El Monumento de la llorona.

Por la carretera que conecta a Dolores Hidalgo con San Luis de la Paz, ambas ciudades en Guanajuato, se ubica la ex-hacienda 7 Reales, hoy en día un caserío que aún conserva parte de la casa grande y la iglesia. Dentro de los predios de la ex-hacienda, entre las tierras de cultivo, hay un monumento singular que se puede ver desde el camino en épocas de siembra. Dicho monumento, hecho de cantera, es el dedicado a la Llorona.

Según se puede leer en una inscripción labrada en la cantera, este monumento se levantó un día de septiembre de 1913. De acuerdo con una leyenda, debido a que la Llorona había estado rondando esos parajes y la gente andaba muy asustada, el dueño de la hacienda mandó traer a un sacerdote, quien hizo un exorcismo y sugirió levantar el monumento, y desde entonces la ánima chocarrera dejó de merodear los alrededores. Texto de Homero Adame.

En la misma inscripción también se lee que aquella persona que rece un Ave María frente al monumento tendrá 300 días de indulgencia.

Los lugareños explican que la capilla de la hacienda está dedicada a San Miguel Arcángel y su fiesta se realiza el 29 de septiembre de cada año. Sin embargo, en décadas pasadas la conmemoración, las danzas y la misa se celebraban en el citado monumento, pero desde que una tarde de tormenta un rayo tumbó la cruz que antes existía, se decidió que a partir de entonces las festividades se llevasen a cabo en la capilla.

FUENTE: http://archivo.unionguanajuato.mx

La Momia Viviente de Guanajuato

Cuenta la historia que un hombre arribó a la ciudad por cuestiones de trabajo, el sujeto sentía una gran emoción por recorrer los rincones de la ciudad y conocer las leyendas de esta bella población con aires coloniales.

El visitante decidió ingresar al museo de la momias y mientras recorría el lugar se percató que una de los ejemplares que acababan de regresar de Estados Unidos no se encontraba en su sitio, no le otorgó mayor importancia debido a que pensó que aún se encontraba en trabajo de restauración.

Tras concluir su recorrido, el visitante se dirigió a su hotel y en el camino vio como un auto estaba a punto de atropellar a una mujer, por lo que decidió ayudarla empujándola para librarla de la embestida del vehículo.

La dama rápidamente se levantó y agradeció al visitante, sin embargo al darle la mano al hombre se le desprendió uno de los dedos, el cual se convirtió en hueso de manera inmediata.

El sujeto había ayudado a una de las momias, la cual ronda por las noches las calles de la ciudad.

FUENTE: http://archivo.unionguanajuato.mx

El Hospicio Cabañas, su reloj, los niños y una plática con el diablo.

Hay quienes dicen que por las noches, o al amanecer, todavía escuchan voces y risas infantiles y cuentan de extrañas muertes cronometradas y de diálogos de ultratumba.

El Instituto Cultural Cabañas es bien conocido por ser Patrimonio de la Humanidad, sin embargo, como todo edificio antiguo, además de mucha historia, acumulada desde 1805 cuando comenzó su construcción, también es objeto de leyendas.

Hay quienes dicen que por las noches todavía oyen voces y risas infantiles, pero hay algunos relatos que la Secretaría de Cultura recopiló de algunas de las leyendas del lugar que fue construido con el objetivo de albergar a niños desamparados.

Uno de los primeros relojes instalados en la ciudad de Guadalajara fue el de la fachada del hospicio Cabañas. Este reloj al principio fue una novedad y causó admiración entre los habitantes de la ciudad.

El reloj de la muerte del Hospicio Cabañas, es una de las leyendas más populares de Guadalajara que en su momento fue una historia de terror para los habitantes en aquella época a mediados del siglo XX, cuando la ciudad se encontraba en pleno crecimiento urbano.

El Obispo Cabañas acostumbraba salir a pasear de noche, con el fin de recoger niños desamparados. Un día se encontró a un monje que le dijo: “Eres una persona buena, siempre oras y además, acabas de construir una casa para la gente más pobre, quiero decirte que esa casa va a ser destruida y habrá guerra y destrucción”. Cuando terminó de decir eso, Cabañas se dio cuenta de que hablaba con el diablo. El diablo le dijo que sólo había una forma de salvar la Casa de la Misericordia y era arrodillándose frente a él, a lo que el obispo se negó y el diablo le amenazó: “Te vas a arrepentir” y desapareció.

Se dice que se cumplió la profecía. Con la llegada de la Independencia, el Hospicio fue convertido en cuartel, cárcel y caballeriza. No lo destruyeron pero tuvo otros usos durante 18 años. Cabañas murió en 1824 y nunca lo vio trabajando como hubiera querido.

Según la leyenda, el reloj instalado en el Cabañas fue de los primeros en la ciudad, que se mantenía funcionando hasta que de repente se detenía y luego volvía a funcionar sin la intervención de un operador. Un día se dieron cuenta de que cuando el reloj se detenía, un niño moría. Las monjas vieron ese fenómeno varias veces y consideraron que anunciaba la muerte de alguien dentro del Hospicio.

El reloj fue bautizado como el Reloj de la Muerte y fue tanto el miedo que causó que en 1952 terminaron por quitarlo y destruirlo.

FUENTES: http://www.milenio.com  http://tenebrafest.blogspot.mx  https://www.buzzfeed.com  http://www.informador.com.mx

Niña Fantasma de Protección Civil

En las instalaciones de Protección Civil del Estado de Nuevo León, ubicadas en la parte alta de la Loma Larga en la ciudad de Monterrey, se reportan varios sucesos extraños. Entre ellos la misteriosa aparición de una niña que ronda por los pasillos de esa institución.

Adrián Licón rescatista de Protección Civil del Estado declaró: – Lo que pasa es que vi que alguien atravesó la maya ciclónica, entonces junto a mis compañeros, lámparas y perros, fuimos a buscar y no había nadie –. De igual manera Carlos Eduardo Aguilar quien es el radio operador de esta dependencia menciona: – nos han comentado los compañeros de aquí, de Protección Civil del Estado, junto con las secretarias y personal del helicóptero, que han visto a una niña en los pasillos, en áreas de las oficinas, en los baños, en la cocina, y que han platicado con ella -.

Las instalaciones de la corporación de rescate están ubicadas en lo que fue hace tiempo una escuela, cerró y quedó abandonada en 1980 y así continuó hasta 1998, cuando fue instalada la corporación de rescate en ese lugar. Se rumora que durante la época de abandono una niña sufrió una tragedia, fue ultrajada y asesinada de manera violenta.

Se dice que desde que el edificio se remodeló y puso de nuevo en funcionamiento la pequeña deambula por todos los rincones, quienes llegan ahí por primera vez sin conocer la historia han tenido encuentros con ella, y platicado con normalidad, para darse cuenta después que en realidad todo el tiempo estuvieron en presencia de una aparición.

Lo que destaca del hecho es que su presencia se percibe como una persona común y corriente, no es traslucida, ni de color pálido, es por eso la confusión de las personas que han llegado a toparse con ella creyendo que es la hija de alguno de los trabajadores.

FUENTE: https://leyendadeterror.com

La historia del fantasma de una azafata que no abandona su avión.

Es el misterio de una aeronave varada en Ezeiza. Aseguran que la mujer, quien murió horas después de su último vuelo, camina por los pasillos del avión.

Los aficionados al mundo de los aviones conocen esta apasionante historia al detalle. Se trata del caso de una azafata argentina, a quien le diagnosticaron una enfermedad terminal, y decidió terminar sus días de trabajo en su nave favorita, según su propio deseo, según cuentan los que la conocieron.

La mujer murió horas después de su último vuelo, y  poco después comenzó el misterio, ya que desde entonces son numerosos los encuentros con el espectro de la azafata. Incluso continúan ahora, con el avión abandonado y utilizado  para repuestos en el aeropuerto de Ezeiza.

Alcides Obdulio Pachecho,  investigador de fenómenos paranormales, contó a Más Allá del Misterio que “actualmente el Boeing se encuentra abandonado, porque le sacaron los motores y se los llevaron a España, al tiempo que muchas de sus partes fueron utilizadas  como repuestos, pero lo extraño es que parece que nadie se anima a moverlo o  desintegrarlo del todo, y desde hace varios años sigue en una pista del aeropuerto Ministro  Pistarini de Ezeiza”, contó el experto.

Un dato parece alcanzar para comenzar a comprender por qué el avión resiste, a pesar de  que fue retirado de servicio en el año 2001, poco después de la muerte de la azafata. “Ya  dado de baja -relató nuestra fuente-, un día los técnicos comenzaron a trabajar en los  motores para retirarlos, y los estruendosos ruidos que se escuchaban hizo que ningún técnico se anime a trabajar solo en el avión. Siempre van de a dos, o más”, contó el especialista.

La historia tiene como uno de los protagonistas al Boeing 747 matrícula LV-MLO, que en el  ambiente de la aviación es conocido por todos como MALO por una deformación de sus tres últimas siglas. Los libros de la empresa sostienen que fue el segundo Jumbo incorporado por Aerolíneas Argentinas en el año 1979. “En su momento, era el orgullo de la flota. Llegó a Buenos Aires el 13 de enero de aquel año”, indicó Pachecho.

Para 1983, después de una  exitosa etapa en nuestra línea de bandera, pasó a formar parte de la flota de la firma Flying  Tigres, con los colores de Metro Internacional, y luego con Federal Express. Esto ocurrió  hasta que en 1990 regresó a operar con Aerolíneas Argentinas. A mediados de 2001 llegó  su hora y fue dado de baja.

“En este punto, comienza la relación del MALO y el misterio de la azafata. Todos los testimonios de comandantes, técnicos y personal aeronáutico coinciden en afirmar que una tripulante de cabina, una bella azafata que trabajaba en el  oficio con auténtica vocación, fue diagnosticada de una enfermedad terminal. Ella había  trabajado bastante en el MALO, y sentía especial cariño por el aparato porque se trataba de  una mujer muy creyente, y el MALO hizo su bautismo de vuelo un 8 de diciembre de 1978,  el Día de la Virgen”, contó Pachecho.

“Quienes tienen presente la historia, cuentan que la  azafata se las rebuscaba, gracias a sus contactos y su excelente desempeño, para prestar servicio en el MALO, algo que lograba bastante seguido. De hecho, la última vez que pudo  volar, antes de morir por el avance de la enfermedad, lo hizo en el MALO. Falleció pocas horas después de ese último vuelo. Los problemas comenzaron a las pocas semanas de la  muerte de la azafata, en ocasión de una revisión del aparato en los hangares”, explicó Pachecho.

Es que una figura muy borrosa y transparente se les apareció a dos mecánicos en la bodega trasera de carga. Se testimonia que, a partir del incidente, hubo algo de alboroto y muchas  bromas hacia quienes habían observado el espectro. “El avión fue revisado de arriba abajo,  por el miedo de los técnicos, pero no se encontró nada fuera de lo común. A partir de  entonces, se tejieron innumerables hipótesis. Pasó a ser el tema de todos”, comentó el  investigador.

Pero al poco tiempo el espectro se hizo visible nuevamente. “Ocurrió mientras  el personal de limpieza ponía en condiciones la cabina superior y escucharon ruidos en la sección de primera clase. Uno de ellos bajó por la escalera y en la mitad del pasillo vio una  figura humana de pie con el uniforme de azafata de la empresa. Ese fue el verdadero  comienzo del mito o leyenda que tiene a la ex empleada como protagonista exclusiva de la historia”, manifestó Pachecho.

Pero hay más. “En el año 2000, durante una escala del  MALO en Barajas, un par de mecánicos de Air Plus también salieron disparados por la  presencia de algo que se encontraba en la cabina de pasajeros y los asustó”, dijo el  investigador, agregando que “un poco por su largo historial, y otro tanto por este último episodio, lo concreto es que a partir de allí se decidió dar de baja a la nave, y dejó de volar para siempre”.

Son muchos los testimonios que indican la presencia de alguien o algo que apareció y  desapareció, con la misma facilidad que tienen, precisamente, los fantasmas.

“Hola linda, ¿cómo estás?”, preguntó un técnico galante.

La historia más escuchada, y tal vez impactante, sobre la azafata fantasma tiene como  protagonista a un técnico, quien tenía por delante una dura tarea en el Boeing, cuando aún el aparato estaba en servicio activo. Lo cierto es que el hombre estaba realmente ensimismado por su trabajo, y en determinado momento se dirigía hacia la popa del avión caminando por uno de los pasillos, cuando observó a la mujer sentada, vestida impecablemente con su uniforme y con una sonrisa. “Hola, linda, ¿cómo estás?”, fue el  galante saludo. Pero cuando se dio vuelta, la “linda” azafata ya no estaba allí.

La vieron caminando por el pasillo.

El investigador Alcides Obdulio Pachecho explicó que a mediados del 2001, el Boeing dejó de volar para siempre y quedó a la intemperie en el aeropuerto internacional de Ezeiza.  Pero hay una particularidad, porque se afirma que el MALO fue retirado por ‘viejo’, pero la  verdad es que la compañía Air Plus decidió desmontar los motores de la nave y llevarlos a  España, para sus propios Jumbos. ‘Esto indica que a MALO le faltaba mucho para su jubilación’, dijo el pesquisa. Pachecho sostuvo que ‘cuando comenzaron a desmontarse los motores, cinco mecánicos escucharon fuertes ruidos dentro de la bodega delantera. Como  las puertas de acceso no estaban abiertas, alguien elevó una grúa hasta la hilera de las  ventanillas y, para su sorpresa, allí había una azafata caminando por el pasillo

FUENTE: https://www.diariopopular.com.ar

Leyenda del Cerro de la Bufa.

Se dice que el Cerro de la Bufa, Zacatecas, guarda dentro un inmenso tesoro, conformado por una larga escalinata de mármol, que conduce a un bellísimo palacio, con pisos de plata y muros de oro. La iluminación se produce solamente por el intenso brillo de piedras preciosas que cuelgan por todas partes. Aquel que quiera ser el dueño de tales virtudes, debe pasar una serie de pruebas impuestas por una bella mujer…

Hasta este momento todo parece muy bello, una vida llena de inmersa fortuna y la compañía de una impresionante mujer para el afortunado, pero las cosas no puede ser tan sencillas; hay aparte una serie de hechos que convierten este relato en una verdadera leyenda de terror que ha asustado a la gente por siglos, razón por la cual, pocos se han atrevido a buscar dichas riquezas.

La existencia del tesoro es algo que no muchos han puesto en duda, ya que en los registros de la historia, consta que en 1546 se descubrió al pie del cerro mucha plata. Con respecto a la mujer, se dice que es una princesa encantada que se aparece en lo más alto del cerro, solamente una vez al año, durante la fiesta del pueblo. Esta muchacha espera a que pase por la vereda algún hombre, después le pide que la lleve en brazos hasta el altar mayor de lo que hoy es la Basílica de Zacatecas.

Debido a la gran hermosura que ella proyecta es difícil que alguien se niegue a su petición, además, les promete revelar información sobre la ciudad encantada que descansa bajo el cerro. Además de cargarla, pone como condición no voltear hacia atrás sin importar los sonidos que se escuchen.

Mientras van en camino, el ambiente se llena de ruidos raros, voces llamando al hombre por su nombre, susurrando palabras de muerte, rugidos de animales conocidos y fieras extrañas, todo un enjambre demoniaco emitiendo lamentos y quejidos…

El miedo poco a poco invade su corazón, las piernas pierden sus fuerzas, se dificulta la respiración, se sabe rodeado, acechado, vigilado, probablemente cazado, y no puede resistir más, voltea su cabeza y la muchacha que lleva en sus brazos se transforma en una horrible serpiente y todo termina…

En los cuatro siglos que tiene de existencia Zacatecas, no hubo valiente, que soportara traer el infierno a sus espaldas, todos ellos voltearon a verlo, y hasta ahí llegaron, la princesa sigue apareciendo y el tesoro esperando.

FUENTE: https://leyendadeterror.com

La bruja de Hidalgo.

En el estado de Hidalgo cuenta la gente que las brujas son mujeres que, en las noches de mayor oscuridad, se convierten en guajolotes sin una pierna.

Dicen que se ve en el cielo cómo las luces que prenden y apagan en busca de una casa donde hallen algún recién nacido al cual puedan chuparle toda la sangre.

Por ello es bien sabido que la gente acostumbra a pintar afuera de las habitaciones donde duermen los bebés, grandes cruces con cal, además de colocar espejos y tijeras en forma de cruz al lado de las cunas para protegerlos.

Uno de los muchos casos de brujas que sucedió hace muchos años y de los cuales mi papá me contó dice que:

En un cuarto de adobe alejado del pueblo de Singuilucan, vivía un señor junto con su esposa. Él era conocido entre la gente por su trabajo, aunque de su esposa se corría el rumor de que era bruja, cosa que el señor ignoraba.

Un día sus amigos le comentaron a él lo que la gente decía y también le dijeron que la comida que llevaba a su trabajo estaba hecha con sangre de recién nacido, por lo que, lleno de dudas, decidió tenderle a su mujer una trampa y confirmar si aquello que le habían dicho era cierto.

Así que ese mismo día llegó a su casa diciéndole a su mujer que estaba tan cansado que iría a dormir.

Ella le dijo que también iría a dormir en cuanto terminara de guisar lo que comería al día siguiente en el trabajo, comida que misteriosamente siempre consistía en un pocillo con fritanga (tripa rellena con sangre cocida en alguna salsa de tomate).

Ya acostado, el señor le hizo un agujero a su cobija, por donde espiaría a su esposa. Pasado un tiempo el señor comienza a observar que su esposa como poseída por algo, cortaba de su larga cabellera negra un cabello que ennudado en su pierna logra que ésta se desprenda de su cuerpo. Terminado este acto que horrorizó al señor ella dejó la pierna junto al tlecuil (fogón), a la vez que iba transformándose en guajolote, el cual salió volando de la casa y convertido en el cielo en una luz parpadeante que se perdió en la oscuridad.

Aterrado por lo sucedido, pero a la vez indignado por la traición de su mujer, el señor quemó la pierna echándola al tlecuil y decidió esperar desde su escondite.

Ya cerca del amanecer la pieza se iluminó al regreso de la bruja, que traía consigo sangre de niño dentro de una tripa para cocinar la suculenta fritanga que comería su marido en el trabajo.

Al convertirse el guajolote en mujer, ésta comenzó a buscar con desesperación su pierna que jamás encontró.

Dicen que al día siguiente, cuando ya todo el pueblo sabía la noticia, la gente unida decidió quemarla en leña verde en el centro del pueblo.

FUENTES: Erika Eurícide Pérez Quiñones  http://www.paratodomexico.com