El bosque maldito de Japón: Aokigahara Juk

Aokigahara Jukai, o “mar de árboles”, es un bosque que se encuentra al pie del monte Fuji. Situado en la Prefectura de Yamanashi, el monte Fuji es el volcán más alto de Japón (3776 metros). También es famoso por sus laderas, cubiertas de lagos y bosques. Situado en el lado noroeste de la montaña, Aokigahara Jukai es uno de ellos, nació con un torrente de lava durante la erupción del 864.

A pesar de su corta historia (1200 años de existencia) y su superficie (3.000 ha), este profundo bosque se hizo famoso por las leyendas y fenómenos misteriosos que tienen lugar allí.

3.000 hectáreas es un área que normalmente puede ser recorrida de un extremo a otro, caminando tres o cuatro horas. Y, sin embargo, en este bosque, ¡la tarea es imposible! La leyenda dice que los que se han adentrado en este bosque jamás volvieron. Actualmente muchos excursionistas se pierden en Aokigahara Jukai. Sus esqueletos, o sus mitades del cuerpo comido por “algo”, se encuentran regularmente en el bosque profundo y oscuro. Además, aquellos que van en busca del familiar que falta para desentrañar el misterio de este lugar también se pierden. Una vieja leyenda dice también que muchos murciélagos viven en este lugar. Atacan a los caminantes y tratan de asfixiarles cubriendo sus rostros.

En este bosque, una brújula pierde el norte, pasando a indicar el sur con una diferencia de 90 grados norte. Otros dicen que si se sigue la brújula, se puede dar la vuelta , volviendo a su punto de partida. Un mal funcionamiento de los instrumentos de medición digitales también ha sido reportado.

Aokigahara Jukai es un bosque tan denso que la luz del sol entra con dificultad. Sólo la en la periferia la iluminación sigue siendo relativamente escasa. Muchos podrían argumentar que es imposible guiarse por el sol, porque si miras hacia arriba, sólo se ve una pequeña parte del cielo. Debido a la densidad del follaje, el GPS no funciona, aunque algunas personas han demostrado lo contrario con un buen GPS, pero no habían penetrado profundamente en el bosque.

Siendo muy similar, el paisaje acaba creando una distorsión en el sentido de la orientación de quienes se adentran en el bosque de Aokigahara Jukai. Por lo tanto, las diferentes direcciones que están disponibles para todos los visitantes. Si usted intenta caminar en línea recta, es muy probable que resbales y caigas: el suelo parece sólido pero en realidad, a menudo está a entre 30 y 40 cm más bajo, debajo de una alfombra de raíces y hojas, lo que crea un velo que da la ilusión de un terreno perfectamente plano. Además, este bosque tiene muchas cavidades grandes y profundas formadas por la propia naturaleza de su base, que es de lava. Estas grietas se abren bajo el musgo y la vegetación. Es muy fácil caer en alguna grieta; de hecho, se han encontrado esqueletos enmohecidos en la zona. El rescate no es posible si te adentras solo en el bosque. Extrañas cuevas penetran en el suelo del bosque. Más sorprendentemente, se encuentran atrapados en el hielo incluso en verano.

Aokigahara Jukai, el bosque de los suicidios

En 1959, el escritor japonés Seicho Matsumoto escribió sobre Aokigahara Jukai: “magnífico bosque abandonado y salvaje”, afirmando que es el lugar perfecto para morir en secreto y sin que nadie pueda encontrar su cuerpo. El nuevo nombre “Kuroi Jukai” (Bosque Negro) fue publicado en una revista. La noticia narraba el suicidio de dos amantes en el bosque oscuro. Después de la publicación de esta noticia, el lugar se convirtió en el lugar más famoso de suicidarse. Periódicamente, los cuerpo sin vida de los lectores suicidas se encuentran allí.

En 1993, otro escritor japonés llamado Wataru Tsutsumi publicó un libro inquietante: La guía completa del suicidio. En este libro, él recomienda que lo mejor es colgarse de una soga. Indica algunos lugares específicos de este bosque maldito. Según él, estos son los mejores lugares para evitar que encuentren el cuerpo, y cerrar el caso con una misteriosa desaparición. Después de la publicación del libro, la tasa de suicidios aumentó de forma pronunciada en Japón y muchos hicieron su último viaje específicamente a este bosque, siguiendo los consejos de la obra de Wataru Tsutsumi.

Muchas historias mencionan también a personas que fueron testigos de apariciones fantasmales horribles. Probablemente las almas que se suicidaron han sido condenadas a rondar por el bosque siniestro durante la eternidad. Aokigahara Jukai es considerado el lugar más maldito de Japón. Dicen que este lugar sería un purgatorio para los “Yurei”, los fantasmas vengativos que fueron que perdieron la vida antes de tiempo por una muerte violenta como el suicidio o el asesinato. Ellos gritan su sufrimiento a través del viento. Los espiritistas dicen que los árboles mismos están impregnados de una energía malévola acumulada durante siglos. Esta energía proviene naturalmente de todos los desgraciados que se han suicidado. Harán cualquier cosa para atraerte, ya que no quieren que te vayas de este lugar maldito.

En 2004, el director japonés Tomoyuki Takimoto contó la historia en la película “Ki No Umi” (Mar de Árboles), en que el bosque maldito es precisamente el asunto (título en inglés: “Jyukai, The Sea of Trees Behind Mont Fuji”. La historia cuenta la historia de cuatro personas que deciden suicidarse en Aokigahara Jukai. Durante la preparación de la película Takimoto dijo a los periodistas que él se encontró una billetera con ¥ 370.000 (unos 2.300 euros). Otros han afirmado haber encontrado tarjetas de crédito y carnés de conducir o billetes.

FUENTE: http://oculto.eu/

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s