Historias reales de terror 3

'Cuando vivía en China, una vez me enoje muchísimo con mi ahora ex. Me salí de los departamentos donde viva y me fui a caminar a una montaña cercana que tenia una especie de templo en la parte más alta. Siempre iba a ese lugar a olvidarme de todo, porque nunca había gente y la vista era hermosa. Ese día ya era de noche y no se veía nada, pero no sabia a dónde más ir a llorar, así que con la luz de mi celular recorrí toda la montaña hasta que llegue al templo. Me acurruqué en una banca de madera muy vieja y llore hasta quedarme dormida. Entre sueños escuché los pasos de alguien entrando al templo, y sentí como se sentó a mis pies en la misma banca y puso su mano en mis pies. Apenada me paré de golpe para disculparme por haberme dormido allí, pero al incorporarme no había nadie. Nunca he sentido tanto miedo y tanta paz al mismo tiempo. Después de contarle la historia a mis amigos chinos me dijeron que nadie subía allí por esa misma razón...'- Carm Sky Walker.

El monje chino.

“Cuando vivía en China, una vez me enoje muchísimo con mi ahora ex. Me salí de los departamentos donde viva y me fui a caminar a una montaña cercana que tenia una especie de templo en la parte más alta. Siempre iba a ese lugar a olvidarme de todo, porque nunca había gente y la vista era hermosa. Ese día ya era de noche y no se veía nada, pero no sabia a dónde más ir a llorar, así que con la luz de mi celular recorrí toda la montaña hasta que llegue al templo. Me acurruqué en una banca de madera muy vieja y llore hasta quedarme dormida. Entre sueños escuché los pasos de alguien entrando al templo, y sentí como se sentó a mis pies en la misma banca y puso su mano en mis pies. Apenada me paré de golpe para disculparme por haberme dormido allí, pero al incorporarme no había nadie. Nunca he sentido tanto miedo y tanta paz al mismo tiempo. Después de contarle la historia a mis amigos chinos me dijeron que nadie subía allí por esa misma razón…”

– Carm Sky Walker.

'Desperté hace poco en medio de la noche. Todo estaba tranquilo, mis perros dormían y no entendí por qué me había despertado de repente. En ese momento vi una silueta parada junto a mi cama, no era una silueta negra como siempre se cuenta, ésta estaba hecha de pequeñas 'grecas' que se movían formando una silueta humana. Parpadeé confundida, creí que eran mis ojos que se acababan de despertar, pero la silueta continuaba moviéndose por dentro. Pasaron algunos minutos y la silueta no hacía nada más que mantenerse fija frente a mi, así que busqué mi celular para iluminar mejor y cuando lo encontré, la silueta ya había desaparecido. Hasta la fecha no tengo la menor idea de qué fue lo que pasó, pero estoy segura de que estaba completamente despierta. Eran las 2:46 a.m...'- Macial Porraz.

Eran las 2:46 a.m.

“Desperté hace poco en medio de la noche. Todo estaba tranquilo, mis perros dormían y no entendí por qué me había despertado de repente. En ese momento vi una silueta parada junto a mi cama, no era una silueta negra como siempre se cuenta, ésta estaba hecha de pequeñas “grecas” que se movían formando una silueta humana. Parpadeé confundida, creí que eran mis ojos que se acababan de despertar, pero la silueta continuaba moviéndose por dentro. Pasaron algunos minutos y la silueta no hacía nada más que mantenerse fija frente a mi, así que busqué mi celular para iluminar mejor y cuando lo encontré, la silueta ya había desaparecido. Hasta la fecha no tengo la menor idea de qué fue lo que pasó, pero estoy segura de que estaba completamente despierta. Eran las 2:46 a.m…”

– Macial Porraz.

'La casa de mis abuelos paternos no es muy grande, pero los patios sí lo eran, en especial el de atrás porque mis tenían una mini granja para uso personal. Detrás de eso estaba la construcción en obra negra de casa de una de mis tías y luego un plantío de magueyes de mi abuelo. En esa zona tenía un baño viejito de madera, donde todo iba a dar a un riachuelo que pasa por atrás. Ahí estábamos mis primos, mis hermanos y yo, éramos como ocho personas de entre 7 y 16 años jugando entre los magueyes. En eso me dieron ganas de hacer del baño, la puerta no cerraba bien así que mis primos estaban sosteniéndola, cuando estaba lista para salir del baño el ruido de risas y juegos se detuvo en seco por un grito aterrador. Me congelé, todos salieron corriendo y aún se oía ese horrible grito. Cuando al fin pude moverme empujé la puerta para salir corriendo pero entré en pánico cuando vi que la puerta no abría por más que la empujara, no tenía pestillo ni nada pero no abría. Sólo habían pasado como 5 segundos y el grito seguía escuchándose, sentí un frío aterrador desde mi espalda que atravesó mi pecho y cubrió todo mi cuerpo mientras yo pegaba en la puerta, la empujaba y gritaba, pensé que me iba a morir ahí. Cuando al fin pude abrir la puerta y salir corriendo llegué hasta el patio y encontré a todos mis primos pálidos, algunos lloraban pero yo sólo sentía un nudo en el pecho. Ese grito dejó de escucharse, nos asomamos al pasillo que nos llevaba hasta los magueyes y vimos una silueta blanca flotando en el arrollo, siguiendo el curso del agua. El abuelo nos dijo más tarde que esa había sido La Llorona y que él ya la había visto y oído. Nos advirtió que no dejáramos que nos viera de frente o podríamos morir del susto. Nunca volvimos a jugar en esa zona...'- Momo Gamo.

La Llorona.

“La casa de mis abuelos paternos no es muy grande, pero los patios sí lo eran, en especial el de atrás porque mis tenían una mini granja para uso personal. Detrás de eso estaba la construcción en obra negra de casa de una de mis tías y luego un plantío de magueyes de mi abuelo. En esa zona tenía un baño viejito de madera, donde todo iba a dar a un riachuelo que pasa por atrás. Ahí estábamos mis primos, mis hermanos y yo, éramos como ocho personas de entre 7 y 16 años jugando entre los magueyes. En eso me dieron ganas de hacer del baño, la puerta no cerraba bien así que mis primos estaban sosteniéndola, cuando estaba lista para salir del baño el ruido de risas y juegos se detuvo en seco por un grito aterrador. Me congelé, todos salieron corriendo y aún se oía ese horrible grito. Cuando al fin pude moverme empujé la puerta para salir corriendo pero entré en pánico cuando vi que la puerta no abría por más que la empujara, no tenía pestillo ni nada pero no abría. Sólo habían pasado como 5 segundos y el grito seguía escuchándose, sentí un frío aterrador desde mi espalda que atravesó mi pecho y cubrió todo mi cuerpo mientras yo pegaba en la puerta, la empujaba y gritaba, pensé que me iba a morir ahí. Cuando al fin pude abrir la puerta y salir corriendo llegué hasta el patio y encontré a todos mis primos pálidos, algunos lloraban pero yo sólo sentía un nudo en el pecho. Ese grito dejó de escucharse, nos asomamos al pasillo que nos llevaba hasta los magueyes y vimos una silueta blanca flotando en el arrollo, siguiendo el curso del agua. El abuelo nos dijo más tarde que esa había sido La Llorona y que él ya la había visto y oído. Nos advirtió que no dejáramos que nos viera de frente o podríamos morir del susto. Nunca volvimos a jugar en esa zona…”

– Momo Gamo.

FUENTE: https://www.buzzfeed.com

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s