El guardián del tesoro.

Alfonso Diez García

Cronista de Tlapacoyan

Soledad Vernet trabajó con nosotros, con mi familia, cuando teníamos la farmacia veterinaria que vendía alimentos Api Aba. Además de parientes, somos amigos. Hace unos meses me abordó con la siguiente historia:

— En tu casa familiar de la calle de Ferrer, donde después estuvo el museo, suceden cosas extrañas, Alfonso. Me contaron unos trabajadores que estuvieron trabajando ahí que se les apareció tu abuelito. Dicen que estaba vestido con un traje muy elegante color negro y que estaba sentado en un lugar del salón, el que está al fondo de la casa, del lado izquierdo, donde se hacen eventos. Te aclaro que no son los únicos que me lo han dicho. Tenemos la idea de que tal vez está cuidando algún tesoro escondido. Lo curioso es que lo han visto, pero cuando intentan acercársele, desaparece. Dicen también que de repente se oyen ruidos extraños y piensan que puede causarlos el dinero enterrado que ha de estar por ahí. Créeme que te agradecería me dijeras si tu abuelito dejó algún dinero enterrado, porque de ser así hay que buscarlo. Todo lo que te cuento, lo que está sucediendo, se debe seguramente a que hay algún dinero enterrado.

Respondí a su pregunta. Le aclaré que, en primer lugar, ese salón no formaba parte de la casa cuando la vendimos. Tras la venta, la actual propietaria derribó algunas paredes y conectó la casa con otras que le pertenecían; así que, el supuesto fantasma de mi abuelito no puede estar cuidando un tesoro que supuestamente hubiera enterrado porque a esa parte que ahora quedó integrada a la casa nunca tuvo acceso, una pared se lo impedía.

Soledad no me quería creer. Pensaba que tal vez no le quería decir la verdad, que tal vez le quería impedir, por alguna razón, que ella se lanzara a buscar ese supuesto tesoro que ella suponía podía ser una fortuna de incalculable valor. Así que arremetió:

— Si tu abuelito hubiera enterrado un tesoro, ¿dónde lo habría hecho?.

Le respondí que yo no creía en fantasmas. Hablamos de la crónica que escribí sobre tesoros en Tlapacoyan (y ahora se me ocurre que tal vez eso la motivó a pensar que en la que fue mi casa había un tesoro enterrado) y le dije que la mayor parte de los tesoros que los buscadores profesionales han encontrado en haciendas o en casas antiguas, han sido localizados en la cocina de éstas. Pero, le expliqué lo siguiente: Mi abuelito murió en 1943, cuando yo todavía no nacía, no lo conocí, pero si él hubiera enterrado alguna cantidad de dinero, alhajas u oro, con seguridad le habría confiado el secreto a su esposa, mi abuelita Virginia, o a alguno de sus hijos. Así que, puedes tener la seguridad, le dije, de que en esa casa no hay ningún tesoro enterrado.

No la convencí.

— Tú, además de cronista, eres ingeniero. Ayúdame. En tu crónica sobre los tesoros hablas de que tú diseñaste detectores electrónicos para encontrarlos, tuviste o tienes una fábrica. Y eso es una realidad. Si hay aparatos que los localicen, es que sí hay tesoros enterrados. ¿Cómo puedo hacer para tener uno de esos detectores y que pueda yo buscar el tesoro que hay en esa que fue tu casa?.

Su pregunta me encendió, ahora sí, la luz de alerta. Ya me la imaginaba yo metiéndose subrepticiamente a la casa, pasando un detector por todas las paredes y derribándolas al menor indicio de que hubiera algo enterrado. Hasta al bote podía ir a dar. Así que le expliqué: No hay tesoros enterrados ahí, créeme, pero suponiendo que los hubiera, los únicos que tienen derecho a buscarlos son los actuales propietarios.

— ¿Yo no puedo? ¿Y si me dan permiso?

— No creo que te lo den, pero si quieres, pregúntales y que conste que yo no te estoy alentando. Con esta respuesta como que su cara resplandeció, le volvió la alegría, el color; como que sintió que le estaba yo dando alguna esperanza. Y de hecho, mis palabras pareciera que se la dieron: “Pregúntales”. Nos despedimos y la vi alejarse muy emocionada.

Unas semanas después, cuando ya había olvidado el incidente, estaba en el patio de la casa, que conecta con el Hotel del Parque y unos empleados que estaban instalando un equipo de sonido, y/o llevando mesas, sillas, copas y demás para una boda, me reconocieron y sin más me lanzaron una pregunta:

— Don Alfonso, tenemos que decirle algo que nos acaba de pasar.

— ¿Qué fue, qué les pasó?

— Vimos a su abuelito. Estaba vestido de traje gris, con un sombrero ancho y parado aquí, en el patio, afuera de la que era la oficina de ustedes. Cuando nos acercamos desapareció.

Les pedí que me lo describieran, para hacerles ver que estaban en un error:

— Alto, delgado, parecido a usted.

Para mi sorpresa, describieron a mi abuelo.

FUENTE: http://www.codigodiez.mx

Historias reales de Motoristas Fantasmas.

Los fantasmas pueden aparecer de muchas formas, desde orbes, a extrañas luces, hasta sombras oscuras. Y es que la realidad es que estas entidades sobrenaturales pueden materializarse en nuestra realidad a través de una variedad de formas y tamaños a medida que cruzan a través del velo entre los mundos. Y ese en ese momento en que los fenómenos fantasmales también pueden reproducirse en vehículos. Un nuevo subconjunto de este fenómeno son los motoristas fantasmas, literalmente. Estos son los casos de espectros y espíritus rugiendo por carreteras en sus monturas mecanizadas fantasmales a toda revolución, durante la noche al igual que lo hacían cuando estaban con vida.

No está claro que leyes son los que permiten que estos pilotos regresen con sus vehículos de la otra vida, pero lo que sí se sabe es que hay muchas historias sobre su presencia en nuestra realidad.

El jinete sin cabeza fantasma de Elmore

Muy posiblemente una de las historias más conocida sobre los motoristas fantasmas es la del jinete sin cabeza fantasma de Elmore, Ohio, en los Estados Unidos. Esta tranquila ciudad de poco más de 1.400 personas no es muy diferente a muchas otras ciudades similares que se encuentran en la región, y podría ser un lugar idílico para cualquier amante de las motos. Sin embargo, hay una sensación sobrenatural que impregna la zona. Es aquí, a lo largo de carreteras secundarias oscuras donde aparece un misterioso fantasma sin cabeza montado en su motocicleta para invocar el terror en todos aquellos que se cruzan en su camino.

Al igual que muchas de estas leyendas, el jinete fantasma de Elmore tiene su propia historia trágica y misteriosa. Si bien hay varias versiones diferentes que han evolucionado a lo largo de los años, la mayoría de ellas comparten algunas similitudes básicas. Un soldado que estaba de viaje en el extranjero durante la Primera Guerra Mundial y después de haber sobrevivido a las sangrientas batallas, solo quería volver a los brazos de su novia, que le esperaba en casa. Dependiendo de la versión, el soldado regresaba para conocer a los padres de ella y comprarse la motocicleta de sus sueños. Cuando por fin consiguió regresar, lo primero que hizo fue comprarse la motocicleta, entonces una noche se dirigía desde la granja de sus padres a la casa de su novia y futura esposa, que vivía no muy lejos de un pequeño puente llamado Mud Creek.

Como quería darle una sorpresa, el soldado decidió apagar la moto e ir andando hasta la casa de su novia. Pero cuando llegó, se encontró con que su amada estaba con otra persona. El soldado traicionado, se alejó rápidamente montado en su motocicleta con una fuerte sensación de rabia y tristeza. En un intento de descargar toda esa frustración, aceleró todo lo que pudo, perdió el control y cayó justo en el puente Mud Creek. Varios días después, encontraron el cuerpo mutilado y decapitado por un alambre que habían colocado como parte de una broma. Lo más aterrador de todo es que no consiguieron encontrar su cabeza.

Desde entonces, se dice que el jinete espectral aparece cada 21 de marzo, el día en que murió en el trágico accidente, en la misma carreta al igual que esa fatídica noche. Muchos testigos han afirmado haber visto el fantasma del soldado con una misteriosa luz procedente de la granja donde vivieron los padres. Otros aseguran que el jinete fantasma todavía recorrer la carretera. En otras ocasiones, se puede escuchar una motocicleta rugiendo cuando no hay nadie cerca en la carretera. Y el fenómeno va más allá, ya que cada 21 de marzo, amantes de la adrenalina buscan a la misteriosa presencia fantasmal en el puente con la esperanza de poderlo ver, y quien sabe, incluso fotografiarlo.

Y esto nos lleva a la investigación más conocida del jinete fantasma de Elmore. En la noche del 21 de marzo de 1969, un investigador paranormal llamado Richard Gill y su equipo hicieron un viaje al puente Mud Creek, con cámaras y equipos de grabación con la intención de registrar el jinete fantasma. Y al parecer tuvieron éxito, ya que Gill dijo que apareció una luz espectral al otro lado del puente antes de desvanecerse. Por desgracia, las evidencias que presentaron no fueron del todo concluyentes. Las imágenes sólo mostraban una luz que realmente podría ser cualquier cosa, y la grabación de audio tenía un ruido agudo que, si bien es ciertamente inquietante, no era del todo la prueba que estaban buscando.

El motorista fantasma de California

El jinete fantasma de Elmore no es el único fenómeno sobrenatural de este tipo. En un tramo solitario de la carreta rural de Exeter, en el condado de Tulare, California, hay un fantasma similar. En este caso, en la década de 1950 un grupo de jóvenes supuestamente decidió hacer una broma a uno de sus amigos. La broma consistía en estirar una cuerda a través de un camino estrecho llamado camino Bardsley, en Fresno, para tirarlo de su moto sin hacerle daño.

La historia cuenta que el motorista cuando llegó al camino Bardsley por la noche se encontró con la cuerda. Pero lo que nadie se esperaba era que la cuerda estuviese demasiado alta y le cortara la cabeza limpiamente. El resultado del horrible accidente, fue que con los años la gente empezó a ver una misteriosa luz brillante por la carretera, a veces acompañada por el sonido del motor de una motocicleta, y con la aparición completa de un jinete sin cabeza. Los conductores y personas que camina por la carretera durante la noche también aseguran haber sido perseguidos por el motorista fantasma.

Aterradores encuentros fantasmales en la India

Aunque Estado Unidos tiene una vasta red de carreteras que hace que todo sea posible, también hay historias de jinetes fantasma en otras partes del mundo. Este es el caso de la India, en un paso montañoso conocido como Kasara ghat. En este remoto lugar las carreteras son conocidas por sus accidentes, ya que son demasiado estrechas para que dos vehículos pasen, lo que requiere que uno de los vehículos tenga que retroceder hasta dejar espacio suficiente para que el otro pueda pasar, esto sumado a las fuertes desniveles y repentinas curvas en la carretera. El valle parece un escenario postapocalíptico, con los restos oxidados de coches que han sufrido un trágico destino.

Uno de estas carreteras conduce a un lugar sagrado conocido como el templo Sai Baba. Una de las historias habla de un conductor dirigiéndose al templo a primera hora de la mañana, cuando un motorista se colocó detrás de él mientras tocaba la bocina sin cesar. Queriendo dar a la moto un poco de espacio para que pasara, el conductor se desvió hacia un lado tanto como era posible, pero la moto siguió tocando la bocina. El conductor del coche fue reduciendo la velocidad con la intención de encarase con el misterioso motorista, pero la moto pasó rápidamente. Lo extraño de todo fue que el conductor del coche vio horrorizado como el jinete piloto no tenía cabeza. La moto pasó a toda velocidad y de repente se desvaneció en el aire. Cuando el conductor explicó lo que le había sucedido, los monjes del templo le dijeron que se trataba de un motorista que había muerto en esa misma carretera al tratar de adelantar a un camión, y que desde entonces el espíritu aparece en el lugar. De hecho, le advirtieron al conductor que si no permitía pasar a la motocicleta entonces seria condenado a cumplir con una desgracia o un accidente fatal.

Todos estos relatos nos dejan un sinnúmero de preguntas, pero puede que nunca sabremos si se tratan de historias reales o de leyendas urbanas. Pero lo que sí parece evidente es que hay un cierto encanto en todas estas historias y probablemente seguirán aumentando en el futuro.

¿Se trata de leyendas urbanas o son historias reales? ¿Has tenido algún encuentro con algún jinete sin cabeza?

FUENTE: http://www.mundoesotericoparanormal.com

El fantasma de Cheltenham.

Pittville-Circus-Road-St-Annes

La casa de estilo victoriano llamada Garden Reach situada en la calle Pittville Circus Road fue construida en Cheltenham, en el condado inglés de Gloucester, durante la década de 1860. Fue una gran residencia de cuatro pisos de doble fachada de estilo victoriano de la época, repartidas en cuatro plantas.

“Garden Reach’ fue comprado a su constructor por Henry Swinhoe, un abogado de Calcuta. Se había casado con Elisabeth Francis Higgins el 6 de febrero 1851 en la India y con el tiempo formó una familia de cinco hijos. Sin embargo, Elisabeth murió a los 35 años de edad, el 11 de agosto de 1866 y cuatro años más tarde Henry Swinhoe se casó de nuevo. Su segunda esposa fue Imogen Hutchins de Clifton, Bristol, pero su relación se vio empañada por peleas frecuentes, al parecer sobre la crianza de los hijos de Swinhoe, así como la posesión de la joyería del ex señora Swinhoe para el que Henry tenía un escondite secreto debajo de uno de los dibujos del suelo de la sala. El alcohol al que eran asiduos ambos cónyuges no hizo sino empeorar la situación. Henry e Imogen Swinhoe se separaron a principios de 1876 – Imogen volvió a Bristol mientras que Henry vivió en ‘Garden Reach’ durante unos meses antes de morir el 14 de julio del mismo año. Imogen de hecho, sólo sobrevivió a su marido por poco más de dos años.

Ella murió en Clifton el 23 de septiembre 1878. Tras la muerte de Henry Swinhoe la casa permaneció vacía hasta 1879 cuando pasó a llamarse ‘Pitville Hall’ y fue comprada por Benjamin Littlewood de la cercana Shurdington, un pueblo en las afueras del suroeste de Cheltenham. Su propiedad fue de corta duración ya que murió el 5 de agosto 1879 sólo un mes después de mudarse y su viuda pronto se trasladó a una casa más pequeña en el mismo camino. La casa permaneció desocupada durante dos años y medio hasta marzo de 1882 hasta que en abril de 1882 llegó una nueva familia a Garden Reach, los Despard.

El capitán Frederick William Despard, recién retirado, su inválida esposa, Harriet Ann, y sus seis hijos, cuatro chicas y dos chicos, con edades comprendidas entre los 19 y los 9 años.Una calurosa noche del mes de junio, cuando apenas llevaban tres meses instalados en su nueva casa, Rosina Clara, la hija mayor de 19 años, escuchó unos pasos cerca de de la entrada de su dormitorio cuando se desvestía para acostarse. Creyendo que era su madre, abrió la puerta, pero no había nadie en el pasillo. Miró a lo largo del mismo y vio, en el rellano de la escalera, la silueta de una mujer enlutada. Rosina la describía como una mujer alta, vestida de negro, con la cara cubierta con el pañuelo que llevaba en su mano derecha y con la mano izquierda metida dentro de la manga del vestido.

El-fantasma-de-Cheltehham

Parecía que enjugaba sus lágrimas con un pañuelo. A los pocos segundos, la visión bajó las escaleras, desapareciendo en el piso inferior. A partir de esa noche, el supuesto fantasma entró a formar parte de la vida de la familia Despard y Rosina decidió ser la cronista de todas y cada una de las manifestaciones paranormales que se sucedieron en la casa, en forma de cartas a una amiga, la señorita Catalina Campbell, que posteriormente serían estudiadas por la Sociedad de investigación psíquica. Gracias a ella, el caso ha pasado a la historia como uno de los mejor y más documentados de la historia de la parapsicología. Fue entonces cuando se empezó a considerar que podía ser el espíritu de Imogen, movido quizás por el ansia de encontrar las joyas que Henry no le quiso dejar en vida.

Rosina intentó captarla con cámaras fotográficas de la época y colocó “Trampas” como un hilo en la zona de la escalera por la que solía pasar, para comprobar si tenía cuerpo físico o era sólo un espectro. Hasta el año 1884, el fantasma enlutado se apareció de forma muy esporádica ante Rosina. Curiosamente, la joven, no contó a casi nadie lo que sucedía, tal vez pensó que no le creerían si no contaba con más testigos de las apariciones. Sólo habló del fantasma a unos pocos amigos de su entera confianza. Pero hubo más testigos: Una de las hermanas de Rosina vio a la mujer descendiendo por las escaleras principales de la casa, pero pensó que sería alguna visita de sus padres. También una doncella divisó a la mujer pero ella, menos confiada que la joven Despard, alarmó a toda la casa convencida de que había visto a una intrusa la cual entró a hurtadillas para robar. Se registró la casa, pero no encontraron a nadie.El otro testigo fue el hermano pequeño de Rosina que desde el jardín, mientras jugaba con un amiguito, vio claramente a una mujer vestida de negro, llorando desconsoladamente en una sala de la casa junto a una ventana. Cuando entró para ver quién era y qué le sucedía, la mujer ya no estaba.

A partir del verano de 1884 el fantasma entró en una fase de hiperactividad; sus paseos nocturnos se multiplicaron y Rosina, en una ocasión, conmovida por la tristeza que veía en ella, trató de hablar con el fantasma, pero la figura desapareció instantáneamente. Fue entonces cuando decidió contar a su padre lo que estaba sucediendo.Las apariciones se hicieron más frecuentes y empezaron a ir acompañadas de toda la fenomenología que rodea a este tipo de eventos paranormales: bajadas bruscas de temperatura, ruidos de origen inexplicable. Cada vez eran más los testigos de aquellas apariciones, puesto que el espectro se iba desinhibiendo más y más; como si hubiera ganado confianza y ya no le molestara la presencia de los vivos. Sin duda Rosina y su padre fueron los que más entraron en contacto con la manifestación de aquella mujer. Incluso, según anotó Rosina, en varias ocasiones solo ellos o muy pocas personas podían ver al fantasma.

Imogen Swinhoe

Imogen Swinhoe

El padre de Rosina, lejos de sentirse impresionado por las investigaciones de su hija, solo tenía un único deseo: expulsar a la figura errante, así que solicitó que se hiciera un exorcismo a la casa para librarse definitivamente de su fantasmal inquilina. La ceremonia, realizada en el año 1889, fue un éxito, al menos aparentemente, puesto que el fantasma no volvió a ser visto ni sentido en la residencia. Finalmente en 1892 la familia Despard abandonó la casa.El hecho había alcanzado una notoriedad enorme, no solo los curiosos rondaban la casa con la esperanza de ver al fantasma, la Sociedad para la Investigación Física, estudió el caso. Pero la desaparición radical del fenómeno, hizo que el tema cayera en el olvido y nadie volvió a acordarse del fantasma durante años.

Pero en 1898 se convirtió en internado infantil y las apariciones de la mujer enlutada comenzaron de nuevo. Bastantes años después, concretamente en 1958, un hombre que vivía en la misma calle en la que habitaron los Despard, aunque en otra casa, se despertó una noche sobresaltado, y notó que junto a la ventana se distinguía claramente la figura enlutada de una mujer vestida con ropas de la época victoriana, la cual apretaba un pañuelo contra su rostro como si estuviera sollozando. Su hermano y su hijo también llegaron a verla en varias ocasiones. El fantasma prodigó sus apariciones por la casa durante el tiempo que el hombre ocupó la misma, hasta el año 1961.

Otro incidente tuvo lugar en enero de 1970, cuando una residente de Cheltenham la señora Jackson estaba teniendo una clase de conducir a la hora del almuerzo y cuando pasaban justamente por delante de Santa Ana, su profesor se quedo comprensiblemente sorprendido cuando, el coche se paró de repente. No fue capaz de ver la figura de una mujer alta que llevaba un vestido negro largo que llegaba hasta el suelo, y que la señora Jackson dijo había bajado de la acera cerca de veinte metros por delante de ellos, en la trayectoria del vehículo en sentido contrario, desapareciendo repentinamente.

Otro incidente reportado ocurrió quince años más tarde, en julio de 1985, cuando dos testigos, un graduado de la Universidad de Oxford en música de unos sesenta años y un amigo, caminaban a lo largo de Pitville Circo alrededor de las diez de la noche, cuando vieron a una mujer alta vestida de negro con un miriñaque que se movía a lo largo del sendero cerca de Santa Ana hacia su cruce con la carretera principal, para de nuevo desaparecer de repente.

Hoy en día, aunque la casa sigue en pie, ha habido muchos cambios, una finca de pequeños bungalows conocidos como “St Anne’s Close” se ha construido en el antiguo jardín y varios de los edificios de la zona han sido demolidos y reemplazados por bloques de pisos.

FUENTES: http://www.spookyisles.com/  https://labitacoradelmiedo.wordpress.com

La extraña piedra esférica de Bosnia.

Este artefacto de piedra podría tener, según sus descubridores, más de 1.500 años de antigüedad. ¿De dónde ha salido?

Según su descubridor, el arqueólogo bosnio, Semir Osmanagic, se trata de la esfera de roca más antigua hallada nunca, y también la más grande: su radio mide entre 1,2 y 1,5 metros y cree que podría pesar más de 30 toneladas. Pero ha permanecido oculta en un bosque cerca de la pequeña villa bosnia de Podubravlje hasta ahora.

Este tipo de esferas de piedra no son desconocidas en el mundo de la arqueología. Existen artefactos parecidos en México y Costa Rica que datan de entre el 300 a.C y el 300 d.C, cuya función sigue siendo un misterio (lo que ha dado, claro, a todo tipo de teorías esotéricas). Y a Osmanagic, también conocido como el “Indiana Jones de Bosnia”, no le cabe duda de que, tal como ha declarado en la BBC, el descubrimiento de esferas en Europa “prueba la existencia de avanzadas civilizaciones que vivieron en los Balcanes en un pasado lejano, de las que jamás tuvimos registro alguno”.

La gigantesca bola, que Osmanagic cree que podría tener más de 1.500 años de antigüedad, no es la única que el arqueólogo asegura haber localizado en la zona. “La mayoría de las bolas de piedra estaban localizadas cerca de la pequeña ciudad de Zavidovici”, explica en un comunicado. “Había unas 80 en los años 30. Pero desde entonces algunas han sido arrastradas por el río Bosna más abajo, muchas fueron destruidas en los 70 después de que se extendieran rumores de que tenían oro escondido dentro, y algunas fueron desplazadas por los pobladores locales, que las tienen en sus jardínes”.

Un hallazgo polémico

El doctor Osmaganic no es un desconocido de los periódicos –y no digamos de los programas de “misterio”–. En 2005 aseguró que un grupo de colinas en el valle Visoko de Bosnia eran, en realidad, antiguas pirámides unidas por una red de túneles subterráneos. Aunque su aseveración nunca fue respaldada por la comunidad científica, el gobierno de Bosnia vio la oportunidad de sacar tajada y financió excavaciones en la región. Actualmente el investigador dirige un parque arqueólogico al que, asegura, acuden miles de visitantes todos los años.

“Nos dijeron que todo el mundo se reía de nosotros…”, aseguró en su día el entonces primer ministro del país, Nedzad Brankovic, “pero no hay ningún gobierno en el planeta que no actué ante cosas que puedan ser positivas”.

“La naturaleza no pudo darles esa forma esférica, lo que indica que fueron creadas por una civilización perdida”

Anthony Harding, presidente de la Asociación Europea de Arqueólogos, describió las excavaciones de la región como algo “totalmente absurdo”, y puso a parir a Osmaganic: “Hay algunos restos genuinos en la colina, me han dicho que medievales, o igual de la Edad de Bronce o romanos. Pero la especulación de que ahí puede haber una estructura de 12.000 años de antigüedad es una completa fantasía que cualquiera con un conocimiento básico de arqueología o historia debería reconocer”.

Osmaganic, consciente de la polémica, insiste en que las esferas halladas en Bosnia tienen relevancia mundial. “Los escépticos nunca han visitado las esferas ni las han analizado, y no tienen explicaciones sobre cómo se formaron”, ha asegurado en la BBC. En su opinión, “la naturaleza no pudo darles esa forma esférica”, lo que indica que fueron creadas por una civilización perdida que contaba con alta tecnología, y “conocía el poder de las formas geométricas”.

Aunque, como reconoce el explorador, los materiales de la roca “todavía no han sido analizados”, cree que “sus colores marrón y rojizo revelan un alto contenido en hierro”, lo que implicaría una alta densidad, por lo que la esfera podría pesar hasta 30 toneladas.

¿Arqueología o camelo?

Desde luego, hay razones para dudar de las intenciones de Osmaganic, que en una entrevista publicada en la página web de su parque arqueológico no duda en afirmar que existe “un campo electromagnético procedente de la parte superior de la pirámide del Sol”, lo que indica que la supuesta construcción es “una enorme máquina de energía”, que servía para “rejuvenecer, regenerar y mejorar la estructura molecular del agua y la comida”.

¿Y qué hay de las esferas? A juzgar por sus antecedentes, y aunque ahora se esté mordiendo la lengua, es muy probable que el bueno de Osmaganic piense como otros grandes del esoterismo como Juan José Benítez o Erich von Däniken que creían que estas esferas eran obra de extraterrestres (¡sorpresa!), fuentes de energía o puertas dimensionales, sea lo que sea eso.

La verdad, como de costumbre, es más prosaica. Al igual que ocurrió hace una década, no han tardado en aparecer científicos críticos con el anuncio del Indiana Jones bosnio, con argumentos bastante convincentes. Mandy Edwards, profesora de geología de la Universidad de Manchester, ha explicado en ‘The Daily Mail’ que la roca podría ser, incluso, una formación natural, creada por la “precipitación de cemento mineral natural dentro de los espacios entre los granos de sedimento”, un proceso conocido como concreción.

Se trataría, en cualquier caso, de un increíble hallazgo, pero geológico, no arqueológico.

FUENTE: http://www.elconfidencial.com

El Misterio de las Piedras con Forma de OVNI Alrededor del Mundo.

En el mundo ufológico existen casos que presentan magníficas e irrefutables evidencias, pero también es evidente que dejan muchos misterios abiertos. Tal es el caso de las piedras/rocas con forma de OVNI encontradas alrededor del mundo de las cuales se sabe muy poco de su origen y finalidad.

1. La Piedra OVNI de Huaco, Argentina.

En el 2005 un grupo de jóvenes montañeros que recorrían las sierras de Huaco, provincia de La Rioja, a unos 1.200 km de Buenos Aires (Argentina) se toparón con una curiosa y extraña escultura prehispánica. Según Jorge Jabif, uno de los descubridores, la piedra labrada fue hallada en la orilla de un camino de tierra, en las cercanías del río Huaco, junto a morteros y otros elementos abórigenes. “La talla está hecha con dimensiones exactas, es perfectamente circular, de unos diez centímetros de diámetro, tiene tres o cuatro anillos superpuestos, con diferentes tonos, y la cúpula superior está dividida en ocho partes exactamente iguales”, explicó a la prensa local. Algunos creen que la enigmática pieza representa un platillo volador observado hace cientos de años por los habitantes primitivos de la región.

2. Las Piedras OVNI de Jiangxi, China.

El 27 de mayo de 2007, varias docenas de piedras minerales con formas de “ovni” fueron encontradas en el condado de Shangrao, provincia de Jiangxi, China continental. Expertos indican que las piedras minerales se formaron hace cerca de 300 millones de años atrás.

Las piedras fueron encontradas dentro de un montón de piedras minerales. Hay varias minas de cobre en las cercanías de ese montón de piedras. Algunas de esas piedras “ovni” tienen un diámetro cercano a los 1,5 metros y con un espesor de entre 20 centímetros a 60 centímetros. Pesan entre 800 kilos y 1 tonelada. Un ingeniero de la Oficina de Carbón de Shangrao cree que la edad de las piedras minerales con formas de “ovni”, es cercana a 300 millones de años, de la última época de la era Paleozoica Carbonífera y la temprana Permiana.

Las piedras con forma de ovni en Las Tres Gargantas, están cuidadosamente alineadas. Las piedras “ovni” no sólo aparecieron en Jiangxi, sino también fueron encontradas cerca del proyecto de la Represa Shuibuya de la reserva de agua Tres Gargantas en Sichuan. Esas piedras “ovni” pesan cerca de 20 kilos cada una.

Los pueblerinos de la zona, quienes construían una autopista, encontraron estas piedras ovni. Xiang Zhiyu, un residente del Pueblo Qizu quien trabajó en una sección de la autopista, encontró estas extrañas piedras cuando estaban explotando las rocas cerca del área de la Gran Cueva Bahía. Las piedras ovni están alineadas horizontalmente con 49 centímetros de distancia entre una y otra y están distribuidas uniformemente. Se informó que estas piedras tienen una textura particularmente dura. Obviamente, son diferentes de las piedras de las montañas en esa área.

3. La Piedra OVNI de Nasca, Perú.

Este roca fue encontrada en 1960 en el desierto de Nazca, Perú. Sobre sus superficie se pueden ver varios símbolos tallados similares a los existentes en las líneas de Nasca, aunque algunos se han desgastado con el tiempo, se pueden apreciar los siguientes:

1) La espiral

2) La araña

3) Un rostro

4) Círculos

5) El cocodrilo

La roca presenta un aspecto descuidado, lo cual indicaría sin realizar un análisis que posee muchos más años de los que se cree. La persona que ha poseído esta roca durante mucho tiempo, ha estimado su edad en aproximadamente 800 años.

Roca tallada encontrada aproximadamente en 1930 en el desierto de Nazca en Perú, y que se asemeja a un OVNI. La misma posee inscripciones talladas similares a las líneas de Nazca, por ejemplo: espiral, araña, rostro, etc.

Los propietarios actuales de la roca manifiestan que no han podido realizar un análisis de la misma, pues no han sido capaces de conseguir un laboratorio o universidad que se encargue de esto, debido a que su evidente naturaleza OVNI causa el rechazo por parte de aquellas instituciones. El propietario no puede establecer de que material estaría conformada la roca, pues posee un peso que no concuerda con su tamaño. La roca posee las siguientes características:

– Peso: 7 libras aprox.

– Ancho: 7 pulgadas

– Alto: 4.5 pulgadas

– Edad aprox.: 700 a 800 años.

Afortunadamente la roca no ha sido limpiada ni restaurada, pues sabiamente el propietario decidió no hacerlo para preservar sus características intactas.

4. La Piedra OVNI Foyel, San Carlos Bariloche (Argentina).

El descubrimiento de una piedra de forma extraña y perfectamente redondeada levantó polémica entre los investigadores argentinos. Desde San Carlos Bariloche (Argentina) Néstor Echarte nos relata la crónica de este hallazgo.

Hugo Rodriguez, vecino de San Carlos de Bariloche, encontró durante el mes de noviembre de 1993, en las nacientes del Río Foyel, provincia de Río Negro, Argentina, una extraña piedra de forma circular, perfectamente pulida y con un exacto centro de equilibrio. La primera impresión que esta piedra causa es la de que se trata de un objeto realizado por el hombre, que no es natural, ya que sus formas son perfectas, y que parece haber sido trabajada mediante la utilización de un torno, ya que no presenta las líneas características de un trabajo realizado mediante el desgaste por torneado. Si uno deja esta piedra sobre una superficie plana, notará enseguida que tiene un perfecto punto de equilibrio y que no se cae ni hacia un lado ni hacia otro.

¿Qué significa esta piedra? ¿Por quién fue realizada? ¿Quién o quienes la dejaron en ese lugar? Es lo que deberá ser investigado por algún grupo interdisciplinario que logre dar una respuesta real, clara y sin ningún tipo de preconceptos.

La piedra es perfectamente circular, algo achatada con forma de lenteja. Tiene un diámetro de ocho centímetros por una altura de 3,5 centímetros en su parte central o más alta, disminuyendo la altura hacia los bordes. Da la impresión de tratarse “de dos platos soperos unidos por el borde”. Y, claro… esta última frase la dijo Kenneth Arnold el 24 de junio de 1947 cuando, volando sobre Mount Rainer en los Estados Unidos, quiso describir la extraña formación que acompañaba su vuelo. Platos voladores… uno se siente tentado de bautizar esa piedra con ese nombre. Siempre se encuentra dentro de nosotros el deseo intenso de que se verifique aquelo que anhelamos. Pero debemos ser prudentes y verificar científicamente todas las posibilidades que este descubrimiento puede ofrecernos.

5. La Piedra OVNI de Kuzbáss Rusia.

En febrero del 2015 una misteriosa roca fue encontrado en una mina de carbón en Kuzbáss Rusia.

En la mina de carbón los mineros de Kuzbass han descubierto una cosa inusual. Un objeto ” del pasado”, dijo en su página en las redes sociales Arthur Presnyakov.

Externamente, se parece a los ” discos de piedra de los antepasados”, el descubrimiento recuerda fuertemente a una copia de un platillo volador (OVNI). Artefacto redondo, con respecto al material, es probable – lutolita. La roca tiene un diámetro de 1,2 metros, pesa alrededor de 200 kg.

Sumamente impactante el parecido que denotan estas rocas a simple vista. Muchos investigadores se han dado la tarea de investigar su origen sin resultados positivos hasta la fecha. Sin lugar a dudas este este es otro misterio mas sin resolver…

6. La gigantesca Roca OVNI de Volgogrado Rusia

Este es el más reciente hallazgo. Se trata del descubrimiento de una gran roca con forma de OVNI discoidal con 4 metros de diámetro. Fue encontrada el día 9 de septiembre de 2015 en unas excavaciones en la cresta del distrito zhirnovsky Medveditskaya en la región de Volgogrado, Rusia.

La forma es tan “perfecta” que los investigadores no se explican como esta roca pudo adoptar tal forma de manera natural. Debo agregar que además de poseer una superficie lisa, es muy simétrica y posee la forma exacta de un clásico objeto volador no identificado conocidos anteriormente como platillos voladores.

Ahora el disco se encuentra en el museo Zhirnovsky. El trabajo sobre el terreno se reanudará. Los Ufólogos esperan seguir buscando rastros del OVNI en la región de Volgogrado.

El investigador UFO Vadim Chernobrov, dice que se han encontrado más de estos objetos de piedra con forma de ovni, cómo el que se encontró en la region de Kuzbass en febrero de 2015, donde ese objeto tiene 2 metros de diámetro. cabe resaltar que los pobladores de la zona se encuentran altamente sorprendidos, y uno de los presentes durante la expedición manifestó que el lugar es muy místico y pudo sentir una energía muy especial.

7. El OVNI Petrificado de Hubei China

Un aldeano chino afirma haber descubierto un OVNI petrificado.

El aldeano de nombre Xia Changjun encontró la roca mientras conducía en una montaña en la provincia de Hubei, en el centro de China, y decidió llevarla a casa porque la encontró “inusual”.

No sólo el Sr. Xia, los historiadores locales también están desconcertados por la forma de la piedra,  se a tratado de averiguar si fue tallada por la gente antigua o se formo de forma natural.

Xia Changjun vio la gran roca por la ladera cuando conducía en una montaña cerca de la aldea Baokang, en Xiangyang en abril de 2016.

Dijo que vio una roca de aspecto extraño con agujeros en ella. Salio de su coche y comenzó a cavar con su pala de hierro.

Notando que la mayoría de las partes de la roca estaban enterradas bajo tierra, Xia se puso en contacto con el propietario del terreno y compró la roca.

Xia pasó una semana cavando para sacar la roca.

El hombre mostró su hallazgo raro a los medios de comunicación esta semana.

La roca de forma ovalada pesa alrededor de seis toneladas, 2,8 metros de largo, 2 metros de ancho  y 1,6 metros de altura.

La roca tiene tres gradas.

La base está formada por varios pilares de piedra, dando soporte a las capas superiores. La capa media tiene siete agujeros y la capa superior tiene una plataforma plana, con cinco pilares de pie en un lado.

Wang Qingxiang, un experto en la cultura y la historia de Hubei y Hunan, también está desconcertado por la roca de forma extraña.

Wang dijo a un periodista que no estaba seguro de si la forma de la roca era natural o si había sido tallada a mano por los antepasados que vivían en la zona.

Sin embargo, Wang lo identificó como una piedra de basalto.

El Sr. Wang también sugirió que la roca podría haber servido como una mesa de altar para el propósito ritual o incluso una señal de guerra en tiempos antiguos.

El hombre afirmó que un comprador se había ofrecido a comprar su ‘roca con forma de ovni’ por 100.000 yuanes (11.765 euros) esta semana de diciembre 2016, pero rechazó la oferta.

No lo he vendido. Esto es demasiado precioso para mí -dijo Xia.

Xia dijo que la roca era demasiado grande y pesada y que utilizo una grúa  para poder llevarla a casa. El cree que puede tratarse de otra cosa y no de una simple roca.  Se necesitan más estudios para saber que es exactamente esta extraña roca con forma de OVNI.

FUENTES: https://otrosmundosotrasdimensiones.blogspot.mx  http://codigooculto.com  http://www.extranotix.com

Las huellas fosilizadas humanas gigantes en China.

Historias sobre gigantes que habitaron en nuestro planeta han estado presentes a lo largo de casi todas las antiguas culturas. Algunos pueden pensar que son simplemente mitos y leyendas, pero parece que hay evidencias de que realmente existieron. Encontramos historias de gigantes en muchas mitologías del mundo antiguo. Esto incluye la griega, la nórdica, la germánica, la india, indoeuropea, maya, azteca e inca. También se habla de gigantes en textos antiguos como la Biblia.

Pero lo más sorprendente es que desde cientos de años se han estado descubriendo numerosos esqueletos gigantes en todas partes del mundo, desde Asia, África a Europa. Y en los últimos años se han encontrado esqueletos con un inusual tamaño en más de 200 excavaciones, pero desde 1950 ya no han sido noticia. Antes de esto, periódicos como el The New York Times publicaban muchos artículos con estos sorprendentes descubrimientos, que desafiaban las creencias de la comunidad científica.

Y ahora, varias huellas “humanas” fosilizadas más grandes de lo normal han sido descubiertas en una roca en el sudoeste de la provincia de Guizhou, China.

Nuevas evidencias de gigantes en la antigüedad

Según ha publicado la agencia de noticias rusa Spútnik, el 24 de agosto un grupo de fotógrafos vio unas huellas humanas gigantes en una roca situada en el pueblo de Pingyang. Una de las huellas, que podría remontarse a tiempos antiguos, tiene la forma de un pie izquierdo, de unos 57 centímetros de largo, 20 centímetros de ancho y 3 cm de profundidad.

Hasta el momento no disponemos de más información que la facilitada por la agencia de noticias rusa, pero suponemos que un equipo de arqueólogos ya está investigando el descubrimiento. Aunque nos debería sorprender del todo este nuevo hallazgo, ya que llevamos siglos descubriendo evidencias de la existencia de gigantes en la antigüedad.

En 1833 un soldado descubrió en Lompock Rancho, California, esqueletos de más de tres metros y medio en una fosa, enterrados con artefactos como hachas de piedra. Pero el gobierno estadounidense ordenó que fueran otra vez enterrados, ya que al parecer este descubrimiento podría cambiar toda la historia de la humanidad. El 14 de abril de 1885, los mineros de una mina de carbón en Moberly, Misuri, encontraron una caverna subterránea. Según la historia, lo que descubrieron allí fue toda una ciudad enterrada. Tras este descubrimiento los mineros encontraron tales artefactos como martillos, sierras de metal de granito e incluso una fuente que bombeaba agua perfectamente pura. También encontraron huesos humanos 3 veces más grandes que el hombre medio.

El 4 de mayo de 1912, el The New York Times informó que cerca del lago Delavan, Wisconsin, encontraron hasta 18 esqueletos de más de 5 metros de altura. En total escavaron más de 200 túmulos en el lugar, y fue supervisado por la universidad de Beloit. Una de las características extrañas de estos esqueletos es que tenían era una doble fila de dientes, con 6 dedos en las manos y pies en cada uno de los restos óseos.

Estos descubrimientos únicamente no han sido en Estados Unidos. También en 1912, un cazador descubrió una extraña huella cerca de la ciudad sudafricana de Mpuluzi. Según el arqueólogo Michael Tellinger, quien visitó Mpuluzi en 2012, la huella era de unos 1,2 metros de largo y podría tener unos 200 millones de años. Y en 1987, durante una visita en México, el paleontólogo Jerry MacDonald descubrió otra huella gigante que podría ser de 290 millones de años de antigüedad.

Y está claro, si había gigantes en el pasado, estos necesitarían vehículos para moverse por nuestro planeta. O esto mismo es lo que sugirió el Dr. Alexander Koltypin, graduado de la Universidad Estatal de San Petersburgo y director del Centro de Investigación de Ciencias Naturales de la Universidad Estatal de Moscú, quien en 2015 dijo que las profundas marcas en las rocas del Valle de Frigia, Turquía, no tienen explicación lógica o científica, por lo que podrían haber sido creadas por gigantescos vehículos conducidos por una raza extraterrestre tecnológicamente avanzada millones de años atrás.

FUENTE: http://www.mundoesotericoparanormal.com

La ciudad subterránea en Derinkuyu.

Entre el Mar Negro y las montañas de Taurus en Capadocia, precisamente en el centro de Turquía, se descubrió en 1963 una aldea en la ciudad de Derinkuyu, cuando un pueblerino intentaba remodelar su casa y al derribar una pared se topó con un descubrimiento extraordinario.

La pared abrió el paso hacia una milenaria ciudad subterránea de 280 metros de profundidad. Increíblemente, el número de habitáculos que se encontraron entre las piedras podían albergar a una impresionante comunidad de 20,000 individuos entre hombres, mujeres y niños, además se encontraron pruebas de centros ceremoniales, almacenes y establos para el ganado.

Gracias al ingenio utilizado en la construcción de estos habitáculos, ingenieros de todo el mundo han estudiado la ciudad e incluso la han llego a comparar con la pirámides de Egipto, debido a la complejidad de la construcción y a la suavidad excesiva de la piedra excavada, que precisaba de una fuerza tremenda en las columnas para soportar todo el peso por encima de ellas.

Aún más sorprendente es el hecho de que no se encontraron evidencias de deslizamientos de tierra en las cuevas de Derinkuyu, lo que hace creer que las construcciones fueron planeadas de una forma precisa, además de emplear un conocimiento magistral del material utilizado en su construcción.

¿Quién o qué podría haber construido esta inmensa ciudad subterránea? ¿Qué fuerza misteriosa podría haberlos orillado a vivir bajo tierra?

Según los arqueólogos y expertos, la construcción de la ciudad subterránea de Derinkuyu data del 800 a.C. y fue obra de los Frigios, un pueblo de la Edad del Bronce, y que se ha vinculado a los troyanos, otros sin embargo, atribuyen la construcción a los Hititas, un pueblo guerrero mencionado en la Biblia y que ya existía desde siglos antes que los Frigios.

¿Podría ser más antigua la ciudad?

Para que nos situemos en el espacio-tiempo correcto, Capadocia era parte del Imperio de Zoroastro, de naturaleza persa, que a su vez fue la civilización con las tradiciones religiosas más antiguas de la tierra, el Zoroastrismo es una antigua fe basada en las fuerzas opuestas del Bien y el Mal, que se cree tuvo influencia sobre varias religiones posteriores, como el hinduismo y el judeo-cristianismo.

Fue fundada en algún momento antes del siglo VI antes de Cristo, y su Dios creador era llamado Ahura Mazda, en el segundo capítulo del texto Zoroastriano Sagrado, el Vendidad, Ahura Mazda salva a la humanidad de un desastre ambiental de escala global, equiparable a la historia de Noe en el Testamento hebreo.

De la misma forma que con Noé, existía una profeta llamado Yima, y este había sido instruido por el Dios Ahura Mazda para llevar a cabo la construcción de una especie de refugio subterráneo similar a Derinkuyu, según los textos sagrados, Yima llevó a cabo la construcción de una ciudad subterránea de varios niveles para proteger a un selecto grupo de personas y animales, y a diferencia de Noé, que salvó a todos de un diluvio universal, Yima salvó a todos de una Edad de Hielo global.

El Vendidad menciona a este periodo como “El Invierno del Mal“. Gran cantidad de climatólogos alrededor del mundo aseguran que la última edad de hielo comenzó en el 18,000 a.C. y terminó en el 10,000 antes de Cristo, ¿sería relativamente posible que la ciudad de Derinkuyu fuera construida como un refugio para un devastador invierno global de 8,000 años?

Mejor aún, si Derinkuyu es de hecho la ciudad que Ahura Mazda mandó a sus seguidores a construir, entonces ¿Qué verdad hay detrás de leyenda?, Si es así, ¿quién o qué era el dios Ahura Mazda?

Ahura Mazda aparece en los escritos del Zoroastro como el responsable de la gestión de todo lo que ocurre sobre la tierra, hay varias maneras de interpretar esto, una de las cuales es que se trata de alguna forma universal de conciencia, otros han especulado que representa a algún tipo de supervisión extraterrestre, puede parecer una locura, pero recordemos que la mayoría de las religiones ubican a sus dioses gobernantes fuera de la tierra. El Cielo, Valhala, El Olimpo o cualquiera que sea el lugar, pero siempre fuera de la tierra, en un sitio extraterrestre.

¿Podría ser que Ahura Mazda fuera una inteligencia de otro mundo?, ¿Fue Ahura Mazda quien proporcionó la tecnología necesaria a sus seguidores para que llevaran a cabo la construcción de este laberinto como un refugio medioambiental?, ¿O hay alguna otra razón siniestra que orilló a la construcción de Derinkuyu?

Se descubrieron sistemas de protección al interior de la ciudad de Derinkuyu que como mínimo son extraños, puertas circulares que pesan toneladas y que permitían su desplazamiento por una sola persona, aunque solo por un lado, el lado de adentro, lo que nos llevaría a pensar que quien hubiera habitado Derinkuyu se escondía de algo.

Analizando los textos del Zoroastro, nos encontramos con que Ahura Mazda subió al cielo en un carruaje divino (que se asemeja mucho a una Nave Vimana) hacia la guerra contra su eterno enemigo, Angra Mainyu, el Demonio de la Destrucción.

Cuando le echamos una mirada a la tradición zoroástrica, podemos percibir que existe una clara evidencia de que hubo algún tipo de batalla alienígena entre las facciones en conflicto, al verlo desde este enfoque, entonces sería posible que las cuevas de Derinkuyu podrían haber servido como una especie de bunker ante posibles ataques aéreos de los extraterrestres durante este periodo.

Existen registros históricos que mencionan que varios pueblos diferentes llegaron a esconderse en la ciudad subterránea de Derinkuyu para escapar de todo, desde saqueadores del desierto a legiones romanas.

En algunas leyendas, los pueblos del suroeste de los Estados Unidos afirman que en algún momento sus antepasados volvieron al subsuelo en busca de seguridad, los indios Hopi de Arizona dicen que sus ancestros escaparon de una mortal lluvia de estrellas con la ayuda del pueblo de la serpiente, que los llevó a los refugios en las profundidades de la tierra. Entonces, ¿podrían los antepasados de los indios Hopi haberse refugiado en construcciones similares a las de Derinkuyu en Turquía?

El gran enigma aquí es: ¿Quién y para qué construyó la ciudad de Derinkuyu?

FUENTE: http://marcianosmx.com