El fantasma del parque.

Esta leyenda sucedió en la localidad de  Jaral del Progreso en México donde un intendente mandó a colocar varias bancas en un parque ubicado muy cercano a un cementerio.

El hecho fue que las bancas comenzaron a aparecer manchadas y rotas por lo que debió enviar a un vigilante para que las cuidara, pero lo llamativo del caso fue que todos los agentes enviados comenzaron a enfermarse luego de pasar una noche en el lugar.

Estos alegaban la aparición de un fantasma por lo que el intendente decidió cortar por lo sano y enviar a su policía de confianza, un hombre intachable: El chino Herrera. Como todos el primer día se presentó a trabajar pero al día siguiente debió ser internando en el hospital donde antes de fallecer le contó a su jefe una historia aterradora…

Herrera afirmó que iba todo normal hasta la medianoche cuando comenzó a surgir una densa niebla y soplar viento frío, a la vez que le pareció escuchar el llanto de una mujer al final del parque. Se dirigió allí y en medio de la bruma divisó una silueta blanca, a quien le ordenó retirarse de lugar porque era muy tarde, pero no recibió contestación alguna. Luego vio que la mujer se dirigía al panteón pero que no movía las piernas….sino que flotaba a unos 30 cm de suelo. Acto seguido el fantasma se abalanzó sobre el hombre con unos encendidos ojos rojos, lo que le provocó el desmayo, la internación y su posterior muerte.

FUENTE: http://www.mitos-mexicanos.com

Anuncios

El Fantasma de la Escuela.

Hace muchos años, antes de que existiera la escuela 20 de Noviembre de Acámbaro Guanajuato, existía una casa enorme donde vivía una familia muy feliz. Pero un día inesperado, en medio de la noche fría y oscura, cuando toda la familia dormía, la casa se comenzó a quemar, esa noche oscura, acabo con más de la mitad de la familia. Luego la enorme casa fue derrumbada y se construyó en el mismo gran terreno la escuela 20 de noviembre  dirigida por el maestro Juan, quien era muy alto y fuerte.

Al construirse la escuela, muchos niños que estudian o estudiaban ahí dicen que se presentan cosas algo paranormales, algunos dicen que algunas veces cuando no hay casi nadie en la escuela o en la noche, se escuchan personas caminando por el gran patio y salones altos de la escuela, algunos otros curiosos niños y maestros han dicho que se escuchan personas adultas que suben y bajan las cortas escaleras.

Hasta que una vez el maestro Juan con el gran interés de saber que o quiénes eran los que tanto asustaban a los asustados niños, el maestro se quedó durante la noche fría y oscura en la escuela 20 de noviembre con las calles vacías y oscuras ya que se habían descompuesto misteriosamente las luminosas lámparas de afuera de la escuela, Juan estuvo acompañado del conserje Luis el cual estaba con un gran miedo y era de baja estatura, al poco tiempo escucharon algo cerca de los baños de la escuela y con grandes linternas y grabadoras de video y sonido pegadas a unos cascos raros que llevaban puestos empezaron a acercarse hacia el extraño ruido y de repente ambos sintieron un viento demasiado fuerte que pasaba enfrente de ellos durante un corto momento, ambos llenos de miedo decidieron volver a revisar lo que habían captado sus cámaras.

Ambos quedaron llenos de miedo al ver que cuando ellos sintieron el viento se vio una sombra fría y blanca mirándolos fijamente al pasar justamente enfrente de ellos. Quisieron salir de ahí pero al intentarlo la enorme puerta se había cerrado y, alguien, al intentar abrirla los atacó, pero no había nadie. En ese momento ellos pensaron que los fantasmas los habían dejado al parar los ataques, pero ellos no se dieron cuenta de que los habían hecho enojar mucho más.

El aire se sentía más fuerte, las mesas y las sillas comenzaron a caer al suelo frio y lo peor fue cuando vieron a alguien de gran tamaño sin la cámara parado justo enfrente de ellos. Fueron hacia el pequeño salón donde ellos tenían sus ingeniosos equipos, intentando escapar de lo anterior, su sorpresa fue que al llegar habían grandes manchas de sangre y una nota rara en la mesa que decía: “Es el, él está en todas partes”.

La cual al conserje Luis no le intereso demasiado ya que él había llegado después del término de la gran construcción. Pero en realidad era algo demasiado sorprendente para Juan, ya que en la gran casa que se derrumbo vivía una persona decían que era muy rápida y aparecía en todos lados haciendo bromas, asustando y jugando.

Juan y el conserje decidieron ocultarlo para evitar que cerraran la gran escuela y clausuraran el  gran terreno ya que era de Juan y él mismo era el dueño de la escuela, pero se dice que los fantasmas se han representado de una forma u otra y siguen manifestándose buscando libertad y se dice que con las personas que actualmente acuden a esa escuela, el fantasma busca jugar con algunos maestros y alumnos pero muchos no lo saben aún pero la escuela es conocida por algunos como “El Fantasma De La Escuela” y se seguirá manifestando hasta el fin de la escuela…

FUENTE: https://miscuentosdeterror.com

La iglesia de los muertos.

Los muertos necesitan de su propia iglesia sobre todo si aún vagan en este mundo, así dice esta historia de terror y no han decidido marcharse, mientras que cumplen con su cometido existe una iglesia para los muertos, esto es lo que dice la leyenda.

Existía un cementerio muy lejos de todos los pueblos, entonces sus visitantes decidieron construir una capilla para hacer sus cultos y no sentirse tan alejados de lo espiritual, todos se reunieron y construyeron un hermoso punto de encuentro. El misterio es porque la iglesia al otro día amaneció perfectamente construida pero con un aspecto oscuro, a la semana sus paredes se agrietaron y tiempo después daba el aspecto de llevar siglos en ese lugar.

Los habitantes furiosos de encontrar su iglesia así, empezaron a culpar a otras personas de hacer estos daños a la edificación, por lo que un grupo de indignados se organizaron para vigilar la iglesia de noche y descubrir quiénes eran los que causaban tanto daño.

El resultado de su vigilancia les cambiaría la vida, en la iglesia se encendieron las velas, las campanas sonaban, las puertas se abrían y voces se escuchaban, pero nunca vieron a nadie humano entrar, por lo que inmediatamente huyeron del lugar porque reconocieron que la iglesia era de los muertos.

FUENTE: https://www.leyendasdeterror.mx

Huespedes del mas allá.

Un hotel muy reconocido en nuestros días, en tiempo pasado fue victima de un desastre natural, como lo es un terremoto y mucha gente quedo sepultada ahí, se dice que desde que paso eso, las personas que quedaron ahí, se aparecen asustando a los huéspedes.

Los lamentos de esas almas en pena, se escuchan por doquier, asustando a muchas personas, haciendo de ese sitio un lugar escalofriante, y reconocido por todos los amantes de situaciones paranormales y por los escépticos que no creen en nada.

Situaciones en las que la temperatura baja sin motivo aparente, cosas que cambian de lugar, sombras de personas que se mueven en el lugar, son los hechos que suceden en ese hotel tan reconocido.

Esperamos que esas almas en pena, logren en algún momento, ver la luz y dejar de penar, que logren el descanso eterno, para que sus almas dejen de purgar.

Y así ese hotel vuelva a dar lo que todos los huéspedes, buscan cuando se hospedan en las habitaciones, que es la paz espiritual.

FUENTE: https://www.leyendasdeterror.mx

Vanessa

Una noche de verano en la que estaba sola, cuatro golpes secos sonaron a su puerta. Vanessa creyó que se trataba de algún amigo con el que salir a tomarse una copa, pero se trataba de una niña de alrededor de siete años.

La niña, de hermosos tirabuzones rubios y grandes ojos castaños miró a Vanessa y le dijo que se había perdido. Vanessa le dejó entrar, le preparó un vaso de leche y le dijo que iban a ir a la policía. Verónica le rogó que no lo hiciera esa noche pues tenía mucho sueño y quería dormir. Vanessa accedió y le preparó la cama. Por la mañana temprano cuando Vanessa iba a llevarla a la policía, entró en el cuarto y vio que la niña, llamada Verónica, no estaba.

Un año después en idéntica situación, la niña volvió a aparecer. Parecía que no había crecido nada. De nuevo Vanessa le preparó la cena y le dejó dormir pero al día siguiente Verónica volvió a desaparecer sin dejar rastro. Vanessa fue a la policía y dio todos los datos de la chiquilla pero no se habían producido denuncias ni nadie había reclamado una desaparición. Tras dar muchas vueltas, Vanessa llegó al Hospital de San Prudencio. Un hospicio para niños y niñas huérfanos. Allí la madre Sonsoles, le explicó que no tenían ninguna niña de esas características. Justo cuando se disponía a salir Vanessa del lugar, otra monja llegó con un calendario de dos cursos atrás. Allí estaba la foto de Verónica, tal y como Vanessa le había visto. – Sí ¡es ella! – gritó. Las dos monjas se miraron extrañadas – Verónica murió hace dos años.

Aquella noche, cuatro golpes secos sonaron en la puerta de Vanessa. La muchacha observó por la mirilla de la puerta. Allí estaba de nuevo Verónica, con los brazos cruzados y cara de enfadada. – Has tardado mucho en abrirme, tengo hambre y sueño – dijo la niña.

Vanessa aterrada preparó todo como lo había hecho habitualmente.

Cuando acostó a Verónica no pudo soportar el terror y entró despacio a su habitación. La niña estaba totalmente arropada. Vanessa retiró la sábana y bajo ella, como un suspiró pareció desvanecerse un cuerpecito en una nube. Sobre la almohada, con letra infantil y varias faltas había una nota Gracias por la leche y los dulces, ahora tengo que irme a llevar al infierno a las otras tres chicas que no me dejaron entrar a sus casas

FUENTE: http://tushistoriasdeterror.blogspot.mx

La enfermera degollada.

Hace ya unos años, una mujer residente en la zona mexicana de Veracruz tuvo una vivencia realmente incomoda y estremecedora. Se trataba de una mujer que habitaba una pequeña casa con su hija y marido, una familia sencilla e incansables trabajadores.

Una determinada noche, la mujer comenzó a tener recurrentes pesadillas, sueños en los cuales presenciaba terribles asesinatos y presentaban detalles tan realistas que esto comenzó a afectar a su vida cotidiana. Muchas veces la mujer prefería no dormir para evitar estos malos sueños, acarreando así un malestar corporal general y una marcada falta de concentración en el trabajo.

Finalmente, y posteriormente a haber acudido a un analista, la mujer logro conciliar el sueño nuevamente. En este sueño no tuvo la desgracia de presenciar ningún tipo de atrocidad, aunque se vio transportada hacia un solitario y frío pasillo de hospital, en dónde lo único que podía dilucidar fue la presencia de una enfermera abocada a sus tareas.

Tal y como sucedió con los anteriores sueños, este también comenzó a reproducirse una y otra vez noche tras noche, observando a esta enfermera cada vez más cerca. La mujer pensó que quizás se trataba de algún mensaje, por lo cual decidió entablar una conversación con esta enfermera durante el sueño, desconociendo realmente si esto podría ser posible.

Una vez conciliado el sueño de esa noche, entablar la conversación con esta enfermera fue mucho más sencillo de lo que se pensó con antelación. Realmente no se trataba de un diálogo, sino de un monólogo por parte de esta enfermera, un macabro monólogo por cierto.

La enfermera se encargó de advertir a la mujer sobre unos maleantes que habrían estado merodeando por su casa durante las últimas semanas, estos habían estudiado ya los horarios de trabajo de la familia y su objetivo era causar un enorme daño a su pequeña hija.

La presencia de estos maleantes era real, la enfermera del sueño lo sabía muy bien, ella había resultado violada y asesinada por estos mismos sujetos un año atrás. Se trataba de una vecina de la familia que durante su camino de vuelta a casa se encontró con una dolorosa muerte, un cuchillo en su cuello determinó su trágico final.

FUENTE: https://www.leyendasdeterror.mx/

Accidente fatal.

Una vez estábamos en casa, repentinamente comenzaron a escucharse ruidos, portazos, se quebraron varios vasos solos…creí que era mi esposo tratando de jugarme una broma, y pensé, no me la hace, lo voy a asustar yo!, me escondí detrás de una cortina, clarito, y se los juro que vi la sombra que paso, de hecho era el mismo aroma de su perfume, abrí repentinamente la cortina y le grite para asustarlo, pero no había nadie….y patas para que son!

Corrí y me salí para afuera de la casa, asustada, pensando miles de tonterías, no me di cuenta del tiempo, pero de repente llego mi suegro y me pregunto qué estaba haciendo afuera, le conté lo sucedido, el entro a revisar la casa y no encontró nada, ningún ruido, ni nada, lo único que vio fueron los vasos rotos y unos vidrios quebrados de una ventana, estaba llorando de miedo, me dijo que no pasaba nada, que posiblemente mi esposo trato de avisarme de algo, porque a ellos en su casa le hablaron desde muy temprano, en la mañana, porque había sufrido un accidente en auto, fuimos al hospital, y lo vi, ya despierto, estaba chillando de miedo, de alegría de verlo vivo, de muchas cosas, le conté lo que me había pasado, y el me dijo que cuando estaba dormido o inconsciente, había estado una persona ahí que le decía que iba a destruirnos, que ya había empezado a romper cosas de la cocina, el no se asusto, quería verle la cara y cuando logro verla dijo que se trataba de un muchacho que había muerto, para su sorpresa, fue el que tuvo el accidente con el, donde él se estrello contra mi esposo y prenso a mi esposo, tardamos mucho para olvidar esto, pues dormíamos con miedo, y durante varias veces fue un sacerdote a bendecirnos la casa, cuando fuimos a buscarle para que volviera a ir, nos dijo otro sacerdote que el padre había fallecido extrañamente, porque se había caído y se había fracturado el cráneo, desde esa ocasión decidimos cambiarnos de casa, es fecha que no la podemos vender, ni la hemos podido rentar….
FUENTE: http://tushistoriasdeterror.blogspot.mx