QUIROMANCIA

Quiromancia, un término que la Real Academia Española (RAE) también acepta como quiromancía, procede de la lengua griega. En concreto, podemos establecer que se trata de una palabra fruto de la suma de dos griegas:

-“Khéir”, que es sinónimo de “mano”.

-“Mantéia”, que puede traducirse como “adivinación”.

El concepto refiere a la práctica que consiste en anticipar el futuro de un individuo a través de la interpretación de supuestas señales que aparecen en las líneas de sus manos.

De acuerdo a la quiromancia, es posible “leer” las manos de una persona para acceder a información sobre su estado de salud, sus características psicológicas y hasta su pasado y futuro. En este sentido, la quiromancia forma parte de las ciencias ocultas o pseudociencias. Es importante destacar que no existe ninguna evidencia científica que demuestre que, en los pliegues y las rayas de la mano, está escrito el “destino” de un sujeto.

Los quiromantes afirman tener la capacidad de obtener datos personales a partir de la observación de las líneas de la mano. La práctica se desarrolla de la siguiente forma: la persona debe extender la mano izquierda hacia el quiromante, con la palma hacia arriba. El quiromante analizará las tres líneas mayores y todas las líneas menores de la mano y, a partir de lo observado, comenzará a informar al individuo qué es aquello que detecta.

Básicamente, podemos establecer que la quiromancia gira en torno a varias líneas, que son las que se consideran que darán a conocer el pasado, el presente y el futuro de una persona en cuestión:

  • Línea de la cabeza, que está considerada la más importante ya que, entre otras cosas, establece cómo es la personalidad del individuo en cuestión. De la misma se puede deducir que es alguien inteligente, si esa marca es profunda, o que es especialmente imaginativo, cuando la misma es larga.
  • Línea de la vida. Esta se identifica por ser la que se usa en la quiromancia para poder determinar cómo es la vida de la persona a lo largo del tiempo. Eso supone, por ejemplo, que si la misma se encuentra rodeando lo que se conoce como Monte de Venus será alguien con mucha vitalidad y fuerza.
  • Línea del corazón, que hace referencia a lo que es la parte afectiva de quien hace la consulta. Se considera que mientras más larga, profunda y clara sea más generosa, cariñosa y amorosa será la persona. De ahí que se establezca que si es corta o que si es muy delgada, ese individuo será alguien muy frío.

De la misma manera, en la quiromancia también se procede a estudiar otras líneas tales como la del destino, la de la familia o lo que se conoce como Cinturón de Venus, que viene a establecer lo extrovertida o no que es la persona.

Dado a que no hay nada que avale los resultados de esta práctica, la quiromancia se vuelve una cuestión de fe. Las personas creen o no creen en aquello que les puede decir un quiromante, ya que éste no tiene forma de demostrar la validez de sus supuestos estudios y análisis.

Debido a pertenecer al ámbito del paganismo, en la época de la Inquisición los quiromantes eran castigados y señalados como brujos.

FUENTE: http://definicion.de

Anuncios

MANTRA

Lo primero que vamos a hacer es determinar el origen etimológico del término que ahora vamos a analizar. Así, podemos establecer que mantra emana del sánscrito y es fruto de la suma de dos elementos: el vocablo mans, que puede definirse como “mente”, y tra, que es sinónimo de “liberación”.

Mantra es un término que puede traducirse como “pensamiento”. En religiones como el budismo y el hinduismo, un mantra es una frase, palabra o sílaba sagrada que se recita como apoyo de la meditación o para invocar a la divinidad.

Es importante recalcar el hecho de que, por regla general, los mantra suelen estar formados por frases largas. No obstante, esta circunstancia es una excepción en el hinduismo, ya que en dicha religión se apuesta, sin embargo, por cadenas de mantras, letanías y estrofas.

Además de todo esto, hay que determinar que los mantras se utilizan de la siguiente manera para que tengan utilidad:

• Son pronunciados por los individuos tanto en voz alta como interiormente, según las circunstancias de cada momento.

• Se repiten constantemente y de una forma rítmica.

• Al igual que sucede en la religión cristiana, se suele recurrir en algunos casos al uso de una serie de elementos que contribuyen a seguir la cadena de mantras, a no perderse y a contabilizar los mismos. En aquella se conocen estos como rosarios y en otras religiones reciben el nombre de mapalas.

• Gracias a los mantras, lo que se consigue es que la persona que los recite pueda relajarse, concentrarse en una tarea determinada y también acabar con las divagaciones que posee su mente. Todo ello sin olvidar que también ayudarán a ese individuo a eliminar de su cabeza todo tipo de pensamientos impuros y que le impidan purificar todo lo que tiene a su alrededor.

El mantra actúa como una herramienta que ayuda a liberar la mente del flujo constante de pensamientos. Gracias a la repetición del mantra, la persona ingresa en un estado de concentración profunda. La meditación, con la ayuda de la mantra, permite que el sujeto concentre su atención en su propia conciencia, en un pensamiento o un objeto externo.

Aunque los mantras no tienen un significado exacto o preciso, se dice que cada sonido corresponde a un aspecto de la iluminación y permite asociar la mente con uno de estos aspectos.

El mantra más popular del budismo es “om mani padme hum”, que corresponde a la compasión. Su traducción más frecuente es “La joya en el loto”. Los budistas sostienen que las seis sílabas de este mantra se vinculan con la dicha o la meditación (om), la paciencia (ma), la disciplina (ni), la sabiduría (pad), la generosidad (me) y la diligencia (hum).

Ciertas tradiciones budistas indican que el mantra sólo tendrá efecto si su recitación es autorizada o supervisada por un lama o gurú. Para algunos líderes como el Dalai Lama, el mantra “om mani padme hum” siempre es útil pero quien lo recita debe pensar en su significado.

Entre los hinduistas, uno de los mantras más conocidos es “om namah shivaia” que suele traducirse como “Reverencias a Shivá” (un dios).

FUENTE: http://definicion.de

EL I CHING

I Ching significa “Libro de las Mutaciones”. Es tanto un libro sapiencial como oracular. Como libro sapiencial nos guía para lograr nuestra armonía con el cambiante fluir de las corrientes universales, adaptándonos -activa o pasivamente, según lo dicte el tiempo dado- a los cambios, las mutaciones del acontecer (Tao = Sentido de la Vida = Ley Natural). “Lo inmutable es la mutación”. Como libro oracular, provee un instrumento auxiliar para hallar esta posible armonía; una brújula virtualmente infalible para la orientación correcta. Entre ambos aspectos del libro no hay escisión alguna: es como si la faz sapiencial del libro correspondiera a su energía yang, espiritual, y la oracular a su energía yin, terrenal. Ambas se complementan formando una indisoluble unidad.

En su origen, el I Ching es un libro sin palabras. Es una sucesión finita de 64 signos (en chino kua) no idiomáticos con significados infinitos, a su vez en secuencia cíclicamente infinita; un perfecto sistema algebraico. Como tal su lectura, aplicación e interpretación es igualmente ilimitada y universal. Gracias a su total abstracción, puede verse en él una síntesis enciclopédica de la realidad, desde los más diversos ángulos; puede interpretarse como una cosmogonía, como un sistema de lógica, o de matemática, en última instancia como una representación de la trama evidente del mundo, o más allá de ésta, como una representación de su trama secreta.

El texto verbal que se le adscribió y que llegó a nosotros -una de las infinitas traducciones verbales posibles de los signos- es una creación epistemológica humana inspirada en una visión metafísica de ese ciclo de cambiantes imágenes gráficas de significación omnivalente. Y como este texto verbal transmitido es una amalgama de sabiduría taoísta con los principios de la filosofía moral confuciana, se presenta virtualmente como un tratado de ética. El acatamiento de los principios éticos resulta condición sine qua non para que -en su función oracular- las predicciones puedan darse y los vaticinios puedan cumplirse.

Extractado de la Presentación de D.J. Vogelmann a su traducción al español de la versión del chino al alemán de Richard Wilhelm, Editorial Sudamericana.

En la literatura china se indican cuatro santos como autores del Libro de la Mutaciones: Fu Hi (figura mítica, 4000 a.C.), el rey Wen y el duque de Chou (padre e hijo, aprox. 1150 a.C.) y Kung Tse (Confucio, 551-479 a.C.). La hipótesis actualmente más defendida sostiene que los estratos más antiguos del texto, tal como los conocemos hoy día, tomaron su forma presente en el siglo anterior a Confucio. El I Ching constituyó para Lao Tse (600 a.C.) y Confucio su fuente principal de inspiración. Confucio mismo es el autor de cerca de la mitad del texto interpretativo de los signos que ha llegado a nosotros, siendo él quien instituyó el I Ching como fundamento ético, espiritual, social y filosófico de la cultura china, desde su trabajo como funcionario de Estado.

Las partes del I Ching

Este libro contiene varios componentes simbólicos e ideológicos que se utilizan para determinar las respuestas a las preguntas que puedes realizar al oráculo.

Los cinco elementos

  • El Agua: está relacionado a la estación invierno.
  • La Madera: rige la primavera.
  • El Fuego: se relaciona con el verano
  • El Metal: se relaciona con el otoño
  • La Tierra: se relaciona con todas las estaciones del año.

Conocer como interactúan estos elementos del I Ching te ayudará a comprender la naturaleza de los triagramas, ya que cada uno se relaciona con uno de los elementos.

El Ying y el Yang

El Yang se vincula con el Sol y la luz, mientras que el Ying significa sombra y oscuridad; posteriormente, estos dos polos también se relacionan con lo masculino y lo femenino. En zona clara del Yang existe un punto oscuro, y en la zona oscura del Ying, uno claro.

Esto significa que, aun en el estado más puro, cada polo contiene el principio del otro y no pueden concebirse el uno sin el otro.

Las líneas del I Ching

Las líneas enteras y partidas que conforman los trigramas refieren a los principios fundamentales de la existencia:

  • Línea entera: simboliza al Cielo o Yang. Representa los aspectos activos, masculinos y positivos.
  • La línea partida es la Tierra o Ying. Simboliza los aspectos pasivos, femeninos y negativos.
  • Los ocho trigramas se vinculan con los Vientos, y estos dibujos se encuentran dispuestos en un octógono que conforma la rosa de los vientos soplando en ocho direcciones: Norte, Sur, Este, Oeste, Nordeste, Noroeste, Sudeste y Sudoeste.

Los ocho trigramas abarcan todas las posibilidades de combinación entre las líneas del Ying y el Yang en el I-Ching. Los trigramas, hablan de la forma que tienes de vincularte con las fuerzas del mundo y entender la condición humana.

¿Cómo se utiliza el I Ching?

Antes de consultar a este oráculo debes tomar en cuenta algunas particularidades:

  • La tradición China establece que el I Ching debe ser guardado en un paño de seda. Si vas a utilizarlo, debes lavarte bien las manos y desenvolver la tela como un mantel.
  • Antes de hacer tu consulta debes elegir adecuadamente las palabras que utilizarás y evitar las preguntas de sí o no. Este oráculo no establecerá el momento en el que sucederá el hecho predicho. Puntualiza el tiempo en tu pregunta.
  • Haz una meditación profunda de la pregunta que quieres realizar. El I Ching te ayudará a abrir los ojos sobre posibilidades que quizás no hayas tomado en cuenta.

Tirada del I Ching

  • Necesitas 3 monedas iguales, y establecer claramente cual es la cara y cual es la cruz.
  • Debes tirar las tres monedas, seis veces para formar el hexagrama correspondiente.
  • Dibuja en un papel dos columnas. Allí registrarás los resultados que formarán el hexagrama.
  • Si te salen dos caras y una cruz significará que debes dibujar una línea discontinua en las dos columnas.
  • Si te salen dos cruces y una cara significará que debes dibujar una línea continua en las dos columnas.
  • Si te salen tres caras tendrás lo que se llama mutación. Entonces dibujarás en la primera columna una línea discontinua, y en la segunda una continua
  • Si te salen tres cruces también tendrás una mutación, pero esta vez será al revés. La primera contendrá una línea continua y la segunda una discontinua.
  • Si salen en las dos columnas el mismo hexagrama significa que no hay mutación. Tan sólo haremos una lectura, el hexagrama de la izquierda. Si salen mutaciones, dará lugar a dos hexagramas distintos, por lo que se corresponderán a dos interpretaciones de la misma pregunta. Si se contradicen el hexagrama de la derecha y el hexagrama de la izquierda, tendrá más valor el de la derecha, que es la mutación.

El Gran Tratado sobre el I Ching, también conocido como Libro de las Mutaciones, es un oráculo chino que fue desarrollado por varias generaciones, comenzando por el primer emperador de China Fu Hsi, hace más de 4500 años.

FUENTES: http://www.mantra.com.ar  http://esoterismo.innatia.com

El Tarot

Es una baraja con la que se puede jugar y también permite adivinar el futuro. Las cartas del Tarot están llenas de simbología de todo tipo. A pesar que se cree que el Tarot como tal tiene su origen en Italia en el siglo XIV en un juego de naipes, se sabe que está inspirado en juegos parecidos que ya existían mucho antes: en China en el año 1120 un juego de cartas de marfil y el ajedrez; o en la India un juego de naipes adivinatorios. Luego de Italia pasó a Francia y de ahí al resto de Europa. Para otros el Tarot fue introducido en Europa por los gitanos que provenían de Asia Central. Para un erudito del tema del siglo XIX, Oswald Wirth, el Tarot es una obra de imaginería nacida en la Edad Media como fusión de varios símbolos y antiguas filosofías: los naibis, la numerología, la cábala y la simbología de la astrología. En España, concretamente, debieron llegar en el siglo XIV, ya que existe un libro del obispo Lope Berrientos, escrito en el siglo XV, en el que habla sobre él.

La etimología del Tarot es muy controvertida y existen muchas versiones distintas. Unos dicen que proviene del hebreo (dicen que deriva de Théraph = tablas del oráculo judío) o del chino o del griego (dicen que deriva de la palabra eratoi = compañeros) o del árabe (dicen que deriva de la palabra tar = enemigo) o del latín (dicen que deriva de la palabra terere = barajar) o según la Corte de Gobelin (que deriva de la palabra egipcia tar = vía o camino y rog = rey o real). Para otros proviene de la Doctrina de Coth. Según Papus y Guillaume Postel, proviene del tetragrama cabalístico de los judíos. Para J.A. Vaillant proviene de los fenicios Ashtaroth, que significa a la diosa madre progenitora de los series vivos.

Como ven, las conjeturas son muchas y variadas. Posiblemente algunos tengan razón, pero lo que es seguro es que toda la simbología de la que van cargadas estas cartas proviene de religiones, filosofías y culturas muy antiguas. Este hecho demuestra que desde antiguo los sabios estuvieron interesados en los métodos adivinatorios.

El Tarot está formado por 78 cartas divididas en: los Arcanos Mayores y los Arcanos Menores. La lectura del Tarot puede hacerse con los Arcanos Mayores solos o con ambos juntos.

Los Arcanos Mayores son 22 cartas, en las que está representado el universo desde su creación y el mundo terrenal hasta el mundo espiritual. Las cartas del Tarot están llenas de simbología de todo tipo. Aparte del significado que cada figura representada en cada carta, intervienen otro tipo de símbolos: numerología, el significado de los colores, la lectura de los gestos y las posiciones de las figuras y los elementos.

Los Arcanos Menores son 56, los triunfos o naipes, como los de una baraja española: As, hasta el X, Sota o Valet, Reina y Rey.

Existen varios tipos de Tarot distintos: el Gringonneur o baraja de Carlos V, el de Yale, el de Colleoni, el de Brera o Brambilla, el de Magtegna, el de Minchiate (Florencia), el de Etteila, el de Visconti-Sforza (siglo XV Bergamo), el de Marsella, el Egipcio, Alquimístico, el Gitano, el de París, el Alemán, el Clásico (1880 Piamonte, Italia), el de Besançon, Arthur E. Waite 1910, Aleister Crowley de 1944, el de Dalí, Erótico de Lucca Raimondo de 2000, …

Los Tarots que tuvieron más éxito fueron el de Marsella, los italianos y los españoles.

El Tarot de Marsella es el más utilizado en el mundo. Nació en Francia en el siglo XV y principio del XVI y varía un poco con los italianos. B.P.Grimaud contribuyó a ello en el siglo XIX. En Francia cambiaron los 4 palos de las barajas italianas: oros, copas, espadas y bastos por diamantes, corazones, picas y tréboles respectivamente. De ahí nació el juego del Póquer. De éstos nacieron los Tarots de Etteilla y los tarots satíricos, para burlarse de la nobleza y los políticos.

Con el Tarot de Marsella se puede jugar a las cartas -de hecho se hacía-, aunque su fin primordial es el adivinatorio.

Los Arcanos Mayores, en su conjunto, representan al universo y están divididas en 3 grupos: las cartas del conocimiento, las de la acción y las de la emoción. Dicho de otra manera, representan los 3 planos: material, espiritual y anímico. Cada carta tiene su significado, pero siempre estará condicionada por las cartas que la rodean para poder sacar una conclusión. Todas las cartas pueden ser positivas y negativas, dependerá de su posición en la tirada.

Las tiradas

Son necesarios una serie de requisitos para echar las cartas. Para muchos es necesario unos minutos de meditación y concentración antes de tirar las cartas. Un tapete morado (el color de la mutación y trasgresión, del cambio), una vela blanca, incienso, no cruzar las piernas para que las energías fluyan (ni el consultante ni el cartomántico)… todo ello contribuye a crear el clima apropiado. Luego, hay que intuir cual es la tirada que hay que elegir para responder a las necesidades del consultante.

Por último, existen diferentes tiradas distintas para poder realizar una lectura de cartas: el Juego de las 3 cartas (pro, contra, resultado; o adversario, consultante, resultado), la Cruz Celta o de las 6 cartas, el Juego de las 11 cartas, el Juego de la Diana, el Juego de la Pirámide, el Juego de la Estrella de Bohemia, la Estrella de David, el Calendario del Futuro, La Gran Rueda, la Rueda Pequeña, la Tirada Real, Tirada de las 21 cartas, el Cuadro Mágico, la Cruz Mística, la del Abanico, el Árbol de la Vida, etc.

En realidad cada persona acaba creando su forma personal de tirar las cartas, siempre basada en una de las arriba citadas. Lo importante es crear su propio código. Lo mismo ocurre con la forma de barajar y de cortar las cartas. Cada uno tiene su forma de cortarlas, en 2 montones o en 3. Y de barajarlas: algunos dividen el motón en dos y las mezclan horizontalmente a la altura del 6º chakra; otros las mezclan como si se tratara de las fichas de un dominó, para que unas queden al derecho y otras al revés. Para unos es fundamental que el corte y la elección de las cartas se haga con la mano izquierda, el subconsciente; otros prefieren el corte con la mano derecha, que es la que está en contacto con el universo y es como vamos evolucionando las personas; en cambio para otros da igual la mano con la que se haga.

FUENTE: https://tarot.euroresidentes.es

RUNAS

La etimología de runa nos lleva al término nórdico rūn, vinculado a los misterios y los secretos. El concepto se emplea con referencia a los caracteres que utilizaban los antiguos escandinavos para escribir en lenguas germánicas.

Las lenguas germánicas pertenecen a la familia de las indoeuropeas y las usan fundamentalmente los pueblos germánicos, un grupo de pueblos que surgieron en el norte del continente europeo. Las letras llamadas runas también se utilizaron en las islas Británicas; por otro lado, a lo largo de la Antigüedad clásica y el Medioevo e incluso antes y durante el fenómeno conocido como cristianización (en el cual muchos europeos fueron convertidos a la religión cristiana), los alfabetos rúnicos también fueron usados en Europa oriental y central.

En los alfabetos rúnicos, por lo tanto, cada carácter se conocía como runa. Las distintas runas, de este modo, permitían formar palabras. Las variantes de los alfabetos escandinavos que empleaban runas reciben el nombre de futhark (futhark joven, futhark antiguo, etc.).

La palabra futhark, que se pronuncia como si se tratara de una palabra grave con una ‘z’ en lugar de la “th”, se originó a partir de las primeras seis runas (las cuales se pueden apreciar en la segunda imagen), cuya transliteración se acerca a las siguientes letras de nuestro alfabeto: F, U, Z (con la pronunciación típicamente usada en España, que la diferencia de la ‘s’), A, R y K. Dado que dichas letras atravesaron cambios entre el inglés antiguo y el moderno, la variante anglosajona del futhark recibe el nombre de futhorc.

Es posible encontrar testimonios de alfabetos rúnicos en la Piedra de Noleby (grabada alrededor del año 600) y en la Piedra de Rök (año 800), por citar dos ejemplos. Ambas se encuentran en Suecia y presentan textos escritos con runas.

Sin embargo, las inscripciones de origen más remoto pueden provenir del año 150. En pocas palabras, este alfabeto fue reemplazado poco a poco por el latino a través de la conversión al cristianismo, aproximadamente en el siglo VIII en el centro de Europa y, cuatro siglos más tarde en Escandinavia, cuando finalizó la época vikinga. A pesar de dicho fenómeno, Escandinavia continuó utilizando las runas hasta principios del 1900, principalmente en las zonas rurales de Suecia con fines decorativos y en la elaboración de los calendarios rúnicos.

El calendario rúnico (también denominado bastón rúnico) es un escrito que puede encontrarse tallado en báculos de diversos materiales (como ser madera, cuerno, piedra o hueso) o bien en pergaminos y se considera una creación medieval sueca. Se trata de un calendario perpetuo, o sea que brinda al usuario la posibilidad de saber qué día de la semana corresponde a una fecha cualquiera, que se encuentra en un rango de varios siglos.

Cuando el alfabeto rúnico se encuentra encriptado a través de la sustitución de las runas por otros símbolos, a estos caracteres se los denomina runas crípticas o runas cifradas.

Los antiguos escandinavos sostenían que las runas tenían un origen divino. Por ese motivo, las runas también tienen una connotación esotérica y se emplean para la adivinación.

Se denominan piedras rúnicas o simplemente runas a elementos que disponen de runas grabadas sobre su superficie. El adivinador arroja las runas sobre una mesa, haciendo que las piedras se orden al azar. La persona, de este modo, lee las runas y puede predecir el futuro.

Es importante destacar que la lectura de las runas en sentido esotérico no está avalada por la ciencia. Se trata de una práctica que apela al misticismo y a lo sobrenatural para anticipar eventos futuros: no existe ningún criterio científico o racional que corrobore la posibilidad de saber qué ocurrirá en el futuro leyendo las runas.

FUENTE: http://definicion.de

El misterioso caso de la muñeca que envejeció en el desván.

¿Pueden las entidades demoníacas o espíritus poseer objetos inanimados? Son muchas las historias que hablan de posesiones de jarrones, cajas, automóviles y, por supuesto, casas, pero uno de los objetos inanimados más comunes sujetos a la posesión demoníaca o fantasmal son las muñecas.

Lo pudimos comprobar en la Isla de las Muñecas al sur de la Ciudad de México, donde muchas personas han afirmado ver a las muñecas ahí presentes mover las cabezas, brazos e incluso como abrían los ojos; en Annabelle, la verdadera muñeca poseída de la película “Expediente Warren: The Conjuring”; en Okiku, la muñeca poseída japonesa; en la muñeca poseída que atacó un niño y que vendieron por eBay; o en Singapur, donde una muñeca poseída aterrorizó a los lugareños.

Y la verdad es que con el paso del tiempo si las muñecas no son cuidadas lo suficientemente tienden a ser realmente aterradoras, se les cae el pelo, su color se desvanece, aparecen grietas y, en ocasiones, se les caen los ojos. Es un proceso natural que aparece con el tiempo y el abandono. Pero hay una muñeca que es completamente diferente de las demás, una muñeca que parece haber envejecido como una persona, aunque mucho más rápido. Son muchos los que creen que en su interior habita el espíritu de una entidad del mas allá, estamos hablando de la muñeca que realmente envejeció.

Una aterradora sorpresa

Cuando el Daily Express publicó la historia del investigador paranormal Jim Eaton, esta se convirtió en muy poco tiempo en fenómeno viral por todo Internet. Eaton recogió diversas historias reales de fantasmas en una serie de libros titulados “Caught On Film”. Entre todas las historias había una que destacaba de las demás, el caso de una familia que compró una simple muñeca para su hija.

Todo comenzó cuando un matrimonio, quienes han querido permanecer en el anonimato, le compró una muñeca a su hija pequeña como regalo de Navidad. La muñeca no tenía nada especial y tampoco parecía tener una historia. Pero la pequeña quería mucho a su muñeca, y al igual que cualquier niña de su edad, la pequeña jugaba constantemente con su nueva “amiga”. Llegó un momento que la niña creció y dejó de jugar con la muñeca, dejándola completamente abandonada. Finalmente, la hija se fue de casa y los padres en lugar de tirar los juguetes y los recuerdos de la infancia decidieron guardarlos en el desván.

La muñeca que durante tanto tiempo compartió la vida de la pequeña fue especialmente guardada en una caja estanca en excelentes condiciones. Pasados unos once años después, la familia decidió hacer una limpieza a fondo del desván, cuando encontraron la caja de la vieja muñeca de la niña. Pero el terror se apoderó de los que estaban allí presentes cuando abrieron la caja, vieron como la muñeca estaba arrugada, envejecida, como si se tratara de una persona de edad muy avanzada. La muñeca tenía los brazos rígidos y momificados, además de arrugas claramente visibles en todo su cuerpo. Nadie se podía creer lo que estaban viendo, pero después de reconocer la ropa de la muñeca no tenían duda alguna que se trataba de la muñeca de su hija.

Inexplicablemente la muñeca había envejecido de la misma forma que lo puede hacer un ser humano, aunque lo que más inquietó a la familia fueron sus ojos, como si mostraran un ser, una presencia, una sabiduría… un espíritu en su interior.

La familia aterrizada dio la muñeca a uno conocidos, que, a su vez, la vendió a otras personas por una gran cantidad de dinero. Nadie sabe lo qué pasó con la muñeca después de eso, y la fotografía justo antes de que la familia se deshiciera de la muñeca, es la última evidencia de su existencia.

¿Una verdadera muñeca embrujada?

Hay una gran controversia sobre la forma en que la muñeca envejeció. Expertos en la materia, como coleccionistas de muñecas, dicen que el plástico o la materia orgánica pueden llegar a descomponerse, en una especie de putrefacción. Sin embargo, “la putrefacción” generalmente deja a una muñeca agrietada, frágil pero no arrugada como esta.  Es por este motivo que muchas creen que pueda existir alguna entidad en el interior de la muñeca, y muy posiblemente que ya estuviera presente cuando la niña todavía jugaba con ella.

Aunque tampoco hay que descartar la posibilidad de que se trate de un elaborado engaño. Pero lo que desacredita esta teoría es que la familia ha querido permanecer en el anonimato y la muñeca parece haber desparecido de la faz de la Tierra, como si hubiesen querido protegernos de la entidad que reside en su interior. La realidad es que no hay muchos más datos sobre esta muñeca, lo que parece indicar que continuará siendo un verdadero misterio. De cualquier forma, se trata de una muñeca realmente aterradora y una historia muy interesante.

¿Qué te parece? ¿Se trata de una muñeca en un avanzado estado de descomposición? ¿Es una verdadera muñeca embrujada? ¿O algo completamente distinto?

FUENTE: http://www.mundoesotericoparanormal.com

El libro más peligroso del mundo.

  • Se guarda en un entorno controlado de la Universidad de Michigan.
  • Fue creado por un médico a finales del siglo XIX.

Como muchas otras universidades, la de Michigan tiene una extensa biblioteca de libros raros o singulares donde almacena algunos de los volúmenes más curiosos de la historia. Ese es el caso de Shadows from the Walls of Death (Sombras de los muros de la muerte), escrito por el médico estadounidense Robert Kedzie en 1874, cuya consulta podría resultar mortal. Pero, ¿qué llevó a este médico a crear un libro asesino? La respuesta puede parecer contradictoria: salvar vidas.

Hoy en día sólo se conocen dos copias de este libro, lo que lo convierte en toda una delicia para los bibliófilos más extremos. Estamos hablando de un volumen de 86 páginas que no contiene palabra alguna. Es más, visto sin saber qué es podría parecer nada más que un curioso catálogo de papel pintado para decoración. Y eso, más o menos, es lo que en realidad es.

A mediados del siglo XIX el papel pintado era muy popular en los hogares de toda Norteamérica. Sin embargo, Kedzie, que trabajaba para dentro del sistema de sanidad, se dio cuenta de que había un grave problema de salud a su alrededor del que poca gente era consciente. Uno de los ingredientes en la receta para conseguir un buen secado de la pintura y conseguir un bonito color verde no era otro que el arsénico.

El arsénico es un veneno que se va acumulando en el cuerpo de manera progresiva, así que aunque no hubiera grandes cantidades de este material en el papel pintado, lo cierto es que con los años se podía convertir en causa de graves problemas de salud e incluso la muerte. Además de para el papel pintado, el arsénico se usaba en muchísimos ámbitos que afectaban directamente a la gente. 3 gramos bastan para matar a una persona. Kedzie inició una campaña para alertar del uso industrial del arsénico, pero necesitaba un golpe de efecto.

Fue entonces cuando creó Shadows from the Walls of Death. Recorrió muchas de las casas que conocía con papel pintado tóxico para conseguir muestras. Luego las encuadernó y las llevó a las librerías de la ciudad. En total, 100 ejemplares con páginas potencialmente tóxicas. En cada uno de los libros escribió la misma cita bíblica:

Y examinará la plaga; y si se vieren manchas en las paredes de la casa, manchas verdosas o rojizas, las cuales parecieren más profundas que la superficie de la pared, el sacerdote saldrá de la casa a la puerta de ella, y cerrará la casa por siete días. Y al séptimo día volverá el sacerdote, y la examinará; y si la plaga se hubiere extendido en las paredes de la casa, entonces mandará el sacerdote, y arrancarán las piedras en que estuviere la plaga, y las echarán fuera de la ciudad en lugar inmundo.

Kedzie hizo público un comunicado falso en el que se decía que una mujer se había envenenado al consultar uno de sus libros, como parte de la campaña de concienciación sobre el uso del arsénico. Al final, el médico se salió con la suya y poco a poco se fue abandonando el uso de este veneno en productos de uso diario. De sus libros sólo quedan esos dos ejemplares que ya hemos mencionado. Siguen siendo venenosos.

FUENTE: http://www.lecturalia.com