Historias reales de terror 1

'Cuando tenía 4 ó 5 años en un baño de mi casa veía a una señora, 'la señora de los besitos', y le platicaba a mis papás de ella. Mi mamá pensaba que era una historia que me contaba mi papá y viceversa, hasta que se les ocurrió preguntar uno al otro qué onda con ese cuento, sólo para orinarse de miedo al enterarse que no era invento de ninguno de ellos. Por cierto, cuando llegaron a esa casa mi mamá se sacó de onda porque atrás de TODAS las puertas de la casa había una postal católica o un crucifijo. La 'señora de los besitos' tenía el cabello largo y oscuro y usaba un vestido largo, afortunadamente no me acuerdo de ella pero ese baño siempre me dio pánico y la casa en general era rarísima, siempre pasaban cosas muy extrañas.' Otro usuario le preguntó a Sebastián '¿por qué la llamaban 'la señora de los besitos'? A lo que él contesto: 'Mi mamá dice que cuando me preguntó le dije, como si fuera obvio, 'pues porque da besitos...'- Sebastián Gaspar.

La señora de los besitos.

“Cuando tenía 4 ó 5 años en un baño de mi casa veía a una señora, “la señora de los besitos”, y le platicaba a mis papás de ella. Mi mamá pensaba que era una historia que me contaba mi papá y viceversa, hasta que se les ocurrió preguntar uno al otro qué onda con ese cuento, sólo para orinarse de miedo al enterarse que no era invento de ninguno de ellos. Por cierto, cuando llegaron a esa casa mi mamá se sacó de onda porque atrás de TODAS las puertas de la casa había una postal católica o un crucifijo. La “señora de los besitos” tenía el cabello largo y oscuro y usaba un vestido largo, afortunadamente no me acuerdo de ella pero ese baño siempre me dio pánico y la casa en general era rarísima, siempre pasaban cosas muy extrañas.”

Otro usuario le preguntó a Sebastián “¿por qué la llamaban “la señora de los besitos”? A lo que él contesto: “Mi mamá dice que cuando me preguntó le dije, como si fuera obvio, “pues porque da besitos…”

– Sebastián Gaspar.

'Cuando tenía unos 8 años, me gustaba mucho jugar con Mega Bloks; armaba grandes torres, para luego derrumbarlas. Una de esas veces, ya habiendo tirado otra de mis torres, me aburrí de estar en mi cuarto y fui a pedirle permiso a mi mamá para salir a jugar. Ella me dijo que me dejaría una vez que recogiera los bloques que había dejado en el piso, entonces yo me giré para regresar a mi cuarto, pero me detuve porque mi hermano, de 5 años estaba en mi cuarto, recogiendo los juguetes por mí. Había encendido la luz, estaba callado y se veía muy concentrado en lo que hacía. Volteé con mi mamá otra vez, y le dije, 'Ah, mi hermano ya lo esta haciendo por mí,' a lo que ella se asomó, observó mi puerta muy desconcertada por un par de segundos, y dijo: 'Ahí no hay nadie. Tu hermano está afuera, jugando.' Volví a mi cuarto y vi que, en efecto, no había nadie; ahora la luz estaba apagada, y los juguetes seguían en el suelo. Sí se me hizo extraño, pero decidí ignorarlo, recoger y simplemente salir...'- Brenda Alejandra Dueñas.

Mi hermano quiere jugar.

“Cuando tenía unos 8 años, me gustaba mucho jugar con Mega Bloks; armaba grandes torres, para luego derrumbarlas. Una de esas veces, ya habiendo tirado otra de mis torres, me aburrí de estar en mi cuarto y fui a pedirle permiso a mi mamá para salir a jugar. Ella me dijo que me dejaría una vez que recogiera los bloques que había dejado en el piso, entonces yo me giré para regresar a mi cuarto, pero me detuve porque mi hermano, de 5 años estaba en mi cuarto, recogiendo los juguetes por mí. Había encendido la luz, estaba callado y se veía muy concentrado en lo que hacía. Volteé con mi mamá otra vez, y le dije, “Ah, mi hermano ya lo esta haciendo por mí,” a lo que ella se asomó, observó mi puerta muy desconcertada por un par de segundos, y dijo: “Ahí no hay nadie. Tu hermano está afuera, jugando.” Volví a mi cuarto y vi que, en efecto, no había nadie; ahora la luz estaba apagada, y los juguetes seguían en el suelo. Sí se me hizo extraño, pero decidí ignorarlo, recoger y simplemente salir…”

– Brenda Alejandra Dueñas.

'La parálisis del sueño es algo que me sucede desde los 14,por lo general solo era la sensación de no poderme mover y estar consciente al respecto. Una de tantas veces pude escuchar como alguien entró a mi cuarto y comenzó a abrazarme hasta lastimarme la espalda. Me asusté mucho porque eso no era 'normal' dentro de lo que ya me había pasado antes. Empecé a tratar de soltarme pero mientras lo intentaba sentía como, lo que sea que estaba ahí, se enojaba y me gruñía. Cuando al fin pude moverme, sentí un escalofrío en todo mi cuerpo y me dolía muchísimo la espalda. Aún tengo parálisis del sueño y no he tenido una experiencia igual a esa, sigo tratando de entender qué sucedió esa ocasión...'- Jesús Francisco León.

El muerto vino de visita.

“La parálisis del sueño es algo que me sucede desde los 14,por lo general solo era la sensación de no poderme mover y estar consciente al respecto.

Una de tantas veces pude escuchar como alguien entró a mi cuarto y comenzó a abrazarme hasta lastimarme la espalda. Me asusté mucho porque eso no era “normal” dentro de lo que ya me había pasado antes. Empecé a tratar de soltarme pero mientras lo intentaba sentía como, lo que sea que estaba ahí, se enojaba y me gruñía. Cuando al fin pude moverme, sentí un escalofrío en todo mi cuerpo y me dolía muchísimo la espalda. Aún tengo parálisis del sueño y no he tenido una experiencia igual a esa, sigo tratando de entender qué sucedió esa ocasión…”

– Jesús Francisco León.

FUENTE: https://www.buzzfeed.com

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s