EL MITICO CH´I-LIN

El unicornio se encuentra entre los seres mitológicos con mayor presencia en las diversas culturas del mundo. Tanto en Occidente como en Oriente, ha sido presentado como un animal de carácter noble, dotado de poderes mágicos, inmaculado y fuerte. Se le ha identificado con la pureza, la virginidad y lo espiritual.

En Occidente, el unicornio aparece representado bajo el aspecto de un caballo joven, generalmente blanco, con un cuerno en espiral en su frente, patas de antílope, barba de chivo, y una cola semejante a la del león. Sus ojos son de un azul intenso y se ha descrito que tiene una inteligencia comparable a la de un ser humano.

Fresco de un templo en el distrito de Taipei con detalles del chilin, mitológico animal que augura buena fortuna según las creencias de la tradición china.

Por su naturaleza apacible, ha sido adaptado en muchas obras creativas, especialmente aquéllas de la literatura infantil. En muchos cuentos de hadas, aparece nuestro mitólogico ser en medio del bosque, rodeado de flores y seres amorosos, generando un ambiente de ternura y armonía.

Actualmente se cree que el animal o criatura descrita como unicornio en Occidente era una especie de rinoceronte indio, que precisamente posee un solo cuerno. Se tienen registros que durante la Edad Media se importaban sus cuernos a Europa y eran vendidos como cuernos de unicornio.

En la literatura occidental, el unicornio se menciona en el Libro de Job, pero sus orígenes no son claros. Existen varias explicaciones, una de ellas remontando su origen en India, en la forma de una especie de asno silvestre; otra fuente considera que podría ser originario de Africa, tal vez alguna mutación de un antílope con un sólo cuerno. Otra teoría indica que es una descripción algo exagerada de un animal real del Tibet, que posiblemente se extinguió.

En China, el unicornio tiene una apariencia totalmente diferente. Se le conoce como chilin o kilin, y si bien posee los dones anteriormente descritos para la versión occidental, no luce como un brioso corcel, ni suele estar incluido en obras de la literatura infantil. Al contrario, es un ser mitológico de porte majestuoso en la forma de un ungulado híbrido con cuerpo de león cubierto de escamas, un cuerno de ciervo y rodeado de llamaradas de fuego. En muchas alegorías, suele aparecer un niño sosteniendo una flor de loto montado en el chilin, que denota el deseo de que nazca un niño dotado de gran sabiduría.

Según la tradición china, el chilin o unicornio chino aparece en conjunción con la llegada de un sabio. Siendo un ser revestido de gran sabiduría y gentileza, su presencia es un buen presagio, señal de prosperidad y serenidad.

El chilin, junto con el dragón, el fénix y la tortuga, eran conocidos en China como los “cuatro espíritus sobrenaturales” o “cuatro bestias sagradas”. Después del dragón y el fénix, el chilin o unicornio chino es el tercer animal más poderoso dentro de la jerarquía china de seres mitólogicos. Sin embargo, en Japón, se le considera como el ser más poderoso, inclusive por encima del dragón.

En China, los orígenes del unicornio se pierden en los albores de la historia. Chin Shih-huang, el primer emperador que unificó a China, ordenó en el año 213 a. C. la quema de todos los libros, con excepción de los puramente técnicos, intentando así romper con las tradiciones del pasado. Hemos de suponer que entre los textos antiguos que fueron arrojados a la hoguera se encontraban algunos escritos que tal vez podrían habernos dado mejor luz acerca del origen de la leyenda, o quizás realidad, del unicornio. Lo poco que se sabe acerca del origen de esta criatura, se debe a unos fragmentos de texto salvados por monjes taoístas, bajo riesgo de perder sus vidas.

A través de los siglos, el unicornio o chilin pasó por una rica secuencia de leyendas y metamorfosis, donde monarcas, literatos y sabios, al por igual, trataron de explicar de una manera u otra cómo tuvieron sus aparentes encuentros con el legendario ser que imparte todo género de dichas.

Una de las leyendas chinas más interesantes sobre el unicornio fue la supuesta aparición de la criatura al legendario soberano Fu Hsi (~2900 a. C.). Según la creencia, Fu Hsi estaba un día sentado a orillas del Rio Amarillo, cuando de pronto de las aguas emergió un chilin, que llevaba en su lomo ciertos símbolos mágicos que ayudaron al soberano a crear las primeras escrituras chinas.

Supuestamente, Fu Hsi recibió del chilin los símbolos que le posibilitaron crear el Pakua o los Ocho Trigramas, que son una combinación de líneas continuas y quebradas que ha sido usado como sistema para predecir el futuro por muchas generaciones en China. Estas combinaciones se han inmortalizado en el I Ching o Libro de los Cambios, que actualmente es muy consultado para cuestiones de adivinación tanto en Oriente como en Occidente.

Las primeras referencias concretas que se tienen acerca del unicornio en China las encontramos en la obra del siglo V a. C., Tsuo Chuan o Crónicas de Tsuo, que narra acerca de los hechos que transcurren desde 389 a 468 a. C., siendo considerada como el primer trabajo de historia narrativa en chino. El chilin siguió apareciendo en subsecuentes obras chinas de historia y ficción, llegando incluso a ser identificado como una descripción pictórica algo distorsionada de la jirafa.

Esta descripción muy estilizada de la jirafa surge posterior a los viajes que hizo el eunuco Cheng Ho (1371 – 1433), por el Medio Oriente y Africa, de donde trajo de vuelta dos ejemplares vivos del enorme mamífero africano y los presentó ante la corte imperial.

El emperador Yung Lo (que reinó de 1403 a 1424) de la dinastía Ming, al ver esos animales de semejante porte los declaró como criaturas mágicas, significando con ello que su captura era símbolo de la grandeza de su reinado. Se cree que en esos momentos, la jirafa fue descrita como chilin o unicornio por algunos funcionarios de la corte, más que interesados en granjearse los favores del Emperador al aludir que era “privilegiado” de poseer tan magníficos ejemplares vivos de la mitológica criatura.

Una frase de buen augurio en China, Chilin hsiang-jui(麒麟祥瑞), que traducido al español sería equivalente a “suerte y prosperidad con el unicornio”, nos explica el afán de muchos chinos en antaño por señalar que habían visto o estado con el animal. Esta frase refleja la alta estima que goza el mitológico animal entre los chinos. Hasta muy recientemente, el mejor cumplido que se le podía decir a una persona en China, era que un chilin había aparecido en el momento de su nacimiento.

Durante la dinastía Ching (1644—1911), la influencia de los gobernantes manchúes finalmente trajo como resultado el semblante moderno con que se suele presentar al ser mítico. A partir de ese entonces, el chilin se ha convertido en un animal con la cabeza del dragón, cuernos de venado, cuerpo cubierto con escamas de pez, pezuñas de buey y cola de león. Para un animal tan fabuloso, la combinación no pudo ser mejor.

La influencia del unicornio chino se ha extendido más allá de las fronteras de China, penetrando profundamente en la mayoría de los paises asiáticos. Esto queda comprobado en la forma como se representa en estos países, así como en el nombre. El chilin se le conoce en japonés como kirin; en vietnamita como kylan; en coreano como girin; y en tailandés como kilen.

Si bien el nombre en otros idiomas asiáticos tiene mayor diferencia, empero su semblante es muy parecido. El Chilin se conoce como sabitun sabintu en manchú; y como hariharipo hariharimo en tibetano. Su influencia llega hasta el Medio Oriente, y en la mitología persa encontramos a un ser extraordinario llamado buraq, que es presentado en un estilo que recuerda al chilin, reflejando tal vez el trasfondo chino de los pintores que introdujeron las técnicas de la acuarela a Irán e iniciaron varias escuelas persas de pintura en miniatura.

En Japón, el mítico animal posee un cuerpo más parecido al venado y ha sido un ser venerado desde la antigüedad. De hecho, el término kirin se usa en el japonés moderno para designar a la jirafa. Una de las principales marcas de cerveza japonesa lleva precisamente el nombre de Kirin; y la empresa que la fabrica, la Kirin Brewery Company, Ltd., ha adoptado como símbolo de la corporación al mitólogico animal.

Por otro lado, el kirin aparece con relativa frecuencia en muchas obras de arte en la Tierra del Sol Naciente, y al igual que en China, está revestido de una simbología auspiciosa.

La mitológica criatura ha vuelto a cobrar auge con la llegada de los juegos electrónicos. Muchos de los personajes idealizados en tales juegos son una representación virtual del legendario animal, donde su presencia le imparte una fuerza increíble a los papeles que desempeña en el mundo de la fantasía. Muchos de ellos también han sido adaptados para las series de anime o caricaturas japonesas de lucha entre héroes y villanos.

En Taiwan, es común encontrar estatuas o altorrelieves del unicornio en los templos, especialmentes aquéllos taoístas, donde su presencia es símbolo de muchas bendiciones y felicidades. Suele ser colocado en las estructuras internas del templo, con el objetivo de impartir tranquilidad y otorgar bendiciones a los fieles.

En el muro tapiado del Templo de Confucio en la ciudad de Taipei se encuentra una excelente escultura polícroma del chilin, en su versión más completa, donde aparece con sus cuatro patas pisando cuatro objetos auspiciosos. Irónicamente, la pared cierra la entrada frontal del templo, recordando a los residentes de la ciudad que en el pasado ninguno de los hijos de esta localidad logró aprobar los exámenes imperiales. Tal vez, la naturaleza bondadosa y tranquila de la criatura ha ayudado a aplacar un poco la vergüenza de no haber contado con un notable letrado entre sus ciudadados.

FUENTE: http://noticias.nat.gov.tw

Sleipnir – El caballo de Odín

La Mitología Nórdica o escandinava, ha dado lugar a grandes personajes, historias y criaturas mitológicas. En este caso en concreto veremos el nacimiento del caballo Sleipnir, famoso por ser el caballo de Odín, el dios supremo de la mitología. Pero su nacimiento es digno de mención, pues la historia es cuanto menos, sorprendente

Tras la guerra entre los Æsir y los Vanir, dos grupos de dioses, que termino con la unificación de ambos grupos en un único grupo con Odín a la cabeza, la ciudad de Asgard quedo desprotegida ante futuros ataques de los enemigos de los dioses, entre los que se encontraba la tribu de los gigantes de hielo (Jotun).

Un día un hombre llego al palacio de Asgard y vaticino que si no arreglaban las murallas y las hacían de piedra, la ciudad quedaría destruida ante los ataques enemigos. Este se ofreció a construirla pero con tres condiciones: Freyja (la diosa del amor, la fertilidad, y la belleza), el sol y la luna.

La necesidad de la muralla era evidente, pero las condiciones del hombre eran totalmente innegociables para los dioses.

En ese momento Loki, más conocido como “El Dios del caos o Dios de las travesuras”, propuso un plan para que se construyera la muralla y además no tuvieran que pagarle nada al hombre y es poner unas condiciones donde la muralla debía estar acabada en 6 meses (incluyendo los de invierno), y ni un solo día más. Ante la sorpresa general y estupor de Freyja, el hombre acepto la propuesta y se puso manos a la obra, contando con la ayuda solo de su caballo Svaðilfari, está fue toda la ayuda que Loki le permitió tener en su trato.

Resultado de imagen para Sleipnir – El caballo de Odín

Pasaron los meses y las obras avanzaban a un nivel muy superior al esperado por los dioses, en gran parte gracias al caballo, y para preocupación de Loki, pues sabía que no saldría bien parado si las obras se completaban, así que ideo un plan para salirse con la suya. La mañana anterior al plazo del final de las obras y cuando ya solamente quedaba la puerta de la muralla por ser terminada, Loki planeo que sin su inseparable caballo, el hombre no podría terminar la obra, así que usando una de sus habilidades que le permitía cambiar de forma en la que quisiera, se convirtió en una hermosa yegua y se llevó al caballo Svaðilfari. Ante este hecho, el constructor, estuvo intentando buscar a su caballo sin éxito y no fue capaz de terminar la obra sin su ayuda.

Al entender que todo era un truco de los dioses de Asgard montó en cólera y fue directamente a enfrentarse a Odín, este hecho revelo que no era un simple hombre normal con una fuerza sobrehumana, sino que se trataba de un gigante de hielo. Ante ello, Thor, uno de los hijos de Odín y dios del trueno, descargo su martillo Mjolnir sobre el gigante terminando con su vida de un golpe.

Pasado un tiempo y cuando la calma volvió a la ciudad, y su nueva muralla de piedra, Loki decidió regresar, pero no lo hizo solo. Debido al engaño que tuvo que hacer con el caballo del gigante, Loki en su forma de yegua dio a luz a un caballo de ocho patas al que llamo Sleipnir, y que regalo a Odín diciéndole:

Ningún caballo igualará la velocidad de éste. Él te llevará por mar, tierra y aire, también a la Tierra de los Muertos y de vuelta aquí.

Y así fue, por mucho que Loki también pudiera ser llamado “El dios de las mentiras” en la mitología nordica que Sleipnir fue por siempre, el fiel caballo de Odín hasta el final de sus días. Así es la historia que dio origen a una de las criaturas de esta mitología escandinava, pero no la única pues como veremos más adelante, otras muchas aparecen en la misma. En las sendas del viento, llegaremos a ellas, y a las de otras mitologías y culturas.

FUENTE: http://sendasdelviento.es

Los hombres pez, El Monje y el Obispo del mar

Los mares del Japón son considerados un lugar peligroso, habitado por una galería de itinerantes monstruos y fantasmas vengativos. Ya sean serpientes de mar o entidades sobrenaturales, los marineros japoneses estaban constantemente conscientes de los peligros que el mar podría lanzar contra ellos. Algunas de las apariciones más temidas eran conocidas como “Umibozu“, unas terroríficas criaturas dicen eran los espíritus de los sacerdotes ahogados.

Los Umibozu eran criaturas que sacudían el miedo en los corazones de los marineros. Estas monstruosidades se describe generalmente como negras o grises, con la piel resbaladiza y los ojos enormes, que se dice a veces a brillaban. Los brazos de las bestias fueron representadas indistintamente como pequeñas aletas, y, a veces descritos como serpientes, o similares a tentáculos.

El nombre de estas criaturas humanoides, similares a cabeza rapada de un sacerdote, deriva de ahí: Umibozu, «umi» que significa mar y «bo-zu» el estilo de cabeza rapada que se encuentran típicamente en los sacerdotes japoneses. Estas enormes criaturas se dice que persiguen y aterrorizan a los marineros y pescadores, rompiendo barcos o arrastrando a la gente a su perdición.

El Umibozu se teme tanto que muchos pescadores se niegan a salir al agua si se informa que hay uno en las cercanías, y las armas eran llevadas generalmente a cubierta, en caso de que uno de los monstruos fuera encontrado.

Era muy típico de los barcos regresar a toda velocidad hacia la costa a la primera señal de cualquier actividad de percibir un Umibozu, a menudo indicadas por las formas grandes y negras bajo el agua o formas inexplicables en la superficie.

La versión china de esta bestia era conocida como el “bonzo del mar” (bonzo = monje budista), y al igual que su homólogo japonés, era conocido como una entidad viciosa y vengativa que atacaba a los marineros. En China, el bonzo marino era considerado tan peligroso y abundante, que era una práctica común en algunas zonas que en los buques se asignara un marinero la tarea de bailar en la cubierta agitando una cinta roja, que se decía mantenía a las criaturas fuera.

Cuentos de monstruos marinos con la apariencia a algún tipo de clero religioso, como los monjes, no están confinados a Asia. Europa también tiene sus historias de criaturas similares, con tal vez el más famoso es lo que era conocido como el “monje del mar“.

El “monje del mar” es nombrado por primera vez cuando un animal extraño mar se encontró frente a las costas de Dinamarca en 1546 y que parecía exteriormente a un monje. La criatura fue descrita como de 2,5 metros de largo, con una cabeza afeitada como la de un monje, y ropa al estilo de una capa de monje. La criatura tenía dos grandes aletas en lugar de brazos y su torso inferior terminaba en una cola ancha.

En ese momento, era bastante desconcertante para los que lo habían encontrado, y no se parecía a otras criaturas marinas que habitaban esas aguas. El naturalista suizo Conrad Gessner y bibliógrafo también hizo referencia a un monstruo similar encontrado en el 1450 en Escocia, y un avistamiento de Polonia en 1531.

Gessner menciona a la criatura en el volumen cuarto de sus cinco volumen de zoología en su obra “Historia Animalum“, libros que estaban destinados a ser un inventario de todo lo conocido por un zoologo y un intento de describir todos animales conocidos. Los volúmenes de esta obra también se dirigieron a salvar relatos el mundo antiguo y el mundo moderno. Uno puede encontrar en estas páginas descripciones detalladas e ilustraciones de toda clase de animales, incluyendo a muchos que fueron recientemente descubiertos en ese momento, e incluso algunas que son actualmente desconocidos para la ciencia, como el “monje del mar“. Claro que el trabajo no es científicamente confiable, ya que hay muchos animales aparentemente míticos encontrados aquí, como los unicornios que recibían el mismo trato al lado de rinoceronte.

Al igual que el “monje del mar“, había otros clérigos marinos, uno conocido como el “obispo del mar“, también se describe en la “Historiae Animalum” de Gessner. En este caso, la criatura en cuestión se parecía a un obispo en apariencia, con una cabeza humanoide y un cuerpo cubierto de escamas similares a la vestimenta de un obispo y aletas por brazos. El obispo del mar es generalmente presentado como si tuviera dos piernas.

Hay una leyenda polaca del siglo XIII de un obispo del mar que fue capturado y que fue llevado ante el rey de Polonia, este ser hizo un llamamiento a ser puesto en libertad. Cuando el rey concedió su petición, la criatura se dice que hizo la señal de la cruz y desapareció en las profundidades al ser librado cerca del mar.

Otro obispo del mar fue avistado y capturado supuestamente en Alemania en 1531. Tras su captura, se dice que finalmente murió después de pasar tres días en cautiverio. Una data anterior a 1187 cuenta de un obispo del mar fue capturado, como describen en los anuales de Stow, citado aquí:

En Neere á Orforde en Suffolke, algunos de los pescadores mientras pescaban con redes en el mar atraparon un pez que tenía la forma de un hombre en todos los aspectos, Barlemew de Glanville mantuvo el pescado, que fue llevado al castillo de Orforde, y permaneció en el castillo por el espacio de seis meses, y por más maravilloso, no habló una palabra. Comía con gusto toda clase de alimentos, pero los peces eran lo más codiciado, incluso después de haberlos secado. Muchas veces fue llevado a la Iglesia donde no mostró señales de adoración. Por fin, cuando él no estuvo bien cuidado, escapó hacia el mar y nunca más apareció.

A pesar de la improbabilidad de peces parecidos a los humanos o de los cuentos de ellos hablando, apelando a ser liberados, y hacer la señal de la cruz, es curioso que nos encontramos ante casos de misteriosas criaturas de diferentes partes del mundo rodeado por las imágenes de monjes, sacerdotes u obispos.

La descripciones por los marinos del monje marino europeo y del bonzo marino de los chinos parecen compartir similares características físicas con los Umibozu japoneses.

En la década de 1850, el zoólogo danés Japetus Steenstrup sugirió que el monje marino fuera probablemente un calamar gigante, un animal que él mismo se describe y señalados con el nombre de Architeuthis. Las razones de Steenstrup son: el manto del calamar gigante podría confundirse con la “cabeza” de la criatura y sus tentáculos como brazos y la cola. Esta es tal vez una explicación para el Umibozu así por varias razones. El calamar gigante en efecto se encuentran en aguas japonesas, y su aparición en algunos aspectos coincide con las descripciones de los Umibozu, como los brazos serpentinos y el gran tamaño del monstruo. El manto redondeados también puede ser visto como algo que recuerda de una cabeza de monje, sobre todo si esa fue la percepción cultural al ver a la criatura. Ya sea sobre la base de la realidad o cuentos chinos, los informes de atacar barcos gigantes del calamar son también frecuentes de muchas partes del mundo, lo que sería bien dentro de las descripciones de los presentes aterradora, causando estragos en buque en la tradición del comportamiento del Umibozu. Los calamares gigantes son raramente vistos cerca de la superficie, por lo que esta rareza podría ayudar a explicar el miedo que invoca, y tal vez la adición posterior de elementos folklóricos.

Muchos animales posibles se han propuesto en otras épocas, tanto para las versiones europeas y las versiones asiáticas de estas criaturas del mar. Algunos de los animales han incluido propuestas de focas, tiburones, manta rayas y los calamares gigantes. Bernard Heuvelmans expresó su opinión de que el monje marino europeo se basó en la identificación incorrecta de las morsas.

Algunos de estos ejemplos pueden tener mérito como una explicación para el Umibozu, sin embargo no está claro cuán probable es que los pescadores experimentados identifiquen erróneamente la vida marina con la que estaban familiarizados. Parece que los tiburones, manta rayas, focas, e incluso calamares serían conocidos hasta cierto punto u otro por marinos experimentados.

Parece más probable que haya ocurrido con algún animal que estaba lejos de su rango habitual, se aventuran en aguas donde no se encontró normalmente. Otra posible explicación es que los avistamientos de los testigos fueron influenciados por Jenny Hannivers. Un Jenny Hanniver es básicamente una manta raya o calamar que se seca y se conserva, a veces con una capa de barniz, y arregló  de alguna manera que se le hace hasta parece ser un misterioso y grotesco monstruo.

Estas creaciones se han realizado y vendido por pescadores, marineros y artesanos durante siglos en Europa y Japón. Muchas gente común que vio Jenny Hannivers creía que eran criaturas reales, y no hubo malentendidos ya que se trataba de ejemplares reales de monstruos marinos en miniatura o dragones. Incluso cuando los objetos fueron etiquetados como falsos, o cuando se conoció que Jenny Hannivers eran construcciones artificiales, prevaleció la idea errónea, muy probablemente porque, simplemente, la gente cree firmemente que tales criaturas han existido.

Parece posible que algunos haya utilizado la existencia de los Jenny Hannivers para afirmar su firme creencia en monstruos marinos y por lo tanto podría haber sido inclinados para describir a un animal identificado erróneamente conocido como tal.

No hay duda de que los océanos del mundo son el hogar de muchos misterios. Este es un lugar que sólo estamos empezando a arañar la superficie en términos de exploración, y es la fuente de un gran número de descubrimientos de nuevas especies, y muchos más a seguir siempre. No debería ser ninguna sorpresa en absoluto que una especie indocumentados podría estar por ahí, y puede estar detrás de algunos de estas cuentos.

Independientemente de la causa exacta detrás de estas cuentos y los mitos, una cosa está clara. El encanto del mar es poderoso, y esta vasta extensión ha mantenido una fascinación poderosa para la humanidad durante milenios. Los marineros y pescadores han intentado durante mucho tiempo para dar sentido a este lugar, y los diversos fenómenos asociados a ella. El mar sigue siendo, aun en los tiempos modernos, un lugar donde abundan los misterios y tal vez seguirá siendo siempre.

FUENTE: https://arescronida.wordpress.com

QUIROMANCIA

Quiromancia, un término que la Real Academia Española (RAE) también acepta como quiromancía, procede de la lengua griega. En concreto, podemos establecer que se trata de una palabra fruto de la suma de dos griegas:

-“Khéir”, que es sinónimo de “mano”.

-“Mantéia”, que puede traducirse como “adivinación”.

El concepto refiere a la práctica que consiste en anticipar el futuro de un individuo a través de la interpretación de supuestas señales que aparecen en las líneas de sus manos.

De acuerdo a la quiromancia, es posible “leer” las manos de una persona para acceder a información sobre su estado de salud, sus características psicológicas y hasta su pasado y futuro. En este sentido, la quiromancia forma parte de las ciencias ocultas o pseudociencias. Es importante destacar que no existe ninguna evidencia científica que demuestre que, en los pliegues y las rayas de la mano, está escrito el “destino” de un sujeto.

Los quiromantes afirman tener la capacidad de obtener datos personales a partir de la observación de las líneas de la mano. La práctica se desarrolla de la siguiente forma: la persona debe extender la mano izquierda hacia el quiromante, con la palma hacia arriba. El quiromante analizará las tres líneas mayores y todas las líneas menores de la mano y, a partir de lo observado, comenzará a informar al individuo qué es aquello que detecta.

Básicamente, podemos establecer que la quiromancia gira en torno a varias líneas, que son las que se consideran que darán a conocer el pasado, el presente y el futuro de una persona en cuestión:

  • Línea de la cabeza, que está considerada la más importante ya que, entre otras cosas, establece cómo es la personalidad del individuo en cuestión. De la misma se puede deducir que es alguien inteligente, si esa marca es profunda, o que es especialmente imaginativo, cuando la misma es larga.
  • Línea de la vida. Esta se identifica por ser la que se usa en la quiromancia para poder determinar cómo es la vida de la persona a lo largo del tiempo. Eso supone, por ejemplo, que si la misma se encuentra rodeando lo que se conoce como Monte de Venus será alguien con mucha vitalidad y fuerza.
  • Línea del corazón, que hace referencia a lo que es la parte afectiva de quien hace la consulta. Se considera que mientras más larga, profunda y clara sea más generosa, cariñosa y amorosa será la persona. De ahí que se establezca que si es corta o que si es muy delgada, ese individuo será alguien muy frío.

De la misma manera, en la quiromancia también se procede a estudiar otras líneas tales como la del destino, la de la familia o lo que se conoce como Cinturón de Venus, que viene a establecer lo extrovertida o no que es la persona.

Dado a que no hay nada que avale los resultados de esta práctica, la quiromancia se vuelve una cuestión de fe. Las personas creen o no creen en aquello que les puede decir un quiromante, ya que éste no tiene forma de demostrar la validez de sus supuestos estudios y análisis.

Debido a pertenecer al ámbito del paganismo, en la época de la Inquisición los quiromantes eran castigados y señalados como brujos.

FUENTE: http://definicion.de

MANTRA

Lo primero que vamos a hacer es determinar el origen etimológico del término que ahora vamos a analizar. Así, podemos establecer que mantra emana del sánscrito y es fruto de la suma de dos elementos: el vocablo mans, que puede definirse como “mente”, y tra, que es sinónimo de “liberación”.

Mantra es un término que puede traducirse como “pensamiento”. En religiones como el budismo y el hinduismo, un mantra es una frase, palabra o sílaba sagrada que se recita como apoyo de la meditación o para invocar a la divinidad.

Es importante recalcar el hecho de que, por regla general, los mantra suelen estar formados por frases largas. No obstante, esta circunstancia es una excepción en el hinduismo, ya que en dicha religión se apuesta, sin embargo, por cadenas de mantras, letanías y estrofas.

Además de todo esto, hay que determinar que los mantras se utilizan de la siguiente manera para que tengan utilidad:

• Son pronunciados por los individuos tanto en voz alta como interiormente, según las circunstancias de cada momento.

• Se repiten constantemente y de una forma rítmica.

• Al igual que sucede en la religión cristiana, se suele recurrir en algunos casos al uso de una serie de elementos que contribuyen a seguir la cadena de mantras, a no perderse y a contabilizar los mismos. En aquella se conocen estos como rosarios y en otras religiones reciben el nombre de mapalas.

• Gracias a los mantras, lo que se consigue es que la persona que los recite pueda relajarse, concentrarse en una tarea determinada y también acabar con las divagaciones que posee su mente. Todo ello sin olvidar que también ayudarán a ese individuo a eliminar de su cabeza todo tipo de pensamientos impuros y que le impidan purificar todo lo que tiene a su alrededor.

El mantra actúa como una herramienta que ayuda a liberar la mente del flujo constante de pensamientos. Gracias a la repetición del mantra, la persona ingresa en un estado de concentración profunda. La meditación, con la ayuda de la mantra, permite que el sujeto concentre su atención en su propia conciencia, en un pensamiento o un objeto externo.

Aunque los mantras no tienen un significado exacto o preciso, se dice que cada sonido corresponde a un aspecto de la iluminación y permite asociar la mente con uno de estos aspectos.

El mantra más popular del budismo es “om mani padme hum”, que corresponde a la compasión. Su traducción más frecuente es “La joya en el loto”. Los budistas sostienen que las seis sílabas de este mantra se vinculan con la dicha o la meditación (om), la paciencia (ma), la disciplina (ni), la sabiduría (pad), la generosidad (me) y la diligencia (hum).

Ciertas tradiciones budistas indican que el mantra sólo tendrá efecto si su recitación es autorizada o supervisada por un lama o gurú. Para algunos líderes como el Dalai Lama, el mantra “om mani padme hum” siempre es útil pero quien lo recita debe pensar en su significado.

Entre los hinduistas, uno de los mantras más conocidos es “om namah shivaia” que suele traducirse como “Reverencias a Shivá” (un dios).

FUENTE: http://definicion.de

EL I CHING

I Ching significa “Libro de las Mutaciones”. Es tanto un libro sapiencial como oracular. Como libro sapiencial nos guía para lograr nuestra armonía con el cambiante fluir de las corrientes universales, adaptándonos -activa o pasivamente, según lo dicte el tiempo dado- a los cambios, las mutaciones del acontecer (Tao = Sentido de la Vida = Ley Natural). “Lo inmutable es la mutación”. Como libro oracular, provee un instrumento auxiliar para hallar esta posible armonía; una brújula virtualmente infalible para la orientación correcta. Entre ambos aspectos del libro no hay escisión alguna: es como si la faz sapiencial del libro correspondiera a su energía yang, espiritual, y la oracular a su energía yin, terrenal. Ambas se complementan formando una indisoluble unidad.

En su origen, el I Ching es un libro sin palabras. Es una sucesión finita de 64 signos (en chino kua) no idiomáticos con significados infinitos, a su vez en secuencia cíclicamente infinita; un perfecto sistema algebraico. Como tal su lectura, aplicación e interpretación es igualmente ilimitada y universal. Gracias a su total abstracción, puede verse en él una síntesis enciclopédica de la realidad, desde los más diversos ángulos; puede interpretarse como una cosmogonía, como un sistema de lógica, o de matemática, en última instancia como una representación de la trama evidente del mundo, o más allá de ésta, como una representación de su trama secreta.

El texto verbal que se le adscribió y que llegó a nosotros -una de las infinitas traducciones verbales posibles de los signos- es una creación epistemológica humana inspirada en una visión metafísica de ese ciclo de cambiantes imágenes gráficas de significación omnivalente. Y como este texto verbal transmitido es una amalgama de sabiduría taoísta con los principios de la filosofía moral confuciana, se presenta virtualmente como un tratado de ética. El acatamiento de los principios éticos resulta condición sine qua non para que -en su función oracular- las predicciones puedan darse y los vaticinios puedan cumplirse.

Extractado de la Presentación de D.J. Vogelmann a su traducción al español de la versión del chino al alemán de Richard Wilhelm, Editorial Sudamericana.

En la literatura china se indican cuatro santos como autores del Libro de la Mutaciones: Fu Hi (figura mítica, 4000 a.C.), el rey Wen y el duque de Chou (padre e hijo, aprox. 1150 a.C.) y Kung Tse (Confucio, 551-479 a.C.). La hipótesis actualmente más defendida sostiene que los estratos más antiguos del texto, tal como los conocemos hoy día, tomaron su forma presente en el siglo anterior a Confucio. El I Ching constituyó para Lao Tse (600 a.C.) y Confucio su fuente principal de inspiración. Confucio mismo es el autor de cerca de la mitad del texto interpretativo de los signos que ha llegado a nosotros, siendo él quien instituyó el I Ching como fundamento ético, espiritual, social y filosófico de la cultura china, desde su trabajo como funcionario de Estado.

Las partes del I Ching

Este libro contiene varios componentes simbólicos e ideológicos que se utilizan para determinar las respuestas a las preguntas que puedes realizar al oráculo.

Los cinco elementos

  • El Agua: está relacionado a la estación invierno.
  • La Madera: rige la primavera.
  • El Fuego: se relaciona con el verano
  • El Metal: se relaciona con el otoño
  • La Tierra: se relaciona con todas las estaciones del año.

Conocer como interactúan estos elementos del I Ching te ayudará a comprender la naturaleza de los triagramas, ya que cada uno se relaciona con uno de los elementos.

El Ying y el Yang

El Yang se vincula con el Sol y la luz, mientras que el Ying significa sombra y oscuridad; posteriormente, estos dos polos también se relacionan con lo masculino y lo femenino. En zona clara del Yang existe un punto oscuro, y en la zona oscura del Ying, uno claro.

Esto significa que, aun en el estado más puro, cada polo contiene el principio del otro y no pueden concebirse el uno sin el otro.

Las líneas del I Ching

Las líneas enteras y partidas que conforman los trigramas refieren a los principios fundamentales de la existencia:

  • Línea entera: simboliza al Cielo o Yang. Representa los aspectos activos, masculinos y positivos.
  • La línea partida es la Tierra o Ying. Simboliza los aspectos pasivos, femeninos y negativos.
  • Los ocho trigramas se vinculan con los Vientos, y estos dibujos se encuentran dispuestos en un octógono que conforma la rosa de los vientos soplando en ocho direcciones: Norte, Sur, Este, Oeste, Nordeste, Noroeste, Sudeste y Sudoeste.

Los ocho trigramas abarcan todas las posibilidades de combinación entre las líneas del Ying y el Yang en el I-Ching. Los trigramas, hablan de la forma que tienes de vincularte con las fuerzas del mundo y entender la condición humana.

¿Cómo se utiliza el I Ching?

Antes de consultar a este oráculo debes tomar en cuenta algunas particularidades:

  • La tradición China establece que el I Ching debe ser guardado en un paño de seda. Si vas a utilizarlo, debes lavarte bien las manos y desenvolver la tela como un mantel.
  • Antes de hacer tu consulta debes elegir adecuadamente las palabras que utilizarás y evitar las preguntas de sí o no. Este oráculo no establecerá el momento en el que sucederá el hecho predicho. Puntualiza el tiempo en tu pregunta.
  • Haz una meditación profunda de la pregunta que quieres realizar. El I Ching te ayudará a abrir los ojos sobre posibilidades que quizás no hayas tomado en cuenta.

Tirada del I Ching

  • Necesitas 3 monedas iguales, y establecer claramente cual es la cara y cual es la cruz.
  • Debes tirar las tres monedas, seis veces para formar el hexagrama correspondiente.
  • Dibuja en un papel dos columnas. Allí registrarás los resultados que formarán el hexagrama.
  • Si te salen dos caras y una cruz significará que debes dibujar una línea discontinua en las dos columnas.
  • Si te salen dos cruces y una cara significará que debes dibujar una línea continua en las dos columnas.
  • Si te salen tres caras tendrás lo que se llama mutación. Entonces dibujarás en la primera columna una línea discontinua, y en la segunda una continua
  • Si te salen tres cruces también tendrás una mutación, pero esta vez será al revés. La primera contendrá una línea continua y la segunda una discontinua.
  • Si salen en las dos columnas el mismo hexagrama significa que no hay mutación. Tan sólo haremos una lectura, el hexagrama de la izquierda. Si salen mutaciones, dará lugar a dos hexagramas distintos, por lo que se corresponderán a dos interpretaciones de la misma pregunta. Si se contradicen el hexagrama de la derecha y el hexagrama de la izquierda, tendrá más valor el de la derecha, que es la mutación.

El Gran Tratado sobre el I Ching, también conocido como Libro de las Mutaciones, es un oráculo chino que fue desarrollado por varias generaciones, comenzando por el primer emperador de China Fu Hsi, hace más de 4500 años.

FUENTES: http://www.mantra.com.ar  http://esoterismo.innatia.com

El Tarot

Es una baraja con la que se puede jugar y también permite adivinar el futuro. Las cartas del Tarot están llenas de simbología de todo tipo. A pesar que se cree que el Tarot como tal tiene su origen en Italia en el siglo XIV en un juego de naipes, se sabe que está inspirado en juegos parecidos que ya existían mucho antes: en China en el año 1120 un juego de cartas de marfil y el ajedrez; o en la India un juego de naipes adivinatorios. Luego de Italia pasó a Francia y de ahí al resto de Europa. Para otros el Tarot fue introducido en Europa por los gitanos que provenían de Asia Central. Para un erudito del tema del siglo XIX, Oswald Wirth, el Tarot es una obra de imaginería nacida en la Edad Media como fusión de varios símbolos y antiguas filosofías: los naibis, la numerología, la cábala y la simbología de la astrología. En España, concretamente, debieron llegar en el siglo XIV, ya que existe un libro del obispo Lope Berrientos, escrito en el siglo XV, en el que habla sobre él.

La etimología del Tarot es muy controvertida y existen muchas versiones distintas. Unos dicen que proviene del hebreo (dicen que deriva de Théraph = tablas del oráculo judío) o del chino o del griego (dicen que deriva de la palabra eratoi = compañeros) o del árabe (dicen que deriva de la palabra tar = enemigo) o del latín (dicen que deriva de la palabra terere = barajar) o según la Corte de Gobelin (que deriva de la palabra egipcia tar = vía o camino y rog = rey o real). Para otros proviene de la Doctrina de Coth. Según Papus y Guillaume Postel, proviene del tetragrama cabalístico de los judíos. Para J.A. Vaillant proviene de los fenicios Ashtaroth, que significa a la diosa madre progenitora de los series vivos.

Como ven, las conjeturas son muchas y variadas. Posiblemente algunos tengan razón, pero lo que es seguro es que toda la simbología de la que van cargadas estas cartas proviene de religiones, filosofías y culturas muy antiguas. Este hecho demuestra que desde antiguo los sabios estuvieron interesados en los métodos adivinatorios.

El Tarot está formado por 78 cartas divididas en: los Arcanos Mayores y los Arcanos Menores. La lectura del Tarot puede hacerse con los Arcanos Mayores solos o con ambos juntos.

Los Arcanos Mayores son 22 cartas, en las que está representado el universo desde su creación y el mundo terrenal hasta el mundo espiritual. Las cartas del Tarot están llenas de simbología de todo tipo. Aparte del significado que cada figura representada en cada carta, intervienen otro tipo de símbolos: numerología, el significado de los colores, la lectura de los gestos y las posiciones de las figuras y los elementos.

Los Arcanos Menores son 56, los triunfos o naipes, como los de una baraja española: As, hasta el X, Sota o Valet, Reina y Rey.

Existen varios tipos de Tarot distintos: el Gringonneur o baraja de Carlos V, el de Yale, el de Colleoni, el de Brera o Brambilla, el de Magtegna, el de Minchiate (Florencia), el de Etteila, el de Visconti-Sforza (siglo XV Bergamo), el de Marsella, el Egipcio, Alquimístico, el Gitano, el de París, el Alemán, el Clásico (1880 Piamonte, Italia), el de Besançon, Arthur E. Waite 1910, Aleister Crowley de 1944, el de Dalí, Erótico de Lucca Raimondo de 2000, …

Los Tarots que tuvieron más éxito fueron el de Marsella, los italianos y los españoles.

El Tarot de Marsella es el más utilizado en el mundo. Nació en Francia en el siglo XV y principio del XVI y varía un poco con los italianos. B.P.Grimaud contribuyó a ello en el siglo XIX. En Francia cambiaron los 4 palos de las barajas italianas: oros, copas, espadas y bastos por diamantes, corazones, picas y tréboles respectivamente. De ahí nació el juego del Póquer. De éstos nacieron los Tarots de Etteilla y los tarots satíricos, para burlarse de la nobleza y los políticos.

Con el Tarot de Marsella se puede jugar a las cartas -de hecho se hacía-, aunque su fin primordial es el adivinatorio.

Los Arcanos Mayores, en su conjunto, representan al universo y están divididas en 3 grupos: las cartas del conocimiento, las de la acción y las de la emoción. Dicho de otra manera, representan los 3 planos: material, espiritual y anímico. Cada carta tiene su significado, pero siempre estará condicionada por las cartas que la rodean para poder sacar una conclusión. Todas las cartas pueden ser positivas y negativas, dependerá de su posición en la tirada.

Las tiradas

Son necesarios una serie de requisitos para echar las cartas. Para muchos es necesario unos minutos de meditación y concentración antes de tirar las cartas. Un tapete morado (el color de la mutación y trasgresión, del cambio), una vela blanca, incienso, no cruzar las piernas para que las energías fluyan (ni el consultante ni el cartomántico)… todo ello contribuye a crear el clima apropiado. Luego, hay que intuir cual es la tirada que hay que elegir para responder a las necesidades del consultante.

Por último, existen diferentes tiradas distintas para poder realizar una lectura de cartas: el Juego de las 3 cartas (pro, contra, resultado; o adversario, consultante, resultado), la Cruz Celta o de las 6 cartas, el Juego de las 11 cartas, el Juego de la Diana, el Juego de la Pirámide, el Juego de la Estrella de Bohemia, la Estrella de David, el Calendario del Futuro, La Gran Rueda, la Rueda Pequeña, la Tirada Real, Tirada de las 21 cartas, el Cuadro Mágico, la Cruz Mística, la del Abanico, el Árbol de la Vida, etc.

En realidad cada persona acaba creando su forma personal de tirar las cartas, siempre basada en una de las arriba citadas. Lo importante es crear su propio código. Lo mismo ocurre con la forma de barajar y de cortar las cartas. Cada uno tiene su forma de cortarlas, en 2 montones o en 3. Y de barajarlas: algunos dividen el motón en dos y las mezclan horizontalmente a la altura del 6º chakra; otros las mezclan como si se tratara de las fichas de un dominó, para que unas queden al derecho y otras al revés. Para unos es fundamental que el corte y la elección de las cartas se haga con la mano izquierda, el subconsciente; otros prefieren el corte con la mano derecha, que es la que está en contacto con el universo y es como vamos evolucionando las personas; en cambio para otros da igual la mano con la que se haga.

FUENTE: https://tarot.euroresidentes.es