Misteriosas e inexplicables desapariciones. (Parte 2).

Continuamos con esta segunda parte de las misteriosas e inexplicables desapariciones en el mundo.

11. El enigma del yate fantasma

El Kaz II partió del puerto de Airlie Beach el 15 de Abril del 2.007 con destino a Townsville como primera etapa de un viaje que bordearía la costa norte de Australia occidental durante las siguientes seis semanas. La tripulación la formaban Derek Batten de 56 años y los hermanos Peter y James Tunstead de 69 y 63 años respectivamente.

La primera indicación de que algo andaba mal ocurrió el día 18 de abril cuando un helicóptero descubrió al Kaz II navegando a la deriva y sin señales de la tripulación. Dos días más tarde los guardacostas australianos consiguieron avistar el yate y se acercaron para abordarlo, y entonces pudieron comprobar que se encontraba abandonado.

La primera inspección del interior del catamarán puso de manifiesto que todo estaba en perfecto estado. El motor de la embarcación seguia funcionando en punto muerto, los sistemas eléctricos y de emergencias, la emisora de radio y el sistema GPS eran plenamente funcionales, un ordenador portátil se encontraba encendido como si se hubiera sido utilizado momentos antes, la comida y cubiertos estaban dispuestos y colocados sobre la mesa y había ropa colgada de una cuerda enla cubierta, que alguien había puesto a secar . También se pudo comprobar que los chalecos salvavidas continuaban guardados en su lugar, y unas gafas de alguno de los tripulantes descansaban al lado de un portafolios encima de una de las literas.

El mismo día 20 de abril el yate fue remolcado hasta el puerto de Townsville para realizarle un examen a fondo y buscar pruebas que demostrarán un posible delito cometido por piratas o terceras personas. En el interior del yate encontraron un arma de fuego y numerosa munición, y también una grabación de video que mostraba imágenes de los tripulantes durante su viaje. Esta grabación, fechada el 15 de abril, sirvió para conocer los últimos días de travesía de los tripulantes. Por ella se sabe que James Tunstead era la persona que se encontraba grabando en aquellos momentos, mientras que su hermano Peter estaba pescando en la popa y Derek Batten se encontraba en la proa. La cámara efectúa un barrido de 360º grados mostrando las islas que se encontraban alrededor, lo que sirvió a las autoridades para tratar de ubicar la posición del catamarán. Los investigadores también pudieron comprobar que en aquél momento el mar se encontraba encrespado y ninguno de los tres hombres portaba el chaleco salvavidas.

Inmediatamente comenzó la búsqueda de los tres hombres desaparecidos en la que participaron dos helicópteros de rescate, nueve aviones y dos buques, además de voluntarios de la marina y una aeronave dotada con tecnología capaz de buscar supervivientes en el mar durante la noche, en momentos de oscuridad o mar embravecido. Todos los esfuerzos resultaron infructuosos y la búsqueda se prolongó hasta el día 25 de abril, fecha en la que debido a la falta de resultados y a la poca probabilidad de que los tripulantes fueran encontrados con vida, la fue cancelada definitivamente.

En base a todas las declaraciones las autoridades concluyeron que la misteriosa desaparición de los tres hombres se había producido por un fatal accidente. La hipótesis era que alguno de los tres tripulantes había caído accidentalmente al mar. En un desesperado intento por salvarle sus dos amigos también se habrían lanzado en su rescate mientras el yate se alejaba de ellos. El cansancio, la falta de fuerzas y quizás el estado del mar provocó que estos murieran ahogados. Sin embargo es extraño que no se recuperará alguno de los cuerpos.

Lo cierto es que desde la última comunicación de radio emitida el 15 de abril no se sabe verdaderamente lo que les ocurrió a los tres tripulantes del Kaz II convirtiendo este suceso en uno de los más enigmáticos de los últmos tiempos.

12. El misterio de Amelia Earhart

Cuentan que Amelia Earhart, nacida en Kansas el 24 de julio de 1897, vio un avión por primera vez cuando tenía 10 años. Fue años más tarde, En 1920, cuando visitó una exhibición aérea y se quedó fascinada con lo que allí pudo ver y sentir. Desde ese día ya no pudo pensar más que en volar…

En 1921 comenzó a dar clases de vuelo y antes de que finalizara el año ya se había comprado un avión para ella sola. Con este aparato estableció su primer récord: fue la primera mujer que subió hasta los 14.000 pies de altitud.

Pero lo más emocionante llegó en Abril de 1928, cuando le propusieron cruzar el Atlántico como parte de un gran proyecto.No se lo pensó dos veces y aceptó. Desde entonces Amelia ya no se dedicó sino a volar…

En 1931 surge la idea de que Amelia cruce de nuevo el Atlántico, pero esta vez en solitario. Fué en 1935,el día 11 de enero, cuando logró cruzar en solitario otro océano, el Pacífico, volando desde Honolulu hasta Oakland, en California. Poco después volaría desde la México capital hasta Newark, en Nueva Jersey. Su popularidad y la admiración que despertaba era ya inmensa.

En 1937 se propuso llegar más allá; se propuso ser la primera mujer que diera la vuelta al mundo en su avión. Y así comenzó su última aventura conocida… El 1 junio, y junto a su asistente en vuelo Fred Noonan, partió desde Miami. El 29 de junio ya estaban en Lae, Nueva Guinea, y el próximo destino era la casi diminuta isla Howland, situada al sureste de Honolulú. La dificultad estribaba ahora en no perderse, en seguir el camino correcto hacia esta isla para poder repostar. Amelia estaba en contacto continuo con los guardacostas, diversos buques de los EEUU se habían situado en alta mar para indicar la ruta a seguir, pero las condiciones meteorológicas no parecían acompañar.

Aún así partieron. El día 2 de julio despegaron hacia la isla Howland. En principio la comunicación con el guardacostas americano Itasca sí que se produce pero luego algo falla y se interrumpe. El último mensaje que se escucha de ella es que el combustible se está agotando, que no localizan las referencias a seguir y que van volando a sólo 1000 pies de altitud. Después ya no hubo sino silencio.

Una macrooperación de rescate se puso en marcha inmediatamente, pero todo fue en vano. Amelia Earhart, su compañero y su avión se perdieron sin dejar rastro alguno. El 19 de julio se canceló definitivamente la búsqueda, muy al pesar de todos aquellos que participaron en ella y de los miles de admiradores de la gran heroína.

Al año siguiente se construyó en la isla Howland un faro dedicado a Amelia Earhart y, aún hoy en día, son muchos los apasionados aventureros que recorren tierra y mar buscando algún indicio que les ayude a encontrar los restos del aparato caído y a entender qué fue lo que pasó.

Entre las teorías que han surgido durante estos años se encuentra la de que el Itasca no hizo bien su trabajo y Amelia perdió el rumbo, o la de que aterrizó en alguna isla deshabitada de la que ya no supo como salir por falta de combustible, o incluso la de que los japoneses la “secuestraron” en el aire y la condujeron hasta Saipan, donde después la encarcelaron. También hay quien asegura que volvió a los EEUU de incógnito para poder vivir así en el más absoluto de los anonimatos.

13. El misterio del Fausto

El 20 de julio de 1968, el barco Fausto arribó al embarcadero de las Puntas, para descargar plataneras destinados a su siembra. El día 21 sobre las 2 de la madrugada, el Fausto se hizo otra vez a la mar para llegar a su base en el Puerto de Tazacorte, donde debería haber llegado en condiciones normales 7 horas después.

A bordo viajaban 4 personas: el patrón que era Ramón Concepción Hernandez(48 años), Eliberto, que era hermano suyo(de 41 años), Miguel Acosta Hernandez(de 44 años) y el mecánico que era Julio García Pino.

El barco, que empezó a retrasarse, alertó a los familiares y amigos de estos, así como al dueño del barco, Rafael Costa Arroyo. No dudaron en llamar a la Ayudantía Militar de Marina de Santa Cruz de La Palma.

Tras varios días de búsqueda, el día 25 por fin se recibe un aviso de que otro barco llamado Duquesa los localizó a medianoche y dijo que se encontraban sin problemas y que tras suministrarle agua, víveres y decirles por que dirección tenían que ir para volver a casa se fueron. Dijeron además que el Fausto llegaría a su destino esa misma tarde.

Muchos vecinos se reunieron para recibir al Fausto, pero sin embargo, pasaban las horas y el Fausto no llegaba.

Al ver que seguía sin aparecer, decidieron volver a mandar aviones y barcos de reconocimiento, pero pasaban los días y no se encontraba ni rastro de el. Un velo de preocupación y de sensación de tragedia se cernió sobre todos los vecinos de La Palma.

Transcurridos 17 días después de haberse proclamado la desaparición del barco, se da por perdido y se detienen todas las investigaciones.

Cada vez eran mas frecuentes los rumores expuestos por varios periódicos de que las personas que iban en ese barco se habían escapado a Venezuela para tener una vida mejor. Sin embargo, esa teoría se desbancó rápidamente al recibir un periódico llamado El Día un telegrama enviado por el hermano de Julio García Pino que decía que Venezuela se había enterado de la desaparición del Fausto y se unía a su búsqueda.

Tras muchos días de búsqueda, por fin el día 11 de octubre la prensa tinerfeña sorprendió a sus lectores con una noticia con respecto a la búsqueda del Fausto. Al parecer, el día 9 de octubre el carguero italiano Anna di Maio lo había encontrado a la deriva a 1200 millas de La Palma y con un cadáver en avanzado estado de descomposición.

El capitán del Anna di Maio decidió remolcar el Fausto hasta Puerto Cabello, su primera escala en el viaje que hacía desde el Mediterráneo al Pacífico. Pero el 14 de octubre se recibió un nuevo telegrama, enviado por el capitán del Anna(Bruno di Magio), a través de Radio Roma, en el que decía que volvieron a perder el Fausto debido a que se fue a pique su barco. Al llegar a Puerto Cabello Bruno contó que el barco parecía un barco fantasma a la deriva. En el cuarto del motor se encontró el cadáver, que no llevaba identificación alguna, pero debido a las cartas que dejó a su mujer antes de morir se supuso que era Julio García Pino. Los hermanos de Julio, (Antonio, Juan y Pedro) llegaron a Puerto Cabello con la esperanza de poder sepultar los restos de su hermano.

Este caso, es uno de los que más incógnitas ha suscitado en la gente, ya que no se supo más del barco, ni de sus tripulantes, ni de nada relacionado con ellos.

14. El misterio del Triángulo de Bennington

Cerca del monte Glastonbury, en Vermont, se encuentra el Triángulo de Bennington, una enigmática zona boscosa donde se pierde el rastro de las personas que un día desaparecieron y de las que nunca más se supo. La mayoria de estas desapariciones se produjeron sin que los cuerpos de seguridad pudieran encontrar una sola pista para averiguar que les había ocurrido. Las víctimas eran personas de diferntes edades y de ambos sexos y todas ellas se esfumaron en un plazo de cinco años que lleva del 1.945 a 1.950. Todas las desapariciones ocurrieron en el último trimestre del año, entre los meses de octubre, noviembre y diciembre, pero aparte de esto poco más se pudo saber para conocer la naturaleza de estos hechos.

La primera desaparación ocurrida en el Triángulo de Bennington se remonta a 1.945, un hombre llamado Henry MacDovell, evadido de un manicomio en el que estaba recluido por ser el autor de la muerte de otro hombre desapareció sin dejar rastro en ese lugar. Aunque no resulta extraño que un prófugo de la justicia “desaparezca” sin dejar rastro, este suceso es ha menudo citado como las primera de las extrañas desapariciones del Triángulo de Bennin

El 12 de Noviembre de ese año un hombre llamado Middie Rivers que trabajaba como guía de montaña desapareció misteriosamente ante los ojos del grupo de turistas a los que acompañaba de regreso al campamento. Él caminaba delante del grupo de personas por una zona que conocía sobradamente cerca de la carretera de Long Trail y simplemente desapareció, nunca más fue visto ni se encontraron restos o pistas que dieran respuesta a este inquietante suceso a pesar de las batidas que la policía y voluntarios realizaron durante días.

Un año màs tarde, concretamente el día 01 de diciembre de 1.946 una estudiante de dieciocho años de edad de nombre Paula Welden se adentró en los bosques de la zona con la intención de hacer senderismo de montaña. Esto es lo último que se supe de ella. Jamás salió de esos bosques y las pesquisas iniciadas por la policía no dieron tampoco esta vez ningún resultado.

También se reportan rumores de que en el año 1.949 tres cazadores desaparecieron en el Triángulo de Bennington durante una jornada de caza, aunque no se ha podido investigar si esto es verdadero o simplemente una habladuría.

Sin embargo si se sabe que el día 1 de diciembre de ese año un hombre llamado James E. Tetford protagonizó lo que parece ser la desaparición más enigmática ocurrida en el Triángulo de Bennington. El señor Tetdford desapareció mientras se encontraba en el interior de un autobús en movimiento. Los demás pasajeros testificaron que lo vieron en el autobús, pero para cuando éste llegó a su última parada en Bennington James Tetford había desaparecido.

El doce de octubre del año siguiente Paul Jepson, un niño de ocho años, desapareció de la vista de su madre mientras ésta se encontraba realizando algunas tareas domésticas.

La última extraña desaparición de la que se tiene constancia en el Triángulo de Bennington es la de una mujer llamada Frieda Langer. El 28 de Octubre de 1.950 Frieda fue de excursión con su primo. En un momento de la caminata, Frieda tropezó y cayó en un lugar que estaba anegado de agúa. Frieda decidió volver al campamento para cambiarse de ropa y su primo se quedó en aquel lugar esperando que regresara. Frieda nunca llegó de vuelta al campamento.

Existen varias teorías sobre la naturaleza de las desapariciones del Triángulo de Bennington pero todas ellas siguen siendo bastante endebles y no logran explicar por sí mismas todas las desapariciones. La primera teoría menciona la posibilidad que durante aquel periodo hubiera un asesino en serie por aquella zona. Si bien esto es totalmente posible, la diferencia de sexo y edad entre las víctimas y la ausencia total de pistas o evidencias en todos los casos, parecen echar por tierra esta tesis. No es muy habitual encontrar un asesino que actua tan indiscriminadamente al escoger a sus víctimas.

Otra teoría sostiene que las desapariciones se debían a desgraciados accidentes de montaña. Las fechas en que ocurrieron todas las desapariciones entre las estaciones de otoño e invierno son las propicias para que el suelo del bosque aparezca cubierto de una gruesa capa de hojarasca que oculte pozos o agujeros donde habrían caído inadvertidamente las víctimas. Sin embargo esto no explica los casos de Frieda Langer y James Tetdford. Además, en las búsquedas que se organizaron tampoco se encontraron pozos o simas que pudieran explicar esta teoría.

15. Misteriosas desapariciones en cruceros

La Asociación Internacional de Víctimas de Cruceros posee en sus listas desde 1995 la nada desdeñable cifra de 165 personas desaparecidas sin dejar el más mínimo rastro. Se trata de sucesos inexplicables donde personas desaparecen de un crucero sin pistas de su paradero, sin sospechosos, sin ningún atisbo de rastro por donde buscar.

Las compañías de los cruceros pagan exorbitantes millonadas a los familiares de los desaparecidos con tal de que las noticias no trasciendan más de lo debido y así perder los mínimos clientes posibles. Ni las compañías mismas saben como explicar dichos sucesos.

Este es uno de los misteriosos casos:

Rebecca Coriam: Trabajaba en Disney Wonder cruceros. Fue vista por un compañero el cual intercambió algunas palabras [no parecía haber síntomas de comportamientos extraños] y fue grabada por última vez paseando por los pasillos del barco. Aquella noche se fue a su camarote y ya nunca más se supo de ella. La policía no encontró sus tarjetas de crédito.

“Todo apuntaría a que Becky se suicidó”, cuenta su tío, John Jennings., “pero no hay nada que indique que estuviera deprimida. Es verdad que parece que se había peleado con alguien, pero podría haber sido por cualquier cosa; acababa de comprar unos billetes para ir a Disneyland Paris con su familia después del crucero; sería una sorpresa. Eso no lo hace alguien que quiera suicidarse. Y la policía no encontró indicios de rapto”.

16. TC-48: En busca del avión perdido

El 3 de noviembre de 1965 desaparece en la selva de Talamanca, en Costa Rica, el avion argentino TC-48 con 68 personas a bordo entre cadetes, oficiales y suboficiales de la Fuerza Aerea Argentina. Nunca se los encontró, y el misterio se convirtió en leyenda en Costa Rica. Sin embargo en Argentina, la posición oficial fue olvidar. A 48 años desde este enigma, se ha vuelto a rastrear la zona sin que se haya encontrado nada, se habla de saqueos, pero aun sigue siendo un misterio.

17. La nube que se “llevo” a 267 soldados.

La Batalla de Gallipoli o Batalla de los Dardanelos, tuvo lugar en la península turca de Gallipoli en 1915 durante la 1º guerra mundial y en este episodio de la guerra ocurrió una de las desapariciones masivas (267 soldados) más famosas y enigmáticas de la historia.

Entre marzo y agosto de 1915 las tropas aliadas tratan de conquistar la península de Gallipoli, Turquía. El 21 de agosto, al sur de la bahía de Suyla, 22 soldados neozelandeses pertenecientes al cuerpo de ingenieros observan desde una posición elevada cómo tropas del Comando Unido de Australia y Nueva Zelanda (CUANZ) intentan tomar la cota 60.

A media mañana ven una densa nube de forma singular descender hasta cubrir el lecho seco de un río cercano a esa cota. Aparece entonces un batallón inglés, que sube por el lecho del río para ir a apoyar a la CUANZ.

Tres de los soldados neocelandés relatarán este incidente 50 años después, durante una reunión conmemorativa de la CUANZ. Documentos de la época corroboran que un batallón del regimiento Norfolk, el quinto, desapareció en Gallípoli durante un ataque, pero demuestran también que los tres testigos, tal vez por el tiempo transcurrido desde entonces, cometieron bastantes imprecisiones en su narración. Para empezar, ellos hablaban de un regimiento entero, no de un batallón; el hecho tuvo lugar el 12 de agosto, no el 21, y sucedió a 5 km del lugar que pensaban.

267 soldados británicos continúan su marcha, entrando en la nube. Pero no saldrán de ella nunca más. Nada más desaparecer el último de los ingleses en su interior, la nube se eleva suavemente para alejarse flotando poco a poco, en dirección contraria a la del viento

Tres de los soldados neocelandés relatarán este incidente 50 años después, durante una reunión conmemorativa de la CUANZ. Documentos de la época corroboran que un batallón del regimiento Norfolk, el quinto, desapareció en Gallípoli durante un ataque, pero demuestran también que los tres testigos, tal vez por el tiempo transcurrido desde entonces, cometieron bastantes imprecisiones en su narración. Para empezar, ellos hablaban de un regimiento entero, no de un batallón; el hecho tuvo lugar el 12 de agosto, no el 21, y sucedió a 5 km del lugar que pensaban.

Por otro lado, cabe decir que aunque el 5º de Norfolk figura como desaparecido, en 1919 se recuperaron 122 de sus cadáveres, y la ausencia de los otros 145 tal vez se explicaría por un fenómeno de putrefacción acelerada. Todo esto lleva a dudar del testimonio de los tres ingenieros neozelandeses, a quienes pudo haber confundido un efecto óptico, o cuyos recuerdos pudieron verse distorsionados por el paso de los años y la sugestión mutua.

No obstante a día de hoy existen supuestas hipótesis que intentan descubrir porque el 5ª batallón del Regimiento Real de Norfolk, compuesto por 267 hombres, se desvaneció al atravesar una extraña nube., incluso esta más que presente el tema de la abducción.

18. El faro fantasma de Great Isaac Cay

Las islas Bimini están en la zona de influencia del Triángulo de las Bermudas.Great Isaac Cay es una pequeña isla en el extremo norte del archipiélago de Bimini, en las Bahamas, un grupo de pequeñas islas apenas a 80 kilómetros al este de Miami, Florida, en clara zona de influencia del famoso Triángulo de las Bermudas.

La construcción más notoria en la islita es un faro de torre redonda de hierro fundido con linterna y galería pintada de blanco, que se levanta a 46 metros de altura y fue construido en la década de 1850. Dicho faro fue instalado allí para proteger a los barcos que recorrían las cercanías, dado que se consideraba una zona peligrosa y ya contaba con varios naufragios.

Durante más de un siglo existe la leyenda de que los fareros desaparecían sin dejar rastro, Estas leyendas no espantaron a los fareros, que por décadas cumplieron su tarea a rajatabla. Pero en cierto momento, se verificó un hecho que dejó atrás todos los cuentos de fantasmas: como siempre, la realidad superó a la ficción.

Luego de recibir varios informes sobre luces erráticas en la zona de la isla, los guardacostas intentaron comunicarse sin éxito con la dotación del faro (compuesta por dos hombres).

En vista de ello, enviaron un buque a investigar, que llegó a la isla el 4 de agosto de 1969.

Lo que encontraron al llegar dejó mudos a los guardacostas: la dotación del faro había desaparecido sin dejar rastro. Tanto ropas como pertenencias y alimentos se hallaban en su sitio, pero no había señal alguna de los dos hombres ni pista de lo que pudo haberles sucedido.

Aunque puede que no sea tal misterio, si bien es cierto que el 4 de agosto 1969 los guardacostas encontraron la isla desierta. Cuando uno mira la lista de huracanes de 1969, el huracán Anna, el primer huracán de 1969, pasó lo suficientemente cerca de la isla Great Isaac Cay para causar una meteorología muy peligrosa para esta isla tan pequeña. Las fechas en que el huracán pasó la región de las Bahamas fueron el 1 y 2 de agosto. Por el 4 de agosto, el huracán se desvió hacia el Océano Atlántico y el clima habría servido para explicar por qué el faro estuvo intermitente esos dos días, durante el huracán. Sea como sea, nunca más hubo operadores en ese faro. Se realizaron los trabajos necesarios para automatizar el funcionamiento del mismo y así continuó en servicio hasta el año 2000.

19. La desaparición del diplomático británico

El Diplomático británico Benjamin Bathurst desapareció instantáneamente en 1809. Bathurst regresaba a Hamburgo con un compañero después de una misión para la corte austríaca. En el camino de vuelta se detuvieron a comer en una posada en la ciudad de Perelberg, al terminar de comer regresaron a su coche de caballos donde el compañero de Bathurst observó cómo el diplomático se acercó a la parte delantera del coche para examinar a los caballos y simplemente desapareció sin dejar rastro.

20. La extraña desaparición de la Fobos 2

La Fobos 2, sonda enviada por la Unión Soviética a Marte para estudiar el planeta y su satélite Fobos, desapareció en septiembre de 1989. Algunas personas, tras la pérdida de la sonda, manifestaron que ésta había transmitido datos que podrían indicar la presencia de una civilización extraterrestre. Sin embargo, la mayor parte de la comunidad científica considera estas especulaciones carentes de fundamento y no ve en los datos de la misión anomalías que sugieran presencia alienígena.

Los defensores de la existencia de anomalías en los datos de la Fobos 2 defienden que Marte es un planeta en el que se han encontrado otras pruebas de presencia alienígena. Según ellos la cara de Marte sería una de esas pruebas, así como las ruinas de una ciudad en la región de Cydonia Mensae.

El hecho de que se haya perdido una gran proporción de sondas hacia Marte es interpretado también como algo anómalo y, para algunos, señal de que algo (terrestre o extraterrestre) está boicoteando el estudio del planeta.

Fobos, satélite natural de Marte y uno de los objetivos principales de la sonda Fobos 2, presenta diversas anomalías que la ciencia no explica de forma convincente:

su órbita es extraña, por debajo del límite de Roche y gira sobre Marte más rápido de lo que el planeta gira sobre sí mismo. Además, su órbita está perturbada por motivos no aclarados.

presenta características superficiales extrañas como cadenas de cráteres y estrías, que carecen de explicación satisfactoria.

El origen del satélite no está bien esclarecido.

Esto llevó a algunos, como el astrofísico soviético I. S. Sklovsky, a especular sobre un origen artificial de Fobos. En una alocución radiofónica en 1959 comentó que “en función de recientes observaciones, hemos de concluir que muy probablemente Fobos y Deimos son satélites artificiales puestos en órbita por una raza desconocida que habitó Marte hace dos o tres mil millones de años”.

Según las personas que defienden que la desaparición de la Fobos 2 fue anómala, ésta lo hizo de forma súbita y justo cuando se disponía a sobrevolar el satélite homónimo.

Los defensores de la hipótesis de la existencia de anomalías sugieren que todos estos hechos podrían estar relacionados con la pérdida de la sonda. Muchas de estas personas alegan que los datos han sido deliberadamente ocultados por la NASA y otras agencias espaciales para negar la existencia de extraterrestres. A este respecto, se acusa a la Unión Soviética de haber ocultado estos hechos hasta que, gracias a la presión internacional (hay que recordar que en la Fobos 2 colaboraban 14 países) se empezaron a difundir los datos.

La Fobos 2 detectó una extraña sombra en la superficie de Marte. Los dos satélites de Marte producen sombras en su superficie, pero ésta es demasiado estirada para tener este origen, especialmente desde el punto de vista de la Fobos 2, que tomó sus últimas imágenes muy cerca de Fobos, por lo que la sombra de éste debería parecer circular. El Dr. Becklake lo describió como “algo que está entre la sonda y Marte, porque podemos ver la superficie marciana detrás” y apuntó que el objeto fue visto tanto por la cámara óptica como por la infrarroja.

La sonda fotografió junto a Fobos un extraño objeto de forma aproximadamente cilíndrica de grandes dimensiones (20 km de largo y 1’5 km de diámetro). Ningún objeto natural puede tener esta forma. Sin embargo, la figura recuerda a muchos OVNIs de forma cilíndrica que, según los partidarios de su procedencia extraterrestre, son naves nodriza.

La fotografía fue divulgada en 1991 por la coronel Marina Popovich, ex cosmonauta soviética (piloto de reserva de la Vostok 6, que fue finalmente tripulada por Valentina Tereshkova), piloto de pruebas (batió 13 records) y, tras su retiro del ejército, reconocida experta en OVNIs. Según ella, la fotografía le fue entregada clandestinamente por Alexei Leonov (cosmonauta de la Vosjod 2 y Apollo-Soyuz) y representa “el primer informe filtrado de una nave nodriza alienígena en el Sistema Solar”. Añade que esta fue aparentemente la causa de la desaparición de la Fobos 2 y sugiere que fue posiblemente un flash de radiación proveniente de ese objeto lo le causó las averías que la hicieron perderse en el espacio.

Los partidarios de la existencia de anomalías en la misión Fobos 2 alegan que este objeto podría ser el causante de la sombra mencionada anteriormente.

Una de las imágenes de la Fobos 2, transmitida a la Tierra sólo dos horas antes de que se perdiera comunicación con la sonda, muestra extraños patrones en la superficie de Marte. Estos patrones, de forma aproximadamente rectangular, recuerdan a algunos el trazado de una ciudad.

FUENTE: http://listas.20minutos.es/

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s