La Aduana de Santo Domingo.

¿Leyenda?… ¿Historia?… sea lo que fuere debemos relatar lo que se cuenta acerca de la construcción de este edificio, en la que entró como razón principal el amor de un noble y rico caballero, a distinguida dama, hermosa y de alto linaje.

A principios del siglo XVIII, vivía en la corte de la Nueva España don Juan Gutiérrez Rubín de Celis, rico y noble caballero, coronel del Regimiento “Tres Villas”, perteneciente a la Orden Militar de Santiago, y que, según afirman varios cronistas de la época, poseía también el hábito de Calatrava, así como el cargo de Prior del Consulado, nombramiento que había recibido del Virrey Don Juan de Acuña, Marqués de Casafuerte. Esto le hacía ser respetado y gozar de distinciones en las altas esferas sociales y nobles del Virreinato.

Don Juan vivía en medio del lujo más grande y la suntuosidad más refinada; jamás se le veía a pie, siempre en su carroza o en su litera forrada de seda. Le gustaba vestir con la elegancia más costosa de aquellos días, y afirma más de un historiador, que en 1716, durante los festejos de la toma de posesión del Gobierno por el Marqués de Valero, llevaba tal cantidad de joyas sobre su traje, que solamente los bordados de perlas del casacón representaban la suma de treinta mil pesos, por cuyo dato se calculará el valor de sus cadenas, sortijas, de los alfileres sobre el encaje de la corbata, los broches en el sombrero, y demás brillantes preseas.

En el nobilísimo y nada joven caballero, se despertó loca y profunda pasión amorosa por la linda doncella Doña Sara de García Somera y Acuña, parienta del Virrey Marqués de Casafuerte, la cual dudaba en corresponder a aquel amor, por el carácter especial del enamorado que no presagiaba mucha felicidad en el matrimonio para el día de mañana.

Pero eran tantas las promesas y tantos los juramentos del apasionado pretendiente que allá por el año 1741, correspondió Doña Sara a las pretensiones de Don Juan, pero con una sola condición, algo rara en efecto, pero indispensable para conseguir la mano de la dama, y fue ésta: que el apasionado caballero concluyera en el plazo improrrogable de seis meses las obras del edificio de la Aduana, cuya construcción se había empezado años antes y estaba completamente abandonada. Algo le extrañó la condición, pero como el amor es poderoso cuando se adueña de las voluntades, sacudió Don Juan su manera de ser abandonada y fría, aceptando el requisito que se le imponía, y con actividad en él desusada, puso mano a la obra sin escatimar gasto alguno ni esfuerzo de ninguna clase, para salir airoso de la empresa.

No encontró ningún arquitecto que se comprometiera en ese plazo, a terminar el edificio y él en persona se convirtió en director de la obra. Hizo traer negros para que trabajasen día y noche, con teas encendidas se realizaban estos trabajos cuando la luz del sol faltaba; distribuyó entre los canteros, todos cuantos existían en la ciudad, las piedras que habían de labrar; mandó construir apresuradamente balcones y barandales de hierro; al mismo tiempo hizo que cientos de carpinteros construyeran bastidores, puertas, frontis y ventanas, vigilándolo todo él, antes holgazán caballero, que al presente desplegaba una actividad extraordinaria descansando apenas unas cuantas horas para dormir.

De esta manera, empeñoso y con tesonera constancia, tres días antes de expirar el plazo fijado por la dama de sus pensamientos, se puso de gala y, en su mejor coche, se dirigió a la casa de la amada a la que, en un cojín de terciopelo, hizo entrega de las llaves del edificio ya terminado y le pidió que cumpliera su palabra de ser su esposa, ya que él había cumplido la suya de terminar el edificio. Doña Sara cumplió su palabra. Se verificó el matrimonio en agosto de ese mismo año y Don Juan, para dejar un recuerdo de su amada a las generaciones futuras, mandó esculpir sobre un arco una inscripción acróstica, en la cual se puede leer lo siguiente:

“Siendo Prior del Consulado don Juan Gutiérrez Rubín de Celis, Caballero de la Orden de Santiago, y Cónsules don Gaspar de Alvarado, de la misma Orden y don Lucas Serafín Chacón, se acabó la fábrica de esta Aduana, a 28 de junio de 1741 “.

Algunos historiadores dicen, que doña Sara puso la condición a Don Juan aconsejada por el Virrey Marqués de Casafuerte.

Tal es la historia de cómo se construyó el edificio mencionado.

Observadores escrupulosos han hecho notar que la prisa con que se construyó se destaca en lo defectuoso de algunas partes, sobre todo en las piezas de hierro forjado, que no tienen la finura y delicadeza debida.

http://www.mitos-mexicanos.com

Anuncios

Misnebalam, pueblo “fantasma“, cuyas leyendas traspasan fronteras.

El pueblo “fantasma” de Misnebalam alberga leyendas urbanas que llaman la atención de propios y extraños, quienes llegan a ese peculiar sitio, que alguna vez fue sede de una próspera comunidad henequenera y hoy prodiga historias sobrenaturales.

Misnebalam pertenece a la Subcomisaría de Santa María Yaxché y se encuentra en el kilómetro 17 de la carretera Mérida-Progreso, donde estuvo por muchos años una hacienda henequenera.

La Biblioteca Yucatanense contiene una publicación de 1927 con el título de “Constancias judiciales del atentado criminal cometido en la persona del ingeniero Don Fidencio G. Márquez”, el dueño original de la hacienda, el 22 de octubre de 1921, en el camino que conduce a la Estación de San Ignacio a la Hacienda Misnebalam.

En sus páginas se relata, a través de distintas declaraciones de los implicados, una historia de muerte y traición en los últimos años de la época dorada del henequén yucateco.

Según la Biblioteca Yucatanense, para 1921, Fidencio G. Márquez era el propietario de la finca Misnebalam, que en maya significa “cola de gato” o “cola de jaguar“, una próspera hacienda de entre muchas otras que protagonizaron el clímax económico que experimentó la península.

Un día, cuando Márquez recorría el camino blanco, o sac-beh en maya, que lo llevaba de San Ignacio a su finca, se vio en medio de un evento que traería desgracias para los involucrados.

El 22 de octubre, a mitad del recorrido, Márquez que iba con su hijo Fidencio y uno de sus trabajadores fue sorprendido por unos individuos que aparecieron en el camino. Luego de atacar y herir gravemente a Márquez los sujetos desaparecieron.

Como el propietario de Misnebalam era el objetivo de la agresión, sus dos acompañantes salieron ilesos y a pesar de la lejanía en la que se encontraban pudieron llevarlo de regreso a Mérida aún con vida y según los relatos logró sobrevivir.

En la actualidad los dueños de esa hacienda son Paulino Conde y José Pacheco, pero esta luce completamente abandonada, aunque en realidad, en su momento de auge llegó a estar habitada por 170 personas, según los censos hechos en la zona por el Instituto Nacional de Geografía e Informática (Inegi).

Aunque no existen bases para asegurarlo, decenas de notas y artículos aseguran que el pueblo fue abandonado debido a la constante aparición del fantasma de un niño llamado “Juliancito“, la cual es una de las principales leyendas que hoy rondan en el sitio.

Varias revistas y programas de televisión dedicados a lo paranormal han realizado trabajos sobre la historia de “Juliancito” y sus contantes apariciones.

También se habla de un monje que por las noches aparece en la iglesia del lugar, el cual viste una túnica negra y sube al techo de la iglesia, y ahí abre los brazos, así como voces y ruidos extraños, casas en donde no vive nadie, pero se prende la luz y otras muchas historias que se cuentan a todo aquel que llega al pueblo “fantasma”.

Todas estas historias y el hecho de que el sitio ha sido bautizado oficialmente como “fantasma” por quienes viven cerca ha provocado que el ayuntamiento de esta ciudad trabaje para incluirlo en la oferta de sitios que los visitantes pueden conocer en su estadía en la capital.

La directora de Turismo y Promoción Económica del ayuntamiento de Mérida, Carolina Cárdenas Sosa, señaló que trabajan con una cooperativa de colonos de Yaxché para establecer tres rutas que podrán recorrerse en bicicleta y una llegará al pueblo “fantasma”.

Otra ruta irá a un sitio arqueológico cercano a esa comunidad y la otra llevará al cementerio, por lo que el proyecto ofrece varias opciones a quienes acudan a ese lugar.

Detalló que diseñan la señalización para las rutas y en su primera fase sólo operará los fines de semana, aunque la idea es que la cooperativa pueda ofrecer los servicios a las personas que lleguen todos los días.

El plan también considera que los pobladores brinden alimentos y bebidas típicas de la región a los visitantes, pues se pretende impulsar el interés turístico y estimular la economía de los habitantes de esa localidad, expuso la funcionaria municipal.

“La realidad es que el sitio gana fama por los relatos y leyendas que han pasado de generación en generación y vamos a aprovechar esta oportunidad para incorporar formalmente al lugar a nuestra oferta turística a partir de este año”, resaltó.- Notimex

FUENTE: http://yucatan.com.mx

Cecil Hotel, ¿será el lugar más embrujado de Los Ángeles?

Con una larga historia de suicidios, asesinatos, misteriosas desapariciones y un sin número de reportes de actividad paranormal, el Cecil Hotel tiene fama como uno de los sitios más escalofriantes de Los Ángeles.

Construido en 1927 y ubicado en el corazón del centro de Los Ángeles, el hotel Cecil ha presenciado la gran evolución de la ciudad y cuenta con una larga y oscura historia. Varios suicidios, homicidios, la estadía de dos asesinos en serie y un sin número de reportes de apariciones y actividad paranormal han servido para afianzar la escalofriante fama del hotel.

Aunque el Cecil inició como un sitio agradable y acogedor, con el paso de los años el hotel fue deteriorándose poco a poco, hasta convertirse en un refugio para centenares de transeúntes.

Durante la Gran Depresión y a lo largo de los cincuentas y sesentas el hotel fue el escenario de varios suicidios y crímenes violentos.  Historiadores indican que el Cecil llegó a ser conocido como un escondite para los desdichados, desamparados y marginados.

El Cecil Hotel abrió sus puertas en 1927 y es considerado como uno de los lugares más embrujados en LA.

En la década de los ochentas Richard Ramirez, uno de los asesinos en serie más notorios en la historia del país, se hospedó en el hotel.  El llamado “Night Stalker” se alojó en el establecimiento de 1984 hasta 1985, periodo en el cual llevó a cabo la mayoría de sus crímenes.  Ramirez fue el autor de 13 asesinatos y su racha de violencia dejó una huella de terror en California.

Casi una década después, otro asesino en serie buscó posada en el hotel Cecil.  Jack Unterweger emigró de su natal Austria en la década de los noventas y arribó en Los Ángeles para dar inicio a su vida como un criminal “rehabilitado”.  El europeo había sido convicto de asesinar a varias mujeres en su país, pero fue liberado después de participar en un programa de rehabilitación social.

Tal parece que Unterweger nunca logró dicha recapacitación, ya que continuó su ola de violencia en EEUU.  De acuerdo con la policía, en 1991 Unterweger  ultimó a tres mujeres. El homicida huyó de Los Ángeles y posteriormente fue arrestado, pero no sin antes haber dejado una estampa escalofriante en la historia del Cecil.

Usuarios en las redes han circulado esta imagen, de uno de los presuntos espíritus que residen en el Cecil. ¿Tú qué vez en la foto?

Como si eso fuera poco, el Cecil también fue el escenario de la misteriosa muerte de Elisa Lam, una turista canadiense que desapareció en el 2013 luego de hospedarse casi un mes en el hotel.  Mientras las autoridades buscaban a la joven, algunos clientes del hotel comenzaron a quejarse de un sabor “raro” en el agua de sus cuartos.  Las quejas llevaron a los empleados del sitio a investigar las torres de agua.  Fue allí donde descubrieron el cadáver descompuesto de Lam.

Últimas imágenes de Elisa Lam antes de su misteriosa desaparición y trágica muerte en el Cecil Hotel.

Aunque la muerte de Lam fue catalogada como un suicidio, usuarios en las redes atribuyen el fallecimiento a las “energías” misteriosas y nefastas relacionadas con el hotel.  Estas historias cobraron más fuerza después de la publicación del video que documentó los últimos momentos de la joven. Las imágenes, captadas por las cámaras de seguridad del hotel, muestran a Lam dentro de un ascensor, aparentemente hablando sola y alzando sus brazos erráticamente.  El rodaje también parece mostrar a la joven escondiéndose o intentando huir. Dichas imágenes se han circulado en las redes donde abundan las teorías sobre la tragedia.

Elizabeth Short, la Dalia Negra, fue vista por última vez en el Cecil antes de ser brutalmente descuartizada.

Hoy en día el Cecil se llama “Stay on Main” y cuenta con 600 habitaciones para hospedar a los visitantes con nervios de acero. Cabe destacar que ni el cambio de nombre ha logrado borrar la escalofriante reputación del Cecil como uno de los sitios más embrujados de Los Ángeles.  De hecho, se dice que la tenebrosa y violenta historia del hotel sirvieron de inspiración para la serie de terror “American Horror Story: Hotel”.

FUENTE: http://www.univision.com

La rectoría de Borley, el lugar más embrujado del planeta.

Las casas embrujadas no existen sólo en las películas. Entrar en alguna de ellas es visitar un lugar donde todo lo conocido queda en un segundo plano frente a fenómenos que no podemos explicar y aterran al más valiente.

Todavía hay quienes se resisten a creer; quienes prefieren vivir en un mundo seguro y racional; quienes desean negar la existencia de fenómenos imposibles de explicar por las reglas que rigen el mundo actual. Ellos son quienes deberían ganarse un paseo por la Rectoría de Borley, el lugar más embrujado del planeta.

Esta denominación no es caprichosa. Es el resultado de hechos inexplicables que ocurrieron allí durante siglos y que sólo pueden explicarse dentro de la “lógica” paranormal. Hechos que traspasaron los rumores de la región y que se convirtieron en tema de debate nacional e internacional de la primera mitad del siglo XX, luego de que la historia llegara a medios populares como el Daily Mirror o Life.

¿CÓMO COMENZÓ TODO?

El origen de la primera construcción es impreciso. Se dice que el primer establecimiento data de la Edad Media. Que por entonces era sólo una casa grande levantada con piedras, que ofició luego como un monasterio para la comunidad rural local. Fue un tiempo después que se convirtió en rectoría, cuando Borley (condado de Essex, Inglaterra) fue tomando forma de pueblo y construyó una iglesia cerca más acorde al progreso de la región.

El edificio final fue erigido en 1862, por orden del reverendo Dawson Henry Ellis, cuando éste fue asigando al lugar y buscaba un establecimiento más acorde a su numerosa familia. El arquitecto encargado fue Augustus Pugin y el estilo elegido fue el victoriano, típico de las construcciones de la época. Ese mismo que asusta hasta en las fotos.

Vaya uno a saber por qué razón los fenómenos paranormales comenzaron a suceder recién con la llegada de estos nuevos habitantes.

¿DÓNDE NACE LA LEYENDA?

Puede resultar pretencioso buscarle explicación a estos hechos, pero la leyenda en sí puede rastrearse al siglo XIV, cuando -supuestamente- un monje y una monja de un convento cercano vivieron una relación prohibida. Su romance fue descubierto e intentaron huir, pero fueron capturados. La pena fue capital. Al monje lo ahorcaron en público y la monja fue tapiada a las paredes del monasterio para que todo aquel que lo visite supiera lo que es vivir en pecado. Se dice que igual suerte corrió el chofer que los transportaba, que por cómplice fue decapitado para ponerle fin a su existencia.

Hay quienes desconfían de la veracidad de esta historia, pero nadie se atreve a negar los extraños hechos que comenzaron a suceder desde 1863. Pasos inexplicables en el interior de la casa, apariciones fantasmales y objetos que aparecían caídos se volvieron moneda corriente.

¿QUÉ FENÓMENOS OCURRIERON?

Entre los fenómenos registrados, los más espeluznantes hablan de un fantasma que vieron en 1900 las hijas del rector de turno. También son varios los que juran que es habitual ver un carruaje blanco y etéreo conducido por un jinete sin cabeza. Y cada 28 de julio son cientos las personas que se reúnen a ver un fantasma de mujer hacer un recorrido por los pasillos, en lo que se conoce como el Nun´s Walk (La caminata de la monja). Justamente, en esa fecha fallecía siglos antes la protagonista de la historia.

A tal punto eran alarmantes los episodios que, en 1928, el reverendo Eric Guy Smith y su señora se contactaron con la sociedad de investigación psíquica. La búsqueda fue a través del Daily Mirror, que envió un reportero a cubrir la historia, tras lo que resultaría conocida por el público en general. Aquel relato hablaba de un cráneo joven de mujer envuelto en papel marrón hallado en un armario por la esposa de Smith; de campanas que sonaban incluso después de que se les hubiera cortado la cuerda; y de extrañas luces que aparecían en las ventanas.

La serie de artículos detallando los misterios de Borley dio lugar a que años más tarde el prestigioso investigador Harry Price alquilara el inmueble durante un año para registrar cualquier fenómeno paranormal que sucediese. Lo acompañó un equipo de observadores que tomaron nota de lo vivido. El compilado de experiencias fue hecho texto en 1940, un año después de que el edificio fuera misteriosamente consumido por las llamas. El libro se llamó “The Most Haunted House in England: Ten Years’ Investigation of Borley Rectory” (“La casa más embrujada de Inglaterra: Diez años de investigación en la Rectoría de Borley”), como para que las cenizas también den que hablar.

FUENTE: http://www.latam.discovery.com

Bhangarh (India) La ciudad embrujada.

Sus ruinas tienen cuatrocientos años y son un reclamo turístico en la india. Junto a su riqueza arqueológica, incuestionable, llama la atención del viajero por las leyendas de almas atormentadas que, supuestamente, deambulan por sus polvorientas avenidas.

Óscar Herradón

La India está llena de suntuosos palacios que en su día pertenecieron a éste u otro maharajá. 

Lujo y ostentación que se mezclan con las leyendas locales para dar forma a historias de amor trágicas y damas ultrajadas condenadas a vagar por toda la eternidad entre sus paredes. Algunos de ellos, como el celebérrimo Taj Mahal, o los palacios de Jaipur, son lugares turísticos de obligada referencia que muestran el esplendor de los siglos en que fueron levantados, un contraste llamativo y algo vergonzante frente a la pobreza de las gentes que viven en las mismas latitudes. Sin embargo, un país tan rico en tradiciones y con un pasado de esplendor, guerras y un sincretismo religioso notable, esconde enclaves aún más sorprendentes. Es el caso de Bhangarh, que lleva abandonado 400 años y que está considerado “el lugar más encantado de la India”, título que ostenta oficialmente, ya que las autoridades hace tiempo que han prohibido la entrada a las ruinas entre la puesta y lasalida del sol: a la entrada de la fortaleza, un cartel en letras hindúes advierte de ello por orden del Servicio Arqueológico Indio, sin duda más por tema de conservación que de terrores nocturnos. Aún así, se trata de la única ciudad de todo el país que ha sido declarada encantada. Curioso… y atrayente imán para los turistas.

Se levanta en el estado de Rajastán y es una ciudad abandonada que data de 1573 o 1613 dependiendo de las fuentes a las que acudamos. Lo que es seguro es que la mandó construir el maharajá Bhagawant Das, para brindar a su segundogénito, Madho Singh, una segunda residencia, tal era el nivel de vida de su estirpe. Con Madho la urbe, que fue amurallada y tomó la forma de un fuerte, gozó de su máximo esplendor: se construyeron templos a diversas deidades hindúes, como Shiva, y cinco puertas de acceso, a cual más esplendorosa. En 1630 comenzó su declive. La gran hambruna que asoló la India en 1783 hizo que Bhangarh fuera abandonada definitivamente.

Cerca de las ruinas se erigió la nueva ciudad, que cuenta con 1.300 habitantes, pero la que más llama la atención de los turistas es, por supuesto, la antigua, la “hechizada”…

Y es que los lugareños están convencidos de que todas las personas que murieron en el fuerte Bhangarh ahora frecuentan el lugar, en forma descarnada. Según varios testigos, todo aquel que ha entrado en su interior, caída la noche, ha desaparecido sin dejar rastro. Curiosamente, un magnífico gancho para atraer a más gente a la zona, ávida de emociones fuertes.

Con su ruina, comenzaron a surgir las leyendas… y a acechar, caída la noche, las almas en pena.

LEYENDAS MALDITAS

Parece que el mito de Bhangarh como ciudad encantada surge de dos leyendas locales. Una de ellas está protagonizada por un mago local, de nombre Balu Nath, quien se encontraba en su retiro espiritual cerca de donde fue levantada. El gurú advirtió a los gobernantes que si alguna vez la sombra de alguna de sus edificaciones osaba tocarlo, la ciudad sufriría una maldición y sería destruida. Como en toda leyenda que se precie, aquello sucedió: uno de los maharajás construyó un palacio muy cerca de donde habitaba Balu Nath y una de sus torres acabó por hacerle sombra. Después, el desastre…

La otra leyenda habla de una bella y desolada princesa de nombre Ratnavati quien, cuando cumplió la mayoría de edad, se convirtió en la mujer más deseada por todos los pretendientes de la región. Y entre ellos se encontraba otro mago que dominaba las artes oscuras, un tal Shinghia, quien utilizó el poder de sus conjuros para doblegar la voluntad de Ratnavati, y fracasó: un buen día, encantó el aceite que la muchacha había comprado en el mercado, pero ésta, descubriendo el ardid, derramó el líquido viscoso. Parece que, en un giro bastante fantástico del destino, el aceite se convirtió en piedra y, no se sabe cómo, acabó por aplastar al brujo. Eso sí, no antes de que Shingia lanzara una maldición contra todos los habitantes de la ciudadela. Un año después, Bhangarh era atacaba por el reino vecino, cuyos soldados pasaron a sus habitantes, unos 10.000, a cuchillo, incluida la joven que había rechazado el amor del mago.

Dos maldiciones, a falta de una, fueron fatales para su destino. A veces la leyenda no es sino una alteración, maquillada, de la realidad histórica, y hay quien cree que aquel asedio pudo estar basado en un episodio verídico del que, sin embargo, no se ha hallado fuente historiográfica alguna. Por ahora, sólo los fantasmas que deambulan por sus ruinosas avenidas conocen lo que sucedió realmente entre sus muros.

FUENTE: http://www.revistaenigmas.com

Ca’ Dario, Venecia: “La Casa Que Mata”

Venecia esconde en su haber no sólo carnavales y máscaras geniales sino crímenes, fantasmas, palacios de la mala suerte y callejones de la mala sombra. Una urbe al otro lado de la célebre plaza de San marcos. Un mundo lleno de misterios y leyendas. Un jardín misterioso, una rejería casi dando aspecto de fortificación, cristales rotos, las aldabas con caras de diablos… Justo en la calle de al lado, la gente sortea las inmediaciones del palacio…

El palacio Ca’ Dario desde el siglo XV se cobra la vida de todos sus huéspedes y es una de las imágenes turísticas más emblemáticas de Venecia. El nombre de Ca’ Dario le viene dado por el senador y comerciante veneciano Giovanni Dario. En 1487, encargó el proyecto al arquitecto Pietro Lombardo en un antiguo cementerio de Templarios. Los más supersticiosos achacan a este hecho el largo historial de desgracias del bellísimo edificio veneciano.

Años más tarde del fallecimiento del cabeza de familia, Marieta Dario, hija del senador y comerciante, ocupo la casa junto a su esposo Vicenzio Barbaro. Se trata de un palacio precioso de tres plantas, con muchas chimeneas y con un jardín inmenso.  A partir de este punto, todo fue un autentico río de desgracias: los Dario se arruinaron y Marieta y el resto de la familia se acabaron suicidando. Los Barbaro se quedaron con el palacio los siguientes años, y en el siglo XVII, uno de los sucesores y gobernador de Candia, murió asesino en extrañas circunstancias.

Más tarde un rico comerciante de diamantes armenio se encapricha del palacio y lo compra. Tras perder todos sus bienes muere en la miseria. Los años pasan, y el edificio llega a las manos de Randon Brown, estudioso y escritor ingles. Supuestamente homosexual, se acabó suicidando también, junto con su compañero, en dicho palacio. No fue el único gay que habitó Ca Dario: Charles Briggs, siguiente dueño, huyó de Italia por las acusaciones de homosexual, y acabó muerto al poco tiempo en México.

Pero la maldición llega hasta nuestros días. En 1970 el entonces flamante propietario del inmueble, el conde Giordano delle Lanze, fue asesinado en Ca’ Dario por su amante, Raúl, un joven marinero serbio de 18 años que le abrió la cabeza con una estatua de bronce. Tras cometer el crimen, Raúl huyó a Londres, donde a su vez fue asesinado.

Para entonces, la maldición de Ca’ Dario ya era de dominio público. Pero eso no evitó que Christopher Lambert, el mánager del grupo The Who, la comprara en 1981. Al día siguiente de hacer la adquisición, fue volando a Londres debido a una llamadas de urgencia de su madre. No llegó a estrenar el palacio, pues falleció al caerse por las escaleras en casa de su madre.

El siguiente fue el hombre de negocios italiano Fabricio Ferrari quien, tras comprar la dichosa casa, murió endeudado hasta las cejas en un accidente de coche. También su hermana Nicoletta, que vivía en esa mansión, aparece muerta desnuda en un descampado.

La casa pasa a manos de un rico empresario químico que se quita la vida por haber sido inculpado por recibir sobornos y por corrupción. La misma suerte corre el tenor Mario del Mónaco: cuando va a comprar Ca Dario tiene un accidente de coche y pasa 8 meses en cama, alguien le explica entonces la maldición del palacio y decide no comprarlo.

La casa pasa así a manos del financiero Raul Giardini, quien se quitó la vida en 1993, justo un día antes de que el grupo empresarial que dirigía se declarara en bancarrota, debido al  escándalo de los procesos de corrupción de Manos Limpias. Desde entonces Ca’ Dario estaba abandonada. Hasta ahora, que ha sido adquirida por un millonario americano. ¿Volverá Ca’ Dario a imponer su maldición?

Ca Dario es un palacio maldito que se ha cobrado varias victimas a lo largo de cinco siglos. Los propios venecianos respetan un lugar que el propio Monet plasmo e inmortalizo en su cuadro Palacio Dario en 1908.

Cuadro de Monet “Palacio Dario”

Son muchos los venecianos que no pasan cerca de la construcción. Sin embargo, dicen que los visitantes no sufren de esta maldición, sino que al contrario, visitarlo -según se ha corrido el rumor- trae buena suerte. Eso sí: desaconsejan habitarlo o comprarlo.

FUENTE: https://labitacoradelmiedo.wordpress.com

El fantasma más convincente del mundo.

Muchos dirían que es una foto escalofriante, o los más escépticos, al menos, reconocerían que es intrigante. Fue la ganadora de un concurso para seleccionar la “fotografía de fantasma” más convincente del mundo. La imagen muestra una figura humana con traje de época en un ventanal en un castillo en Escocia, en el Reino Unido, en un momento en que el sitio se suponía vacío.

Tomada en mayo de 2008, la foto refleja lo que parece una persona usando una gorguera, ese adorno que se colocaba en el cuello hace varios cientos de años, y observando tras los barrotes de una ventana en el Castillo de Tantallon, en Lothian del Este.

Lo curioso es que en el castillo no se utilizan maniquíes y sus guías no usan trajes de época. Tres expertos fotográficos confirmaron que la imagen no fue manipulada.

¿Rey o sombra?

Jaime V de Escocia

Christopher Aitchison, un visitante del castillo quien tomó la foto, dijo: “No me percaté de alguien o algo estaba presente en la imagen hasta que llegué a mi casa y noté la anomalía”.

Castillo vacío, pero lleno de misterios…

Aitchison añadió: “Algunas personas han sugerido que podría tratarse del reflejo de la luz sobre las piedras”.

Pero “alguien llegó a sugerir que podría tratarse del rey Jaime V de Escocia”.

El concurso recibió más de 250 imágenes procedentes de varios países y su convocatoria formó parte de la 21ª edición del Festival Internacional de Ciencia de Edimburgo. La agenda del evento incluye una jornada sobre “la ciencia de los fantasmas” en la que se analizarán supuestas evidencias de la existencia de los espíritus.

Fantasmas “en el cerebro”

 

El psicólogo Richard Wiseman, quien se ha dedicado a estudiar los llamados fenómenos sobrenaturales y quien hizo la convocatoria del concurso, no descartó que tal vez alguna persona aparezca y se identifique como “el espectro” de la foto ganadora.

Wiseman, quien no cree en fantasmas, explica que la importancia que tienen la figura humana en nuestra psiquis hace que el cerebro esté programado para ver rostros incluso cuando no son reales.

 

Por otra parte, la doctora Caroline Watt, de la Universidad de Edimburgo y co-organizadora del festival, opina que a pesar de lo inexplicable de algunas imágenes captadas por las cámaras, las fotos “que recibimos no aportan evidencias convincentes” de la existencia de los espíritus.

 

“Si hay por ahí verdaderos fantasmas parecen que le temen a las cámaras”, concluye.

FUENTE: www.news.bbc.co.uk