La noche de Halloween.

Se dice que la noche de Halloween, la puerta que separaba el mundo de los vivos del Más Allá se abría y los espíritus de los difuntos hacían una procesión en los pueblos en los que vivían.

En esa noche los espíritus visitaban las casas de sus familiares, y para que los espíritus no les perturbasen los aldeanos debían poner una vela en la ventana de su casa por cada difunto que hubiese en la familia. Si había una vela en recuerdo de cada difunto los espíritus no molestaban a sus familiares, si no era así los espíritus les perturbaban por la noche y les hacían caer entre terribles pesadillas.

TRUCO O TRATO

Originalmente el Truco o trato (en inglés “Trick-or-treat”) era una leyenda popular de origen céltico según la cual no solo los espíritus de los difuntos eran libres de vagar por la Tierra la noche de Halloween, sino toda clase de entes procedentes de todos los reinos espirituales. Entre ellos había uno terriblemente malévolo que deambulaba por pueblos y aldeas, yendo de casa en casa pidiendo precisamente “truco o trato”.

La leyenda asegura que lo mejor era hacer trato, sin importar el costo que éste tuviera, pues de no pactar con este espíritu (que recibiría el nombre de Jack O’Lantern, con el que se conocen a las tradicionales calabazas de Halloween) él usaría sus poderes para hacer “truco”, que consistiría en maldecir la casa y a sus habitantes, dándoles toda clase de infortunios y maldiciones como enfermar a la familia, matar al ganado con pestes o hasta quemar la propia vivienda.

Como protección surgió la idea de crear en las calabazas formas horrendas, para así evitar encontrarse con dicho espectro (y con el tiempo, debido a la asociación mental entre el espíritu y las calabazas[cita requerida], el nombre de este sería dado a ellas, que es como son conocidas hoy día cuando llega esta fiesta).

Realmente, aunque se ha generalizado la traducción “truco” en castellano por el inglés “trick” y “trato” literalmente por “treat”, en el caso del “Trick-or-treating” no se trata de un truco propiamente dicho sino más bien de un susto o una broma por lo que una traducción más exacta sería por ejemplo “dulce o susto”.
En la actualidad, los niños se disfrazan para la ocasión y pasean por las calles pidiendo dulces de puerta en puerta. Después de llamar a la puerta los niños pronuncian la frase “truco o trato”, “truco o dulce” o “travesura o dulce” (proveniente de la expresión inglesa trick or treat). Si los adultos les dan caramelos, dinero o cualquier otro tipo de recompensa, se interpreta que han aceptado el trato. Si por el contrario se niegan, los chicos les gastarán una pequeña broma, siendo la más común arrojar huevos o espuma de afeitar contra la puerta.
El recorrido infantil en busca de golosinas probablemente enlace con la tradición neerlandesa de la Fiesta de San Martín.
FUENTE: http://tierra-leyendas.blogspot.mx
Anuncios

La noche antes de Halloween.

Hemos adoptado a últimas fechas como nuestra una celebración que se originó entre los Celtas, los cuales tomaban con mucha seriedad lo que ahora nosotros vivimos como una fiesta, por las inmensas transformaciones que ha sufrido al migrar de una cultura a otra.

Existe la posibilidad de que la mayoría ni siquiera sepamos sus orígenes, significados o peligros. El Halloween es para nosotros una ocasión de diversión, mientras para ellos era época de rituales, de gran trascendencia en su cultura.

Pero más importante aún, la noche antes de Halloween, que nosotros dejamos pasar como un día común, tiene gran trascendencia. Según la sociedad Celtica, cuyos sacerdotes eran llamados Druidas, tomaban el día 30 de octubre como la noche del Diablo, no era una celebración, si no un rito en el cual trataban de protegerse porque era la noche en que los entierros ardían, el Diablo andaba suelto y estaban en gran peligro.

Todas estas gentes corrían de un lado a otro buscando con prisa y necesidad leña, madera, lo que sea que pudiera arder, formando una gran pila, casi gigantesca, para encender una gran fogata antes de que cayera la noche, para así poder ayudar al Sol.

En sus creencias podían proporcionarle al Sol más fuerza y calor con sus hogueras y así podría el enfrentar a las fuerzas del mal.

Querían iluminar los alrededores, lo mas semejante al día, para así engañar a los muertos y demonios, haciéndoles creer que aun no caía la noche… la noche del Diablo, porque entonces se abriría la puerta, que los dejaría pasar a nuestro mundo, transitar por él a nuestra par, se ofrecían también sacrificios de animales, comida, incluso humanos, para mantener a los espíritus en calma, y evitar un mal mayor.

Hoy es la noche en que el Diablo convierte nuestro mundo en su patio de juegos…

FUENTE: https://leyendadeterror.com

3 leyendas de la noche de Halloween.

Por Gerardo Pagano

Halloween es el momento del año que se halla entre lo más adecuados para contar leyendas y leyendas urbanas de terror, pero en este caso te contamos tres leyendas que tienen como escenario a la Noche de Brujas. Si eres impresionable, prepárate para sentir unos escalofríos; no digas que no te avisamos.

1) El cementerio de las brujas:

El origen de esta leyenda es diverso: se escucha en los Estados Unidos, pero también en México y hasta en España.

Cuenta esta leyenda que en una comunidad cuyo nombre no trasciende, las personas que se dedican a la magia negra y brujería son enterradas en una zona apartada del cementerio. De acuerdo a los estipulado en la leyenda de Halloween, en cuanto al rol de psicopompos que posee Jack el del Farol o Jack O’Lantern, la noche del 31 de Octubre los espíritus de los brujos regresan de la tumba y vagan por la localidad. Esa noche se recomienda no salir de casa. Sin embargo, lo más que pueden hacer esos espectros es darnos un susto mayúsculo, pero ya no poseen los poderes que en vida habían facilitado la adquisición de bienes y fortuna y habían hecho la vida imposible a sus enemigos. Resignados a no ser más que fantasmas que cabizbajos rumian su desventura, su único esfuerzo es provocar fenómenos paranormales en las cercanías, aunque quienes viven en los sitios que poseen un cementerio de brujas están avisados y no se inmutan ante ruidos extraños, velas que se prenden y apagan, puertas que se cierran y abren y toda la variada y colorida gama de los fenómenos poltergeist.

2) La siniestra decoración de Halloween:

El rumor proviene de los Estados Unidos, referido a una ocasión en la que en un pueblo pequeño se organizó, como es costumbre, una competencia de decoraciones con temática de Halloween. El premio era un viaje a Nueva York, lo cual hizo que muchos vecinos se afanaran en alcanzar la decoración más lograda y aventajar a sus competidores.

Tras recorrer todas las casas del pueblo y juzgar la autenticidad y realismo de las decoraciones presentadas por los diversos concursantes, el jurado se inclinó por una casa en la que la familia ocupante había puesto mucho empeño: gatos negros, calabazas de aspecto siniestro,zombis, vampiros, hombres lobo, y hasta un hombre colgado de un árbol hacía que el aspecto lúgubre de la casa no tuviera rival en el pueblo. La familia recibió muy contenta el premio y al día siguiente partieron hacia su destino, con todos los gastos pagos. Cuando los obreros encargados de desmontar los arreglos llegaron a la casa, se encontraron con un hallazgo macabro: lo que parecía ser un muñeco colgado de un árbol, era en realidad el cadáver de un hombre. De inmediato se dio aviso a la policía, quien detuvo en el hotel de Nueva York a la diabólica familia. El cadáver fue identificado como perteneciente a un hombre que mantenía deudas de diverso tipo con el dueño de casa. El lugar fue puesto en venta luego de que los asesinos fueran a la cárcel, pero ya nadie quiso vivir en la siniestra casa del cadáver en el árbol.

3) El suicidio en Halloween:

Quizás se trate de una variante de la leyenda anterior. Se trata de un hombre que, aquejado por problemas de todo tipo, tomó la trágica determinación de suicidarse colgándose de un árbol en el frente de su casa en día de Halloween.

Sus vecinos lo buscaron para comenzar la fiesta, pero como no era hallado por ninguna parte, la Noche de Brujas se celebró igualmente en la calle frente a su casa, donde su cadáver presenció las celebraciones, sin que nadie se percatara de la horrenda escena hasta el día siguiente.

FUENTE: https://www.aboutespanol.com

El origen de los alebrijes.

Cuando hablamos de alebrijes es imposible no hablar de la historia de su creador, una historia sacada de los mejores libros de cuentos del mundo, donde se narra el motivo por el cual Pedro Linares López dio vida a estas criaturas. Todo comenzó cuando Linares tenía alrededor de 30 años, él relata que después de haber estado muy enfermo perdió la conciencia cuando aún se encontraba en este estado.

Al borde de la muerte como se pensaba, tuvo un extraño sueño en el que se vio a sí mismo dentro de un bosque en el cual vivían, una serie de extraños y fantásticos seres que le acompañaron por un largo camino hasta recuperar la conciencia. Dentro de la historia de los alebrijes, el nombre también posee una enorme importancia, puesto que dentro del sueño Linares escuchó a estas criaturas gritar el nombre de ¡Alebrijes! ¡Alebrijes! ¿Y qué fue lo que vio Pedro Linares? Él mismo relata que dentro de este extraño bosque las criaturas que lo habitaban algunas se parecían a un burro con alas, a un león con cabeza de perro o a un gallo con cuernos de toro. De este sueño no solo partió la idea de crear estas hermosas criaturas que le permitieron volver de un profundo sueño y las nombro tal y como ellas se lo pidieron. Desde su regreso de la muerte, Linares solamente tenía un propósito el cual era poder compartir con su familia, amigos y el resto del mundo, aquellos animales que lo habían salvado.

El origen de los alebrijes quizás comenzó con el sueño, pero no dio sus inicios reales sino hasta que Linares gracias a sus habilidades como cartonero, comenzó a tomar trozos de papel con los cuales modeló las figuras que tenía en su mente, todas ellas representaciones de lo que había visto, fue entonces cuando por fin pudo darles vida y los alebrijes nacieron en el mundo real. A lo largo de toda su vida Pedro Linares dio a conocer al mundo su trabajo, además de hacerlas conocidas en México, también las llevó a Estados Unidos y también a Europa. Para el año 1990 Linares recibió el premio Nacional de Ciencias y Artes, otorgado no solo por sus años de trabajo, sino también como un reconocimiento por mantener y conservar las tradiciones propias y populares utilizadas para otros trabajos y que representan al arte mexicano. Pedro Linares murió entonces el 26 de Enero de 1992 cuando tenía 82 años, sin embargo la historia de los alebrijes no muere ahí, sus hijos continúan con el legado, además de muchas otras personas en México que trabajan cada día para darle vida a nuevos y preciosos animales fantásticos.

En la región de Oaxaca son muy populares los Alebrijes, sin embargo allí se emplea más que toda la técnica de tallar la madera, en la cual se esculpe los alebrijes y posteriormente los pintan y los comercializan en diferentes puntos de la región como las plazas, los mercados o los talleres. Los alebrijes que se fabrican en Oaxaca tienen una mezcla entre la técnica del tallado de la madera propio de la región, con la técnica elaborada por Pedro Linares. Con los años muchos artesanos y artistas lograron perfeccionar esta técnica del tallado de la madera elaborando preciosas criaturas. Es muy importante destacar que los alebrijes son más que una pieza artesanal, todo en ellos es realmente fantástico, empezando por el origen de los alebrijes en donde se muestran en un sueño y posteriormente se vuelven reales cuando son representados por Pedro Linares.

También debemos recordar que cada pieza es única, por lo que no es una artesanía común, es una pieza elaborada a mano, sin importar si se realiza con la técnica de Linares o con la técnica de tallado, cada artesano pone su creatividad y todo su talento en estas figuras que no tienen otro igual, pues nunca se emplea para su elaboración algo como un molde o algo similar. Actualmente los alebrijes se distribuyen en todo el territorio nacional, sin mencionar que muchas piezas son enviadas a diferentes países del mundo, bien sea dentro de Latinoamérica, Europa o Asía.

Cuando una persona adquiere una pieza o mejor aún, cuando una persona adquiere un alebrije no solo se lleva una artesanía, se lleva en él, el trabajo duro de artesanos de Oaxaca que toman recursos y los transforman en piezas invaluables. Cuando una persona adquiere un alebrije no solamente obtiene una figura con mucho color, también adquiere una pieza única que otorga estilo y distinción en cada hogar u oficina. En conclusión podemos decir que el origen de los alebrijes es tan fantástico como su desarrollo, pero la historia aún no llega a su final, todavía hay muchas manos artesanas que trabajan cada día para poner en las manos y en los corazones de las personas una pieza digan de llamarse mexicana, un alebrije es un trozo de México en donde quiera que esta se encuentre.

FUENTE: https://www.amo-alebrijes.com

Las brujas de Salem, un hecho histórico con aire de leyenda.

Por Adriana Collado

Los  juicios a las llamadas Brujas de Salem fueron conducidos entre 1692 y 1693 en Massachusetts.  Más de 200 personas fueron sospechosas de practicar brujería o magia negra en el pueblo de Salem.

De ellas 19 fueron ejecutadas en la horca, cuatro murieron en la cárcel y un octogenario murió a causa de torturas, cuando lo aplastaron con piedras para que confesara su supuesta culpa.

En el mes de enero,  Betty Parris, la hija del  pastor  Samuel Parris y Abigail,  sobrina del religioso, presentaron un caso de extraña conducta, con gritos, arrojando cosas, poniéndose en extrañas posiciones y hablando en jerigonza.

Otra chica, llamada Ann Putnam,  proveniente de la familia más influyente del pueblo, también presentó el mismo comportamiento.

Un doctor del lugar diagnosticó que las acciones eran causadas por fuerzas sobrenaturales.

A finales de febrero, las chicas dijeron que tres mujeres eran las causantes de su mal: Tituba, una esclava del Reverendo Parris; Sarah Osborne, una mujer mayor; y Sarah Goode, una desamparada y mendiga.

El primero de marzo, las tres mujeres fueron interrogadas durante días. Osborne y Goode se declararon inocentes, no así Tituba. Las tres fueron detenidas en la cárcel. La hija de Goode, de cuatro años, también fue interrogada y llevada a la cárcel junto a su madre.

Poco a poco la conducta extraña se manifestó en mayor número de niñas y adolescentes, quienes afirmaron la existencia de brujas que volaban en el mango de escobas,  presencia de espectros y acusaron a varios residentes de crímenes y pactos con el diablo.

Aquellos que criticaban los juicios, y tenían dudas de la veracidad de las acusaciones eran acusados a su vez y en algunos casos colgados en la horca.

Los juicios se basaban en supuestos testimonios sin pruebas,  hasta que el  gobernador  de Massachusetts William Phips regresó de un viaje a Inglaterra y nombró a una nueva corte para escuchar los casos de brujería.

El juez principal  de la corte fue   William Stoughton, conocido como cazador de brujas.

Terminan los jucios

Pero la élite más culta de la colonia comenzó a dar muestras de incomodidad ante la creciente histeria y el aumento de las acusaciones a personas a todas luces respetables. Comenzaron a surgir publicaciones que ponían en duda el procedimiento, como la obra de Increase Mather titulada  America’s first tract on evidence en la que se afirmaba que era mejor tener brujas fuera de la cárcel que inocentes castigados injustamente.  Asimismo el reverendo de Boston Samuel Willard, muy respetado, circuló la idea de que el Diablo en ocasiones construía espectros de personas sin el consentimiento de estas.

Finalmente el gobernador excluyó  los testimonios  basados en visiones espectrales, con lo que las “pruebas”  contra los restantes acusados quedaron sin efecto.

Les fue otorgada la libertad y se reconocieron los errores de los juicios.

Qué pasó después

Uno de los jueces, Samuel Sewall hizo una confesión de culpabilidad. Varios testigos dijeron que habían actuado impulsivamente.

El principal promotor de los juicios y ahorcamientos, el juez Stoughton, se mantuvo firme y nunca se arrepintió. Fue el próximo gobernador de la colonia.

Causas históricas

Varias teorías  relacionan la conducta de las chicas con  los efectos del hongo ergot, que causa espasmos musculares, vómitos y alucinaciones y se encuentra en el trigo en lugares húmedos y calurosos. Salem estaba situada en medio de un pantano, por lo que es posible que el hongo se haya desarrollado durante el verano.

En el momento histórico, el pueblo se estaba transformado. Había surgido una clase mercantilista, mientras  otros individuos luchaban por mantenerse como fuente de producción agropecuaria.

Dos familias pudientes: los Putnam y los Porters luchaban  por el control político y religioso del pueblo, que se debatía en ser o no independiente de los centros de comercio de Salem.

Por  ese entonces  Cotton Mather había publicado un libro popular acerca de la existencia de la brujería .

Esto sumado a la guerra india que tenía lugar a unas 70 millas del pueblo,  ponía muy presente  la supuesta presencia del Diablo  en las mentes de la gente de a pie.

La historia de las brujas de Salem sigue fascinando hoy en día. La obra teatral escrita por Arthur Miller, The Crucible, reconstruye los hechos a l luz de los años 50. Hoy día existe un museo que se llena de visitantes en el otoño, para la época de Halloween.

FUENTE: https://www.aboutespanol.com

LA MISA MISTERIOSA

Hace mucho tiempo trabajó en una parroquia un sacristán que acostumbraba a robarse el dinero de las limosnas y a beberse el vino de consagrar.

Una noche que se encontraba ebrio en la sacristía en medio de la penumbra producida por una pobre luz de unos viejos cirios, el hombre balbuceaba una oración tratando de aliviar sus pecados, pronto un silencio espeluznante se apoderó del lugar dejando oír sólo las fantasmales notas que provenían del viejo órgano que se encontraba en lo alto del coro anunciando una misa misteriosa. Las notas se escurrían por los hoyuelos de aquel viejo órgano en un eco aterrador hasta inundar por completo la parroquia con sus sonidos tétricos.

Con asombro subió hasta el coro donde además emanaba una luz blanca y deslumbrante que proyectaba la sombra de personas que parecía que presenciaban aquella misa. Cuando llegó a lo alto del coro las sombras parecían desvanecerse y el fuerte resplandor de la luz se consumió. Una luz débil que provenía de cirios que sostenían curas encapuchados iluminó la nave central de la parroquia, con sus rostros ocultos acompañaban un cortejo fúnebre.

Bajó rápidamente del coro y en medio de lamentos espectrales se acercó al féretro, levantó la capucha del difunto dándose cuenta que el rostro demacrado era el de él, lo que le provocó un pavor que crispó sus cabellos.

Tembloroso no sabía lo que sucedía, dio unos pasos atrás dándose cuenta que los curas que conducían el cortejo fúnebre eran esqueletos que dejaban a su paso un olor fétido.

De pronto los cirios se apagaron y el cortejo fúnebre desapareció junto con las notas del órgano. Aterrado intentó buscar la salida pero fue inútil. Soltó un terrible grito mientras arañaba la pared para después caer inconsciente al suelo. Al despertar ya había amanecido y arrepentido de sus actos corrió al altar y le pidió perdón a Dios por todas sus faltas.

Cuentan algunos que han llegado a oír en lo alto de aquel coro las notas tétricas del viejo órgano que acompañan los gritos de desesperación de aquel hombre.

FUENTE: http://ritualesocultos.blogspot.mx

La leyenda del ahorcado de Toluca.

Sucedió en tiempo coloniales, en la ciudad mexicana de Toluca, en lo que fuera el Virreinato de Nueva España, que una mujer de la aristocracia local, Isabel Hernández, corrió con angustia a presentarse ante su confesor, el padre Benito de Pedrochea, a someterse a confesión y relatar el mal que la aquejaba: a cualquier hora, fuera de día o de noche, la figura de un hombre colgado, pendiendo siniestramente de una soga, se aparecía en una habitación, y quedaba allí por un buen tiempo, aun cuando los gritos o la huida desesperada de la señora trataran de ahuyentarlo.

Al principio, el padre Benito restó importancia al asunto, tranquilizando a Isabel y diciéndole que se trataba seguramente de su imaginación, que ciertamente habría sido algún mal sueño que se repetía. Pero todas las semanas la señora Isabel se apersonaba en la iglesia para contar su infortunio; finalmente el padre Benito se cansó y prometió que concurría a casa de Isabel para hacerle entrar en razón y demostrarle que no tenía nada que temer mientras su alma estuviera libre de pecado.

Fue así que el padre Benito se acercó a la residencia de la señora Isabel Hernández y aguardó a que se produjera el portento. Dieron las doce, el padre estaba a punto de retirarse, cuando, a pesar de su estupefacción, la figura de un hombre ahorcado apareció ante sus ojos, en medio del dormitorio de Isabel. La señora se desmayó; el padre, haciendo uso de toda su presencia de ánimo, increpó a la figura y lo conminó, en nombre de la religión, a que confesara que pretendía.

Con voz doliente, el hombre indicó que sólo hablaría con Isabel. Pese a la contrariedad que esto le provocaría, Isabel fue despertada, y con el auxilio del padre Benito y los aterrorizados criados, dialogó con el fantasma.

El hombre, con voz dolorida pero firme, contó que años atrás había deshonrado a una joven mujer, que ahora vivía encerrada por la vergüenza, prometiéndole matrimonio para que ella se le entregara, cuando en realidad no pensaba hacerlo.

Tras haber cumplido con su objetivo, el hombre huyó del pueblo. Poco después había muerto en un accidente. Desde entonces se hallaba en un lugar lúgubre, sombrío, doloroso (no en el sentido físico) del que sabía que podría salir si obtenía el perdón de la mujer que había perjudicado, que no era sino la hija de una cercana amiga de Isabel. Tal era la razón por la que rogaba que Isabel intercediera y lograra de esa mujer el perdón.

El padre Benito alentó a Isabel a cumplir con el pedido del fantasma; según la interpretación religiosa, ese hombre se hallaba en el purgatorio, e Isabel no podría negarse a llevar a cabo una intercesión de la que bien pudiera necesitar en el futuro. Convencida, Isabel se acercó a casa de su amiga, relató lo sucedido, pero recibió una dura respuesta: la madre de la joven mancillada negaba que su hija pudiera acceder a perdonar a persona tan malvada. Consultada la hija, dudó; finalmente, consintió en perdonarlo, pero confesó que lo haría para que no sufriera penalidades, no le era posible disculparlo de corazón. Isabel regresó presurosa a su casa a comunicar las novedades, pero el fantasma ya se había retirado. Isabel y el padre Benito lo esperaron al otro día, y al siguiente, y al otro, y al otro, pero ya no retornó.

Ignoramos si, enterado de la decisión de la joven, el fantasma había cejado en sus esfuerzos y se había resignado a permanecer en esa zona del bajo astral a perpetuidad, y si sólo la intención de perdonar de la niña bastaba. No lo sabremos ya, a menos que la sombra del ahorcado de Toluca reaparezca para suplicar misericordia algún día.

FUENTE: https://www.aboutespanol.com