“La carretera de los extraterrestres”, la puerta de entrada a la misteriosa Área 51.

Para aquellos que creen que los extraterrestres nos visitan, pocos lugares en el mundo tienen tanto atractivo como el remoto desierto de Nevada, en Estados Unidos.

En las últimas décadas, ahí se han producido numerosos avistamientos de objetos voladores no identificados (OVNIS).

Para muchos, las supuestas naves espaciales no son más que aviones que despegan y aterrizan en una enorme base militar situada en esta vasta y desolada región.

Pero esa explicación no convence a todo el mundo.

Y las historias de aquellos que aseguran haber tenido encuentros con alienígenas llevan años cautivando la imaginación del público, convirtiendo a este lugar del oeste de EE.UU. en uno de los destinos turísticos favoritos de los amantes de lo desconocido.

Con el fin de atraer más visitantes a la zona, en 1996 las autoridades decidieron bautizar a la ruta estatal 375 –que recorre de norte a sur el despoblado condado de Lincoln– como “La carretera de los extraterrestres”.

Paisaje marciano

A “La carretera de los extraterrestres”, se llega por la ruta 93, que atraviesa un paisaje de aspecto marciano.

Se trata de un trayecto en el que apenas uno se cruza con otros automóviles y en el que hay que asegurarse de llevar el tanque lleno, ya que las gasolineras escasean y los teléfonos celulares pronto dejan de tener cobertura.

Al llegar a Crystal Springs la ruta se bifurca y, a la izquierda, un cartel verde que tiene dibujados dos platillos voladores indica el inicio de “La carretera de los extraterrestres”.

A partir de este punto, uno tiene enfrente una vía de dos carriles que parece llevar al infinito, salpicada de letreros que advierten de la presencia de ganado y de “aeronaves que vuelan a poca altitud”, un recordatorio de que nos encontramos en las cercanías de la Base Nellis de la Fuerza Aérea de EE.UU.

El objetivo de la mayoría de los viajeros que se adentran en “La carretera de los extraterrestres” es visitar la pequeña localidad de Rachel, que pese a contar con menos de 50 habitantes es considerada por muchos como la “capital mundial de los ovnis”.

Además de por los numerosos avistamientos que se han producido en las cercanías del pueblo, este título se lo debe al famoso Little A’Le’Inn (pronunciado en inglés como alien), un bar, restaurante y motel que lleva décadas recibiendo a turistas llegados de todas partes.

Junto a un pequeño platillo volador metálico colgado de una grúa, un letrero con un alienígena de enormes ojos da la bienvenida “a los terrícolas”.

Es una de las múltiples referencias a los extraterrestres que pueden verse dentro y fuera del local, que además de servir comida y bebida cuenta con una tienda de souvenirs.

Un pequeño monumento situado en el exterior del restaurante recuerda que este fue el lugar elegido por el estudio 20th Century Fox para promocionar en 1996 el estreno de la película “Independence Day”, en la que una civilización llegada del espacio trataba de conquistar la Tierra.

En la parte trasera del local, una serie de caravanas móviles sirven para dar alojamiento a los viajeros que deciden pasar la noche en Rachel, que empezó a ganar fama en 1989, después de que un residente de Las Vegas llamado Bob Lazar asegurara en una entrevista de televisión que había trabajado con naves espaciales alienígenas en la base militar de Nellis.

Al lado del cartel de bienvenida del Little A’Le’Inn hay una estación de medición de radiación, un recordatorio de que nos encontramos a unos pocos kilómetros del lugar en el que a partir de los años 50 el gobierno de EE.UU. realizó cerca de un millar de pruebas nucleares.

Otra de las paradas obligatorias es el llamado Centro de Investigación de Alienígenas, en el extremo sur de la carretera 375, cerca de Crystal Springs.

Pese a lo enigmático de su nombre, se trata tan sólo de una tienda de souvenires, situada en un hangar metálico frente al cual hay una estatua gigante de un extraterrestre.

Ginny Harris es la encargada de este negocio que su padre fundó hace más de una década y que, según explica, recibe la visita de turistas llegados de todo el mundo.

Harris asegura que los vecinos de la zona “han visto cosas extrañas” que no tienen que ver con los aviones militares que surcan los cielos del desierto de Nevada y que a menudo dejan oír explosiones sónicas.

“Muchos encuentros no tienen explicación. Nadie nos ha demostrado que no se trate de extraterrestes”, dice convencida.

FUENTE: http://www.bbc.com/

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s