Golpes en el espejo

Clotilde era una mujer de mediana edad que vivía a las afueras de un pequeño municipio burgalés. Se levantaba bastante temprano para acudir al hotel en el que trabajaba, con el fin de llegar a casa pronto y poder pasar algo de tiempo cada día con sus dos hijas.

Una tarde de domingo la llamaron desde la empresa hotelera, para que acudiese a cubrir la baja de otra compañera suya que se había accidentado al limpiar un espejo. Sin embargo, en el lugar no estaba la encargada ni parecía haber ido nadie a trabajar ese día al hotel.

Como se sentía bastante sorprendida ante las circunstancias, decidió acudir al espacio que tenían asignado para cambiarse antes de entrar a trabajar, con el fin de recoger su teléfono móvil y llamar al número de su jefe que le había avisado para que acudiese a trabajar, pero nadie contestó. Aunque no se percató en su momento, tiempo después recibió un mensaje de su jefe en el que se decía; ¿Qué quieres? ¿Te has ido al final de viaje con tu marido e hijas?

Clotilde se encontraba limpiando una habitación de la segunda planta del hotel, y concretamente era un lugar que para nada le inspiraba confianza porque existían ciertos rumores en el hotel que allí sucedían sucesos inexplicables. Sin embargo, se colocó sus auriculares y comenzó a limpiar debidamente la habitación hasta la hora de realizar un pequeño receso.

En ese momento, se dirigió a la habitación donde había dejado su celular y comprobó cómo su jefe le había mandado un mensaje que no comprendía; ¿Por qué razón le preguntaría algo así si sabía perfectamente que estaba trabajando tal como él le había indicado en la mañana?

La mujer se empezó a asustar más y más, porque algo no parecía tener sentido con respecto a su situación. Sí, estaba trabajando como prácticamente cualquier día entre semana, pero no solamente se encontraba sola en el hotel que tanto miedo le daba por diversos motivos, sino que nadie sabía que estaba allí, limpiando.

Escuchó un golpe que la asustó incluso un poco más de lo que ya estaba de por sí. A su parecer, podían ser unos cristales. De hecho, era como si alguien estuviera rallando un espejo con las uñas.

Aquellos ruidos se escuchaban más fuerte cuando ella se iba dirigiendo al lugar. De repente, vio a una mujer detrás del espejo escondida, se acercó y dicha mujer se la llevó dentro.

No te acerques al espejo si escuchas los ruidos que oyó Clotilde, podría ser tu última vez.

FUENTE: http://www.cuentosdeterror.mx

ESTAS SOL@

Elvira era una niña de unos diez años que no tenía papá, su mamá trabajaba todo el tiempo por lo que tenía que dejar a su hija sola en casa, pero una noche, sintió un escalofrío y tuvo

miedo de dejarla sola, pero como no podía dejar su trabajo ya que era su único sustento decidió irse.

“voy a llamarte cada 2 horas para ver como estas y no le abras a nadie, cuando llegue tocaré la puerta tres veces”.

La madre cerró la puerta y se marchó, Elvira, asustada y sola decidió dormir para que pasara el tiempo sin darse apenas cuenta .

Al poco rato, el teléfono sonó despertando a la niña, se levantó del sillón y apresurada cogió el teléfono con la esperanza de escuchar la dulce voz de su madre:

– Mamá, ¿Eres tu?, ¿mamá?,¿mamá?….

Pero nadie contestó. Desilusionada y asustada colgó el teléfono y se fue a la cama mientras se tranquilizaba para quitar importancia a lo ocurrido.

– Después de todo la llamada se habrá cortado. Pensó Elvira.

De pronto, antes de que se acostase el teléfono volvió a sonar, al llegar y descolgarlo:

-¡Bueno..mamá no es gracioso contesta..mamá, estas asustándome!.

Elvira colgó de nuevo el teléfono y regresó a la cama, esta vez más asustada.

De pronto llamaron la puerta TOC TOC pero no hubo una tercera vez por

lo que Elvira decidió no abrir ya que su madre le había dicho que tocaría tres veces.

Al caer la noche la madre no había regresado y Elvira empezó a preocuparse y de nuevo el teléfono sonó.

-Bueno..mamá, ya es tarde ven a casa.

Del otro extremo del teléfono sólo se escuchó:

-Tu estas sola ahora.

Elvira colgó rápidamente el teléfono desesperada empezó a llorar corrió hacia la puerta para ir con alguno de sus vecinos para que llamaran a la policía, pero al salir Elvira encontró el cuerpo de su madre tirado en el suelo, ensangrentado, desgarrado totalmente, sus piernas horriblemente torcidas hacia ambos lados, sus brazos quebrados como si un trailer hubiese pasado varias veces por encima.

Elvira no pudo resistir el tremendo impacto y cayó desmallada perdiendo el conocimiento, cuando despertó. Cuando despertó ya estaba en un centro de psicología infantil.

Aunque la ayudaron a superar la traumática experiencia, ella no dejaba de soñar con esa voz que le decía una y otra vez:

– Tu estás sola ahora…

Los psicólogos creían que Elvira había sido la culpable de la muerte de su madre, pero Elvira pensaba que eso no era cierto.

Elvira quería mucho a su madre y soñaba todos los días con ella.

Hoy aunque han pasado diez años de aquel trágico incidente, Elvira sigue en tratamiento y totalmente traumatizada en un centro psicológico.

¿Qué como se todo esto?, simplemente porque yo soy Elvira y quiero decirte a ti que estás leyendo estas lineas:

– TU ESTAS SOL@ AHORA.

FUENTE: http://www.halloween.com.es

Buenas noches corazón

¿Alguna vez has pensado que no estás solo aunque sabes que no hay nadie en casa?, ¿Has creído ver algo cuando en realidad no hay nada?, pues yo sí y de alguna forma así fue como todo empezó…

Era una fría mañana de Enero y como siempre seguía con mi rutina matutina. Me despertaba, caminaba tambaleándome por la casa mientras iba encendiendo una a una las luces hasta llegar al baño, luego seguía mi turbulento camino hasta la cocina y después pondría a hacer un poco de café. Estaba comenzado mi pequeño “ritual” matutino y cuando por fin llegue a la cocina algo me llamo la atención, ¿no había encendido las luces? Al principio me sorprendió, pero luego pensé que solo eran cosas mías, el sueño le había ganado a mis costumbres, no era algo para preocuparse, o eso pensé.

Tome mi taza de café, fui a encender las luces y me senté frente a la computadora a leer las noticias nacionales e internacionales, cuando llega a mí el olor del café quemado, un olor difícil de ignorar aun sabiendo que había apagado la cocina, un impulso me llevo a revisarla de nuevo. Cuando llegue me encontré un completo desastre el café había hervido hasta el punto de salir disparado y ensuciar toda la cocina. Te preguntaras, ¿cómo sucedió eso?, me gusta preparar mi café en un greca, le da un mejor sabor y es una tradición que siempre perteneció a mi familia; tradición la cual yo continúe. Luego de apagar la cocina y limpiar todo el desastre me puse a repasar mis pasos, ¿Cómo carajo pude pasar por alto algo así?, no parecían cosas mías, durante el largo proceso de limpieza veo a mi perro ladrar mirando un punto fijo, no me explicaba que le sucedía a Spanky, siempre había sido muy tranquilo, pero al levantar la mirada lo que vi me marco. En la pared que estaba alado de mi perro se podía ver la sombra de lo que era una mujer de edad avanzada sentada en una mecedora, me congele, no podía mover una sola fibra de mi cuerpo, la sombra se movió de manera que quedo mirándome y yo sentía su mirada penetrante, pero no veía nada más que una sombra.
En ese instante las luces se apagaron, los gabinetes, puertas, persianas, ventanas, sillas, mesas, y otros artículos que decoraban mi casa empezaron a moverse de forma descontrolada, el estéreo y televisor se encendieron, ambos ponían la típica melodía de cuna*, que es conocida por su frase “duérmete niño, duérmete ya, que viene el Coco y te comerá”, pero no era igual, era cantada por una anciana, sonaba distorsionada, tenía cortes, saltos, se reproducía por momentos hacia atrás, mientras en el televisor pasaban imágenes momentáneamente, imagines perturbadoras de una anciana con un velo negro tomando a un pequeño niño de la mano, pero… ¡¿Cómo era posible?! Ese niño… Era yo… pero tenía la cuenca de los ojos vacías y por ellas salía sangre sin parar mientras tenía una sonrisa de oreja a oreja, se apagó. Luego se encendió pero esta vez la computadora, era la misma anciana pero esta vez sentada en la mecedora riéndose a carcajadas.
Cuando logre reaccionar corrí hasta la cocina, tenía que pasar por ella antes de lograr mi escape, pero cuando entre el olor a gas era insoportable, y cuando levante mi mirada se postro frente a mi esta anciana de velo negro y encendió un fósforo Cerré los ojos y sentí un terrible dolor y de un salto abrí los ojos y me encontraba sentado en mi cama, ¡Solo era un sueño!. No debía haber comido tanto antes de dormir, había leído que estropeaba el sueño y causaba pesadillas, me voltee a mi mesa de noche y tome un poco del agua que siempre tengo en caso de que me levante con sed a mitad de la noche, limpie el sudor de mi frente, me estaba disponiendo a dormir cuando escucho una melodía familiar que era tarareada, era la misma canción con la que había soñado. Luego se escuchó el ruido de una mecedora y se sintió un calor abrumador, abrí los ojos y jamás olvidare que vi a lado de mi cama, era la anciana quien estaba quemándose. Detuvo su perturbador canto, se volvió y me miro, levanto su velo negro mostrando lo que debía ser su cara; pero era una figura que encajaba con las descripciones de un demonio, un ente traído del mismo infierno, que tenía lo que parecían quemaduras de tercer grado, los tejidos estaban destruidos por completo, sus dientes eran colmillos amontonados, sus ojos eras dos esferas bañadas en un rojo resplandeciente, esbozó una sonrisa macabra y me dijo: -Buenas noches corazón.
FUENTE: http://tushistoriasdeterror.blogspot.mx

La foto del celular.

“Hace algunos años, la prima de un amigo (madre soltera) ganó en su cumpleaños un celular nuevo. Después de un largo día de trabajo ella dejo su teléfono sobre la mesa y comenzó a ver la televisión cuando, luego de regresar de la escuela, su hijo se le acercó y le preguntó si podía jugar con el nuevo dispositivo. Se lo permitió, pero le dijo que no llamara ni enviara mensajes de texto a nadie, situación con la que inmediatamente estuvo de acuerdo el niño.

Alrededor de las 11:20 de la noche, cuando finalmente se cansó de ver la televisión, decidió llamar a su hijo e ir a dormir. Se dirigió a la habitación del niño, sólo para ver que él no se encontraba allí. Luego fue a su habitación para encontrarlo durmiendo en su cama con el teléfono en la mano. Al navegar por su teléfono celular, se dio cuenta de algunos cambios menores, tales como un nuevo papel tapiz, un tono de llamada diferente, etc.

Cuando llegó a la sección de fotos comenzó a borrar las últimas imágenes capturadas hasta que se encontró con la última. Cuando la vio por primera vez, no podía creerlo. Era su hijo, durmiendo en su cama, pero la foto parecía haber sido tomada por alguien más. Era la mitad izquierda de un rostro de algo que aparentaba ser una mujer anciana”.

FUENTE: http://marcianosmx.com

La estatua.

Hace algunos años, un matrimonio del Estado de Oklahoma, EE.UU., decidió tomarse una noche para matar la rutina. Resolvieron salir a cenar a la ciudad. Al ser padres de dos hijos y ante las estrictas leyes estadounidenses con respecto al abandono de menores, ellos llamaron a su niñera de confianza.

Cuando la niñera llegó, los pequeños ya dormían. Entonces la empleada se sentó junto a ellos y se aseguró de que todo anduviera bien. Más tarde esa noche, ella se aburría y fue a ver la televisión, más no consiguió verla en la recamara porque no había televisión por cable (los padres no querían que los niños vieran algo indebido en la televisión). Entonces llamó a sus padres y les preguntó si podía ver la televisión en el dormitorio de la pareja. Obviamente, los padres se lo permitieron, pero la niñera tenía una última petición… ella preguntó si podía cubrir la estatua del ángel que estaba en la habitación de los niños con una toalla o una manta, ya que la ponía muy nerviosa. El teléfono quedó en silencio por un momento, y el padre, que estaba al teléfono con la niñera habló desesperadamente:

“… ¡lleva a los niños fuera de la casa ahora! ¡Estamos llamando a la policía! ¡No tenemos ninguna estatua de un ángel!”

Luego de cinco minutos de ser avisados, la policía encontró los tres cuerpos de los ocupantes de aquella casa muertos. Nunca se encontró una estatua. No había rastros de invasión. Ninguna evidencia, salvo las víctimas que murieron por golpes con un objeto cortante. El caso nunca fue resuelto y se convirtió en una leyenda urbana.

FUENTE: http://www.theclinic.cl

La Chica de la radio

Annie era una chica de 19 años, que trabaja como presentadora en un programa de radio. En los descansos entre el programa, ella y sus compañeras solían ir a una cafetería cercana. Allí preparaban unos bollitos exquisitos, pero la dueña era una vieja amargada y muy arisca.

Un día que fueron allí en un descanso a tomar algo. Y como de costumbre pidieron un café y unos de los famosos bollitos. La vieja se los sirvió. Pero esta vez fue tan grosera, que la chica se enfadó y derramó el café. La vieja se puso histérica, y empezó a insultar a la chica. A la que está le contestó de la misma forma: “estoy harta de ti vieja insolente, ojalá se te quemara todo el negocio y te murieras para siempre.” Y se marchó. Durante el programa, su jefe les avisó que tenía una noticia de última hora. Esta era: “Les avisamos con una noticia de última hora de que la cafetería que ahí al lado de nuestra emisora ha salido ardiendo y han muerto quemadas todas las personas que había en ella.”

La chica salió al baño incrédula de lo que había escuchado. El pasillo estaba desierto, y de pronto empezó a oír unos ruidos. El temor recorrió su cuerpo, y fue aligerando el paso. Hasta que unas sombras la rodearon. Entre ellas estaba la vieja, con todo el cuerpo quemado, y todos los clientes con los cuerpos calcinados. La vieja le dijo: “¡Ahora querrás no haber deseado nada!”…

FUENTE: http://www.lainformacion.com

La casa embrujada

Carmen tenía 16 años cuando su tía le invitó a pasar unos días a su casa en un pueblecito de Castilla y León. Bueno pues en la noche de su primer día en la casa se quedó sola porque sus primas se fueron a dar una vuelta por ahí con sus novios y sus tíos se fueron de marcha con lo cual Carmen se quedó solo con el perro de su tía.

Mientras Carmen cenaba oyó como la puerta de la buhardilla se abría y se cerraba de un portazo y seguidamente bajaba por las escaleras alguien. Se oían como si fuesen tacones. Entonces el perro levantó las orejas y empezó a ladrar. Carmen asustada cogió las llaves (porque se encerró con llave en la casa) y abrió la puerta y salió a la calle. De repente pasó su prima delante de la casa y le preguntó a Carmen que hacía en la calle. Como la prima no creía en esas cosas y le daba vergüenza contar lo que había pasado, le mintió y le dijo que estaba tomando el aire…

Su prima prima, cansada tras haber estado por ahí decidió entrar en casa. Carmen se quedó paralizada y no le impidió que entrara.  A los pocos segundos se escuchó un grito y Carmen corrió para entrar en la casa. No había nada. Su prima había desaparecido.

Rápidamente fue a buscar al resto de sus familiares y salieron en busca de la joven. No encontraron nada. Desde ese día Carmen no puede dormir, todas las noches se despierta llorando al escuchar “por qué no me avisaste… algún día te la devolveré”.