El enigma de las “mesas parlantes”

Los comienzos del espiritismo experimental coincidieron con las sesiones de mesas parlantes.

El fenómeno de macro-psicoquinesis (se entiende por psicoquinesis el movimiento de materia y energía externas a través del espacio y del tiempo, logrado por la sola influencia mental de una persona) que utiliza como instrumentos mesas pequeñas es, probablemente, el único que, bajo determinadas condiciones, puede ser repetido a voluntad por cualquier persona sin requerir ninguna habilidad especial. Conocido desde la antigüedad, fue hacia 1850 cuando alcanzó una gran popularidad, siendo denominado en los ambientes espiritistas como table-turning, que en español se traduce como “mesas parlantes” o “mesas giratorias”. Un grupo de personas, habitualmente amigos, se sientan alrededor de una mesa para intentar producir en ella movimientos anómalos que han sido descritos en los textos clásicos. Después de un periodo variable de tiempo en el que se llevan a cabo diversos rituales o fórmulas consideradas habitualmente como imprescindibles, se produce una serie de fenómenos que aumentan en intensidad según unos parámetros fijos que suelen repetirse en todos los casos.

Generalmente se escuchan crujidos o se detectan desplazamientos de la mesa casi imperceptibles, pero, poco a poco, los crujidos se transforman en golpes de diferentes características e intensidades, que pueden escucharse en otros lugares de la habitación. Los desplazamientos se hacen más complejos y se producen inclinaciones que obligan a los asistentes a hacer auténticos para no perder su lugar junto a la mesa. A partir de ese momento, ésta se comporta como si estuviera animada fuerza invisible e inteligente y los asistentes a la sesión suelen acordar códigos de golpes o movimientos para “conversar” con ella. Luego pueden tener lugar fenómenos de mayor envergadura como la levitación completa de la mesa.

Ocasionalmente se observan fenómenos lumínicos, tocamientos (es decir, sensación de dedos invisibles apoyándose en alguna parte del cuerpo), brisas, movimientos de objetos de diferentes tamaños o aparición de “aportes”, entre otras manifestaciones. Sin embargo, no todos los grupos tienen la misma suerte. Unos han abandonado sus encuentros después de semanas o meses de reunirse infructuosamente, mientras que otros logran progresar hasta distintos estadios intermedios. Algunos han atribuido los fenómenos a seres desencarnados y otros se inclinan por pensar en fuerzas psíquicas desconocidas relacionadas con uno, varios o todos los presentes.

Podríamos situar el punto de partida de este fenómeno a mediados del siglo XIX, cuando se produjo, en América y Europa, una epidemia de mesas parlantes, que se pusieron de moda primero en los salones y fueron luego fundamento de una nueva doctrina llamada espiritismo, cuyos principios fueron enunciados por Allan Kardec en 1857. Kardec dio importancia sobre todo a los contenidos de los mensajes, atribuyéndolos a personas fallecidas que se comunicaban a través de las mesas. Otros sin descartar la hipótesis espírita, o incluso adhiriéndose a ella, señalaron que las respuestas difícilmente superaban el nivel de información que tenían los asistentes a la versión.

Una primera delimitación de lo que era el fenómeno de las mesas parlantes consistió en diferenciarlo del trabajo que hacían sujetos especiales, generalmente médiums muy experimentados que desarrollaban, sin ninguna colaboración, diversos fenómenos de efectos físicos utilizando, entre otros elementos, alguna mesa para efectuar sus demostraciones parafísicas. En cambio, cuando hoy se habla de mesas parlantes hay que pensar en la reunión de grupos informarles que llevan a cabo las sesiones en un clima de amistad y de profundo interés. A veces el médium se designa después de comprobar los resultados de varias sesiones, aunque se trate de alguien que no pueda producir, ni antes ni después de las reuniones, ningún otro fenómeno paranormal.

FUENTE: https://mysteryplanet.com.ar

Anuncios

Hilma Af Klint: La Pintora del Más Allá.

Hilma af Klint, quien durante décadas pintó guiada por los espíritus.

Hasta la década de 1980 —cuarenta años después de su muerte—, la artista sueca Hilma af Klint había sido una desconocida para los historiadores del arte. Sin embargo, en 1986 una exposición saco a la luz lo mejor de una ingente producción artística ocultada durante décadas: cientos de extrañas pinturas fruto del contacto de la artista con el mundo de los espíritus.

A su muerte en 1944, con 81 años, Hilma af Klint gozaba de cierta reputación entre los círculos artísticos de Estocolmo por sus más que correctos paisajes y retratos para la burguesía, realizados en su mayor parte durante su juventud y madurez. Sin embargo, cuando sus herederos repasaron las últimas voluntades de la anciana artista, recogidas en su testamento, descubrieron que su querida Hilma había sido una artista con “dos caras”. En las páginas de aquel testamento, Klint solicitaba a sus familiares que una nutrida producción artística —más de mil pinturas y dibujos—, además de varios cuadernos con anotaciones y textos—, ocultada hasta entonces con sumo cuidado, no fuera dada a conocer hasta, al menos, veinte años después de su muerte.

Sus descendientes cumplieron escrupulosamente los deseos de Hilma y hasta 1986, con motivo de una exposición organizada en el Museo del Condado de Los Angeles, bajo el título Lo espiritual en el arte pintura abstracta 1890-1965, su obra “secreta” no llegó al conocimiento de los especialistas. ¿Qué tenían de particular aquellas obras realizadas por la artista sueca? Pues, ni más ni menos, que buena parte de ellas habían sido realizadas siguiendo las instrucciones de supuestos «guías espirituales” del más allá, que durante años se habían comunicado con Hilma, Por si fuera poco, el estilo plasmado en ellas se anticipaba, en algunos casos, al de los primeros pintores abstractos y al de los surrealistas.

Madame Blavatsky.

En contacto con los espíritus.

Nacida en 1862 en el seno de una acomodada familia de larga tradición marinera —varios de sus antepasados, entre ellos su padre, habían sido oficiales navales—, Hilma mostró desde muy joven un notable interés por la naturaleza, quizá a causa de los veranos pasados en la pequeña casa de campo que los Klint poseían en la isla de Adelsö, en el lago Mälar. Esa pasión por la naturaleza le llevó también desde muy pequeña a iniciarse en la pintura y el dibujo, especialmente de paisajes. Conociendo sus aptitudes artísticas, sus padres decidieron matricularla en la Escuela Politécnica de Estocolmo —hoy Escuela Sueca de Artes, Diseño y Oficio— en 1879.

En aquellas mismas fechas, y sin duda influida por la moda imperante en la época, Hilma había comenzado a coquetear con la entonces omnipresente práctica del espiritismo. Es posible que aquellas incursiones en círculos espíritas hubieran quedado en una mera anécdota de adolescencia, pero un trágico suceso familiar cambiaría su curiosidad inicial por una completa obsesión: en 1880 su hermana pequeña, Hermina, de solo diez años, fallecía a causa de una enfermedad, aumentando las inquietudes de la joven artista sobre la supervivencia del alma tras la muerte.

Al igual que muchos otros interesados en las doctrinas espiritistas del momento, Hilma comenzó a leer con avidez los textos de la célebre Madame Blavatsky, y no tardó en unirse a la Sociedad Teosófica de Estocolmo. En 1882, y con la intención de progresar en su carrera artística, la joven ingresó en la Real Academia de Bellas Artes, bajo las enseñanzas de profesores como Georg Von Rosen o August Malmström. En aquellas aulas Hilma conoció a otra de las personas que marcarían el resto de su vida: la también artista Anna Cassel.

En 1910, Hilma pintó uno de sus coloristas cuadros con símbolos geométricos siguiendo uno de los mensajes de sus guías. La obra, titulada “Lo que es el ser humano”, muestra una curiosa estructura en doble hélice, sorprendentemente similar a la forma del ADN descubierta por los científicos Crick y Watson ¡en 1953!, años después de la muerte de Hilma.

Ouija y mediumnidad 

Cuando cinco años después, ambas concluyeron su formación académica, decidieron llevar sus inquietudes artísticas y espirituales hasta un nivel insospechado. En 1887, Hilma, Anna y otras tres jóvenes con interés en el arte y el espiritismo decidieron formar un grupo llamado De Fem («Las Cinco»), para avanzar en sus estudios espirituales. Las muchachas se reunían todos los viernes, y durante largas sesiones trataban de contactar con supuestas entidades espirituales que les transmitían sus elevadas enseñanzas.

En un principio, “Las Cinco” emplearon la técnica de la vasografía, pero poco a poco fueron cambiando de procedimiento, tras una meditación previa, una de ellas entraba en trance y actuaba a modo de médium, canalizando directamente los mensajes de los “maestros”. Fruto de aquellos pretendidos contactos sobrenaturales, las jóvenes llenaron en un principio numerosos cuadernos, repletos de enseñanzas espirituales “reveladas”. Pasado el tiempo, sus “guías” las animaron a practicar “dibujos automáticos” —una derivación de la escritura automática, habitual en espiritismo—, lo que dio lugar a numerosos dibujos realizados de forma colectiva, que suponían una anticipación de varias décadas a los “cadáveres exquisitos“, los cuales popularizarían años después los surrealistas.

Las escasas fotografías que se conservan de aquellas peculiares reuniones, muestran una habitación en la que “Las Cinco” habían construido una especie de altar. Éste debía ser de gran importancia, pues habían dispuesto una cruz sobre él —pese a sus llamativas creencias todas se consideraban buenas cristianas—, y estaba rodeado por varios reclinatorios dispuestos en círculo. Además, contaban también con un gran sillón en el que la médium se sentaba durante sus trances y dictaba sus mensajes. En un primer momento, todas ellas fueron turnándose en ese papel, pero Hilma af Klint no tardó en destacar entre sus compañeras por su facilidad para entrar en trance.

Obra perteneciente al grupo de los grandes lienzos figurativos de la artista sueca.

Gracias a los textos manuscritos conservados. Hoy sabemos algunos de los nombres de los supuestos “guías” elevados con los que “Las Cinco” creían mantener contacto, y que tanto influyeron en su actividad de aquellos años: Clemens, Gregor, Ananda o Amiel. Estas entidades espirituales solían hacer hincapié en la importancia que tenían los dibujos realizados por las jóvenes, y en su deber de conservarlos para la posteridad, tal y como refleja uno de los mensajes: “Proteged vuestros dibujos. Son pinturas de ondas cargadas de éter que esperan el día en el que vuestros ojos y oídos puedan aprehender llamamientos más elevados”.

Durante años —las reuniones se prolongaran entre 1887 y 1907—, “Las Cinco” reunieron una ingente cantidad de textos y dibujos de contenido espiritual. Mientras tanto, Hilma había continuado con su faceta artística convencional, destacando especialmente por sus paisajes y retratos, que no tardaron en ser apreciados por la pujante y adinerada burguesía de la capital sueca.

Rudolf Steiner.

Hacia 1907, el grupo de jóvenes se disolvió, pero Hilma decidió continuar su camino artístico y espiritual —unido irremediablemente, al menos en su producción “oculta”— en solitario. Para entonces, ya había comenzado a “empaparse” con las lecturas de textos antroposóficos de Rudolf Steiner —una corriente espiritual y filosófica surgida de la Teosofía— y en 1908 tuvo la ocasión de conocer en persona a su admirado pensador austríaco, a quien le mostró algunas de sus pinturas. Por desgracia, Steiner no le prestó demasiada atención, lo que sumió a Klint en una profunda tristeza.

A pesar de aquel desengaño, la artista continuó profundizando en sus estudios antroposóficos, creando pinturas que mostraban rasgos próximos a la abstracción y en las que se repetía como elemento común la búsqueda del equilibrio entre fuerzas opuestas, un concepto desarrollado en las doctrinas de Steiner.

En estos años, Hilma comenzó a pintar lienzos ocupados por grandes círculos concéntricos coloreados, provistos de una llamativa y poderosa paleta cromática, y que recuerdan curiosamente a obras de otros artistas del mornento como Robert Delaunay. En cualquier caso, toda esta producción artística novedosa, en la que sobresalían las formas geométricas coloreadas, como esferas, triángulos, pirámides o cruces, siguió estando bajo la tutela directa de sus guías espirituales, con los que Hilma seguía contactando durante sus trances mediúmnicos, ahora en solitario. Una producción que por supuesto, permaneció en el más absoluto de los secretos.

Un mensaje para la humanidad 

Entre estas pinturas “canalizadas” destaca una serie de diez grandes paneles, realizados durante su camino hacía la abstracción como respuesta a su guía Amiel, a quien había prometido “que dedicaría un año a pintar un mensaje para la Humanidad”. Dichos paneles terminaron por adquirir forma, simbolizando las “cuatro edades” del Hombre.

Una visión al conjunto de su obra desvela que el tema principal de las pinturas y dibujos consistía en el conocimiento de la dualidad. Hilma estaba convencida de que los sexos del mundo terrenal estaban invertidos en el plano astral, algo que se manifestaba como una dualidad en la existencia humana. Esa dualidad mostraba su rostro en forma de lucha entre lo masculino y lo femenino, y se hallaba detrás de todo proceso y poder creativo.

A pesar de su anterior desengaño con Steiner, en 1920 Klint decidió viajar a la localidad suiza de Dornach para visitar al fundador de la Antroposofía, establecido en su Goetheanum, un ejemplo de arquitectura orgánica. El encuentro volvió a resultar desesperanzador para Hilma, pues Steiner mencionó los peligros de creer que el mundo espiritual podía ser pintado directamente, algo que la artista sueca creía llevar haciendo durante mucho tiempo. La falta de delicadeza de Steiner hacia su admiradora tuvo un efecto devastador, hasta el punto de que Hilma decidió abandonar la pintura durante dos años. Sin embargo, la necesidad de expresar sus contactos espirituales llevaron a Klint a tomar de nuevo los pinceles, continuando con sus obras cargadas de símbolos geométricos, aves, motivos florales y colores brillantes.

Algunos estudiosos actuales sugieren que los pretendidos contactos de la artista sueca con sus guías espirituales no fueron sino manifestaciones de su subconsciente, que encontraron en el arte una vía de expresión inmejorable para sus creencias y su fuerza creativa. De un modo u otro, a su muerte en 1944, Klint nos dejó un increíble legado artístico en forma de notas, dibujos automáticos y bellas pinturas, en las que se cuentan obras figurativas y abstractas, plagadas de motivos naturales y geométricos, entre los que destacan pirámides y triángulos como símbolos de la evolución del espíritu humano.

Por JAVIER GARCÍA BLANCO

FUENTE: https://mysteryplanet.com.ar

Los Cazafantasmas Victorianos: Registros históricos revelan científicos pioneros en la investigación de lo paranormal.

Edmund Gurney (izquierda); Frederic Myers (centro); Frank Podmore (derecha).

Han pasado 30 años desde que Peter Venkman, Raymond Stanz y Egon Spengler se enfrentaran a los fantasmas y espectros de Manhattan en la película Cazafantasmas de Ivan Reitman. Ahora registros históricos revelan la existencia de un trío de científicos que abrieron el camino hacia la investigación de hechos paranormales.

El sitio Findmypast.co.uk, con base en Londres, ha descubierto los primeros intentos de estudiar las llamadas «apariciones» por parte de tres hombres: Edmund Gurney, Frederic Myers y Frank Podmore. Ellos fueron las figuras más importantes en los primeros años de la Sociedad para la Investigación Psíquica (Society for Psychical Research), y trabajaron en el comité para Apariciones y Casas Encantadas con el fin de encontrar evidencia de la supervivencia del espíritu humano tras la muerte. Sus trabajos fueron ampliamente difundidos por el editor de periódico, Pall Mall Gazette, y el periodista William Thomas Stead.

Hacia el año 1882, cuando la Sociedad fue fundada, muchas de las investigaciones de estos ‘cazafantasmas’ victorianos involucraban sesiones espiritistas, espectros, casas encantadas, apariciones y médiums. Gurney, Myers y Podmore formaron un equipo para lidiar con los reportes de esta clase de actividad paranormal.

Censo de Fantasmas

En 1888, Myers, entonces en el puesto de secretario de la Sociedad, convocó un censo de fantasmas. Se le solicitó al publico que reportara si ellos o sus vecinos habían tenido experiencias con presencias sobrenaturales.

Las opciones para responder eran «Sí» o «No» a preguntas tales como: «¿Ha alguna vez, estando sano y completamente despierto, tenido la impresión de haber sido tocado por un ser humano o escuchado una voz o sonido que sugería la presencia de alguien cuando no había nadie?» Otras de las preguntas fue: «¿Es capaz de recordar, en el curso de la última década, si ha soñado de manera excepcionalmente vívida con la muerte de alguien a quien conocía, generándole este hecho una impresión tan angustiante que haya durado hasta que despertó en la mañana?»

Los resultados fueron publicados por Stead en 1894, y la conclusión fue que «de los mil millones de personas viviendo actualmente en el planeta habría —de llegar todas a adultas— al menos diez millones que experimentaran en el transcurso de sus vidas apariciones de personas muertas».

Este censo, llevado a cabo entre 1889 y 1892, también demostró que las mujeres eran más susceptibles a lo sobrenatural; un 12 por ciento de mujeres encuestadas que reportaron haber visto un fantasma en comparación con un 9 por ciento por parte de los hombres.

Durante el siglo siguiente, en 1933, apareció un artículo en el Litchfield Mercury llamando a un nuevo censo de fantasmas.

Recorte de periódico en donde se convoca a un censo de fantasmas.

Hipnosis y Telepatía Las investigaciones psíquicas de Gurney evidenciaban una notable mente analítica, un amplio conocimiento en ciencias, y una capacidad extraordinaria para el trabajo duro. Uno se sus experimentos más importantes fue sobre la transferencia de pensamiento, un fenómeno por el cual en 1886 pensó haber encontrado evidencia contundente.

Los experimentos en hipnosis llevaron a Gurney a establecer la ocurrencia de trenes de consciencia secundarios o disociados en personas ordinarias (los hallazgos fueron publicados en Mind and in the Proceedings of the Society for Psychical Research).

Dentro de las pesquisas psíquicas, cabe destacar casos de primera mano de aparentes telepatías «espontáneas», las cuales clasificó y publicó en Phantasms of the Living (1886), donde es el autor principal a pesar que nombra como coautores a sus compañeros F. W. H. Myers y Frank Podmore.

El tema primario en Phantasms trata sobre lo que Gurney rotula como «alucinaciones telepáticas», lo que serían alucinaciones visuales o auditivas de personas conocidas justo en el momento de la muerte de éstas o la experimentación de hechos traumáticos —como accidentes— por parte de las mismas. El investigador argumentó que los casos no podían ser descartados debido a errores en el testimonio y que las coincidencias entre muertes y alucinaciones no correspondían a causas normales o a la casualidad.

Esta última investigación generó una avalancha de opiniones y malintencionadas críticas, sin embargo el autor principal respondió a cada una de ellas con buen humor. De hecho, el escrito de Gurney es citado frecuentemente como un clásico en su campo.

Asimismo, el coautor F. W. H. Myers disentía en algo con ciertas conclusiones de sus compañeros y proponía la existencia de un «mundo meteterial» , un mundo de imágenes que, tal como un sueño, subyacía al mundo físico. Pensaba que en vez de ser alucinaciones telepáticas como sugerían Gurney y Podmore, las apariciones poseían una existencia real y ocupaban regiones del espacio físico.

Muertes misteriosas 

Stead, Gurney y Podmore se encontraron con la muerte en circunstancias descritas por algunos como misteriosas. Uno de los difusores más fieles de los trabajos de los «cazafantasmas», William Thomas Stead, murió a bordo del Titanic, siendo que él mismo había predicho que moriría ahogado. Gurney falleció producto de los efectos de una sospechosa dosis de cloroformo y su muerte fue caratulada como accidental. Podmore se ahogó en Malvern, Worcestershire; ninguno de sus parientes o colegas de la Sociedad para la Investigación Psíquica asistieron a su funeral. Nunca se supo la razón de esto último.

Historias raras y espeluznantes 

Findmypast.co.uk también descubrió una colección de otras historias de fantasmas, muerte y terror al examinar los archivos de los periódicos de la época.

Por ejemplo, un artículo de 1897 brinda detalles sobre un taxi embrujado. Dice que en una «noche gris» un conductor de taxi recogió a un hombre que huía de «enemigos invisibles». Luego de conducir el vehículo un rato y alejarse del lugar, el extraño pasajero se suicidó en el asiento trasero del coche. Pocos días después, el conductor fue encontrado muerto en su taxi, lo que llevó a creer que fue estrangulado por el fantasma del pasajero.

En otro raro artículo se explica cómo una joven escuchó pasos detrás de ella mientras iba camino a la casa de sus abuelos. Se dice que aquella noche la chica corrió por su vida y se desmayó de cansancio y terror en la puerta de la casa, donde el abuelo la encontró fallecida. Los reportes sugieren que pudo ser asesinada por un burro que se encontraba inmutable parado a su lado.

FUENTE: https://mysteryplanet.com.ar

Petrus Romanus: Profecía de hace 900 años dice que el próximo Papa verá el Final de los Tiempos .

San Malaquías nació en Irlanda en 1094 y fue electo arzobispo de Armagh en 1132.

Se dice que en el año 1.139 d.C. el santo católico Malaquías experimentó visiones durante un viaje a Roma, y que consecuentemente formarían parte de un documento que contiene 112 frases cortas que retratan a los futuros papas de la Iglesia Católica. A pesar que esto no forma parte del dogma oficial o de las enseñanzas de la iglesia, estas profecías son bien conocidas por el Vaticano debido a  la precisión que demuestran en referencia al último centenar de pontífices de una de las más viejas y extendidas religiones del mundo. Antes de morir en Clairveaux el 2 de noviembre de 1448, Malaquías pudo dictar a su amigo Bernardo (San Bernardo) la llamada Profecía de los Papas. Este texto profético comienza con Celestino II (papa número 167, muerto poco antes que el propio Malaquías) y termina con el papa número 268, el llamado Petrus Romanus, quien según Malaquías será el último papa de la sede vaticana.

Diversos especialistas coinciden en considerar la Profecía de los Papas como un texto falso elaborado tres siglos después de la muerte del supuesto autor. Otros especialistas, opuestamente, se decantan por su autenticidad. Al margen de esta controversia, un hecho harto evidente es que San Bernardo no solamente fue amigo de Malaquías sino también su mentor y su valedor ante los recelos de Roma frente al profeta irlandés.

La profunda renovación que experimentó la Iglesia medieval es sin duda alguna obra de San Bernardo de Clairveaux. Pero un dato que suele escamotearse es que Bernardo fue también el fundador secreto del Temple y su animador en la sombra. Y, quizás el dato más trascendental es que tras el exterminio de la Orden del Temple, los escritos de Malaquías, auténticos o no, fueron sabiamente administrados por el Priorato de Sión (continuador de los designios del Temple) para la consecución de sus fines políticos y económicos. De acuerdo a los investigadores, teólogos y estudiosos de los evangelios, las frases de las profecías de Malaquías ofrecen la “naturaleza, nombre, destino y cota de armas” de toda la sucesión de papas, y culmina con el nombramiento del 268º papa.

Gloria Olivae le cede el puesto a Petrus Romanus

De forma siniestra, la profecía describe al último pontífice de la Iglesia Católica como testigo de la nueva era, y uno que conocerá grandes dificultades y destrucción:

“In psecutione extrema S.R.E.sedebit. (S.R.E. = Sacræ Romanæ Ecclesiæ) Petrus Romanus, qui pascet oues in multis tribulationibus: quibus transactis ciuitas septicollis diruetur, & Judex tremedus iudicabit populum suum. Finis.” 

Lo que en español significa:

“Durante la persecución final de la Santa Iglesia de Roma reinará, Pedro el Romano, quien alimentará a su rebaño entre muchas tribulaciones; tras lo cual, la ciudad de las siete colinas [Roma] será destruida y el Juez Terrible juzgará al pueblo. Fin.” 

~Profecía de los Papas , atribuida a San Malaquías circa  1139 d.C. 

Dentro del Libro de las Revelaciones, también conocido como El Apocalipsis de Juan, hay referencias a la destrucción de la Ciudad de las Siete Colinas (Roma) y los muchos juicios que tendrá que enfrentar la humanidad -el éxtasis, el surgimiento del Anticristo, siete años de tribulaciones, y el final de los tiempos. Baste con decir que, si la profecía es precisa, entonces el mundo pronto se verá envuelto en una batalla entre el bien y el mal.

El advenimiento del Anticristo

La idea de algunos católicos sobre el próximo Papa en la lista de heraldos de San Malaquías, es que comienza con una “gran apostasía” seguida de una “gran tribulación”, lo que planta el escenario de inminentes eventos apocalípticos, algo con lo que muchos no-católicos están de acuerdo. Estos hechos darán paso a un falso profeta, quien de acuerdo al Libro de las Revelaciones, llevará a las comunidades religiosas del mundo a adoptar a un nuevo líder político conocido como el Anticristo. A través de la historia, muchos sacerdotes católicos -algunos ya fallecidos- han expresado su preocupación de lo que piensan es un peligro inevitable surgiendo desde los altos rangos del Catolicismo como resultado de influencias “Illuminati-Masónicas”. Estos sacerdotes dicen tener conocimiento sobre una poderosa élite multinacional y jerarquías ocultas operando en el trasfondo de todo valiéndose de maquinaciones supernaturales y políticas.

Entre estas sociedades secretas estarían infiltrados siniestros en la Iglesia Católica que pretenderían controlar el futuro global de los asuntos de la Iglesia y el Estado, a sabiendas que la Iglesia Católica representa 1/6 de la población mundial y cerca de la mitad de todos los Cristianos. Para esto habrían elaborado un plan llamado “Alta Vendita“, mediante el cual se harían con el control de Papado y ayudarían al Falso Profeta a engañar la fe del mundo (incluyendo Católicos) para que adorasen al Anticristo.

La profecía comienza en 1143 con la elección del Papa Celestino II, quien es descrito en latín como “Ex caſtro Tiberis” o “Del castillo del Tiber”. Celestino II nació en Italia central en una ciudad que se asienta sobre las orillas del río Tiber. El Papa Juan Pablo II es nombrado como “De labore solis” o “De la labor del Sol”, y es el único pontífice que nació en el día de un eclipse y fue enterrado en otro día de igual características. Y hay más paralelismos igualmente de asombrosos entre profecía y papa, que ayudan indudablemente a darle credibilidad a la profecía.

En su última predicción, a pesar que la profecía se refiere a Petrus Romanus como el pastor que alimentará al rebaño, quizás no se refiera necesariamente a que el Papa estará del lado de la gente, o siquiera de Dios. De acuerdo a Thomas Horn, el autor de Petrus Romanus: El Último Papa está Aquí, el último papa no es el anticristo, pero sí podría ser el falso profeta que lo ayudará a erigirse. Sean solo curiosas coincidencias, maquinaciones de las mentes de los hombres, o predicciones futuristas provenientes de planos más allá de nuestro mundo, los escritos de San Malaquías han llamado la atención de los más altos rangos del Vaticano por siglos, e incluso hasta influenciado sus decisiones.

FUENTE: https://mysteryplanet.com.ar

La enfermedad de la ninfa Ondina, el mal que puede matarnos mientras dormimos.

Se produce por un error en el control natural de la respiración a causa de un trastorno genético.

En la mitología germánica se describe la existencia de ninfas que habitan en los ecosistemas de agua dulce, en ríos, fuentes, estanques, manantiales, pozos, arroyos y lagos. Su equivalente en la mitología grecolatina son las náyades. Las ninfas teutonas son mujeres-pez sin cola, que tienen el cuerpo cubierto de escamas azuladas o verdosas, de tonos marinos. Sus manos y sus pies son palmeados, una adaptación que les facilita su desplazamiento acuático, pero que no les impide que pueden caminar y respirar fuera del agua.

Su papel dentro del folclore no está del todo esclarecido, se nos representan como criaturas traviesas sin una intención perfectamente definida en relación al bien y al mal. Sus diabluras van desde un inocente chapuzón en un río hasta hacer zozobrar una embarcación de pescadores.

La maldición de Ondina 

Las leyendas arias nos cuentan que estos seres estaban laureados con la inmortalidad, un privilegio que se perdía en el instante en el que la ninfa diese a luz un vástago fruto de su unión con un mortal. Pues bien, uno de los mitos germánicos narra la existencia de Ondina, una ninfa de una belleza sobrecogedora que se prendó de un apuesto caballero llamado sir Lawrence, con el que acabó desposándose. El día en el que se celebraron las nupcias el mortal le prometió: «que cada aliento que de mientras estoy despierto sea mi compromiso de amor y fidelidad hacia ti».

Pasado un año de matrimonio la ninfa alumbró una bella criatura. A partir de ese momento, en cumplimiento de las leyes que regían el destino de las ninfas, su perpetuidad se vio truncada y, con ella, la belleza de la que hacía gala. Sus sinuosas curvas se evaporaron y en su rostro comenzaron a aparecer sendas arrugas.

Cierto día, mientras la ninfa paseaba entre las mieses, cerca de los establos, sorprendió a sir Lawrence durmiendo en el regazo de otra mujer. Ondina se apresuró a despertarle y maldecir su existencia: «me juraste fidelidad por cada aliento que dieras mientras estuvieses despierto y acepté tu promesa. Así sea. Mientras te mantengas despierto podrás respirar, pero si alguna vez llegas a dormirte, morirás». Sir Lawrence estaba condenado a mantenerse despierto, algo que resultaba a todas luces imposible. El mortal no tardó en ceder al agotamiento y quedarse dormido, no despertando jamás. La maldición de Ondina se había cumplido.

Una enfermedad rara 

Lejos de ser una bonita leyenda, la maldición de Ondina existe en los tratados de Medicina Interna, se trata de una enfermedad rara que recibe el pomposo nombre de «hipoventilación central primaria». Se estima que esta patología afecta en Estados Unidos a, aproximadamente, 1 de cada 10.000-15.000 nacimientos.

La maldición de Ondina se caracteriza, a grandes rasgos, por la existencia de un control anormal de los sensores cerebrales que regulan la ventilación pulmonar, en ausencia de una enfermedad evidenciable. Esta anomalía se debe a un trastorno genético causado por una mutación en un gen localizado en el cromosoma 4.

Respirar es un reflejo automático, natural e innato, ninguno de nosotros tenemos que preocuparnos por recordar que tenemos que respirar. Esto se debe a que en nuestro cerebro disponemos de unos sensores que se activan cuando el nivel de oxígeno en nuestra sangre es bajo. Pues bien, en los pacientes que tienen la maldición de Ondina este mecanismo fisiológico no funciona de forma correcta.

Se trata de una enfermedad crónica que puede manifestarse en cualquier momento de la vida. En cuanto a su gravedad, afortunadamente, no todos los pacientes se mueren cuando se duermen, debido a que existe un amplio abanico. En las formas más leves los pacientes tienen un sueño poco reparador, debido al déficit de oxígeno en sangre; mientras que en las formas más graves es preciso que los pacientes duerman con un aparato de presión positiva, una forma de soporte ventilatorio mecánico que se aplica a través de una mascarilla, y que les facilita la ventilación pulmonar mientras duermen.

Por Pedro Gargantilla, médico internista del Hospital de El Escorial (Madrid) y autor de varios libros de divulgación.

FUENTE: https://mysteryplanet.com.ar

Misteriosa estación de radio fantasma ruso desafía la explicación.

Una misteriosa estación de radio en Rusia ha estado emitiendo una señal sin parar durante más de 35 años.

El misterio de la estación de radio no es su ubicación, sino su propósito. Es conocido como “MDZhB” (originalmente UVB-76, que algunos todavía se refieren a él como tal) y su señal, difundida a 4625 kilo Hz, puede ser captado por cualquier radio de onda corta sintonizado a esa frecuencia.

Las torres de radio y edificios abandonados son visibles desde detrás de una cerca de hierro y se han ubicado allí desde 1973, cuando la señal comenzó a transmitir. Aparte del ruido de zumbido, extrañas palabras rusas se emiten cada pocos días. La ‘estación’ tiene una base de aficionados que la escuchan constantemente, se refieren a ella como el zumbador y siguen la pista de emisiones extrañas como ésta de la Nochebuena de 1997:

UVB-76, UVB-76-93 882 NAIMINA 74 14 35 74-9 3 8 8 2 NIKOLAI, ANA,

IVAN, MICHAEL, IVAN, NIKOLAI, ANNA, 7, 4, 1, 4, 3, 5, 7, 4

La transmisión más famosa llegó el 24 de enero de 2013, cuando los oyentes escucharon esto:

MDZhb OBYaVLENA KOMANDA 135

(UVB-76 Comando 135 Iniciado)

Ese mensaje, junto con la emisora ​​más recientemente emitiendo desde una segunda ubicación cerca de Moscú, tiene algunos especulando que esta relacionado con lo militar. Y no sería una sorpresa en Rusia. Uno de ellos es que la operación es un “interruptor mano muerta” – un sistema autónomo establecido para lanzar misiles nucleares en caso de que no se deje a los humanos presionar el botón. Otro es que es utilizado por los rusos como parte de un sistema de seguimiento de misiles. Luego está la teoría de que es una manera para que los espías rusos se envíen mensajes codificados secretos. El mensaje “Comando 135 iniciado” en 2013 tiene algo que sugiere que era una señal de la plena preparación militar para algo.

Por otro lado, podría ser algún tipo de interferencia de señal en lugar de una señal real en sí. En la misma línea, es posible que la señal no signifique nada en absoluto y está siendo transmitida por Rusia sólo para confundirnos.

Nadie sabe cuál es su verdadera finalidad. Sea lo que sea el zumbido, ha estado zumbando desde 1973 y todavía estamos aquí, por lo que puede ser realmente inofensivo. La buena noticia es, a diferencia de ese zumbido misterioso que mucha gente está escuchando, este zumbido puede ser apagado.

FUENTE: http://conspiraciones1040.blogspot.com

Teletransportación-Ritual Vudú: Paciente que desapareció repentinamente fue encontrado muerto en el techo del hospital.

Un misterio que no se puede explicar está siendo investigado en el Hospital Stellenbosch de Sudáfrica, donde un paciente de 61 años desapareció misteriosamente. Casi dos semanas más tarde descubrieron el cadáver en el techo del hospital de una zona aislada del hospital Stellenbosch.

Padre de seis hijos, Teteteke Gqotsi ingresó al hospital el 5 de octubre después de someterse a una cirugía abdominal donde el personal dijo que se recuperaría.

Ese día, el 5 de octubre, una enfermera entró en la habitación y el Sr. Gqotsi estaba a salvo en su cama, además se dijo que no podía moverse de la cama.

Entonces comienza el misterio, en un minuto la enfermera salió de la habitación para buscar sabanas limpias para las camas y cuando regresó a la habitación, el Sr. Gqutsi había desaparecido de la cama en la que había estado acostado.
La policía que investiga este misterioso caso junto con el personal del hospital se quedo perplejo sobre cómo desapareció de su cama y terminó muerto en el techo del hospital, ya que se decía que estaba en un estado postoperatorio.
Puesto que parece imposible que un hombre tan pronto después de la cirugía y sin posibilidad de levantarse de su cama, lograra subir al techo en el corto espacio de tiempo que la enfermera dejó la habitación.
Ahora se especula mucho que el Sr. Gqotsi fue víctima de una experiencia secreta de teletransporte que salió mal, aunque una teletransportación no parece muy plausible.
Otra posibilidad es que se haya convertido en víctima de los rituales vudú.
El vudú se refiere a todo un surtido de elementos culturales: credos y prácticas personales, incluyendo un elaborado sistema de prácticas médicas populares y la posesión de los cuerpos de sus fieles.
Según la familia del hombre de 61 años, tras reunirse con el administrador del hospital, el hermano de Gqotsi, Christmas Khethwane, dijo que el hospital no dio a la familia una explicación adecuada sobre la cual concluyeron que se había producido un asesinato, informa iol.co.za.
Mientras tanto, sigue siendo un misterio el cómo terminó en el techo del hospital.
FUENTE: http://conspiraciones1040.blogspot.com