Las Leyendas Urbanas que se hicieron realidad

1- El jinete sin cabeza. Una de las leyendas más antiguas que sido conservada por generaciones de todo el mundo es la del llamado “Jinete sin cabeza”, un hombre que por las noches, recorre en su caballo las calles de pequeñas ciudades y pueblos, asustando a todo aquel que lo veía, pues se trataba de un hombre que increíblemente cabalgaba por ahí, sin tener cabeza.

El hecho real relacionado al “Jinete sin cabeza” ocurrió en agosto de 2011, en una ciudad llamada Yorktown, en el estado de Virginia. Un hombre de 46 años atravesaba por una depresión debido a que se estaba separando de su esposa. Quería acabar con su vida, así que decidió prenderle fuego a su camioneta.

Los bomberos llegaron de inmediato a controlar el siniestro y se dieron cuenta que el señor se negaba a dejar el vehículo en llamas; además, tenía atado al cuello un cable que estaba amarrado a un árbol, por lo que si aceleraba, el resultado sería mortal.

En efecto, el hombre pisó el acelerador y por la fuerza, terminó decapitándose. El automóvil continuó rodando sin control varios metros más, hasta que finalmente se detuvo frente a la casa de uno de los vecinos del lugar.

2- Enterrado vivo. Esta es una de las historias que más se cuentan alrededor de las fogatas e incluso se ha llevado al cine, pues el pensar que alguien por error fue dado por muerto y ahora se encuentra varios metros bajo tierra buscando desesperadamente salir, sin que nadie pueda auxiliarlo, es algo que pone los pelos de punta de cualquiera.

Resulta que hace poco en Polonia se tuvo conocimiento de una historia similar. Un joven llamado Marcin Kasprzak estaba cansado de su relación con su novia, por lo que decidió ponerle punto final de forma trágica.

Marcin, junto con un amigo, amordazaron a Michelina Lewandowska; le disparó con una pistola y creyendo que estaba muerta, la ocultó dentro de una caja vieja de televisión, la cual enterró en lo más profundo de un bosque.

Minutos después, Michelina volvió en sí y al percatarse de la situación en la que se encontraba, utilizó el anillo de compromiso que le había dado Kasprzak para cortar los cordones con los que había sido maniatada. Como pudo, logró hacer un agujero y terminó por salir de entre la tierra. Ahora, el joven de 25 años enfrenta cargos judiciales por intento de asesinato.

3- Casad@ con el diablo. Otro de los relatos de terror que se suelen contar es el de un chico o chica que se siente perdidamente atraído por alguien más del sexo opuesto, de quien se enamora y después de un tiempo de noviazgo, terminan por llegar al altar, sin saber que su vida se convertirá en una pesadilla. Algo así como la película “El bebé de Rose Mary”.

La siguiente historia no trata precisamente de alguien que haya contraído nupcias con alguna fuerza maligna o algo por el estilo, sino de alguien que experimentó vivir en el mundo de las llamas muy de cerca.

Shriya y Bimal Patel era un matrimonio que durante el primer año de casados vivieron separados, él en Austin y ella en Dubai. Luego de una larga espera, la pareja logró reunirse, lo cual implicaría que el encuentro entre ambos sería sumamente romántico.

Sin embargo, las cosas fueron totalmente diferentes. Shriya le propuso a su marido darle un masaje en el jacuzzi de un hotel. Antes, colocó velas alrededor de la bañera. Bimal entró en ella y sin más comenzó a arder.

Resulta que su esposa, en lugar de untarle aceites aromáticos, le llenó el cuerpo con gasolina, la cual se prendió con las llamas de las velas. El hombre sufrió graves quemaduras en gran parte del cuerpo, por lo que murió días después del siniestro. Shriya permanece encarcelada.

4- “El médico psicópata”. Es probable que de niño alguien pretendió asustarte contándote la historia del “doctor asesino” o “el doctor psicópata”, un hombre que detrás de la filipina ocultaba su verdadera personalidad, la de un ser despiadado al cual le gustaba acabar con la vida de sus pacientes.

Este cuento encaja perfectamente con la vida de Glen Tucker, un hombre de casi 70 años de edad quien, frente a su vecino, decidió suicidarse, pues su vida no era agradable, ya que su esposa estaba condenada a vivir en una silla de ruedas, además de que el hombre escondía un pasado tenebroso.

Tucker fue cirujano plástico; y realizó decenas de atrocidades a sus pacientes, como amputarles los brazos, destrozarles la nariz; a otros, los dejó incapacitados de por vida, hechos que se tradujeron en demandas millonarias y procesos judiciales larguísimos que no estaba dispuesto a continuar.

5- El muerto que surge del agua. Otra de las cosas que te atemorizaban de pequeño es esa terrible idea que te contaron de que del agua de la regadera o de la alberca podría emerger un espíritu que además de sacarte un tremendo susto, podría acabar con tu vida.

Eso fue lo que le sucedió a unos niños en Fall River, Massachusetts, los cuales lograron meterse a nadar a la piscina pública de dicha localidad. La diversión se tornó oscura cuando se percataron que a lo lejos flotaba algo. Era el cadáver de una mujer que comenzaba a descomponerse.

Se trataba de Marie Joseph, de 36 años, quien había sido reportada como desaparecida desde hace varios días, los mismos que llevaba ahí en la alberca, sin que nadie se diera cuenta, producto de la cantidad de personas que asisten al lugar durante el día, así como por efectos de la luz.

6- El muerto viviente. Una de las leyendas de terror más populares son aquellas que cuentan la historia de personas que llevan una vida normal y que conviven con los demás, pese a haber muerto hace algún tiempo, situación de la que nadie se ha percatado, hasta que sucede algo extraordinario que revela dicha verdad.

Eso fue lo que les pasó a Robert Young y Marcos Rubinson, quienes llegaron a la casa de su amigo Jeffrey Jarrett, a quien aparentemente “se le pasaron las copas”, para llevárselo a dar una vuelta por la ciudad.

Young y Rubinson montaron a Jeffrey en el automóvil para llevaron a diversos bares y otros centros nocturnos. Al notar que su amigo no se estaba divirtiendo, decidieron regresarlo a su hogar.

A la mañana siguiente, uno de los dos pensó en la posibilidad de que Jarrett podría estar muerto, así que rápido se dirigieron a su casa para así comprobar que efectivamente su colega había fallecido. Debido a lo hecho una noche anterior, los dos hombres fueron acusados de robo de identidad, suplantación criminal y abuso de un cadáver.

7- El coleccionista de muertos. Una de las historias de terror más populares es aquella que narra que todo mundo debe estar al pendiente del vecino de al lado, pues detrás de esa imagen inocente podría esconderse la de un hombre desalmado, al cual le gusta asesinar por las noches y guardar los cadáveres de sus víctimas en grandes refrigeradores ocultos en el interior de su casa.

Ese era el hobbie de un joven ruso de 29 años llamado Anatoly Moskvin, un historiador que durante varios años profanó las tumbas del panteón de un pequeño poblado llamado Nizhny Novgorod, muy cercano a Moscú.

Después de una ardua investigación, la policía local descubrió que Moskvin fue quien robaba huesos de las tumbas, que utilizaba para crear formas antropomórficas, a las cuales gustaba de vestirlas con ropa de mujer y pelucas, osamentas que exhibía en su apartamento.

8- Un muerto debajo de la cama. De pequeño hay quienes te quisieron asustar diciéndote que cuando se oscurezca y vayas a dormir, mantente atento, pues un espíritu maligno podría salir debajo de tu cama.

Aunque no lo creas, decenas de casos de denuncias hechas por personas que llegan a alojarse en moteles y hoteles de Las Vegas, Florida, Kansas City, entre otros, y que se llevan una terrible sorpresa al descubrir debajo de la cama o entre el colchón el cadáver de una persona.

9- El ahorcado. Para celebrar Halloween, hay quienes acostumbran a colgar en los árboles de sus casas muñecos que se asemejan a hombres y mujeres que supuestamente perdieron la vida al ser ahorcados.

Las leyendas dicen que tengas mucho cuidado, pues puede ser que uno de esos espíritus se apodere de alguno de estos elementos decorativos que pueden hacer de las suyas durante las noches.

¿Te imaginas que esa figura del colgado que está en la casa de al lado en realidad se tratara de una persona de carne hueso? Hace varios años, en Delaware, una mujer de 42 años decidió acabar con su vida atándose una soga al cuello y colgándose desde la rama más alta de un árbol.

Durante horas, el cuerpo de la fallecida se mantuvo en el lugar; incluso, hubo gente se retrató con el mismo, pensando que era parte de la decoración de dicha ciudad con motivo del Día de Muertos. Horas más tarde, la policía inspeccionó el lugar y se percató del terrible hallazgo.

10- La mujer tóxica. La leyenda urbana cuenta que un día, una mujer ingresó de urgencia en un hospital debido a su mal estado de salud. Cuando las enfermeras trataron de extraerle sangre para hacerle análisis, esta era tan tóxica que hizo que toda la gente que se encontraba alrededor de ella enfermara, pues se trataba de un ser extraterrestre que quería apoderarse del planeta.

Un hospital norteamericano vivió un episodio similar en febrero de 1994. Una paciente llamada Gloria Ramírez ingresó al nosocomio, pues no soportaba los dolores que le provocaba el cáncer tan avanzado que le aquejaba.

Cuando una enfermera le sacó sangre, se percató de un olor fétido proveniente de la misma, el cual hizo que se desmayaran 23 empleados del hospital. De hecho, la enfermera que estuvo más cerca de ella estuvo dos semanas en terapia intensiva por un cuadro de hepatitis, pancreatitis y necrosis vascular. Gloria murió minutos después de llegar al hospital.

¿Qué desencadenó aquella reacción? Hay quienes dicen que se trató de una neurosis colectiva derivada del olor tan nauseabundo, aunque no se sabe a ciencia cierta qué ocurrió, pues la autopsia hecha a Ramírez no reveló el por qué se convirtió en un ser tóxico y peligroso.

FUENTE: http://mitosurbanosve.blogspot.mx/

Oráculo

Un oráculo (μαντειον) es una respuesta que da una deidad por medio de sacerdotes, o de la Pitia o Pitonisa griega y romana, o la Sibila, o incluso a través de interpretaciones de señales físicas (tintineo de campanillas, por ejemplo), o de interpretaciones de símbolos sobre piedras, como las Runas, o de interpretaciones de símbolos sobre cartas, como el Tarot, o de sacrificios de animales. Por extensión, se llama oráculo al propio lugar en que se hace la consulta y se recibe la respuesta (el oráculo).

Existen varios de estos lugares, que fueron muy importantes en la Antigüedad, la mayoría pertenecientes al mundo griego. Los romanos asimilaron y heredaron los oráculos griegos, creando además los suyos propios como aquel de la Sibila de Cumas. La palabra deriva del latín “oraculum” y puede significar tanto la respuesta de una divinidad a una pregunta, como la propia divinidad o el santuario en el cual la pregunta fue respondida. Los pueblos antiguos tenían en sus oráculos el sistema de predicción del futuro. Antes de cualquier gran evento, reyes y líderes consultaban las previsiones de los oráculos. En la antigua cultura griega, éstos eran elementos fundamentales y uno de los más famosos estaba ubicado en la ciudad de Delfos. Los sacerdotes y sacerdotisas respondían las preguntas en el templo de forma enigmática y repleta de simbolismos.

Principales oráculos del mundo griego

  • Oráculo de Delfos en Grecia, en la falda del monte Parnaso. El santuario del dios Apolo fue desde antiguo un importante centro de culto. El oráculo se recibía a través de una mujer que se llamaba Pitia o Pitonisa, que entraba en estado de éxtasis frenético.Se pensaba que era el ombligo del mundo, por eso existe allí una piedra esculpida llamada onfalion, u ombligo, marcado por el paso de dos águilas soltadas por Zeus desde los extremos del mundo.
  • Oráculo de Dádimo en la costa de Asia Menor.
  • Oráculo de Dódona en Epiro, Grecia. El recinto sagrado se hallaba en las montañas, al sur del lago Pamboris. El oráculo estaba situado en un roble sagrado que hacía también las veces de palomar.
  • Oráculo de Olimpia en la ciudad griega de Olimpia, en Elis, en el Peloponeso oriental. Era famoso el santuario de Zeus.
  • Oráculo de Delos, isla griega situada en el mar Egeo y considerada por los antiguos como el centro de todas ellas.

Egeo, mítico rey de Atenas, consultando a la Pitia, el Oráculo délfico, que está sentada en un trípode. La inscripción en la copa identifica a al Pitia con la diosa Temis. Tondo de kílix ático de figuras rojas, del Pintor Codros, c. 440-430 a. C., conservada en le Museo de Berlín (Berlin Mus. 2538). Ésta es la única imagen contemporánea de la Pitia.

Oráculos de otros pueblos
  • Oráculo egipcio: Los más importantes fueron los de Heliópolis y Abidos. Las consultas se hacían mediante una persona que llevaba escritas las preguntas y las depositaba en el santuario y de igual forma recibía las respuestas. También era muy importante el oráculo del dios Amón-Ra en el oasis egipcio de Siwa, en el desierto de Libia. En el año 331 a. C., Alejandro Magno hizo una peregrinación al citado oráculo para confirmar su ascendencia divina.
  • Oráculo hebreo, el nombre con que se conoce al oráculo en la Tora hebrea es GORAL, su plural es Goralot. Goral es lo que mal se tradujo en la Tora en otros idiomas como “Lotería”. Existieron diferentes Goralot entre los Hebreos, uno de ellos fue el Urim y los Thummin a través del sumo sacerdote, Kohen HaGadol. Otro fue el Oráculo del Pectoral de 12 Piedras Preciosas, que según la tradición Cabalística este destelleaba luces y hacia sonidos al dar su respuesta. Existe en la actualidad el Goral Ahitofel, este consta de 117 casillas que corresponden a 117 Angeles que hablan a través de este Oráculo Hebreo Kabalistico, este usa una serie de invocaciones a Dios y sus Angeles, para pedir una respuesta a lo Divino. También hay que tener en cuenta el famoso oráculo de Isaías, 7, 14. En el Antiguo Testamento se habla de oráculo para designar la parte del santuario donde Yahveh hablaba a Moisés y al Sumo Sacerdote, como en el Éxodo cap. 25 y 30 en que se dice: «la voz del Señor se dejaba oír por encima del Arca».
  • Oráculos de Fenicia, asociados con las deidades Baalzebub (Belcebú si se ve con tintes juedo-cristianos) y Baalim.
  • Los oráculos también fueron habituales en toda Babilonia y Caldea. En Babilonia y Asiria, Samar y Abad, los encargados de comunicarse con los dioses para predecir el futuro de los pueblos eran los bele-beri (señores de la adivinación).
  • Oráculos yoruba (grupo etno-lingüístico del oeste africano): éstos están compuestos por tres sistemas: el primero se trabaja con cocos y es denominado biagué, el segundo es denominado diloggun y trabaja con caracoles, y el tercero y más extenso y completo es el denominado oráculo de Ifá, en el que trabajan los babalawos a través del orishá Orulá, con Nuez de Kola (Obi Abata), de 4 válvulas; el siguiente Oráculo efectivamente utiliza 16 caracoles y se llama Eerindinlogun, y, por último, el Opele también se construye con semillas de Irvingia Gabonensis, así como material de pescado Aro (pez-gato).
FUENTE: https://es.wikipedia.org

Grimorio

Un grimorio es un tipo de libro de conocimiento mágico europeo, generalmente datados desde mediados de la Baja Edad Media (siglo XIII) hasta el siglo XVIII, siendo muy pocos los que datan en fechas anteriores al siglo XIII. Tales libros contienen correspondencias astrológicas, listas de ángeles y demonios, instrucciones para aquelarres, lanzar encantamientos y hechizos, mezclar medicamentos, invocar entidades sobrenaturales y fabricar talismanes. Se conoce poco sobre el origen de muchas de las fórmulas mágicas aunque es probable que sea el resultado de traducciones de conocimientos de magia oriental árabe fusionada con elementos occidentales.

La palabra «grimorio» procede, según la Real Academia Española de la lengua, del francés grimoire, y éste es a su vez de una alteración de grammaire, «gramática», según el Trésor de Langue Française. Esto se debe en parte a que, en la Edad Media, las «gramáticas» latinas (libros sobre dicción y sintaxis del latín) eran fundamentales para la educación escolar y universitaria, mientras que la mayoría iletrada sospechaba que los libros no eclesiásticos eran mágicos. De esta forma, «gramática» también denotaba, tanto para letrados como para iletrados, un libro de enseñanza básica. No debe ser confundido con el breviario, libro de oraciones.

Otra versión sobre el origen de la palabra, mucho más aceptada actualmente por los propios practicantes de magia, sostiene que la palabra «grimorio» proviene del italiano rimario que significa “composición de versos”. Con el paso del tiempo la palabra habría cambiado a grimario y posteriormente a la actual grimorio. Los magos medievales italianos sabían que la composición en versos favorecía a que las operaciones mágicas fueran más poderosas. Por esta razón, las llamaban “incantesimo” (encantación) porque para su desarrollo empleaban la poesía y el canto.

Grimorios históricos

  • Liber aneguemis (Libro de las leyes), también conocido como “El libro de la vaca” (Liber Vaccae), “La vaca de Platón” o “Activarum Liber Institutionum”, s. XII-XIII. Apócrifamente atribuido a Platón. Es uno de los grimorios más antiguos conocidos y que sirvió de inspiración para otros grimorios posteriores y tratados de alquimia. Es una obra latina basada en la traducción de la obra árabe Kitab an-nawamis (S. IX), que supuestamente era la traducción árabe de un texto helenístico escrito por Platón. Incluye indicaciones para la creación de entidades vivientes a partir de fluidos y restos corporales de hombres y animales, además de rituales y encantamientos. Es probable que también haya sido llamado “De proprietatibus membrorum animalium”, aunque hay la posibilidad de que éste último sea otra obra medieval de temática similar y que no llegó a nuestros días, pero que es mencionada en algunos tratados de la época.
  • Picatrix (S. XIII) traducción de la obra árabe Gāyat al-hakīm. Habla de la influencia del cosmos y de los espíritus y de las formas de como atrapar a éstos últimos.
  • El Heptamerón, Pietro d’Abano, 1290.
  • Manual de Munich, s. XV. Presenta indicaciones para la invocación de demonios y solicitar favores.
  • El Libro de la Magia Sagrada de Abra-Melin el Mago, 1458.
  • El Grimorio Secreto de Turiel, 1518. Edición muy polémica de Max Turiel.
  • El Gran Grimorio, 1522. Escrito en Venecia, en 1522, por el italiano Antonio Venitiana del Rabina. Su primera edición fue impresa en Italia en 1612.
  • Antipalus Maleficorum comprehensus, publicado en 1555 por Johannes Trithemius.
  • De daemonum de praestigiis, 1577. Fue escrito por Johann Weyer.
  • Clavicula Salomonis, s. XVI, probablemente re-edición de un escrito medieval. Es probable que partiendo de éste grimorio se escribiera el Lemegeton.
  • Galdrabók, grimorio islandés. Es un compendio del siglo XVII.
  • El Lemegeton Clavicula Salomonis o La Llave Menor de Salomón, s. XVII.
  • El Enchiridion Leonis Papae o Libro del Papa León III. Publicado en Roma en 1660.
  • El Liber Juratis, Grimorium Honorii Magni o Libro del Papa Honorio III. Publicado en Roma en 1629.
  • La Clave Mayor de Salomón, 1641.
  • “El Gran Alberto” y “El Pequeño Alberto”, dos grimorios supuestamente escritos por el dominico medieval Alberto Magno. Fueron publicados en el s. XVIII.
  • La Gallina Negra (de la obra francesa La poule noire), 1740 d.C.
  • El Grimorio de San Cipriano o Ciprianillo, supuestamente escrito en 1001 d. C. Fue dado a conocer en 1885 por el bibliotecario Bernardo Barreiro.

Desde el siglo XVIII ha existido un pequeño sector económico dedicado a la venta de grimorios falsos o mal traducidos (la mayoría de los textos originales están en francés o latín, y son muy raros). No obstante, existen traducciones fieles de la mayoría de los libros indicados.
A finales del siglo XIX algunos de estos textos como el de Abra-Melin y las Claves de Salomón fueron reivindicados por organizaciones mágicas para-masónicas como la Orden Hermética del Amanecer Dorado y la Ordo Templi Orientis. Aleister Crowley, gran promotor de estos grupos dio pie para basar en ellos diversos movimientos modernos como la Wicca, el neo-satanismo, y la magia del Caos.
El manuscrito de Voynich podría también tratarse de un grimorio, aunque su texto nunca ha sido descifrado, por lo que también se ha postulado que podría ser un fraude de siglos de antigüedad. La biblia satánica igual podría considerarse un grimorio moderno, al contener descripciones de ritos.

Grimorios ficticios
Entre los grimorios ficticios más famosos, destacan:
El Necronomicón y los Manuscritos Pnakóticos, dos de los grimorios ficticios más importantes creados por el escritor estadounidense H.P. Lovecraft e incorporado corpus de los Mitos de Cthulhu.
FUENTE: https://es.wikipedia.org

El Malleus Maleficarum (El Martillo de las Brujas)

El Malleus Maleficarum (El Martillo de las Brujas) es uno de esos libros cuyo nombre no sólo remite a una idea; ya que fue, literalmente, un martillo sobre las brujas. Se trata de un compendio sobre la brujería, publicado en Alemania, en 1486. Sus recopiladores fueron dos monjes inquisidores: Jacob Sprenger y Heinrich Kramer.

El origen del Malleus Maleficarum ya es controversial. Los monjes afirmaban tener un poder especial del Vaticano para encarcelar y procesar brujas en Alemania, amparados en un decreto papal; pero luego se supo que aquel decreto fue firmado mucho antes de que comenzase la escritura del libro. Al ser presentado ante la universidad de teología de Colonia, El Malleus Maleficarum fue oportunamente rechazado por no atenerse a las normas de la ética. Heinrich Kramer, sin embargo, insertó una aprobación falsa en la introducción de la obra. Esto colaboró, afirman los especialistas, a popularizar el libro. De hecho, en su época fue el libro más leído después de la biblia.

El Malleus Maleficarum está dividido en tres partes. La primera intenta probar la existencia de la brujería, pero con la curiosidad de que estaría amparada por Dios. Es decir, se enumera la metodología de las brujas y hechiceros, que actúan impulsados por el deseo de dañar, pero sin lograr contradecir la voluntad última de Dios, que es inescrutable. En esta parte del libro se expone la teoría de que la mujer es un ente inferior, y que por lo tanto, están más inclinadas que el hombre a las tentaciones de Satán. Los monjes incluso llegaron a reflexionar filológicamente sobre la etimología de la palabra Mujer, Femina, en latín; concluyendo erróneamente que significaba Sin Fe, Fe Minus.
La segunda parte del Malleus Maleficarum nos habla de las formas de la brujería. Se enumera un corpus considerable de hechizos y conjuros; haciendo especial incapié en el pacto con el demonio. Naturalmente, las fuentes que citan nuestros monjes son la de aquellos que han confesado mediante la tortura.

La tercera parte se enfoca en la manera de perseguir y enjuiciar a las brujas. La tortura es el método recomendado para los que se resistan a asumir sus culpas. Si lo anterior resulta poco menos que repugnante al intelecto, en esta sección del Malleus Maleficarum se alcanzan picos siniestros; particularmente en donde se explica como el inquisidor puede mentir, prometiéndole misericordia al procesado, sin la necesidad de cumplir.
El conjunto del libro, leído a la distancia, es ciertamente interesante. Algunos pasajes de hecho son tan absurdos que es imposible no tomarlos como una broma. Las descripciones del vuelo de las brujas, de los encantamientos para crear impotencia en los buenos cristianos, de la capacidad de generar tormentas y granizo, son tan abundantes que su redundancia termina convirtiéndose el método general de argumentación. En resumen: El Malleus Maleficarum tiene poco de original, y la mayoría de su material pertenece a obras anteriores; de todos modos, no deja de ser interesante un recorrido por sus páginas; y una muestra de la otra cara del ocultismo, a menudo más perversa que la de los acusados.
FUENTE: http://elespejogotico.blogspot.mx/

Las Brujas Aztecas

Por: Alda Magia

Dentro de los ancestros aztecas, Tlazolteotl o Ixcuiname era la diosa madre de la tierra (otras dos representaciones están en Coatlicue y Cihuacoatl). Diosa del sexo y la fecundidad, también era la Diosa de la brujería y las brujas, los hechiceros y los adivinos; de los baños de vapor, del dar a luz, de la confesión y regía la medicación mágica (actividades comunes de una bruja prehispánica y contemporánea).

Se la llamaba “la comedora de suciedad” ya que visitaba a los moribundos y comía su suciedad (los pecados que confesaban), limpiaba los pecados… quizá este sea un indicio de las “limpias” energéticas en México.

Era la Madre de Centeotl, el Dios del Maíz.

Tenía un templo dedicado, conocido como Tocititian, “el lugar de nuestra abuela”.

Los investigadores mencionan que el culto a Tlazolteotl se originó en la zona de la Huasteca y después llegó a la región azteca.

Un atributo característico de Tlazolteotl es la escoba, con ella aparece representada en numerosas ocasiones. “Barrer la tierra es la operación que precede a la siembra del maíz”… ¿será esta una alusión a las escobas de las Brujas actuales?

Fuente: http://aldamagia.blogspot.mx/

Sangoma… La Brujería Zulú

Por: Alda Odette

Para los zulúes, en Sudáfrica, existen dos personajes importantes para su bienestar social: el Inyanga y el Sangoma.

El Inyanga es el curandero, el médico tradicional, tiene acceso a los hospitales para auxiliar a los médicos con las hierbas y preparados de la región, y así curar a sus pacientes. Para ser Inyanga se comienza desde muy pequeño, ya que es una labor heredada de padres a hijos. En su gran mayoría, los Inyangas son hombres. Los ingredientes que usa para sanar están hechos a base de diferentes plantas y especias, algunas de ellas exóticas, llamadas genéricamente ‘Muti’ se pueden encontrar en Durban en el Mercado de las Mañanas frente al Mercado Victoria (por precaución, no les recomiendo ir ahí).

Hablemos acerca del Sangoma: pueden ser hombres y mujeres, de cualquier edad, ocupación y estado civil. Su labor es sanar espiritualmente a las personas, adivinar el pasado, el presente y el futuro, tener comunicación con los elementales de la naturaleza y los espíritus, ellos no leen el café o el Tarot… leen huesos de animales… en pocas palabras, son los Brujos zulu. El Sangoma es una persona muy respetada en la comunidad pues con sus dones y sabiduría guían a sus pueblos. Se dice que para ser Sangoma, el elegido tiene que recibir una señal: un sueño, un suceso en donde se le revela su vocación. Es entonces que debe buscar la guían de un Sangoma experto. El aspirante deja a su familia de origen para ir a vivir con el Sangoma, quien lo entrenará durante dos, tres o cuatro años para que el aprendiz conozca todas las facetas de este trabajo. Su vestimenta es sencilla, en mi caso tuve la oportunidad de ver a una aspirante ataviada con ropas rojas. En las noches ponen a fermentar hierbas amargas y a la mañana siguiente beben este preparado para después vomitarlo… de esta manera hacen una limpieza corporal que los prepara para incrementar sus dones. Cuando ya están listos para ser Sangomas, las vestimentas cambian y se distinguen por tener un tocado distintivo en la cabeza, como la mujer de la foto.
Conocer a una Sangoma, fue una manera distinta e interesante para saber que en todas las culturas y en todos los tiempos, existe ese vínculo entre los mundos sutiles y los mundos terrestres… tenemos diferentes atuendos, idiomas y edades… pero en el fondo, nos une la Magia.

Las Rokurokubi

Este horrendo espectro femenino puede estirar el cuello largamente, y disfruta asustando niños y espiando. Durante el día es una mujer normal, pero por la noche drena la energía vital de sus víctimas o incluso, según cierta versión, les chupa sangre o las devora…

Una rokurokubi es un tipo de monstruoso espectro femenino, originario del folclore japonés y perteneciente a la categoría de los yokai (que engloba apariciones, espíritus, demonios y monstruos). Durante el día su aspecto es como el de una mujer normal, muchas veces muy guapa, casada y con hijos, pero por la noche adquiere la capacidad de estirar su cuello tanto como para ir a otros lugares, donde asustarán (sus rostros pueden volverse demoníacos, horrendos), drenarán energía, o incluso chuparán sangre…

Como ya se dijo, las rokurokubi tienen un aspecto normal y, cuando conocen de su condición (pues no siempre es así), hacen lo posible por mantenerla en secreto. Aún así, suelen ser personas embaucadoras, deshonestas, fisgonas y a menudo egoístas.

En términos generales, las rokurokubi se pueden dividir de dos modos. Según el conocimiento de su propia condición, están las mujeres que saben que son rokurokubi y las que no lo saben; según su naturaleza moral, hay rokurokubis casi inofensivas y que solo asustan (sobre todo a niños, según cierta creencia), molestan, curiosean o drenan un poco de energía, y rokurokubis perversas que gustan de aterrar al punto del trauma y de drenar grandes cantidades de energía o incluso, según una versión, chupan sangre… Lógicamente, cada una de las dos categorías de la primera división, se puede combinar con cualquiera de las dos categorías de la segunda división, y así habrá cuatro tipos por derivación, al menos según la creencia popular dominante; ya que, si nos aferramos a la versión budista, la rokurokubi necesariamente es un ser perverso, que nació así como karma a malas acciones pasadas o como castigo por quebrantar los preceptos budistas. En esta versión budista la rokurokubi puede matar y comer a su víctima, pero afortunadamente suele elegir como presas a hombres de baja moral, como ladrones, asesinos, violadores, adúlteros, borrachos o drogadictos.

Muy distinta de la versión budista sobre el origen de la rokurokubi, en aquella teoría se afirma que la creencia en estos seres se originó a partir de la leyenda de una mujer que tenía la mala costumbre de andar espiando a todo el mundo en sus casas, y que como castigo se la convirtió en alma en pena. Claro que esta explicación se refiere al origen de la creencia en las rokurokubis, mientras que la explicación budista se refiere al origen de las rokurokubis como tales, presuponiendo su existencia.

Con respecto a las rokurokubis se pueden formular las siguientes preguntas: 1) ¿cómo sabemos si hemos sido víctimas de estos seres?, 2) ¿cómo puede darse cuenta de que es una rokurokubi aquella mujer que lo es y no lo sabe?, 3) ¿cómo podemos darnos cuenta de que una mujer es una rokurokubi?.

Con respecto a la primera pregunta, si nos levantamos demasiado cansados y sin razón aparente, podemos suponer que una rokurokubi nos drenó energía; o, suponiendo que chupen sangre, podemos suponer que fuimos víctimas de estos seres si nos levantamos con inexplicables señales de mordidas.

Ahora, una mujer puede saber que es rokurokubi si se levanta y tiene estrías pálidas en el cuello, pues supuestamente eso se debería a que calló dormida con el cuello estirado mientras buscaba víctimas y la piel aún está adaptándose a la longitud normal. También, si se levanta y recuerda sueños en que veía desde ángulos inusuales (que con una longitud de cuello humana son imposibles de alcanzar) partes de su habitación o de otros sitios conocidos o desconocidos pero aparentemente reales, puede suponer que es una rokurokubi.

Por nuestra parte, si la rokurokubi en cuestión convive con nosotros, también lo de las estrías en el cuello nos sirve. Sin embargo, otra cosa a tener en cuenta es ver si nosotros u otros habitantes de la casa amanecen cansados, o incluso si los animales (si tenemos animales) despiertan sin energía, ya que en general una rokurokubi preferirá drenar la energía a quienes tiene cerca. Finalmente, podemos poner una lámpara de aceite y ver si el aceite de ésta aparece inexplicablemente disminuido a la mañana siguiente, pues muchas rokurokubi se beben el aceite de esas lámparas, al menos según cierta versión de la leyenda.

Por último, hay que estar atentos a las siguientes confusiones que se han dado en torno a las rokurokubi:

1. Se las confunde con los nukekubi, cuyas cabezas flotan despegadas del cuerpo. Esta confusión se debe a la historia que en 1903 escribió Lafcadio Hern (escritor extranjero que se inspiraba en temas japoneses), y en la cual usó dicho nombre para las rokurokubi.

2. A veces se confunden con los rokurokubei, que son la versión masculina de las rokurokubi.

3. A diferencia de las dos anteriores que son confusiones nominales, está la confusión ontológica (esto es, que se le confunde con otro ser) en que se piensa que se está ante una rokurokubi cuando se está ante un tanuki, que es un tipo de mapache sobrenatural que puede asumir la forma de la rokurokubi. Lógicamente, esta confusión rige en el marco de ficción (o muy discutible realidad…) de la leyenda.

Explicación de orden parapsicológico-esotérico

Las experiencias fuera del cuerpo, conocidas como “EEC” (Experiencias Extra Corpóreas) en la Parapsicología y “viajes astrales” en el Esoterismo, pueden ser el fondo de realidad que inspiró la leyenda de las rokurokubi. ¿Por qué? Vamos por partes:

Ángulos de visión extraños que las mujeres- rokurokubi suelen recordar al despertar:

En el desdoblamiento astral la persona flota o vuela, y puede ver su propio cuerpo o cualquier parte de su habitación o del lugar que sea como si estuviera en el suelo, en el techo, o en las paredes, ya que no todos los cuerpos astrales se comportan de la misma manera.

Cuello largo de las rokurokubi: El cordón de plata es una especie de cable de energía que solo se rompe al momento de la muerte, y que une al cuerpo astral (donde está la conciencia y por ende la visión de quien tiene el viaje astral) con el cuerpo físico. El grado de conciencia en un viaje astral varía mucho y a veces las visiones objetivas se mezclan con ensoñaciones o imágenes producidas por la sugestión. De ese modo, el condicionamiento cultural, unido a un grado de consciencia no total durante el viaje astral, harían que la mujer desdoblada perciba su cordón de plata como una especie de cuello largo, o que bien no recuerde sino borrosamente la visión del cordón de plata, y la reinterprete como un cuello largo al despertar.

Drenar energía: este comportamiento de la rokurokubi equivaldría al vampirismo astral, y cabe recordar que cada tipo de vampiro astral tiende a drenar las energías astrales correspondientes a sus tendencias dominantes. De ese modo, se esclarece el porqué, en la creencia budista, la rokurokubi prefiere víctimas viciosas o de baja naturaleza, ya que las buenas personas no suelen ejercer el vampirismo astral, sea consciente o inconscientemente, pues de ambas formas se puede ejercer.

Chupar sangre: Esto sería una metáfora del vampirismo astral, producida por la exageración y la imaginación popular, que tiende a deformar todo de manera que se vuelva más impactante, teniendo muchas veces simbolismos de fondo aquellas deformaciones.

Asustar o curiosear: Cuando alguien se desdobla, sea que lo recuerde o no al volver a su cuerpo físico, tiende a experimentar miedo o curiosidad, y si experimenta lo segundo, se moverá a donde pueda, y asustará a quienes tengan algo desarrollado el sexto sentido, pues estas personas le percibirán como un espectro, cuyo rostro puede deformarse en función de las emociones, ya que está hecho de materia astral y ésta es maleable. Ahora bien, hay personas perversas que tienen la capacidad de desdoblarse y gustan de aterrorizar, pero muy pocos de estos casos se corresponderían con mujeres-rokurokubi. Y en cuanto al porqué los niños son quienes más comúnmente resultan asustados por estos seres, es simplemente porque los niños suelen tener menos cerrado el tercer ojo que los adultos, de modo que pueden percibir con mayor facilidad a los fantasmas y cuerpos astrales de personas vivas que se han desdoblado…

FUENTE:  http://www.leyendas-urbanas.com/