Música Clásica Macabra

 

Músicos de todos los tiempos, clásicos, más contemporáneos, rockeros, románticos, poperos y hasta más barrocos han puesto en algunas de sus obras dosis de terror y miedo profundo.

Algunas de éstas son intimistas y personales, otras grandilocuentes y algunas hasta muy divertidas. Te presentamos una selección especial y diferente.

Acordes poderosos, exóticos, melancólicos, otros más irónicos y algunos también festivos pero acompañados de letras profundas.

A continuación la selección de estos temas:

Danza Macabra Op. 40 de Camille Saint-Saëns:

El compositor francés se inspiró en un poema de Henri Cazalis.Doce campanadas. Ya es medianoche en el cementerio. La Muerte sale de su tumba y comienza a tocar el violín para invocar a los diferentes esqueletos a una danza. Todo es tétrico, lúgubre, melancólico. El tintinear de los huesos de los esqueletos al bailar y chocar entre sí aparece con el xilófono, un símil magnífico del genial Saint-Saëns. El oboe es el gallo que marca el inicio del día y con él la apresurada vuelta a las tumbas… y a la calma.

Halloween Parade de Lou Reed:

Lou Reed se encontró con el desfile de Halloween cuando llegó a Nueva York. Es uno de los primeros recuerdos que tiene de la ciudad y una de las cosas que le hizo enamorarse de ella. La libertad, el color, los disfraces… embriagaban. Al mismo tiempo descubrió que había un montón de gente homosexual que contrastaba con Chicago, la ciudad de donde venía, que todavía era mucho más conservadora.

En ese desfile todo el mundo podía ser quien quería ser a su antojo, así había ‘drag queens’, arlequines, hadas, brujas malvadas, ángeles… El mensaje con que se quedó fue que en Nueva York todo era posible.

Cuarteto para el final de los tiempos de Olivier Messiaen:

Para piano, violín, violonchelo y clarinete. En 1940, durante la Batalla de Francia, Messiaen fue hecho prisionero de guerra y fue precisamente durante su encarcelamiento cuando escribió esta obra, que fue estrenada ante prisioneros y vigilantes.

En el prefacio de la partitura el autor dice que la composición fue inspirada por un cita del Apocalipsis de San Juan: “Vi un ángel lleno de fuerza descendiendo del cielo revestido de una nube y con un arco iris sobre la cabeza. Su rostro era como el sol, sus piernas como columnas de fuego. Posó su pie derecho sobre el mar, su pie izquierdo sobre la tierra y, de pie sobre el mar y la tierra, elevó la mano hacia el Cielo y juró por quien vive por los siglos de los siglos, diciendo: ya no habrá tiempo, pero el día de la trompeta del séptimo ángel, el misterio de Dios se consumará.”

Pet Sematary de The Ramones:

Pet Sematary es la incorrecta ortografía de Pet Cementery, y hace alusión a un error fonético infantil. Cementerio de Animales es una novela de terror del escritor estadounidense Sthephen King en la que un doctor de Chicago se muda a un pueblo de Maine con su mujer y sus hijos. Cerca de la casa hay un viejo cementerio donde solían enterarse los perros y gatos que morían atropellados en las carreteras cercanas.

La novela inspiró la película del mismo nombre en la que se incluyen dos temas de los Ramones, de los que uno lleva también este título.


El Primer movimiento de la Quinta Sinfonía de Beethoven:

Las cuatro notas que dan comienzo a este movimiento Allegro con brío son probablemente las más conocidas de toda la música considerada clásica.Angustia, furia, agitación, dramatismo… Todo eso está plasmado en esta obra y también en estas cuatro notas.

Obsesionado por el aumento de su sordera, Beethoven transmite todo su dolor en esos acordes. Todas sus sombras están presentes, sus miedos, sus monstruos… Es una explosión de emociones, de sentimientos, donde el dolor y la alegría en algunos momentos se dan la mano para mostrar la grandeza de la música, y de paso, la del genio. Esos cambios súbitos son Beethoven en estado puro.

Lust for life de Iggy Pop:

Con letra de Iggy Pop y música de David Bowie es el tema encargado de abrir el disco de nombre homónimo publicado en 1977. Habla de un tipo que siente lujuria por la vida y que se entrega al alcohol y a las drogas. Entre medias siente un dolor brutal por amor, que asocia con el mismo dolor producido por una máquina de carne. 20 años más tarde este tema sería incluido en la banda sonora de la película Trainspotting (1996).

La revista Rolling Stone la describió como “el mensaje de un superviviente a la masa”.

Carmina Burana de Carl Orff:

Es una obra compuesta entre 1935 y 1936 por Carl Orff e inspirada en una serie de cantos del siglo XII y XIII. Cantada principalmente en latín, pero también con fragmentos en alemán y provenzal antiguo. Su parte más conocida es su preludio O Fortuna, que se repite al final de la obra. El uso exquisito de la percusión la dota de una grandeza especial y es uno de sus grandes atractivos.

Está dedicada a la diosa Fortuna y ha sido un tema que ha aparecido en decenas de películas y anuncios para televisión, a pesar de que en algún momento de la historia la acusaron de contener algún mensaje diabólico. El régimen nazi se puso un poco nervioso por el contenido erótico de algunos pasajes, pero finalmente se convirtió en la pieza de música clásica alemana más famosa compuesta en ese momento.

FUENTE: http://noticias.lainformacion.com/

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s