EL MUSICO DEL DIABLO

Esta es una de las leyendas mas contadas y famosas de Durango, pero debido precisamente a esa fama con el tiempo ha sufrido una terrible contractura hasta quedar convertida en un resumen inexacto, falto de detalles y peor aun, de sucesos vitales para entender el alcance de esta leyenda, es por eso que en esta ocasión comparto con ustedes la versión mas antigua y mejor documentada de esta historia, ojala la disfruten.

El maestro Arturo Lugo, en los albores del siglo pasado,gozaba de una bien merecida fama, pues su orquesta era conocida como la mejor del norte de la república, debido a que en 1904 habían ganado el “concurso a la mejor orquesta” llevado a cabo en Gomez Palacio y donde contendieron orquestas representantes de los Estados de Zacatecas, Coahuila, Sinaloa, Chihuahua y Durango y fue la orquesta del maestro Lugo quien por mucho supero a todos.

Además que esta orquesta interpretaba con maestría marchas, valses y gavotas, el maestro Lugo era un magnífico y prolífico compositor, Destacan algunas que fueron verdaderos éxitos en la época como: “Brumas de Oriente”, “Dos corazones”, “Ecos del corazón”, “Lola”, inspirada Dolores Loza que era su novia y posteriormente su esposa. El vals “Cuca”, que compuso dedicado a la poetisa María del Refugio Guerrero Román y que fue estrenado en un baile que se efectuó en el Palacio de Gobierno.

Debido a todos estos logros la orquesta era muy solicitada, a pesar de las fuertes cantidades que cobraba por amenizar un baile tenia clientes de sobra, al grado que se daba el lujo de rechazar a muchos sobre todo cuando se trataba de personas que el juzgaba de origen humilde, pues aunque pudieran pagarle el estaba acostumbrado a codearse con la crema y nata de la sociedad debido a sus múltiples reconocimientos, se negaba también cuando había que tocar en algún “rancho” o si se trataba de eventos de poco o nulo impacto social.

Una noche don Arturo escucho que llamaban a su puerta, era un hombre alto y bien parecido aunque de estampa inquietante, muy elegantemente vestido con traje, capa y sombrero negros, ese misterioso hombre se descubrió la cabeza y coloco el sombrero de copa en su brazo, clavo su mirada en el músico y le dijo con voz profunda:

“He escuchado que su orquesta es la mejor de todas, y es por eso que quiero que amenicen un gran baile que deseo sea el mejor de todos, es por eso que resulta imperativo su presencia, esta es la dirección y esta es su paga”

dijo el hombre alto vestido de negro estirando la mano y entregándole al maestro una talega llena de monedas de oro y un papel con la dirección escrita, don Arturo reviso la dirección y el hombre alto le dijo:

“Podra ver que el pago es mas que generoso, mayor que lo suele cobrar y es así pues espero que en el baile toquen mejor que nunca… ¿acepta usted? ”

Finalizó mientras extendía la mano, don Arturo se apresuro a estrechar la mando del hombre entusiasmado por la paga y la fineza de trato. A la noche siguiente los miembros de la orquesta llegaron puntuales y elegantes a la casa del maestro y juntos emprendieron el camino a la dirección que se les había dado, cruzaron el puente de las Moreras y avanzaron por Fanny Anitua, mucho se ha especulado acerca de la ubicación de la casona donde los habían citado hay quien dice que se trata de la casa denominada “la trinidad” pero muchos coinciden que el lugar del baile fue en “el caseron” una vieja casona que estaba exactamente entre lo que hoy es la Facultad de Derecho y la FECA, cuyas ruinas sirvieron como vestidores de la alberca del ariel.

Cuando llegaron a la casa fueron recibidos muy efusivamente y pudieron ver que el baile estaba hecho a toda pompa lleno de elegantes aunque desconocidas personas, este detalle les llamo la atención pues ellos acostumbrados a tocar en los mejores bailes conocían a la mayoría de las familias acaudaladas de la época, pero en esta ocasión no veían a nadie familiar, quizá los invitados no eran de Durango y por eso querían impresionarlos con la bella música de la orquesta, inspirados por este pensamiento y por la generosa paga que habían recibido por adelantado, tocaron como jamas lo habían hecho, cada uno de los músicos se exigió un poco mas y el resultado fue maravilloso, las notas flotaban en el aire inundando todo el ambiente en dulcísimas melodías y después de un largo rato, la exhausta orquesta tomo un breve descanso, que don Arturo aprovecho para mezclarse entre los invitados buscando algo de cenar, pues si bien el lugar estaba repleto, a todos los había visto bailar, charlar y divertirse, no había visto que ninguno comiera, mientras se habría paso entre la gente tropezó con una cara familiar, era su comadre a la cual hace años que no veía, ella se extraño mucho al verlo y le dijo:

“¿compadre que anda haciendo usted aquí?, no me diga que ya nos hará compañía?”

Don Arturo le contó en breve lo que había sucedido sin sospechar nada malo, pero la respuesta de comadre lo heló hasta los huesos, pues le dijo:

“Compadre, váyase, váyase cuanto antes, este lugar es la boca de los infiernos, yo morí hace 5 años y fui al infierno, este es el baile de los condenados, es un burlón castigo que nos obliga a bailar y reír para luego recibir enormes e inimaginables tormentos por nuestra vida llena de excesos, ay compadre váyase antes que no pueda salir, antes que la única música que escuche sea el lamento de nosotros los condenados…”

Arturo no necesito mayores explicaciones, se encamino hacia sus compañeros y pudo ver entre la multitud al hombre alto que le clavaba su mirada con un gesto burlón que le erizo la piel, ordeno a sus muchachos que se fueran de inmediato los cuales obedecieron prestos pues los invitados ya bailaban sin música o mas bien dicho se retorcían cada vez mas mas violentamente y sus alegres caras se habían trasformado en gestos de miedo y dolor, salieron corriendo de ese infernal baile y no pararon hasta llegar a casa del maestro, una vez ahi y recuperando el aliento se dieron cuenta que habían olvidado un violín….

Esperaron hasta muy entrada la mañana para ir por el, haciendo de tripas corazón regresaron al lugar y grande fue su sorpresa al encontrarse con que la lujosa casa que vieron en la noche era una vieja casa abandonada con la puerta principal desvencijada y recargado en una barda de adobe desnudo vieron el violín olvidado la noche anterior.

Después de esa noche la orquesta de Arturo Lugo poco a poco decayó hasta desintegrarse y Don Arturo murió en la miseria el 10 de julio de 1949

FUENTE: http://historiasdeterror.website/

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s