Historias reales de terror 2

'La noche del sábado pasado desperté en la madrugada porque mi perrito se había subido a mi cama y me estaba lamiendo la cara, me lamía y hacía sonidos de lamentos, de tristeza como cuando pide comida o algo así . Le dije: '¿qué quieres, mi chiquito?' Pero al encender la lámpara de noche, me di cuenta que mi perrito no estaba en mi cuarto. Mi perrito dormía muy placenteramente en su camita, en la cocina...'- Adri Adri.

El perro juguetón.

“La noche del sábado pasado desperté en la madrugada porque mi perrito se había subido a mi cama y me estaba lamiendo la cara, me lamía y hacía sonidos de lamentos, de tristeza como cuando pide comida o algo así . Le dije: “¿qué quieres, mi chiquito?” Pero al encender la lámpara de noche, me di cuenta que mi perrito no estaba en mi cuarto. Mi perrito dormía muy placenteramente en su camita, en la cocina…”

– Adri Adri.

'Hace unas semanas, unas amigas, nuestros hijos y yo, estuvimos a punto de tener un accidente de auto en las vías del tren que pasa cerca de mi casa. Pasado el susto unas semanas después, caminaba por la calle principal de mi colonia mientras enviaba notas de voz por WhatsApp a esas amigas, en ese momento iba pasando el tren. Me dio por escuchar lo que les había enviado y claramente se escucha un niño gritando momentos antes de que pite el tren en dos ocasiones diferentes, y en ambas se escucha justo antes de que lo haga, como advirtiendo. No había ningún niño alrededor de la calle en ese momento...'- Araña Rdz.

El niño y el tren.

“Hace unas semanas, unas amigas, nuestros hijos y yo, estuvimos a punto de tener un accidente de auto en las vías del tren que pasa cerca de mi casa. Pasado el susto unas semanas después, caminaba por la calle principal de mi colonia mientras enviaba notas de voz por WhatsApp a esas amigas, en ese momento iba pasando el tren. Me dio por escuchar lo que les había enviado y claramente se escucha un niño gritando momentos antes de que pite el tren en dos ocasiones diferentes, y en ambas se escucha justo antes de que lo haga, como advirtiendo. No había ningún niño alrededor de la calle en ese momento…”

– Adriana Rdz.

'Tuve mi tercer hijo y todo iba bien hasta que cumplió tres semanas de nacido. Empezó a vomitar mucho cada vez que le daba su leche. Paso una semana así y lo lleve al doctor quien le dio una medicina para controlar el problema. Regresamos a casa y me quedé despierta, preocupada y pensando mucho en mi bebé. Eran como las 2 a.m. y me puse lavar y secar ropa. De repente escuché niños llorando pero el bebé estaba en su cunita y en los cuartos de los niños, nada... todos bien dormidos. Regresé a la sala cuando lo escuché otra vez, y le pregunté a mi esposo, quien estaba en el mismo cuarto con el bebé que si había llorado el niño, él contestó que no. Me quedé entre el pasillo de la casa donde están los cuartos de los niños para ver qué estaba pasando. En eso escuché a una mujer llorando en la sala, lo hacía con mucha tristeza y desesperación. Me quedé totalmente fría y paralizada en el pasillo, pero algo dentro de mi me dijo que llevará al niño al hospital. Ya eran casi las 4 a.m. Me lo llevé y le hicieron exámenes pero cuando el doctor llegó con los resultados me dijo que tenían que llevarlo a otro hospital a hacerle un cirugía en la panza. Y que si hubiera esperado más tiempo él hubiera muerto. No sé qué estaba pasando en mi casa pero mi mamá dice que era un ángel avisándome...'- Vanessa Chiquita Gutiérrez.

El bebé que no dejaba de llorar.

“Tuve mi tercer hijo y todo iba bien hasta que cumplió tres semanas de nacido. Empezó a vomitar mucho cada vez que le daba su leche. Paso una semana así y lo lleve al doctor quien le dio una medicina para controlar el problema. Regresamos a casa y me quedé despierta, preocupada y pensando mucho en mi bebé. Eran como las 2 a.m. y me puse lavar y secar ropa. De repente escuché niños llorando pero el bebé estaba en su cunita y en los cuartos de los niños, nada… todos bien dormidos. Regresé a la sala cuando lo escuché otra vez, y le pregunté a mi esposo, quien estaba en el mismo cuarto con el bebé que si había llorado el niño, él contestó que no. Me quedé entre el pasillo de la casa donde están los cuartos de los niños para ver qué estaba pasando. En eso escuché a una mujer llorando en la sala, lo hacía con mucha tristeza y desesperación. Me quedé totalmente fría y paralizada en el pasillo, pero algo dentro de mi me dijo que llevará al niño al hospital. Ya eran casi las 4 a.m. Me lo llevé y le hicieron exámenes pero cuando el doctor llegó con los resultados me dijo que tenían que llevarlo a otro hospital a hacerle un cirugía en la panza. Y que si hubiera esperado más tiempo él hubiera muerto. No sé qué estaba pasando en mi casa pero mi mamá dice que era un ángel avisándome…”

– Vanessa “Chiquita” Gutiérrez.

FUENTE: https://www.buzzfeed.com

Historias reales de terror 1

'Cuando tenía 4 ó 5 años en un baño de mi casa veía a una señora, 'la señora de los besitos', y le platicaba a mis papás de ella. Mi mamá pensaba que era una historia que me contaba mi papá y viceversa, hasta que se les ocurrió preguntar uno al otro qué onda con ese cuento, sólo para orinarse de miedo al enterarse que no era invento de ninguno de ellos. Por cierto, cuando llegaron a esa casa mi mamá se sacó de onda porque atrás de TODAS las puertas de la casa había una postal católica o un crucifijo. La 'señora de los besitos' tenía el cabello largo y oscuro y usaba un vestido largo, afortunadamente no me acuerdo de ella pero ese baño siempre me dio pánico y la casa en general era rarísima, siempre pasaban cosas muy extrañas.' Otro usuario le preguntó a Sebastián '¿por qué la llamaban 'la señora de los besitos'? A lo que él contesto: 'Mi mamá dice que cuando me preguntó le dije, como si fuera obvio, 'pues porque da besitos...'- Sebastián Gaspar.

La señora de los besitos.

“Cuando tenía 4 ó 5 años en un baño de mi casa veía a una señora, “la señora de los besitos”, y le platicaba a mis papás de ella. Mi mamá pensaba que era una historia que me contaba mi papá y viceversa, hasta que se les ocurrió preguntar uno al otro qué onda con ese cuento, sólo para orinarse de miedo al enterarse que no era invento de ninguno de ellos. Por cierto, cuando llegaron a esa casa mi mamá se sacó de onda porque atrás de TODAS las puertas de la casa había una postal católica o un crucifijo. La “señora de los besitos” tenía el cabello largo y oscuro y usaba un vestido largo, afortunadamente no me acuerdo de ella pero ese baño siempre me dio pánico y la casa en general era rarísima, siempre pasaban cosas muy extrañas.”

Otro usuario le preguntó a Sebastián “¿por qué la llamaban “la señora de los besitos”? A lo que él contesto: “Mi mamá dice que cuando me preguntó le dije, como si fuera obvio, “pues porque da besitos…”

– Sebastián Gaspar.

'Cuando tenía unos 8 años, me gustaba mucho jugar con Mega Bloks; armaba grandes torres, para luego derrumbarlas. Una de esas veces, ya habiendo tirado otra de mis torres, me aburrí de estar en mi cuarto y fui a pedirle permiso a mi mamá para salir a jugar. Ella me dijo que me dejaría una vez que recogiera los bloques que había dejado en el piso, entonces yo me giré para regresar a mi cuarto, pero me detuve porque mi hermano, de 5 años estaba en mi cuarto, recogiendo los juguetes por mí. Había encendido la luz, estaba callado y se veía muy concentrado en lo que hacía. Volteé con mi mamá otra vez, y le dije, 'Ah, mi hermano ya lo esta haciendo por mí,' a lo que ella se asomó, observó mi puerta muy desconcertada por un par de segundos, y dijo: 'Ahí no hay nadie. Tu hermano está afuera, jugando.' Volví a mi cuarto y vi que, en efecto, no había nadie; ahora la luz estaba apagada, y los juguetes seguían en el suelo. Sí se me hizo extraño, pero decidí ignorarlo, recoger y simplemente salir...'- Brenda Alejandra Dueñas.

Mi hermano quiere jugar.

“Cuando tenía unos 8 años, me gustaba mucho jugar con Mega Bloks; armaba grandes torres, para luego derrumbarlas. Una de esas veces, ya habiendo tirado otra de mis torres, me aburrí de estar en mi cuarto y fui a pedirle permiso a mi mamá para salir a jugar. Ella me dijo que me dejaría una vez que recogiera los bloques que había dejado en el piso, entonces yo me giré para regresar a mi cuarto, pero me detuve porque mi hermano, de 5 años estaba en mi cuarto, recogiendo los juguetes por mí. Había encendido la luz, estaba callado y se veía muy concentrado en lo que hacía. Volteé con mi mamá otra vez, y le dije, “Ah, mi hermano ya lo esta haciendo por mí,” a lo que ella se asomó, observó mi puerta muy desconcertada por un par de segundos, y dijo: “Ahí no hay nadie. Tu hermano está afuera, jugando.” Volví a mi cuarto y vi que, en efecto, no había nadie; ahora la luz estaba apagada, y los juguetes seguían en el suelo. Sí se me hizo extraño, pero decidí ignorarlo, recoger y simplemente salir…”

– Brenda Alejandra Dueñas.

'La parálisis del sueño es algo que me sucede desde los 14,por lo general solo era la sensación de no poderme mover y estar consciente al respecto. Una de tantas veces pude escuchar como alguien entró a mi cuarto y comenzó a abrazarme hasta lastimarme la espalda. Me asusté mucho porque eso no era 'normal' dentro de lo que ya me había pasado antes. Empecé a tratar de soltarme pero mientras lo intentaba sentía como, lo que sea que estaba ahí, se enojaba y me gruñía. Cuando al fin pude moverme, sentí un escalofrío en todo mi cuerpo y me dolía muchísimo la espalda. Aún tengo parálisis del sueño y no he tenido una experiencia igual a esa, sigo tratando de entender qué sucedió esa ocasión...'- Jesús Francisco León.

El muerto vino de visita.

“La parálisis del sueño es algo que me sucede desde los 14,por lo general solo era la sensación de no poderme mover y estar consciente al respecto.

Una de tantas veces pude escuchar como alguien entró a mi cuarto y comenzó a abrazarme hasta lastimarme la espalda. Me asusté mucho porque eso no era “normal” dentro de lo que ya me había pasado antes. Empecé a tratar de soltarme pero mientras lo intentaba sentía como, lo que sea que estaba ahí, se enojaba y me gruñía. Cuando al fin pude moverme, sentí un escalofrío en todo mi cuerpo y me dolía muchísimo la espalda. Aún tengo parálisis del sueño y no he tenido una experiencia igual a esa, sigo tratando de entender qué sucedió esa ocasión…”

– Jesús Francisco León.

FUENTE: https://www.buzzfeed.com

El Foco Rojo

Resultado de imagen para El Foco Rojo

Estaba estudiando la carrera de médico forense y me tocaba hacer mis prácticas en el turno nocturno en una morgue, cuando me recibió el director del hospital me dijo que siempre cargara una cruz que me iría mejor si era creyente, a mí me cayó de extraño pues soy escéptico obvio,así que no le hice caso, en la primera semana que estuve ahí me dijo mi compañero

“Arriba de la puerta hay un foco de color rojo cuando lo veas prendido es porque un cuerpo se movió o se levantó,tienes que revisar”.

 

A mí no se me hizo extraño está comprobado que después de la muerte un cuerpo puede moverse son reflejos involuntarios, incluso sueltan gases es algo normal, a lo que mi compañero dijo pero aguas no te vaya tocar ver algo de más, todo estaba normal estaba a punto de guardar un cuerpo pero veo que se prende el foco rojo y a un costado estaba un cuerpo me acerque para moverlo de lugar cuando se sienta de un solo movimiento estaba cubierto con la sabana pero notaba como movía su quijada bruscamente, me alejé me espantó ya estaba tardando demasiado ese impulso, así que lo quería acostar de nuevo pero hablo, él dijo:

-.¡Martha! ¡Martha! Mi compañero entró en ese justo momento y me dijo hay que rezarle, y comenzó a rezar un padre nuestro. No sabía que pensar en ese momento.

Yo no lo podía creer le dije: ¡está vivo! ¡está vivo, no!

Una historia de terror en la morgue

Mi compañero me miro y dijo: -no hermano a este yo le hice la autopsia en la tarde, ¡no está vivo!

Ahí sentí como se me heló la sangre, ¿cómo es posible? ¡No lo podía creer! El noto mi expresión de terror y me dijo cálmate te voy a explicar, hace ya varios años que en esta morgue en específico hay casos de apariciones, algunos cuerpos hablan, lloran, gritan. Incluso a mí me tocó ver como uno se levantó de la plancha y dio dos pasos para después caer al suelo, ya lo viste tu.

Yo seguía sorprendido pero ¿por qué? Le pregunté El me contesto hay una teoría no se si creas pero dicen que acá alado del hospital vivía una bruja o curandera se sospecha que ella salaba a los enfermos pues siempre se metía al hospital y se paraba frente a la cama de un paciente y le decía tú vas a morir

Acto seguido el paciente no pasaba de esa noche en el hospital, unos familiares de un enfermo se quejaron pues después de que ella le dijo eso a su paciente este tuvo un ataque al corazón y murió.

El hospital tomo cartas en el asunto y la mando a una casa para ancianos, pero ella maldijo este hospital dijo que todos los que murieran aquí aún muertos no descansarían y esta morgue es muy conocida por eso.

Yo me fui a mi casa acabando mi servicio no sabía que pensar, deje las cosas pasar, días después me toco hacer un servicio esta ocasión trabajaría con una niña que desgraciadamente falleció la noche anterior y tenía aproximadamente siete años de edad. Cuando comencé con la incisión en el tórax sentí como me agarraron la mano que tenía recargada en la plancha, me sujetó con fuerza…

La mano de la niña estaba fría y dura, me dijo: -¿mi mama? ¿Dónde está mi mamá? Yo pegue un grito y me caí al suelo, entre arrastrándome pude ponerme de pie y salir de ese lugar, eso me convenció de lo que pasaba en esa morgue no era normal,nunca más quise volver a ese lugar.

FUENTE: http://www.taringa.net

La morgue (RELATO)

En mi trabajo como electricista era la primera vez que me tocaba ir a un lugar como la morgue. Quise hacer mi trabajo con mucha madurez sin que se me notara el miedo que tenía por tener que estar dentro de un lugar como este en donde solo se puede respirar olor a muerte.

El momento de entrar había llegado y para mi desgracia las horas de la noche ya casi llegaban, yo tenía que solucionar el problema de electricidad antes de que la noche cayera porque de lo contrario el temor de estar allí podría aumentar y las cosas no me podrían salir tan bien como lo esperaba.

Al llegar al lugar dos médicos forenses me recibieron indicándome el daño que había en este lugar, de inmediato empecé mi trabajo pero yo no podía evitar ver todos esos cadáveres que lucían de diferentes maneras debido a las formas de muerte o a los procesos que les estaban dando.

El lugar era realmente terrorífico y el miedo no dejaba de cobijarme, yo quise terminar pronto mi trabajo pero el daño era en verdad muy grande. Caía la noche y en el lugar todo se tornaba muy intranquilo, los médicos ya parecían estar acostumbrados pero igual temían por la oscuridad del lugar.

Quise dejar el trabajo para día siguiente pero un fuerte aguacero nos atrapó en el lugar y era casi imposible salir de allí; mientras llovía seguí trabajando mientras los médicos hablaban y se contaban historias sobre las personas que recibían a diario.

La luz de una vieja vela me ayudó a terminar mi trabajo, el lugar quedó iluminado de nuevo y la escena de terror era visible una vez más. La morgue no era un lugar para trabajar tranquilo, en el sitio se sentían cosas extrañas y movimientos que no eran normales.

Los médicos aseguran que en el lugar hay muchos fantasmas, aunque yo no logré ver nada, puedo asegurar que sus historias son ciertas; basta con solo pisar el lugar para sentir más de cerca la muerte y el miedo a ella misma.

FUENTE: http://www.cuentoscortos.net

El Monumento de la llorona.

Por la carretera que conecta a Dolores Hidalgo con San Luis de la Paz, ambas ciudades en Guanajuato, se ubica la ex-hacienda 7 Reales, hoy en día un caserío que aún conserva parte de la casa grande y la iglesia. Dentro de los predios de la ex-hacienda, entre las tierras de cultivo, hay un monumento singular que se puede ver desde el camino en épocas de siembra. Dicho monumento, hecho de cantera, es el dedicado a la Llorona.

Según se puede leer en una inscripción labrada en la cantera, este monumento se levantó un día de septiembre de 1913. De acuerdo con una leyenda, debido a que la Llorona había estado rondando esos parajes y la gente andaba muy asustada, el dueño de la hacienda mandó traer a un sacerdote, quien hizo un exorcismo y sugirió levantar el monumento, y desde entonces la ánima chocarrera dejó de merodear los alrededores. Texto de Homero Adame.

En la misma inscripción también se lee que aquella persona que rece un Ave María frente al monumento tendrá 300 días de indulgencia.

Los lugareños explican que la capilla de la hacienda está dedicada a San Miguel Arcángel y su fiesta se realiza el 29 de septiembre de cada año. Sin embargo, en décadas pasadas la conmemoración, las danzas y la misa se celebraban en el citado monumento, pero desde que una tarde de tormenta un rayo tumbó la cruz que antes existía, se decidió que a partir de entonces las festividades se llevasen a cabo en la capilla.

FUENTE: http://archivo.unionguanajuato.mx

La Momia Viviente de Guanajuato

Cuenta la historia que un hombre arribó a la ciudad por cuestiones de trabajo, el sujeto sentía una gran emoción por recorrer los rincones de la ciudad y conocer las leyendas de esta bella población con aires coloniales.

El visitante decidió ingresar al museo de la momias y mientras recorría el lugar se percató que una de los ejemplares que acababan de regresar de Estados Unidos no se encontraba en su sitio, no le otorgó mayor importancia debido a que pensó que aún se encontraba en trabajo de restauración.

Tras concluir su recorrido, el visitante se dirigió a su hotel y en el camino vio como un auto estaba a punto de atropellar a una mujer, por lo que decidió ayudarla empujándola para librarla de la embestida del vehículo.

La dama rápidamente se levantó y agradeció al visitante, sin embargo al darle la mano al hombre se le desprendió uno de los dedos, el cual se convirtió en hueso de manera inmediata.

El sujeto había ayudado a una de las momias, la cual ronda por las noches las calles de la ciudad.

FUENTE: http://archivo.unionguanajuato.mx

El día de la Madre.

Hace  ya tiempo que en nuestro país se celebra el Día de las Madres el 10 de mayo. Esta fiesta nos llegó vía los Estados Unidos como un préstamo cultural que tuvo como inicio la buena intención de una amorosa hija para con su madre, pero que en la actualidad se ha convertido en una fecha beneficiosa para las utilidades de los comerciantes. El 10 de mayo se quedó con nosotros y adquirió cartas de naturalización en este país tan proclive a adorar a las madres, aunque sólo sea por un día. Pero sí bien es cierto que la costumbre nos llegó del país vecino, el concepto de venerar la maternidad, la fertilidad, y la creación de formas de vida humana o agrícola, ha acompañado al hombre desde las primeras civilizaciones de Europa, Asia, África, y América. Así pues, podemos afirmar que los egipcios adoraban a Isis, esposa y hermana de Osiris, diosa Madre de la Fertilidad y de la producción de cereales. La diosa Deméter, conocida y reverenciada por los romanos como Ceres, fue la Madre Tierra, deidad de la agricultura a quien los hombres deben el cultivo de los cereales. Entre los romanos fue sobresaliente Tellus, Terra, la diosa que encarnaba la fertilidad. Se la representaba en forma de mujer con múltiples senos llenos de leche.

Entre los fenicios Astarté tenía como atributos ser la diosa generadora de la vida, principio y génesis de la naturaleza; a más de exaltar los amores y los placeres carnales. En el hinduismo tenemos a la diosa Devi,  representante de la energía femenina del Único Creador, la amable y gentil Madre. En la antigua mitología china Nuwa es un dios dual (normalmente representado como mujer) que forma parte de los Tres Augustos y los Cinco Emperadores. Representa la Madre Creadora, la diosa esposa, hermana, líder tribal y emperador. En las tierras andinas, entre los pueblos indígenas  reinó, y aun reina, la Pacha Mama, la Madre Tierra, divinidad protectora de los humanos, diosa de la fecundidad y la fertilidad. Dentro de nuestras culturas mesoamericanas tenemos a la diosa Coatlicue, La de la Falda de Serpientes, diosa terrestre de la vida y de la muerte, la cual también recibía el nombre advocatorio de Tonatzin, Nuestra Madre, y  de Teteoinan, Madre de los Dioses.

Veamos ahora cómo surgió en los Estados Unidos de Norteamérica el tan sonado Día de las Madres. En dicho país, este día se festeja el segundo domingo de mayo. En el otoño de 1872, por iniciativa de la escritora Julia Ward Howe, se realizó la primera celebración pública del Día de las Madres, con una manifestación pacífica en la que participaron todas las madres de las familias que habían perdido un hijo en la guerra. Sin embargo, las manifestaciones no fueron muchas y la costumbre se perdió.

Poco después, en 1890, una mujer llamada Mary T. Saeen, nacida y radicada en Kentucky, pensó que el 20 de abril, día del cumpleaños de su madre, a la que quería mucho, debía ser instaurado como una festividad anual dedicada a todas las madres. Hizo su propuesta ante un grupo de amigas maestras que no la tomaron en cuenta, el proyecto fracasó. Dos años más tarde, el pastor Robert K, Cummings de la Iglesia Universalista de Nuestro Padre, en Baltimore, quiso que todos los 22 de abril se realizara un servicio religioso en honor a todas las madres del mundo. La fecha estaba relacionada con el día en que su madre había muerto. Todo volvió a fracasar. Y lo mismo sucedió con los intentos de Fred Hering en 1902.

En 1907 (o 1905), Ana Jarvis, una sufrida hija soltera dedicada exclusivamente a su madre,  que no tenía hijos y  vivía en Grafton, Virginia, a raíz de la muerte de su madre inicio una campaña nacional para  instaurar un día dedicado a las madres norteamericanas,. Envió cartas a maestros, abogados, políticos, religiosos, y a todas las personalidades que se le ocurrieron, plateándoles su deseo; todos estuvieron de acuerdo. Así, ya en 1910 la fiesta se celebraba  en casi toda la Unión Americana. Pero no fue sino hasta 1914 cuando el presidente Woodrow Wilson firmó la declaración oficial del Día de la Madres para ser celebrada el segundo domingo de mayo.

Como la fiesta empezó a tener un carácter más comercial que venerable, en el año de 1923, Ana Jarvis, pidió a las autoridades que se quitase la fiesta del calendario de fiestas oficiales. Su reclamo ocasionó varios disgustos y el rechazo de su petición. Poco antes de morir, Ana hizo público su arrepentimiento por haber iniciado una celebración que sólo beneficiaba a los comerciantes.

Cabe mencionar que anteriormente a estos acontecimientos, en la Inglaterra medieval se conmemoraba el cuarto domingo de cuaresma como el Domingo de la Madre. En este día, los niños trabajadores que habían estado fuera de sus casas como aprendices en los talleres, retornaban para visitar a sus mamás y les llevaban un regalito o una torta de frutas con pasta de almendras, hecha específicamente para la fecha.

En México, la fiesta cuenta con casi un siglo de existencia, cuando el periodista Rafael Alducín, del periódico Excelsior, el 13 de abril de 1922 realizó una invitación para que se fijara una fecha para conmemorar este día, imitando la fiesta norteamericana. Le tocó al 10 de mayo y así se mantuvo hasta nuestros días. No todos los países festejan el mismo día, por ejemplo: el segundo domingo de mayo: Alemania, Australia, Bélgica, Brasil, Chile, China, Canadá, Colombia, Perú, Venezuela. El 14 de mayo: Samoa. El 15 de mayo: Paraguay. El 26 de mayo: Polonia. El 27 de mayo: Bolivia. El 30 de mayo: Nicaragua. El último domingo de mayo: Francia. Y aun se extiende la fecha hasta agosto como en Tailandia y Amberes,  Bélgica.

Sonia Iglesias y Cabrera

FUENTE: http://www.mitos-mexicanos.com