El Yara-Ma-Yha-Who

El Yara-ma-ya-who es una criatura del folklore australiano; y es descrito como un hombre de color rojo, de aproximadamente 1.20 metros de alto, con una gran cabeza y una boca enorme y desdentada. Las puntas de sus dedos presentan ventosas como las halladas en los tentáculos de un pulpo, y son usados para hacer algo más que sujetarse a las ramas de los árboles; también son su principal fuente de ataque, que consiste en adherirse a su víctima y succionar la sangre de esta con gran facilidad.

Este peculiar y extravagante vampiro australiano habita en las copas de los árboles, donde permanece quieto hasta que un viajero confiado aparezca y decida descansar a la sombra del árbol. Entonces, el Yara-ma-yha-who se deja caer del árbol en forma similar al Drop Bear; sorprendiendo a la víctima y adheriéndose a ella con las ventosas en sus dedos para chuparle la sangre. De la cual deja lo suficiente para que la víctima permanezca con vida, más incapaz de escapar; con el fin de que el vampiro pueda alimentarse de ella posteriormente.

Otro método de ataque consiste en dejarse caer al piso, tirarse de cara y arrastrarse sobre su panza como un lagarto o una serpiente; y engullir a la presa por completo. Una vez habiendo hecho esto, el Yara-ma-yha-who se pone de pie y baila de forma extraña para intentar digerir a su presa. Luego de un rato, el vampiro toma algo de agua y escupe a la víctima, que aún permanece viva. Si el Yara-ma-yha-who falla al completar este extraño ritual, entonces es asesinado por el espíritu del árbol que habita, y transformado en un hongo.

Si una víctima intenta fingir su muerte, el Yara-ma-yha-who la pondrá a prueba. Primero caminará alejándose del cuerpo, y luego girará rápidamente; la picará con un palo o inclusive comenzará a hacerle cosquillas bajo la barbilla y los brazos. Si la víctima logra hacerse el muerto, el Yara-ma-yha-who se retirará a un punto en el cual se sentará y esperará a que la víctima de rastros de vida. Eventualmente, el monstruo tendrá la necesidad de encontrar un árbol o arbusto y dormirse; y es aquí que si la presa sigue con vida y tiene energías, puede intentar correr. Si el Yara-ma-yha-who se despierta y empieza a perseguirlo, para una víctima será fácil dejarlo atrás; ya que la criatura tiene un andar lento y similar al de un ave de corral.

Si la víctima no se escapa del Yara-ma-yha-who luego de ser regurgitada, es devorada completamente una segunda vez. Y esta vez también es vomitada, pero ahora es más corta y su piel un poco rojiza. Si luego de eso es devorada una tercera vez, la presa será más y más pequeña y roja, con piel suave como la de la criatura. Eventualmente, el Yara-ma-yha-who la devorará y vomitará las veces necesarias para convertirla en una criatura igual.

En otras historias, el Yara-ma-yha-who vomita a sus víctimas solo dos veces y se va; pero si el sabor de una le agrada, puede consumirla de forma repetida hasta que logre transformarla en un Yara-ma-yha-who.

El Yara-ma-yha-who fue ideado como un ‘boogie’ para asustar a los niños e impedir que deambulen en el campo, y al igual que el Drop Bear; es una bestia mitológica creada para disuadir a los pequeños y a los viajeros de pararse bajo las ramas de árboles grandes, las cuales pueden llegar a caerse repentinamente.

FUENTE: http://mitosmonstruosyleyendas.blogspot.mx/

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s