El Hospicio Cabañas, su reloj, los niños y una plática con el diablo.

Hay quienes dicen que por las noches, o al amanecer, todavía escuchan voces y risas infantiles y cuentan de extrañas muertes cronometradas y de diálogos de ultratumba.

El Instituto Cultural Cabañas es bien conocido por ser Patrimonio de la Humanidad, sin embargo, como todo edificio antiguo, además de mucha historia, acumulada desde 1805 cuando comenzó su construcción, también es objeto de leyendas.

Hay quienes dicen que por las noches todavía oyen voces y risas infantiles, pero hay algunos relatos que la Secretaría de Cultura recopiló de algunas de las leyendas del lugar que fue construido con el objetivo de albergar a niños desamparados.

Uno de los primeros relojes instalados en la ciudad de Guadalajara fue el de la fachada del hospicio Cabañas. Este reloj al principio fue una novedad y causó admiración entre los habitantes de la ciudad.

El reloj de la muerte del Hospicio Cabañas, es una de las leyendas más populares de Guadalajara que en su momento fue una historia de terror para los habitantes en aquella época a mediados del siglo XX, cuando la ciudad se encontraba en pleno crecimiento urbano.

El Obispo Cabañas acostumbraba salir a pasear de noche, con el fin de recoger niños desamparados. Un día se encontró a un monje que le dijo: “Eres una persona buena, siempre oras y además, acabas de construir una casa para la gente más pobre, quiero decirte que esa casa va a ser destruida y habrá guerra y destrucción”. Cuando terminó de decir eso, Cabañas se dio cuenta de que hablaba con el diablo. El diablo le dijo que sólo había una forma de salvar la Casa de la Misericordia y era arrodillándose frente a él, a lo que el obispo se negó y el diablo le amenazó: “Te vas a arrepentir” y desapareció.

Se dice que se cumplió la profecía. Con la llegada de la Independencia, el Hospicio fue convertido en cuartel, cárcel y caballeriza. No lo destruyeron pero tuvo otros usos durante 18 años. Cabañas murió en 1824 y nunca lo vio trabajando como hubiera querido.

Según la leyenda, el reloj instalado en el Cabañas fue de los primeros en la ciudad, que se mantenía funcionando hasta que de repente se detenía y luego volvía a funcionar sin la intervención de un operador. Un día se dieron cuenta de que cuando el reloj se detenía, un niño moría. Las monjas vieron ese fenómeno varias veces y consideraron que anunciaba la muerte de alguien dentro del Hospicio.

El reloj fue bautizado como el Reloj de la Muerte y fue tanto el miedo que causó que en 1952 terminaron por quitarlo y destruirlo.

FUENTES: http://www.milenio.com  http://tenebrafest.blogspot.mx  https://www.buzzfeed.com  http://www.informador.com.mx

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s