PEPE Y LOLITA …“EL TRAMO DE LA MUERTE”

Tres kilómetros de terror para los automovilistas.

JUCHITÁN.- El trayecto de la Carretera Panamericana federal Tehuantepec- Juchitán, se ubica un paraje denominado Pepe y Lolita, que abarca tres kilómetros de carretera, en la última década se ha convertido en la ruta del terror para los automovilistas, debido a que constantemente se registran accidentes carreteros, que en la mayoría de las veces ha terminado en la muerte.

Pepe y Lolita, es un rancho ubicado sobre el tramo carretero Juchitán – Tehuantepec, a la altura del kilometro 263, su nombre proviene de antiguos propietarios, quienes tuvieron una pareja de hijos llamados Pepe y Lolita, quienes se saben son originarios del municipio de El Espinal.

Decenas de personas al año mueren en esta importante vía de comunicación, donde pareciera ser que existe un karma negativo, algunos que han sobrevivido a este “ tramo de la muerte”, dicen que se trata de seres extraños que aparecen sobre la carretera y los han hecho perder el control, otros más dicen que es el exceso de velocidad.

Durante las investigaciones realizadas y en entrevistas a los campesinos que desde niños habitan sobre dicho tramo, señalaron los ritos espirituales que realizan un grupo de personas vestidas con túnicas blancas que podrían estar ligadas con los múltiples accidentes que se registran.

De acuerdo a sus relatos, los ritos que realizan estas personas, son a un costado del tramo Pepe y Lolita, donde prenden veladoras, queman aceite y presuntamente matan animales como símbolo de un sacrificio realizando una cruz de cinco picos.

Entre las narraciones de los campesinos, una de las más sobresalientes y que pudiera ser la causa de los múltiples accidentes, es que hace quince años aproximadamente, en el kilómetro 261, falleció una pareja de recién casados vestidos de novios, quienes se dirigían a su luna de miel, y según la narración fue en este tramo, cuando la camioneta en el que viajaban comenzó a arder en llamas, ocasionando la muerte instantánea de la pareja.

Curiosamente, los fatales accidentes se han registrado los días viernes y los días martes.

LO QUE LA GENTE CUENTA

Un perro negro, zopilotes, una mujer vestida de blanco, duendes, hombres vestidos de charros, una mujer embarazada, una persona que pide auxilio, entre otras versiones, son las que cuentan los habitantes del lugar.

Los taxistas, quienes frecuentan mayormente este tramo carretero, son los que argumentan haber visto a una mujer vestida de blanco rondar por la carretera, a la cual evitan atropellar, lo que ha ocasionado los múltiples accidentes.

Eran las 19 horas, cuando un automovilista narró que se le cruzó un perro de color negro y de gran tamaño. “Me dirigía a Juchitán, luego de viajar a Oaxaca, en ese tramo denominado Pepe y Lolita, pasando la Base Aérea, se me cruzó repentinamente un perro negro, por lo que le di a mi volante rápidamente y me estampé con otro camión y sentí que atropellé al perro, por fortuna no morí y le pregunté a las autoridades que llegaron al lugar, nunca reportaron la muerte de un perro en ese accidente”.

Este automovilista, omitió su nombre, sin embargó, dejó claro que recientemente en el accidente registrado el 15 de agosto, casualmente parecía ser un perro el que se atravesó entre los dos vehículos, donde dejó a cuatro personas muertas y un herido, el cual hasta la fecha aún no se recupera y su estado de salud es grave, pero en el lugar de los hechos, junto a los tres cuerpos fue localizada la pierna de un animal que podría ser un perro, pero su cuerpo nunca apareció.

Una de las versiones sobresalientes es la que narró un campesino de aproximadamente 84 años de edad, quién desde su infancia ha vivido junto al tramo carretero, mismo que manifestó que hace dos décadas había visto a tres niños en el paraje Pepe y Lolita, a los que él seguía, sin embargo al llegar al rancho éstos desaparecieron.

“Eran como a las 3:00 de la tarde, cuando me dirigía a tomar el autobús y repentinamente visualicé a tres niños, quienes caminaban frente a mí, imaginándome que también abordarían el mismo autobús, sin embargo al llegar a la parada, los perdí de vista y no los vi más cerca del lugar, en ese instante un enorme escalofrío recorrió todo mi cuerpo, por lo que me percaté que no se trataban de personas terrenales, sino de posibles duendes”, indicó.

Un tercer campesino, contó que su abuela venía caminando en el paraje Pepe y Lolita y frente a ella venía una persona vestida de blanco, la cual se percató flotaba por el aire y no tenía pies.

“Na´ xhaguela ti dxii biyave ti gunaa seeda saa luu bii, ora que la` biabirii ladibe´ (en zapoteco) …

Me contó mi abuela, que venía caminando por la carretera cuando vio a una mujer flotando por los aires, por lo que le dio mucho escalofrio”.

También señaló que podría tratarse de la pareja de novios que hace quince años fallecieron en dicho lugar.

Ante esto, no existe explicación alguna que justifique solo en estos tres kilómetros se registren múltiples accidentes, pues todo el tramo es recto y solo en ese tramo es en el que se han registrado y continúan registrándose accidentes fatales.

DATOS EXTRAOFICIALES

Lugareños del tramo carretero, manifestaron que existe un grupo de al menos 15 personas, que vestidas de túnicas blancas, realizan ritos espirituales junto al paraje Pepe y Lolita; encienden velas, queman aceite, y presuntamente sacrifican animales, como símbolo de liberación espiritual, sin embargo aseguran que podrían ser éstos la causa de los accidentes.

Se realizó la investigación y se comprobó que cerca del lugar, se encuentra una iglesia espiritista de nombre “El sol luciente”, donde se reúnen las personas antes mencionadas, quienes efectivamente visten túnicas blancas.

Es de recalcar, que las autoridades pese a que conocen de la multiplicidad de accidentes fatales en este tramo carretero, no han hecho nada por buscar estrategias viales para disminuir el alto índice de accidentes que se registran.

Algunos automovilistas sugirieron que sobre el tramo se colocaran preventivos, más señalamientos, iluminación y reductores de velocidad, con la finalidad de obligar a los choferes a bajar la velocidad.

Por último, el capataz del rancho Pepe y Lolita argumentó lo siguiente: “Llevo casi 24 años viviendo en Pepe y Lolita y, gracias a Dios nunca me ha ocurrido nada, aunque antes de mi llegada, los campesinos de mi alrededor y vecinos del poblado de Álvaro Obregón, me advirtieron que el lugar era peligroso para mí y mi familia, y que no sabía en dónde me estaba metiendo, sin embargo, los ignoré debido a mis creencias religiosas”.

FUENTE: http://imparcialoaxaca.mx por José Ignacio Santiago

Leyenda del Cerro de la Bufa.

Se dice que el Cerro de la Bufa, Zacatecas, guarda dentro un inmenso tesoro, conformado por una larga escalinata de mármol, que conduce a un bellísimo palacio, con pisos de plata y muros de oro. La iluminación se produce solamente por el intenso brillo de piedras preciosas que cuelgan por todas partes. Aquel que quiera ser el dueño de tales virtudes, debe pasar una serie de pruebas impuestas por una bella mujer…

Hasta este momento todo parece muy bello, una vida llena de inmersa fortuna y la compañía de una impresionante mujer para el afortunado, pero las cosas no puede ser tan sencillas; hay aparte una serie de hechos que convierten este relato en una verdadera leyenda de terror que ha asustado a la gente por siglos, razón por la cual, pocos se han atrevido a buscar dichas riquezas.

La existencia del tesoro es algo que no muchos han puesto en duda, ya que en los registros de la historia, consta que en 1546 se descubrió al pie del cerro mucha plata. Con respecto a la mujer, se dice que es una princesa encantada que se aparece en lo más alto del cerro, solamente una vez al año, durante la fiesta del pueblo. Esta muchacha espera a que pase por la vereda algún hombre, después le pide que la lleve en brazos hasta el altar mayor de lo que hoy es la Basílica de Zacatecas.

Debido a la gran hermosura que ella proyecta es difícil que alguien se niegue a su petición, además, les promete revelar información sobre la ciudad encantada que descansa bajo el cerro. Además de cargarla, pone como condición no voltear hacia atrás sin importar los sonidos que se escuchen.

Mientras van en camino, el ambiente se llena de ruidos raros, voces llamando al hombre por su nombre, susurrando palabras de muerte, rugidos de animales conocidos y fieras extrañas, todo un enjambre demoniaco emitiendo lamentos y quejidos…

El miedo poco a poco invade su corazón, las piernas pierden sus fuerzas, se dificulta la respiración, se sabe rodeado, acechado, vigilado, probablemente cazado, y no puede resistir más, voltea su cabeza y la muchacha que lleva en sus brazos se transforma en una horrible serpiente y todo termina…

En los cuatro siglos que tiene de existencia Zacatecas, no hubo valiente, que soportara traer el infierno a sus espaldas, todos ellos voltearon a verlo, y hasta ahí llegaron, la princesa sigue apareciendo y el tesoro esperando.

FUENTE: https://leyendadeterror.com

La bruja de Hidalgo.

En el estado de Hidalgo cuenta la gente que las brujas son mujeres que, en las noches de mayor oscuridad, se convierten en guajolotes sin una pierna.

Dicen que se ve en el cielo cómo las luces que prenden y apagan en busca de una casa donde hallen algún recién nacido al cual puedan chuparle toda la sangre.

Por ello es bien sabido que la gente acostumbra a pintar afuera de las habitaciones donde duermen los bebés, grandes cruces con cal, además de colocar espejos y tijeras en forma de cruz al lado de las cunas para protegerlos.

Uno de los muchos casos de brujas que sucedió hace muchos años y de los cuales mi papá me contó dice que:

En un cuarto de adobe alejado del pueblo de Singuilucan, vivía un señor junto con su esposa. Él era conocido entre la gente por su trabajo, aunque de su esposa se corría el rumor de que era bruja, cosa que el señor ignoraba.

Un día sus amigos le comentaron a él lo que la gente decía y también le dijeron que la comida que llevaba a su trabajo estaba hecha con sangre de recién nacido, por lo que, lleno de dudas, decidió tenderle a su mujer una trampa y confirmar si aquello que le habían dicho era cierto.

Así que ese mismo día llegó a su casa diciéndole a su mujer que estaba tan cansado que iría a dormir.

Ella le dijo que también iría a dormir en cuanto terminara de guisar lo que comería al día siguiente en el trabajo, comida que misteriosamente siempre consistía en un pocillo con fritanga (tripa rellena con sangre cocida en alguna salsa de tomate).

Ya acostado, el señor le hizo un agujero a su cobija, por donde espiaría a su esposa. Pasado un tiempo el señor comienza a observar que su esposa como poseída por algo, cortaba de su larga cabellera negra un cabello que ennudado en su pierna logra que ésta se desprenda de su cuerpo. Terminado este acto que horrorizó al señor ella dejó la pierna junto al tlecuil (fogón), a la vez que iba transformándose en guajolote, el cual salió volando de la casa y convertido en el cielo en una luz parpadeante que se perdió en la oscuridad.

Aterrado por lo sucedido, pero a la vez indignado por la traición de su mujer, el señor quemó la pierna echándola al tlecuil y decidió esperar desde su escondite.

Ya cerca del amanecer la pieza se iluminó al regreso de la bruja, que traía consigo sangre de niño dentro de una tripa para cocinar la suculenta fritanga que comería su marido en el trabajo.

Al convertirse el guajolote en mujer, ésta comenzó a buscar con desesperación su pierna que jamás encontró.

Dicen que al día siguiente, cuando ya todo el pueblo sabía la noticia, la gente unida decidió quemarla en leña verde en el centro del pueblo.

FUENTES: Erika Eurícide Pérez Quiñones  http://www.paratodomexico.com

Leyendas de terror poblanas.

Puebla es una de las ciudades más antiguas de todo México. Por lo tanto, es normal que en un lapso de casi medio siglo se hayan creado historias y leyendas aquí. La capital angelopolitana es un lugar que cuenta con todo tipo de relatos transmitidos de manera oral generación tras generación. Es por ello que, a continuación, te presentamos algunas leyendas de terror de la capital poblana.

La fuente de los muñecos

En la década de los 30, el gobernador Maximino Ávila Camacho vivía en el Barrio de Xonaca. Aquí se encontraba un pozo que daba agua a los habitantes. Los hijos del funcionario, un niño y una niña, eran conocidos como “los muñecos” por sus pulcros atuendos. Un día, fueron a la escuela en un día lluvioso y fue la última vez que se les vio.

El gobernador ordenó una búsqueda, pero nunca fueron encontrados. En su luto, ordenó que se cerrara el pozo y se construyera una estatua que rindiera honor a sus desaparecidos hijos. La leyenda cuenta que las estatuas en la fuente se salen de su lugar en las noches. Reaparecen en la mañana con las rodillas raspadas y los zapatos sucios, como si regresaran de jugar.

El callejón del muerto

En 1785, Anastasio Priego salió a buscar una partera para su esposa, Juliana Domínguez, quien estaba en labor de parto. Fue a buscar a la partera doña Simonita durante la noche, armado de capa y espada. En su camino, cruzó por el empedrado Callejón de Yllescas, hoy 12 sur entre 3 y 5 oriente.

Ahí, un asaltante lo interceptó. Sin embargo, don Priego era buen espadachín y lo asesinó en defensa propia. Continuando su camino para buscar a la partera, dejó el cuerpo en el callejón. Su alma en pena empezó a deambular por el callejón hasta que recibió la absolución por un padre años después, quien escuchó su confesión.

La excancha de San Pedro

Lo que hoy es San Pedro Museo de Arte comenzó siendo un hospital del siglo XVII. Cuando comenzó la transformación del lugar en dicho museo, la tarea corrió a cargo del arqueólogo Eduardo Merlo. Él relata que cuando el adoquín fue levantado para reemplazarlo por piso, se descubrieron incontables huesos humanos.

Se sospecha que, cuando aún era hospital, se enterraban a los muertos en el patio del recinto. Dicho patio era conocido como al excancha de San Pedro. Ahora, muchos afirman que los niños, adultos y ancianos enterrados deambulan por las noches por esta galería de arte.

FUENTE: http://pueblados22.mx

El Pozo De Las Cadenas

Cuenta la leyenda que un amable campesino invitó a beber y cenar a su casa a un grupo de delincuentes. Estos aprovecharon su hospitalidad para robarle y acabaron con su vida arrojándole a un pozo. Desde entonces cada noche puede…

En el pueblo de Tecate, ubicado al final de la Rumorosa, se cuenta que en tiempos de  la Revolución Mexicana, alrededor de 1910, vivía un matrimonio de personas muy pacíficas y trabajadoras. Eran una pareja sin hijos. El señor se encargaba del cultivo de las tierras y su esposa se encargaba del cuidado de la casa.

En aquella época no había mucha gente en los alrededores y los caminos eran simples brechas secas marcadas sobre el árido paisaje, vetas polvorientas por las que a veces pasaban los caballos levantando polvaredas con su andar.

Un día aparecieron unos hombres que llevaban varias horas caminando bajo el sol ardiente. Extenuados y sedientos de tanto andar bajo el calor, vieron que el señor que trabajaba en sus cultivos era la única persona que tenían cerca y, en consecuencia, se le acercaron.

— ¡buenas tardes! —saludaron.

— ¡buenas tardes! —Respondió el señor, dejando su labor y ventilándose con el sombrero—. ¿Cómo así por acá? Muy poca gente viene por aquí.

—El deseo de encontrar buena fortuna nos trae —respondió uno de los hombres.

—Vamos a Tijuana, acabamos de cruzar la Rumorosa —dijo el otro.

—Pues aún les queda mucho camino, Tijuana está bien lejos.

—Sí, y eso que con lo que hemos andado ya nos morimos de sed, ¿no tendrá un poco de agua que nos regale? —preguntó uno de los extraños.

— ¡Chingallos, me acabo de tomar el último trago! Pero ándale, no se preocupen que  mi casa está cerca y tengo un pozo. A menos que tengan prisa. —respondió el campesino

— ¿Prisa? Prisa pero por beber agua, compadre  —dijo uno de los hombres y luego todos siguieron al señor para saciar su sed.

El hombre, que casi nunca veía a alguien pasar por el lugar, se emocionaba cada vez que venían visitantes e intentaba aprovechar la ocasión para enterarse de chismes y noticias. Se apresuró entonces por levantar sus aparejos y luego condujo a los hombres hasta su casa. Allí su esposa los recibió y ellos la saludaron quitándose el sombrero.

Una vez hubieron entrado, los hombres bebieron toda el agua que pudieron, comieron como náufragos y conversaron larga y amenamente. Entretanto, la tarde ya estaba por irse y el atardecer, en su avance, iba incendiando el cielo para después dar paso a los coyotes con sus aullidos de veneración ante el ascenso de la Luna. Los hombres sin embargo no dieron muestras de marcharse, de hecho se veía que querían prolongar las conversaciones con el ánimo de quedarse. Viendo eso, el hombre y su esposa les hicieron un catre con ramas de paja para que puedan dormir.

Pasadas las horas un grito rasgó el silencio de la madrugada, un grito que a lo lejos retumbaba como delatando la proximidad de la muerte en las inmediaciones…

Nadie supo nunca qué ocurrió. Se cuenta no obstante que los extraños pertenecían a una banda de sangrientos delincuentes, de hombres deshumanizados que disfrutaban con el sufrimiento de todas aquellas víctimas que les oponían un mínimo de resistencia. Cuentan pues que intentaron robarle y que el hombre intentó presentar resistencia, quizá más de la cuenta porque la crueldad con que lo liquidaron aún se recuerda entre los habitantes de la zona: lo amarraron con cadenas, le quitaron los ojos, lo echaron al pozo y luego arrojaron piedras al pozo para cubrir su cuerpo ahogado. De su esposa y de los asaltantes nunca se supo nada.

Tal es al menos la versión que se tiene sobre su muerte, versión de la que muchos no dudan, sobre todo quienes cuentan que hay noches en que cerca del pozo se oyen ruidos de cadenas, gemidos de llanto e incluso escalofriantes alaridos de desesperación. Dicen que pena en busca de su esposa desaparecida y de los malditos que la asesinaron, dicen que por las mañanas se pueden ver con claridad las huellas de sus pies encadenados, que a veces se escucha como si lanzaran piedras al agua del pozo a pesar de que no hay nadie cerca que las lance…Incluso, hay quienes aseguran que, cuando han pasado cerca del pozo en la madrugada, han escuchado burbujas, tal y como si alguien o algo en el interior del agua las estuviera produciendo. Los pocos que se han atrevido a mirar cuentan haber visto un rostro grande, de un espectral azul blanquecino, gritando con los ojos inundados de angustia; y ascendiendo, ascendiendo como para querer contactar con el asustado visitante…

FUENTE: http://www.leyendas-urbanas.com

Los cazadores de brujas más infames en la historia.

La brujería fue alguna vez vista como una verdadera amenaza para el mundo Cristiano. La gente llenaba sus mentes con visiones de brujas danzando con el diablo y la medicina con plantas naturales estaba mal vista, entre otras cosas. En medio de esta histeria colectiva es donde nacieron los Cazadores de Brujas.

Luego de que una “bruja” fuera identificada, se le cuestionaba, torturaba y comúnmente terminaban en la hoguera asesinados por estos cazadores de brujas de la vida real. Vistos como héroes en su época, enviaron miles de inocentes a la muerte, mientras ganaban dinero y reconocimiento por ello.

Balthasar von Dernbach cazadores de brujas

Balthasar von Dernbach

Con solo 12 años de edad, Balthasar von Dernbach fue enviado a vivir a la Abadia de Fulda, en Alemania. Rápidamente escaló en los rangos de la abadía hasta llegar a convertirse en Abad. Originalmente él era anti-protestante y forzaba a sus súbditos a convertirse al catolicismo pero una revuelta lo obligó a renunciar.

Su posición le fue re-instaurada en 1602, justo a tiempo para un juicio por brujería muy tendencioso. Su fanatismo religioso y su persecución lo hicieron dirigir uno de los mayores juicios de Brujería de la historia.

Balthasar von Dernbach torturó a Merga Bien, una muchacha alemana que finalmente fue forzada a confesar el asesinato de su esposo. También tuvo que confesar que había sido embarazada por el mismísimo Satán y que esperaba un hijo de él. Merga fue quemada en la hoguera pero esto fue solo el comienzo. Dernbach trajo a un hombre llamado Balthasar Nuss para que lo ayudara en los juicios por brujería. Juntos, ejecutaron a mas de 200 personas por “practicar la brujería”. Estos juicios continuaron hasta 1605 cuando Dernbach muere. Muy poco tiempo después Balthasar Nuss fue expuesto como el asesino que era y murió decapitado.

Mathew hopkins cazador de brujas

Matthew Hopkins

Nacido en 1620, Matthew Hopkins fue originalmente un abogado mediocre antes de saltar a su verdadera profesión como cazador de brujas. Él mismo se dio el título de “General Buscador de Brujas” y se convirtió en el responsable por las muertes de mas de 250 personas acusadas de practicar la brujería.

Hopkins exploró varios métodos de tortura para extraer las “confesiones” de los acusados. Una de sus tácticas ridículas era hacer caminar a las “brujas” toda la noche para que confesaran por cansancio. Otra particularmente cruel era el “remojo”:Como si de una película de terror real se tratara, Se ataba a la acusada y se la hundía en agua. Si se ahogaba significaba que era inocente (lo que no la ayudaba demasiado) pero si lograba salir a la superficie significaba que era una bruja y se la ejecutaba inmediatamente. O sea que de las 2 maneras morían.

Con el tiempo, el clero se dio cuenta de que estos juicios eran una barbaridad y le prohibieron seguir con estas prácticas aberrantes. Lo que le sucedió luego no está documentado. Algunos dicen que él mismo fue acusado de brujería y juzgado con sus mismos métodos. ¡Esperemos que sea cierto!

Roger noweel

Roger Nowell

Roger Nowell fue un magistrado Inglés y un oportunista que quería tener el favor del rey James I. Nowell sabía cuanto odiaba el rey a las brujas asi que tuvo su oportunidad para impresionarlo en 1612 durante uno de los más famosos juicios de brujería de la historia de Inglaterra.

En Pendle Hill,  un condado que a fines del siglo XVII era considerado por las autoridades como una región salvaje y sin ley, una mujer llamada Demdike fue acusada de haberle echado una maldición a un vendedor que no le había querido vender unos alfileres. Roger Nowell no dejó pasar la oportunidad y se ofreció como juez, sentando un terrible precedente al llamar a una niña de 9 años como testigo en la corte.

Antes de este caso un niño debía tener por lo menos 14 años para testificar en un juicio. Nowell usó el testimonio de la pequeña Jennet Device para enjuiciar a 11 personas acusadas de hechicería y sentenciarlas a muerte. Algunas de ellas eran familiares de Jennet.

Georg Scherer

Georg Scherer

Solo hubo un caso de brujería en la historia de Viena y este triste caso fue culpa de Georg Scherer, un cazador de brujas católico de ideales fanáticos.

Elisabeth Plainacher era una mujer de 70 años de edad que dedicaba su vida a criar a su nieta Anna. Cuando Anna abandonó el hogar para irse a vivir sola comenzó a tener convulsiones de un día para el otro. Mientras que esto era probablemente epilepsia, Georg Scherer diagnosticó que era un claro caso de Brujería. Concluyó que era Elisabeth quien le había hechado una maldición a su nieta y, según él, esto le dió el derecho a torturarla para sacarle una confesión.

Scherer consiguió hacer confesar a la mujer luego de emplear métodos que harían confesar a cualquiera. El alcalde de Viena pareció ser la única persona con poder y sentido común que se opuso a la ejecución de la mujer de 70 años basándose en una confesión obtenida por tortura. Lamentablemente el Emperador no hizo nada para detener a Scherer y Elisabeth Plainacher fue quemada en la hoguera en septiembre de 1583.

aca8200000000000

Nicholas Remy

Nicholas Remy fue un historiador y abogado que repentinamente perdió a su hijo mayor y culpó a un pobre mendigo, creyendo que él lo había encantado. Aquí es cuando comenzó su odio y obsesión por la brujería.

Este magistrado Francés se convirtió en un respetado cazador de brujas y el autor de “Demonolatría”, uno de los libros más populares sobre la caza de brujas en toda Europa. En este libro aseguraba que la brujería se transmitía de generación en generación. Por lo tanto, una vez identificado el sospechoso, toda su linea sanguínea debía ser eliminada.

Remy se jactaba de haber condenado y ejecutado más de 900 brujas pero esto era probablemente una manera de ganarse un renombre, ya que hay documentados 128 casos a su nombre.

Resultado de imagen para Roger Nowell

Pierre de Lancre

Acusaciones de brujería asolaron Labourd, Francia en 1606 y el rey Enrique IV designó al juez de Bourdeaux, un hombre llamado Pierre de Lancre para lidiar con el asunto.

Pierre era un hombre sediento de poder. Un lunático con sed de sangre que quemó alrededor de 80 personas en la hoguera en solo un par de meses. Clamaba a voces que todavía existían miles y miles de brujas por quemar. Esto revela su particular locura y obsesión con aquellos que aun no habían sido atrapados.

Su renombre lo llevó a escribir libros. Después de todo era un experto en materia de identificación de brujas. Compartió consejos útiles con sus lectores de como identificar la brujería. He aquí algunos de ellos: Personas que usan malas palabras, que comen excesivamente, que danzan “Indecentemente”, que tienen una afición por los anfibios y los reptiles. Si tienes alguna de estas características, sin duda alguna debes ser un practicante de hechicería.

cc18200000000000

Johann von Schonenberg

Uno de los peores cazadores de brujas, El Arzobispo Johann von Schnenberg fue el hombre responsable del mayor juicio por brujería en la historia Europea. Muchos habitantes de Tréveris , Alemania, estaban teniendo problemas de salud. La reacción natural del siglo 16 fue sin dudas culpar de todo a las brujas.

Cada pueblo de la diócesis de Tréveris fue investigada por brujería. Por más de una década (entre 1581 y 1593) los juicios por brujería encarcelaron y ejecutaron a personas de todas las clases sociales. Sacerdotes, jueces, educadores o cualquier persona corría el riesgo de perder sus hijos, sus posesiones y en la mayoría de los casos sus vidas, con Schonenberg liderando los juicios. Solo en la ciudad de Tréveris 368 personas fueron acusadas de ejercer la brujería y murieron bajo esa acusación. Y esos son los casos documentados, pero hay muchos más.

Este monstruo con forma de hombre encarcelaba y a veces mataba a cualquiera que se opusiera a sus métodos o puntos de vista. Para cuando terminaron los juicios en 1593, no quedaba demasiada población en la traumatizada ciudad de Tréveris.

Peter Binsfeld cazadores de brujas

Peter Binsfeld

Este teólogo del siglo 16 sirvió como obispo auxiliar del Arzobispo von Schonenberg durante su reinado del terror en Treveris. Con un maníaco como maestro, el también se convirtió en un monstruo insensible.

Fue autor de un libro llamado “Treatise on the Confessions of Evildoers and Witches” o “Tratado sobre las Confesiones de Malhechores y Brujas”, el cual circuló por Europa  propagando sus extremos puntos de vista como si fueran una plaga.

En este libro Binsfield instiga a los cazadores de brujas a que practiquen intensas sesiones de tortura. También asegura que los niños no debían ser excluidos y que merecían sufrir las mismas calamidades que los adultos.

8d18200000000000

Sebastian Michaelis

Desde fines del siglo 16 y principios del 17, Sebastian Michaelis sirvió como gran inquisidor para la iglesia católica Francesa. Aseguraba haber ganado conocimientos demoníacos durante un caso de posesión y escribió el libro “La admirable historia de la Posesión y Conversión de una Mujer Penitente” en 1612.

Esta posesión tomó lugar un año antes de la publicación de este libro, en 1611. Las monjas Ursulinas clamaron por ayuda, decían que habían sido atacadas por demonios y culpaban a un cura, el padre Gaufridi por practicar brujería y hacer pactos con el diablo. Madelein de Demandolx de la Palud comenzó la histeria asegurando que el padre Gaufridi envió demonios a poseerla, y que mientras ella estaba incapacitada el padre cometió actos sexuales con ella. Una vez que se corrió la voz, más monjas comenzaron a gritar que ellas también estaban poseídas.

El clero trajo a Michaelis, quien ya se había ganado una reputación como cazador de brujas habiendo condenado a 18 mujeres a muerte. Luego de investigar la situación, Michaelis literalmente no tenía evidencia de que Gaufridi practicara la brujería pero aceptó el testimonio de las monjas y lo sentenció a muerte. Se efectuaron varios exorcismos aquella tarde y la mañana siguiente el padre Gaufridi fue quemado en la hoguera.

Alonzo frias cazadores de brujas

Alonso de Salazar Frias

Alonso de Salazar Frias es uno de los cazadores de brujas más extraños ya que no creía que todas las brujas debían ser ejecutadas. Hasta le pusieron el apodo de “El abogado de las brujas”

A principios del siglo 17, Salazar formó parte de la mayor cacería de brujas de la historia que tomó lugar en Navarra, España. Debido a la enorme cantidad de acusaciones, se convirtió en una gran preocupación para la iglesia la posibilidad de que un culto a la brujería a gran escala estaba ocurriendo en el Pais Vasco.

Salazar fue uno de los 3 investigadores a cargo de detenerla. A diferencia de sus compañeros, Salazar leyó cada uno de los documentos sobre los más de 7000 acusados y creyó que algo no encajaba.

De repente, su misión de buscar culpables se transformó en una misión para limpiar la mayoría de nombres posibles. Comenzó descartando por completo las confesiones de los niños y decidió que las acusaciones y confesiones por si mismas no eran suficientes para enjuiciar a nadie. Los que estaban acusados sin ningún tipo de evidencia física que respaldara las sospechas fueron inmediatamente liberados.

Para el momento en que terminaron los juicios, de esas 7000 personas quedaron solo 31, de las cuales 11 murieron en la hoguera. Sin duda alguna Alonso de Salazar Frias fue uno de los cazadores de brujas más extraños en aquella época tan turbia.

FUENTE: http://www.historiasreales.net

El jinete de Victoria, Tamaulipas.

Llega esporádicamente de noche a todo galope y a la velocidad de un rayo desaparece sin dejar rastro alguno, varias personas en Ciudad Victoria aseguran haberlo visto y en los últimos meses sostienen que ha regresado luego de 40 años.

Es El Jinete, pero no el de la leyenda de Sleepy Hollow o La Leyenda del Jinete sin Cabeza todo un cuento de terror, escrito por Washington Irving en 1820.

Se trata de un hombre montado en un caballo, quienes lo han observado dicen que viste muy elegante, con una ruana (manta) y un sombrero normal, pero lo más espeluznante es el fuego que sale de las herraduras clavadas en el borde de las pezuñas del impresionante caballo.

Las personas contactadas dicen que hace 40 años era normal escuchar pasar a las 12:00 de la media noche un caballo a todo galope, el ruido que dejaba era estridente porque en ese entonces las arterias de la ciudad eran empedradas.

En los años 19750 y 1960, El Jinete de Victoria fue muy famoso el fuego que desprendía de las herraduras era más vistoso porque en esa época el municipio no tenía energía eléctrica.

Los adultos mayores del municipio más apegados a sus creencias religiosas cree que se trata de un alma en pena, otros lo ven como un mito, pero quienes aseguran haberlo visto dicen que es algo real y que ha vuelto para apoderarse de la noche, el lugar que más frecuenta es la salida a los cantones La Uvilla, San Pedro y los demás poblados fronterizos con Honduras.

Esta es una de las tantas historias urbanas que usted podrá conocer y que entre los habitantes de nuestro municipio son muy comunes escuchar. En ningún momento estamos afirmando la existencia del jinete, solo trasladamos lo que nuestra gente habla respecto al tenebroso jinete y su paso firme por las calles del casco urbano de Ciudad Victoria.

FUENTE: http://www.paratodomexico.com