspiro.

Cuentan que entre las momias que hay en el panteón, está la que pertenece a aquél minero y que conserva la expresión de horror en su cara, con los ojos desmesuradamente abiertos, pues aseguran que nadie pudo cerrárselos después de su muerte.

Fuente: Leyendas urbanas de Terror

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s