¿LA MUERTE VIAJA EN EL METRO?

¿LA MUERTE VIAJA EN EL METRO?
Roberto S. Contreras Esparza
Constantemente recibimos imágenes muy extrañas y difíciles de constatar, recientemente nos llego una peculiar fotografía en la que se aparecía lo que podría ser la imagen de una “Calavera”. Ismael Rodríguez, protagonista del suceso nos envió la información y la imagen de dicho evento. Aquí les presentamos los datos de cómo se obtuvo la fotografía, también les presentamos en detalle aumentada la imagen por gente de nuestro equipo, buscando resaltar la extraña efigie. Obsérvelas, conozca la historia y saque sus propias conclusiones sobre esta imagen que de acuerdo a nuestro informante, fue obtenida en el Sistema de Transporte Colectivo, Metro en el D. F.

¿SE TRATE DE ALGÚN REFLEJO?
Por un amiga supe de su revista y al ver los artículos, veo con sorpresa que la realidad supera la ficción por los casos tan impresionantes que publican. El motivo de mi correo es que vi su sección sobre las fotografías raras y precisamente quiero comentarles de una foto que personalmente tome y me ha llamado la atención algo que aparece ahí, tal ves no sea nada y todo se trate de algún reflejo, pero ustedes saben mas sobre este tipo de imágenes y espero que me digan que fue lo que capte, que por cierto la fotografía la tome a finales del mes de junio. La historia de como obtuve la fotografía es la siguiente:

PARA MÍ ES UNA CALAVERA
Hace dos semanas un primo me presto una cámara fotográfica, La cámara era una Minolta digital de 3 mega píxeles, pues mi intención es comprarme una y quería ver que tan accesibles y fáciles de manejar son, además de que quería ver la calidad de las imágenes y otras características. Conseguí prestada la cámara un martes por la noche como a las 11 y media y al regresarme a mi casa en el Metro, por la estación Zapata, iba tomando fotografías de los asientos y ventanas, tratando de probar la cámara. Ese vagón casi estaba vació, había como tres personas del otro lado y así esa noche tome unas 5 o 6 fotos. Al día siguiente al vaciar las fotos en la computadora y revisando las imágenes para ver que calidad tenían, si se veían bien al agrandarlas y mantenían definición, fue cuando vi eso que para mí es una “Calavera”.

ESA NOCHE NO VIAJABA SOLO

La imagen de la “muerte o la calavera”, la podemos apreciar en la esquina de la ventana que aparece a la izquierda. Se la he mostrado a varios familiares y compañeros y me han dicho que esa noche la muerte viajaba conmigo y hasta me quieren espantar diciéndome que algo me va a pasar. Pero esa noche, yo no sentí nada, ni vi nada anormal, pero al pensar que sin proponérmelo esa noche tome en foto a la muerte, me hace sentir cierto escalofrió, tal vez porque esa noche no viajaba solo. Espero que la foto les sea interesante, como a mi, y sirva para que la gente se de cuenta de que no estamos tan solos como lo creemos… Ismael Rodríguez Larios, Colonia Narvarte, México Distrito Federal…

INFRASONIDO

El Infrasonido, el Sonido de los Fantasmas
 
El infrasonido, a veces conocido como el sonido de baja frecuencia, es un sonido que es más baja en la frecuencia de 20 Hz (Hertz) o ciclos por segundo, el límite “normal” de la audición humana. Al escuchar se convierte gradualmente menos sensible a medida que disminuye la frecuencia, por lo que los seres humanos perciben el infrasonido, la presión acústica debe ser lo suficientemente alta. El oído es el órgano principal para la detección de infrasonido, pero a intensidades más altas es posible sentir las vibraciones de infrasonido en diversas partes del cuerpo.
El estudio de tales ondas de sonido se refiere a veces como Infrasonics, que cubren sonidos por debajo de 20 Hz a 0.001 Hz. Este rango de frecuencia se utiliza para el seguimiento de terremotos, trazando las formaciones rocosas y de petróleo por debajo de la tierra, y también en balistocardiografía y seismocardiography para estudiar la mecánica del corazón. El infrasonido se caracteriza por una capacidad de cubrir grandes distancias y obtener alrededor de obstáculos con poca disipación.

 
Las personas que han visitado lugares encantados hablan de lugares fríos, sensaciones de escalofrío y pavor. Algunos investigadores piensan que estas sensaciones podrían estar causadas por lo que se conoce como infrasonido.

¿Qué es entonces el infrasonido?. El sonido se mide por la frecuencia, tono, y la amplitud, volumen. La frecuencia se mide en Hercios, Hz. El infrasonido es un sonido de frecuencia extremadamente baja, entre 1 y 20 herzios. El infrasonido apenas se suele oír, pero afecta al cuerpo humano. Puede causar náuseas, ansiedad y escalofríos. Algunos investigadores piensan que podría afectar incluso a la visión, por las vibraciones del globo ocular.

Además, los investigadores tienen la teoría de que una parte de la población humana es hipersensible a los infrasonidos. Los infrasonidos pueden ser producidos de forma natural por las avalanchas, los terremotos y los fenómenos meteorológicos.

En abril de 1998, la Revista para la Sociedad de la Investigación Psíquica publicó un trabajo que llevaba por título El Fantasma en las Máquinas, por el profesor Vic Tandy de la Universidad de Coventry. Tandy describe las experiencias de trabajo en su laboratorio médico.

 

Los compañeros de trabajo se quejaron de escalofríos y una escalofriante sensación en el laboratorio. Una limpiadora renunció a seguir trabajando allí después de haber visto algo. Una vez, trabajando solo de noche en el laboratorio, Tandy tuvo la sensación de estar siendo vigilado. Una sombra apareció en su campo de visión. Sin embargo, al volverse, la sombra desapareció.

Pero lo que los seres humanos experimentan con el sonido es, en realidad, una onda de presión que viaja a través de la atmósfera. Tandy descubrió que en su laboratorio se producían sonidos de 19 hercios.

El Centro de Información Turística de la ciudad de Coventry se halla junto a la Catedral, en un sótano del siglo XIV. La bodega fue descubierta durante la construcción del Centro, y los constructores descubrieron que estaba conectada mediante un pasillo subterráneo. Este centro ofrece visitas guiadas a la bodega, y algunos visitantes hablan de que han sentido la presencia de algo allí abajo. Un periodista llegó a afirmar haber visto un rostro fantasmal por encima de su hombro. Tandy colocó sus equipos de medición del sonido en la bodega y descubrieron que se producían sonidos de 19 hertzios, sonidos fantasmas.

En mayo del 2003, el Doctor Richard Lord, científico acústico del Laboratorio Nacional de Física en Inglaterra, y el profesor Richard Wiseman, psicólogo de la Universidad de Hertfordshire, llevaron a cabo un experimento: – El Doctor Lord y sus colegas organizaron un concierto para 750 personas. Se llevaron a cabo cuatro piezas de música. Sin avisar a los espectadores, el Doctor Lord utilizó un tubo de siete metros para producir infrasonido durante dos de las canciones. Al terminar el concierto, la mitad de los espectadores afirmó haber sentido algo de miedo y escalofríos ante precisamente esas dos canciones-.

Los infrasonidos son también normalmente producidos por el cuerpo humano, por ejemplo los músculos al resbalar unos sobre otros para permitir movimientos pueden producir infrasonidos de 25 Hz, el corazón produce infrasonidos en torno a los 20 Hz, incluso las orejas provocan infrasonidos (emisión otoacústica espontánea).

 
 

EL CERRO DEL MUERTO

EL CERRO DEL MUERTO
LEYENDA DE AGUASCALIENTES, MEXICO

El cerro del Muerto es una montaña que forma parte de la sierra del Laurel, un ramal de la Sierra Madre Occidental, y que constituye un emblema de la ciudad de Aguascalientes, capital del estado del mismo nombre.

El cerro se encuentra al poniente de la ciudad, a una distancia aproximada de 10 km, y ofrece a las aguascalentenses su mejor vista al atardecer pues es conocido por sus coloridos ocasos, principalmente en los meses de agosto a octubre.

Su altura oscila los 2400 msnm de los cuales la más accesible es el “Picacho”, que corresponde a los pies del muerto, ya que en su parte norte pasa la carretera federal Número 70 a Calvillo.

Entre las tradiciones más conocidas, se cuenta que bajo el cerro del muerto hay túneles, tiene varias entradas y que en las entrañas, guarda uno de los más grandes tesoros acumulados por los indios de la región, quienes asaltaban las caravanas de la ruta de la plata.
Otros aseguran que los tesoros no son de los indios, sino de Juan Chávez, bandolero famoso en la entidad y alrededores.
Lo cierto es que existen tanto a los alrededores del cerro como bajo la ciudad muchos túneles y socavones, la mayoría de los cuales, por falta de equipo adecuado no han sido explorados, prefiriendo simplemente taparlos.

Se sabe también de casos de personas que se aventuraron a explorarlas y no se volvió a saber de ellas.

Por lo que se cuenta, se especula que en sus túneles se encuentra una especie de hongo, y que al respirar sus esporas, éstas se alojan en los pulmones, y terminan asfixiando a la persona, o bien pierde el conocimiento y la memoria, pero nada ha sido comprobado.

No es la tradición sino la leyenda la que nos dice que establecidos los Chichimecas, los Chalcas, Nahuatlacas y tres sacerdotes extremadamente altos, fornidos y de aspecto majestuoso e imponente, cierto día, cuando el sol terminaba su tarea, a uno de los sacerdotes se le ocurrió bañarse en el charco de agua caliente de La Cantera; se tiró al agua y desapareció.

La leyenda dice también que este charco fue sembrado por otras tribus anteriores que de paso llegaron al lugar donde se encuentra; que aquellos hombres, de donde querían, sembraban agua; que hacían un hoyo, le ponían agua de sus guajes, medio almud de sal, lo tapaban y al transcurso de tres años era aquello un grandísimo manantial.

Los indios que acompañaban al sacerdote, desesperados por su desaparición, creyeron que les había sido arrebatado por los chalcas, y al momento corrieron a dar aviso a sus compañeros.

A consecuencia de lo ocurrido, al día siguiente principió una guerra con los chalcas, éstos se dispusieron a repeler el ataque en los furores de la batalla, en lo cruento de la lucha, aparece al frente el sacerdote perdido, quien fue atravesado por una flecha y en su fuga fue dejando tal huella de sangre que a la fecha se encuentra la tierra roja, debajo de donde cayera muerto, dejando sepultado con su cuerpo al pueblo chichimeca que le seguía formando con su cadáver el Cerro del Muerto que se ve al poniente de la ciudad.
Existe otra leyenda que narra como surgió El Cerro del Muerto.

Por Carlos Alberto Rodríguez Rdz.

Hace unos cientos de miles de años, por allá en los albores de la vida cuando la tierra apenas empezaba a enfriarse y las lluvias eran torrenciales, por la superficie de este mundo resonaban con firmeza las pisadas de gigantes que eran los amos y señores de todo lo creado, porque su inteligencia sobrepasaba el nivel de cualquier otra criatura del reino animal.

Su porte altivo; sus facciones tan finas y aristocráticas, que ni la Grecia Antigua vio seres tan perfectos y atléticos y bien proporcionados que no tenían par en el Universo.

Construyeron enormes ciudades y sus palacios no han sido siquiera soñados por el hombre moderno porque combinaron lo bello con lo práctico y lo cómodo con lo seguro.

A la par que la tierra, que les daba abundantes cosechas, cultivaban las Bellas Artes, porque su civilización era muy avanzada. Tan maravilloso era su sistema de vida que muchos todavía no creen que hayan existido. ¡Pero existieron! De eso no hay duda y basta con mirar al Cerro del Muerto para comprobar que todo fue verdad.

La guerra y el odio estaban ausentes  de sus almas. Nunca, como entonces, la paz fue tan fraternal y duradera sobre la tierra. Así vivieron incontables siglos: amando todo cuanto les rodeaba. La naturaleza siempre pródiga, les daba todo. Pero… ¡ni siquiera en ese verdadero paraíso terrenal la dicha era eterna! Y así llegó el día en que todo tuvo que terminarse por un cataclismo geológico que la tierra ha experimentado infinidad de veces: temblores la sacudieron en convulsiones de muerte; desgarrando a su paso ciudades enteras con sus habitantes.

Al fin, volvieron la paz y la estabilidad, pero el mundo de los gigantes estaba casi totalmente destruido y su población asustada de que volviera a suceder algo semejante.
De entre los sobrevivientes quedó una joven pareja; Verlé, el príncipe del país del norte y que su nombre significa “Calientes Primaveras”, y Kirle la princesa de la ciudad del sur que significa “Aguas Cristalinas”.

Ellos fueron los elegidos para ir a hablar con Dios. Después de prepararse, llegaron a su presencia y el Señor les dijo:

-Aunque sé a que han venido quiero oírlo de sus labios.
-Nuestras ciudades han sido destruidas y somos muy pocos sobrevivientes.
-Ustedes tendrán que emigrar a otras tierras ya que lo que sucedió ahora, puede volver a suceder.
-Pero ¡Amamos nuestra tierra! Queremos seguir viviendo ahí.
-De quedarse, perecerán todos por falta de condiciones adecuadas.
-Señor; no queremos de forma alguna revelarnos, pero deseamos quedarnos ¿será posible?
-¡Sí!, pero se quedarán para toda la eternidad.
Al regresar a su tierra avisaron a los pocos que quedaban su decisión.

“Calientes Primaveras” se tendió en la tierra que tanto quería, con la cabeza hacia el Sur. “Aguas Cristalinas” colocó su cabeza frente a la de su esposo e inclinó un poco el cuerpo hacia el Suroeste. A la distancia, el resto de aquella raza de gigantes tomó la posición que mas le acomodaba, para esperar la eternidad.

Cuatro de los mas valientes caballeros que se llamaban: Galfo (Buena Tierra), Talt (Agua Clara), Kilse (Cielo Claro) y Machi (Gente Buena), hincaron una rodilla en tierra e inclinaron sus cabezas a esperar el final.

En esos momentos, un largo eclipse empezó a oscurecer la tierra, y cuando siete horas después volvió a aparecer el sol, no se veía por ninguna parte un ser viviente; los gigantes eran ya enormes cerros, de entre los cuales destacaban las figuras de los príncipes, vistos desde las estribaciones de la sierra de Guajolotes, en el punto que queda precisamente arriba del poblado que hoy se conoce como Pedregal Primero, sobre la carretera a Calvillo.

Desde la Ciudad de Aguascalientes, sólo se aprecia la figura yaciente de Verlé, al que actualmente  se le conoce como Cerro del Picacho o Cerro del Muerto.

Destacan también los cuatro capitanes que ahora conocemos, al sur el Cerro de Los Gallos conocido como “Agua Clara”; al norte el Cerro de San Juan en el macizo  montañoso de Tepezalá, conocido como “Cielo Claro”; un kilómetro adelante, el Cerro de Altamira que un buen día llevar el nombre de “Gente Buena”, y mas allá hacia el Poniente se distingue a “Tierra Buena ahora llamado Cerro del Laurel muy cerca del poblado de Calvillo.

Pero estos gigantes no han muerto. Vigilan nuestras vidas y nos han heredado una espiritualidad, su amor a nuestra familia, su amor por nuestra tierra.

Su influencia ha sido tan grande que de los nombre de los príncipes entrelazados le dieron el nombre de “Aguascalientes” a nuestra ciudad, y el de los cuatro militares existen en el escudo de nuestro Estado. Mientras esos gigantes sigan ahí nuestra tierra Bendita, no perecer a Jamás.

Es habitual realizar salidas al cerro del Muerto, caminatas, excursiones, campismo, destacando entre estas actividades el tradicional evento conocido como Ilumínale los pies al muerto, una caminata con lámparas que se realiza durante los festejos del Festival de las Calaveras en el mes de noviembre.

Leyendas Mexicanas V 1.1

TLACANEXQUIMILLI

TLACANEXQUIMILLI
LOS FANTASMAS DE LA NUEVA ESPAÑA


Tlacanexquimilli: El envoltorio humano de cenizas

El “Tlacanexquimilli”, según los que creyeron verlo, era una especie de bulto que contenía cenizas humanas, que rodaba por el suelo, dando gemidos como los de un enfermo y su aparición era señal de calamidades e infortunios.
Según los testimonios orales transmitidos de generación en generación en el Valle de México, si algún trasnochador lo encontraba en su camino, era necesario que lo agarrase y no lo soltara, aunque el bulto lo suplicara de forma lastimera; después de aguantar cuatro o cinco súplicas, el duende azteca decía “te doy toda la riqueza que deseas, para que seas próspero en el mundo”.

A veces, por las noches, los más desafortunados, podían toparse con algunos seres que les provocaban un pánico indescriptible. Uno de estos fantasmas, tlacanexquimilli, era el de un cuerpo con apariencia humana pero sin cabeza y sin pies, que rodaba por el suelo quejosamente y lanzaba gemidos que helaban la sangre. Esta tipología fantasmal continúa con la que llamaban cuitlapanton, o también conocida como centlapachton. Se trataba de una mujer enana, que poseía una larga melena hasta la cintura y que tenía incómodos andares, como si no pudiese doblar sus rodillas. Parecía además poseer poderes, pues cuando algún testigo era un valiente soldado que quería prenderla, la pequeña mujer desaparecía de donde estaba para aparecer en otro lugar de la estancia y así continuaba jugando al gato y al ratón hasta que desaparecía por completo. Igual de huidiza era otra aparición nocturna, en este caso se trataba de una calavera. Esta se aparecía súbitamente a los caminantes y tras saltar a las pantorrillas de algunos de los viandantes, se escondía a sus espaldas y les perseguía durante parte del trayecto. Solo podían ya oírla pero si alguno se atrevía a asirla, ésta cambiaba rápidamente de lugar no dejando más opción al osado que correr despavorido de miedo deseando llegar a un lugar seguro. No es el único fantasma con alusión a la muerte. Muchos decían ver un difunto con mortaja incluida, dando alaridos y quejidos. Cuando alguien conseguía atraparlo, éste desaparecía dejando en su lugar algún objeto pequeño. Consideraban que era una especie de juego o ilusión creada por el dios Tezcatlipoca. Y no fue la única. Parece que esta deidad podía transformarse en un animal parecido al lobo, un coyote seguramente al que llamaban coyotl. Se le podía encontrar en medio del camino interceptando el paso a los caminantes y evitando así que siguieran por el camino que llevaban. En este caso parece que su dios no pretendía burlarse de ellos, sino muy al contrario, salvarles de las desgracias que podían sufrir si seguían por la dirección en la que iban.

Fin del libro de los agüeros

FUENTE: HISTORIA GENERAL DE LAS COSAS DE LA NUEVA ESPAÑA, I ( CAPITULOS 11 A 13).

EL NACIMIENTO DEL SOL Y LA LUNA

EL NACIMIENTO DEL SOL Y LA LUNA
(LEYENDA MEXICA)

Los antiguos mexicas creían que alguna vez la Luna había brillado tanto como el Sol, pero que luego fue castigada. Ésta es la historia que contaban los viejos sobre el nacimiento del Sol y la Luna.
Antes de que hubiese día en el mundo, cuando aún era de noche, se juntaron todos los dioses en Teotihuacán, su ciudad, y se sentaron formando un círculo.
-¿Quién se encargar de alumbrar el mundo? -preguntaron.
Entonces Tecuciztécatl, que era muy rico y muy bien vestido, se puso de pie.
-Yo tomo el cargo de alumbrar el mundo -dijo.
-¿Quién ser el otro? -preguntaron los dioses.
Pero nadie respondió, nadie quería tomar la carga. Uno a uno fueron bajando la cabeza hasta que sólo quedó el último, un dios pobre y feo, lleno de bubas y llagas, que se llamaba Nanahuatzin.
-Alumbra ti, bubosito -le dijeron.
-Así será -respondió Nanahuatzin mientras bajaba la cabeza-. Acepto sus órdenes como un gran honor.
Antes de poder convertirse en soles para alumbrar el mundo, los dos dioses tenían que hacer regalos y ofrendas. Para ello les construyeron dos gigantescos templos en forma de pirámide que aún ahora se pueden ver en Teotihuacán. Cada uno se sentó arriba de su pirámide y estuvo ahí cuatro días, sin comer ni dormir. Tecuciztécatl ofrendó plumas hermosas de color azul y rojo, pelotas de oro y espinas rojas de coral de mar. Nanahuatzin no pudo regalar nada tan hermoso: en vez de plumas ofreció yerbas atadas entre sí, ofrendó pelotas de heno en lugar de pelotas de oro y regaló espinas de maguey pintadas de rojo con su propia sangre. Mientras los dos dioses hacían penitencia, los otros prendieron una inmensa fogata en , la cumbre de otro templo.
Cuando terminó su penitencia, Nanahuatzin y Tecuciztécatl arrojaron al aire las cosas que habían ofrendado y bajaron de sus templos. Poco antes de la medianoche los otros dioses los vistieron para que se arrojaran al fuego. Tecuciztécatl se puso prendas de fina tela y un tocado de plumas; Nanahuatzin iba vestido con un maxtlatl y un tocado de papel. Era el momento esperado. Todos los dioses se sentaron alrededor de la inmensa fogata y Nanahuatzin y Tecuciztécatl se acercaron cada uno por su lado.
-Tecuciztécatl, brinca tú primero -ordenaron los dioses.
Tecuciztécatl se aproximó al fuego con paso firme, pero se detuvo cuando vio las inmensas llamas y sintió el calor abrasador. Otra vez volvió a intentarlo, pero tampoco pudo arrojarse a la fogata. Los dioses lo contemplaron en silencio hasta que hizo su cuarto intento. Entonces lo detuvieron.
-Ningún dios puede hacer más de cuatro intentos. Has perdido. ¡Qué venga Nanahuatzin!
El buboso caminó rápidamente y se arrojó al fuego sin detenerse un instante. Entonces el fuego comenzó a sonar y rechinar. En cuanto lo vio entrar a las llamas, Tecuciztécatl sintió tanta envidia que corrió tras él y se arrojó a su lado. Detrás de ellos entraron un águila y un tigre. Desde entonces esos animales tienen manchas negras en las plumas y en la piel.
Después de que Nanahuatzin y Tecuciztécatl se quemaron en el fuego, los dioses se sentaron a esperar que saliera el Sol. Cuando el cielo se iluminó de color rojo, como se ilumina al alba, los dioses se pusieron de rodillas para saludar al nuevo astro. No sabían bien por cuál rumbo había de aparecer. Unos decían que por el Norte, otros por el Sur. Sólo el dios Ehécatl, el Señor del Viento, supo que el Sol debía aparecer por el Este y se arrodilló en esa dirección.
Cuando salió el Sol, que era Nanahuatzin, se veía muy colorado, parecía que se contoneaba de una parte a la otra. Brillaba tanto que nadie lo podía mirar directamente. Pero poco después apareció la Luna, que era Tecuciztécatl, que brillaba tanto como él y tenía el mismo resplandor rojo.
Cuando los dioses vieron a los astros juntos dijeron:
-¡Oh dioses! ¿Cómo es esto? ¿Será bien que vayan ambos a la par? ¿Será bien que igualmente alumbren?
Entonces unode ellos corrió hacia la Luna y le arrojó un conejo. El conejo cayó en la cara de la Luna y apagó su brillo. Por eso la Luna ahora es menos brillante que el Sol y tiene un conejo marcado con todo y sus orejas en el centro de su rostro.
Los dioses quedaron tranquilos, pues el único Sol debía ser Nanahuatzin, que se había arrojado primero fuego. Pero ni el Sol ni la Luna se movían, los dos se habían quedado quietos en el Oriente, arriba del horizonte.
-¿Cómo podemos vivir? -se preguntaron los dioses. El Sol no se mueve y la Luna tampoco.
Entonces habló uno de ellos:
-Debemos morir todos, para hacer que el Sol pueda renacer.
En ese momento se levantó un viento horrible que mató a todos los dioses. Sólo el dios Xólotl se negó a morir y para escapar al viento se convirtió en mata de maíz pequeña y después en un maguey pequeño y en un pez que tiene pies y que vive en las lagunas, llamado ajolote.
Dicen los antiguos que ni siquiera con la muerte de los dioses se movió el Sol. Fue Ehécatl, el viento, quien hizo moverse, pues fue hasta donde estaba y lo empujó para que anduviese su camino.
Detrás del Sol comenzó a andar la Luna. Por eso no se mueven juntos, sino que se mueven en distintas direcciones.

LA LEYENDA DEL CONEJO EN LA LUNA

LA LEYENDA DEL CONEJO EN LA LUNA

Un Conejo en la Luna…. (Leyenda Maya)
Una antigua leyenda maya intenta explicar el porqué de esa forma animal que se adivina de noche si miramos hacia el astro nocturno. Las sombras de los cráteres en la escarpada superficie lunar, según los precolombinos, simulan un conejo en movimiento, saltando. La vieja leyenda dice:
Quetzalcóatl, el dios grande y bueno, se fue a viajar una vez por el mundo en figura de hombre. Como había caminado todo un día, a la caída de la tarde se sintió fatigado y con hambre. Pero todavía siguió caminando, hasta que las estrellas comenzaron a brillar y la luna se asomó a la ventana de los cielos. Entonces se sentó a la orilla del camino, y estaba allí descansando, cuando vio a un conejito que había salido a cenar.
-¿Qué estás comiendo?, -le preguntó.
-Estoy comiendo zacate. ¿Quieres un poco?
-Gracias, pero yo no como zacate.
-¿Qué vas a hacer entonces?
-Morirme tal vez de hambre y sed.
El conejito se acercó a Quetzalcóatl y le dijo:
-Mira, yo no soy más que un conejito, pero si tienes hambre, cómeme, estoy aquí.
Entonces el dios acarició al conejito y le dijo:
– Tú no serás más que un conejito, pero todo el mundo, para siempre, se ha de acordar de ti.
Y lo levantó alto, muy alto, hasta la luna, donde quedó estampada la figura del conejo. Después el dios lo bajó a la tierra y le dijo:
-Ahí tienes tu retrato en luz, para todos los hombres y para todos los tiempos.
La mancha oscura que forma su cabeza se llama Mar de la Tranquilidad (1) y en el 21 de julio de 1969 la nave Apollo 11, primer nave tripulada en llegar a la Luna alunizó allí. La oreja izquierda del conejo es el Mar de la Fecundidad (2) y la oreja derecha se llama Mar del Néctar (3).
Igualmente identificables a simple vista son algunos de sus grandes cráteres, producidos por la colisión de aerolitos tales como: Kepler(4), situado al borde del Océano de las Tormentas (5), Copérnico (6), Archímedes (7), situado en el “Mar de la Lluvia” (abdomen del conejo), el Mar de la Crisis (8) y muchos más.

 

TSUKI NO USAGI…. (LEYENDA JAPONESA).

 
Esta leyenda también tiene su versión japonesa, donde el conejo recibe el nombre de Tsuki no Usagi.
Los japoneses ven en la superficie de luna la imagen de un conejo machacando arroz con un martillo para preparar mochi (un dulce tradicional). Y esta imagen tiene su leyenda: Se cuenta que un viejo peregrino encontró un día un mono, un zorro y una liebre.
El hombre, de avanzada edad, se encontraba agotado por su viaje lo cual le llevó a pedir a los tres animales, como favor, que le consiguiesen algo de comida. El mono se subió a un árbol y recogió frutas, el zorro con su gran atrapó un ave y la liebre, con gran pesar, volvió con lasmanosvacías.
Al ver al viejo con la cara triste y cansada, se sintió culpable. Entonces recogió ramas y hojas secas, encendió una fogata y se lanzó dentro para ofrecerse a sí misma como alimento.
El viejo, conmovido ante el trágico sacrificio del pobre animal, reveló su verdadera identidad. Era una deidad de gran poder que recogió los restos de la liebre y los enterró en la luna como monumento a su gesto de solidaridad.
Es una historia de sacrificio y entrega que forma parte de la cultura japonesa. Como nota curiosa, después de narrarla suele explicarse, principalmente a los niños, que los conejos saltan tratando de alcanzar a su héroe que descansa en la luna.
 

Brujas en Querétaro

Brujas en Querétaro

El siguiente relato escalofriante nos lo envían desde Querétaro México, esperamos que ustedes también puedan compartirnos sus historias.

Hola quisiera contarles lo que nos ha sucedido.
Hace un tiempo el sobrino de mi hermana se ha casado. A los pocos meses han tenido una hermosa niña. Pero cuando la bebita cumplía tres meses de vida. Empezó todo, la bebe empezó a llorar casi todas las noches. Para sus padres todo era muy raro. Puesto que todo marchaba bien. Pero en eso días ellos tuvieron que mudarse de casa por causa de problemas familiares. Se mudaron a casa de sus abuelos. La casa era bastante vieja y deteriorada. La cual estaba ubicada en el centro de una nopalera y muy cerca del cerro.
A los pocos días de mudarse la niña empezó a mostrar cambios en su comportamiento. Un día una señora fue a la casa y les contó sobre una noche que ella miró una luz cerca de su casa como asechando a algo.
Ellos la ignoraron puesto que no creían en las brujas o cosas parecidas. Esta situación continuó durante varios días. Hasta que una noche la bebe no dejaba de llorar. Los papás estuvieron con ella hasta la madrugada. Por fin se quedó dormida. Pero nunca se imaginaron lo que iba a pasar esa noche.
Al día siguiente los papás despertaron de un largo sueño. Y se llevaron la sorpresa más grande del mundo cuando encontraron a su pequeña hija tirada en el piso y sin vida. Pues lo único que quedo fueron las marcas de su muerte. Y las huellas de como un ser terrible le arrebato la vida (LAS BRUJAS)
A los pocos días de la muerte de la niña la misma señora de antes les contó que en esa noche ella volvió a ver a esa luz en su casa. Contó que la luz cambiaba de tamaño constantemente y brincaba de un nopal a otro. Como si estuviera llena de alegría.
Yo se que esta historia suele sonar muy antigua pero la realidad es otra. Puesto que esta tragedia sucedió hace un par de meses. Sucedió a finales del año 2010 en Huimilpan Querétaro.
Decidí contar la historia para que la gente sepa que las brujas no son simplemente cuentos como nosotros creíamos. Y para que protejan a sus bebés de cualquier peligro.

Mi nombre es Carmen y soy de Huimilpan.